Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Bombardeos en Najaf y combates en Kufa dejan más de 30 muertos
24 mai 2004
JUSTIN HUGGLER

* Tres civiles perdieron la vida en los ataques aéreos de las fuerzas invasoras en la ciudad sagrada

* Irrumpen soldados ocupantes en una mezquita que "milicianos usaban como base militar"

* Emboscan cerca de Fallujah a efectivos estadunidenses; dos perecen y cinco quedan heridos
Fuerzas estadunidenses realizaron ataques aéreos este domingo contra la ciudad sagrada chiíta de Najaf e irrumpieron en una mezquita en Kufa, y 34 personas murieron en el peor combate librado hasta ahora entre tropas estadunidenses y milicianos chiítas leales al clérigo radical Moqtada Sadr. Por lo menos tres civiles estaban entre los muertos, según informes de médicos.

Imágenes de televisión mostraron un largo hilo de sangre en el piso de la mezquita de Kufa, por donde llevaron a rastras a un herido. El rastro termina en un charco de sangre en los baños de la mezquita.

Ese templo fue escenario de la peor batalla ocurrida hasta ahora entre los estadunidenses y el ejército Mehdi de Sadr. La violencia ha continuado incluso después que los milicianos se retiraron de la otra ciudad sagrada, Kerbala, entre rumores de que se había alcanzado un acuerdo con las tropas de ocupación. Pero las batallas en Kufa y Najaf parecen haber sido la respuesta de los estadunidenses a una oferta de Sadr de retirar a su milicia de Najaf si los ocupantes hacían lo mismo.

Las fuerzas estadunidenses han prometido capturar o matar a Sadr, quien emcabezó un levantamiento contra la ocuapación en abril.

Se cree que hasta 20 milicianos del Mehdi perecieron en la batalla en la mezquita de Sahla. La ornamentada puerta de la mezquita sufrió daños, sus mosaicos decorados quedaron destrozados y la mampostería que los sostiene se desmorona. La profanación del sitio sagrado provocó indignación entre los chiítas; una enfurecida multitud se congregó allí este domingo y juró resistir a la ocupación.

Los estadunidenses afirmaron que sólo atacaron la mezquita porque el ejército de Sadr la utilizaba como base militar.

Testigos refirieron que las fuerzas de ocupación bombardearon primero los alrededores del templo con artillería y ataques aéreos. Luego, a eso de la una de la mañana, hora local, unos 100 soldados de tierra irrumpieron en el templo. Los tanques se abrieron paso por la puerta principal. "Me sentí humillado", declaró a la agencia Reuters Ali Wasi, uno del centenar de pobladores que se reunieron allí esta mañana para protestar.

"Nuestra santidad ha sido violada", añadió Wasi ante los reporteros. "Las casas de oración son lo más valioso que poseemos los chiítas. Los resistiré hasta la última gota de mi sangre."

Un hombre estaba tan colérico que gritaba incoherencias mientras se daba golpes en la cabeza. Kufa es el bastión de Sadr, y muchas personas de la localidad están entre sus más ardientes partidarios. Frente a Kufa, al otro lado del río Eufrates, se levanta la ciudad sagrada de Najaf, donde el propio Sadr se ha ocultado desde hace semanas... pero allá él es mucho menos popular.

La artillería castigó los alrededores del vasto cementerio de Najaf, donde todo chiíta aspira a ser sepultado. El ejército Mehdi ha utilizado tácticas guerrilleras contra las fuerzas estadunidenses en los estrechos callejones del cementerio.

Aviones estadunidenses llevaron a cabo ataques aéreos en la zona que se extiende al norte de la ciudad. Alrededor de 14 personas murieron en esas acciones, entre ellas por lo menos tres civiles, posiblemente más. Los médicos señalaron que 14 cadáveres fueron entregados a un hospital cercano, y que el ejército Medí rara vez lleva allí a sus muertos.

Entre los muertos se encontraban también oficiales de la policía iraquí, que perecieron cuando el cuartel principal de policía de Najaf fue atacado.

Najaf está construida alrededor de la capilla del imán Alí, el prominente santo islamita, y la furiosa embestida estadunidense en esa ciudad causa indignación en todo el mundo chiíta, sobre todo en Irán, donde se han realizado constantes manifestaciones.

Entre los chiítas iraquíes existe también rabia contra Sadr por haber provocado combates en las ciudades sagradas, y los estadunidenses parecen estar capitalizando el hecho de que los chiítas culparán a Sadr y no a ellos. Pero están corriendo un riesgo mayúsculo, sobre todo después de la oferta de Sadr de retirarse.

Este domingo permanecía en el misterio la retirada del ejército Mehdi de Kerbala.

Todas las evidencias indican que los estadunidenses han llegado a un trato, aunque lo niegan. Tanto las fuerzas del Pentágono como las milicias de Sadr han salido de la ciudad después de la oferta del clérigo de sacar a sus combatientes si los estadunidenses hacían lo mismo.

Líderes locales iraquíes han tratado de negociar una retirada. Las fuerzas locales de seguridad patrullaban las calles este domingo, como ocurrió tras la retirada de los estadunidenses de Fallujah, conforme a un trato mediante el cual fuerzas iraquíes comandadas por un antiguo general del ejército de Saddam Hussein se hicieron cargo de la seguridad en esa ciudad.

Sin embargo, el mayor David Gercken, vocero de la primera división blindada estadunidense, insistió: "No hubo en Kerbala ningún cese del fuego, ningún acuerdo. No hacemos ni haremos tratos con milicianos o criminales". Y los ocupantes reiteraron que sus tropas no se retiraron de Kerbala, sino sólo cambiaron posiciones.

Es posible que los estadunidenses deseen evitar una impresión semejante a la que produjo entre los iraquíes su retirada de Fallujah, de que la resistencia los había dejado mal parados.

Sea cual fuere la verdad, este domingo se produjeron los primeros indicios de que la precaria tregua en Fallujah probablemente no será duradera. Dos soldados estadunidenses fueron muertos, y cinco heridos, en una emboscada cerca de la ciudad por insurgentes que utilizaron una bomba y granadas lanzadas con cohetes. Fue el primer ataque contra fuerzas de ocupación en la zona desde el acuerdo en Fallujah.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/may04/040524/028n2mun.php?origen=index.html&fly=1

This work is in the public domain

Comentaris

l'altre bàndol
24 mai 2004
Sense voler justificar les condemnables accions dels EUA, voldria recordar que això també hauria de ser notícia de primera plana i motiu de preocupació ( i manifestació?)...

<<El fantasma de la sharía, la interpretación más fundamentalista y sesgada del Corán, se abre paso en Faluya. En nombre de esta ley islámica, cuatro comerciantes de la localidad eran paseados ayer por las calles de la ciudad suní con los ojos vendados y la espalda rota a latigazos a bordo de dos camionetas acusados de haber vendido alcohol, o lo que es lo mismo, haber desobedecido el ultimátum de los combatientes islámicos, los muyahidines, que anunciaban desde los coches que ha llegado la hora de aplicar «castigo a los infieles». Nada de alcohol, ni de discos compactos «indecentes» ni de «medicamentos que contengan droga» (...) La reciente aparición de un cadáver tirado en medio de la calle con señales de tortura y un escrito sobre su pecho en el que podía leerse «esta es la pena por ser un espía» avanzaba ya las inquietantes prácticas que se están desarrollando en Faluya. El rechazo ante lo que se viene encima es mínimo, y solo algún vecino, como el profesor jubilado Hajj Abou se atrevía a sugerir entre susurros que antes del castigo, es preciso el trámite de un tribunal civil o religioso. Pero la mayoría de la población no va por ahí, y prueba de ello es la proliferación de carteles por toda la localidad en los que se asevera que «la sharía es la única ley de Faluya» o mensajes en los que se eleva a los muyahidines a la categoría de «emires», es decir, los amos de la ciudad>>

...
l'altre bàndol
24 mai 2004
El fantasma de la sharía, la interpretación más fundamentalista y sesgada del Corán, se abre paso en Faluya. En nombre de esta ley islámica, cuatro comerciantes de la localidad eran paseados ayer por las calles de la ciudad suní con los ojos vendados y la espalda rota a latigazos a bordo de dos camionetas acusados de haber vendido alcohol, o lo que es lo mismo, haber desobedecido el ultimátum de los combatientes islámicos, los muyahidines, que anunciaban desde los coches que ha llegado la hora de aplicar «castigo a los infieles». Nada de alcohol, ni de discos compactos «indecentes» ni de «medicamentos que contengan droga».
Sindicat