Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases
28 mai 2004
La clase obrera de Irak se defiende de los dos ejercitos. Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases
¡NI GUERRA ENTRE PUEBLOS â NI PAZ ENTRE CLASES!

Desde la ciudad de Fallujah, al oeste de Bagdad, hasta varias ciudades Chiitas a lo largo del sur de Irak, las fuerzas de Estados Unidos están enfrentando la más intensa resistencia desde que comenzara la ocupación de Irak hace un año. Las tropas estadounidenses, cada vez más amargadas y desmoralizadas, reciben continuamente instrucciones de aumentar los despliegues. Vemos levantamientos armados, secuestros, ataques a oleoductos y convoyes, y unos Estados Unidos desesperados piden a las Naciones Unidas que acepten un papel más amplio.

Cuando se escribe esto, el futuro de la situación en Fallujah y Najaf es incierto, pero en la ciudad de Nasiriyah un grupo de bandas armadas pertenecientes a Muktada Al Sadr, según âLa Federación de Consejos y Sindicatos de Trabajadores de Irakâ?-FWCUI, ha intentado evacuar fábricas y talleres para convertirlos en bastiones y posiciones militares para combatir a las fuerzas americanas e italianas.

La respuesta de los trabajadores, tanto de la fábrica de aluminio como de la de suministros sanitarios de Nasiriyah, ha sido rechazar la evacuación de sus puestos de trabajo a pesar de las muchas amenazas recibidas contra sus vidas; declinando convertirlos en campos de batalla, lo que significaría o su destrucción o su apertura al robo y al saqueo. Insistieron en permanecer dentro de sus fábricas para defenderlas. La declaración de la FWCUI dice:

âRechazamos completamente la conversión del trabajo y los hogares de civiles y trabajadores en frentes de guerra reaccionarios entre los dos polos del terrorismo en Irak, los USA y sus aliados por un lado, y los terroristas de las milicias armadas, bien conocidos por su enemistad hacia los intereses del pueblo iraquí, por otro lado. Confrontaremos los intentos de estas milicias que aspirar a turbar la seguridad y estabilidad de la población y atajaremos sus intentos de empujar a la sociedad a una guerra civil con la destrucción y el dolor consiguientesâ?.

Como en Irak, la lucha de clases continúa por todo el mundo. Lo que hace totalmente diferente a la clase obrera de los capitalistas es que nosotros no necesitamos a los capitalistas, pero ellos nos necesitan desesperadamente para su máquina de muerte llamada capitalismo. Nos necesitan para producir sus mercancías y servicios y obtener sus beneficios. Nos necesitan como soldados para matar a otros compañeros trabajadores y nos necesitan para mantener en marcha la industria de armamento, para transportar sus equipos y tropas, para suministrarles alimentos, para producir la sangre vital del capitalismo global, el petróleo.

Los poderes capitalistas están actuando como adictos al petróleo en desesperada busca de un âchuteâ?, especialmente según nos acercamos al 2010. El periodo a partir de 2010 se conoce como âPico de Petróleoâ?, cuando el consumo aumente acusadamente más que la producción, especialmente debido a la necesidad emergente de energía por parte de estados como China e India. La batalla imperialista es, como en Irak, no solamente por los recursos actuales, sino en gran medida por los futuros recursos energéticos y el control de los competidores, la moneda de cambio del petróleo, el mecanismo de precios del petróleo y las esferas de influencia.

Esto nos recuerda el controvertido borrador de estudio realizado en 1992 por Wolfowitz, el actual Secretario Diputado de Defensa de Estados Unidos. Afirmaba que el objetivo clave de la estrategia estadounidense debería ser âprevenir que cualquier poder hostil domine una región cuyos recursos serían, bajo un control consolidado, suficientes para generar un poder globalâ?.

Hoy en día, los planificadores de Estados Unidos hablan de establecer bases permanentes o semi-permanentes a lo largo de una faja gigantesca de territorio global, llamado âEl Arco de la Inestabilidadâ?, desde la cuenca caribeña y la región de los Andes, a través de Ã?frica, Oriente Medio hasta Asia Central y Asia Sur Oriental. Los observadores notarán que este âArcoâ? se corresponde bien con las principales regiones de abundante petróleo, gas y riqueza mineral.

No es una coincidencia que Colombia, con sus vastos recursos naturales, frontera de la exportadora de petróleo Venezuela y una puerta estratégica hacia el material genético del Amazonas y los mercados de Sudamérica, se vea fuertemente militarizada para
continuar con una guerra sangrienta. El Plan Colombia y la extensión llamada Iniciativa Regional Andina es, para los Estados Unidos, el componente militar del �rea de Libre Comercio de las Américas (ALCA)

Y si trazamos una línea hacia �frica, vemos los planes de Estados Unidos de aumentar la presencia militar con bases permanentes o semi-permanentes en Djibouti, Argelia, Marruecos, Túnez, Senegal, Malí, Gana y Kenia. Una misión clave para las fuerzas USA en �frica es, según los oficiales americanos, encargarse de que los campos de petróleo de Nigeria están asegurados.

"El Arco de la Inestabilidadâ? continúa hasta Oriente Medio, y estos días vemos que la âHoja de Ruta para la Pazâ? se ha revelado abiertamente como una âHoja de Rutaâ? para la guerra y la ocupación. En este conflicto, como en las guerras capitalistas de Irak, Colombia, Afganistán y Chechenia, es la gente ordinaria la que resulta víctima. En Asia Central, el Gran Juego y las rivalidades entre poderes capitalistas ha creado un área de alta tensión permanente, y el control de Asia Sur Oriental es vital para mantener a Japón leal a los Estados Unidos y para minar a la floreciente China.

Y para subrayar los tiempos históricos que estamos viviendo: el significado de los atentados del 11 de Marzo de 2004 en Madrid, es lo que utilizarán como un catalizador para la continua integración de la Uniòn Europea y la militarización de las políticas exteriores e interiores, exactamente igual que el 11 de Septiembre de 2001 fue usado como un pretexto para los intereses geopolíticos de los Estados Unidos y una embestida furiosa contra las condiciones y derechos de los trabajadores. Los nuevos estados miembros de la UE y la OTAN serán utilizados por los USA como zonas de amortiguación para minar los intereses rusos y germano franceses, y podemos esperar un aumento de la tensión entre los poderes capitalistas.

La Uniòn Europea ahora está creando Fuerzas de Reacción Rápida, las cuales estarán operativas en un plazo de 60 días, con unidades flexibles y móviles por todo el mundo, y la Fortaleza Europa sigue cerrada a cal y canto contra los buscadores de asilo y los
inmigrantes. La nueva propuesta de la Comisión Europea de liberalizar los âServicios en el Mercado Internoâ? será una parte vital de la expansión capitalista contra las condiciones de la clase trabajadora, igual que la campaña contra las pensiones y el âbienestarâ? público.

El capitalismo global revela claramente que los sindicatos reformistas no están construidos para contrarrestar la ofensiva de hoy en día. Estas âcorporaciones de servicioâ? burocráticas y centralistas, dependen de los subsidios y la ayuda legislativa de los estados capitalistas, que están dirigiendo la llamada âguerra contra el terrorismoâ? hacia una guerra permanente contra la clase trabajadora y sus derechos. Por todo el mundo vemos el desarrollo de estados de seguridad represiva, privatización del âbienestarâ?, despidos masivos, reventones sindicales, medidas contra los desempleados y los pobres, endurecimiento de los regímenes anti-inmigración y flexibilización del mercado de trabajo, etc.

Como una Internacional anarcosindicalista, la AIT no apoya a ningún poder capitalista, imperialista o dictadura. La AIT, heredera de la Primera Internacional, recupera la tradición anti-militarista y propone boicots contra la fabricación de armas, y la huelga general contra la guerra. Puesto que la guerra, cada vez más, está instigada por las compañías privadas, es importante enfocarse en los complejos industriales-militares y las empresas que obtienen provecho de las guerras.

Los capitalistas y el estado necesitan oponentes predecibles que dependan el marco legal, sus estructuras y subsidios. Todo ello para dirigir, controlar, reducir, dividir y eventualmente aplastar las organizaciones. La respuesta de los anarquistas y anarcosindicalistas debe ser una implicación permanente en las luchas y acciones directas de las que somos parte como trabajadores, y el rechazo a integrar nuestras asociaciones libres dentro del sistema capitalista.

Las acciones directas, propaganda y solidaridad deben estar basadas en nuestra propia fuerza, no en la colaboración de clase, como por ejemplo las elecciones sindicales a los comités de empresa. La independencia económica puede asegurarse solamente a través de las cuotas de los miembros, no de los subsidios del estado. Federalismo significa que no construimos estructuras centralistas ni fondos manejados por profesionales pagados del sindicalismo. Contrariamente a los sindicatos reformistas, la AIT lucha a un nivel económico, social, cultural y anti-militarista para sustituir el capitalismo y el estado por la federación libre de asociaciones libres de trabajadores âel comunismo libertario.

La mejor manera de conmemorar a los Mártires de Haymarket es acelerar el trabajo por sus ideas. Las Secciones y Amigos de la AIT han estado, y están activos contra las guerras capitalistas de Irak, Colombia, Afganistán y Chechenia. Y mediante la lucha contra la explotación social y económica en Latinoamérica, la oposición contra la represión como por ejemplo la represión contra el Tesalónica 7, el apoyo a las acciones directas tales como la huelga de los trabajadores de la CNT-AIT española de Tomares, y mediante la realización de huelgas generales como la USI-AIT de Italia, por mencionar algunos ejemplos, ¡la Asociación Internacional de los Trabajadores se encuentra en un camino coherente de lucha para la auto-emancipación de los trabajadores!


¡Ni guerra entre pueblos â Ni paz entre clases!

Oslo, 26 de Abril de 2004

Secretariado de la AIT
Mira també:
http://www.iwa-ait.org/primeromayo2004.html
http://www.iwa-ait.org/primeromayo2004.html

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa