Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Nuevas denuncias de que tropas de GB realizaron vejaciones sistemáticas
23 mai 2004
SEVERIN CARREL Y FRANCIS ELLIOTT

Evidencias de que soldados del Regimiento Lanchashire de la Reina (QLR, por sus si-glas en inglés) perpetraron torturas sistemáticas de civiles iraquíes ba-jo la dirección de un oficial se so-meterán a la Suprema Corte, reveló The Independent on Sunday.
Cinco iraquíes arrestados con Baha Mousa, el recepcionista de un hotel en Basora que presuntamente falleció en cautiverio después de tres días de golpizas por soldados del QLR, han prestado detallados testimonios acerca de su tormento.

Sus evidencias, proporcionadas en exclusiva a ese periódico dominical, muestran que los maltratos a prisioneros eran sistemáticamente supervisados por oficiales como técnica de interrogatorio.

Lesley Warner, directora de medios de Amnistía Reino Unido, declaró que las golpizas "se propinaban en presencia de oficiales y en algunos casos éstos tomaban parte en ellas. Los informes son particularmente graves y subrayan la necesidad de una pesquisa completa e independiente. Los responsables deben ser llevados ante la justicia".

El Ministerio de la Defensa rehusó comentar sobre las nuevas declaraciones de testigos, porque el caso aún está bajo investigación.

El surgimiento de los testimonios ocurre después de que Adam Ingram, ministro de las Fuerzas Armadas, reconoció la semana anterior que se investigan tres nuevas acusaciones por muertes ilegales ocasionadas por las fuerzas británicas, entre ellas la primera que se presenta contra el regimiento de la Real Fuerza Aérea. La policía de la aeronáutica investiga la muerte de Tanik S. Mahmud, prisionero de guerra iraquí que falleció bajo custodia en abril de 2003 a bordo de un helicóptero militar.

Ingram también reveló que se investiga un fallecimiento ocurrido en marzo de 2003, de un hombre a quien sólo se conoce como Zaher.

La tercera pesquisa se refiere a la muerte a tiros de un hombre que festejaba una boda, Ghanim Gatteh, caso revelado el mes pasado por The Independent on Sunday.

El viernes, el procurador general, lord Goldsmith, reveló que había solicitado al Servicio de Procuración de la Corona (CPS, por sus siglas en inglés) revisar el caso del presunto asesinato cometido por un soldado británico, porque el Ministerio de la Defensa reconoció que no podía ser juzgado conforme al fuero militar.

La Real Policía Militar ya ha recomendado someter a juicio a soldados por el homicidio de Mousa, y altos oficiales castrenses confirmaron que el juicio es "inminente". Sin embargo, la posible intervención del CPS al parecer ha retrasado un anuncio final.

Las nuevas evidencias se acumularán al creciente escándalo por abusos en Irak y en otras partes.

El Pentágono reveló hoy que se llevan a cabo otras ocho investigaciones por presuntos asesinatos de prisioneros en custodia. Entre las causas de las muertes, en todos los casos clasificadas como homicidios, se cuentan heridas múltiples de bala, estrangulación y "lesiones causadas mediante la fuerza bruta".

Las investigaciones elevan a 37 el número de muertes sospechosas de detenidos por las fuerzas estadunidenses en Irak y Afganistán.

En un nuevo golpe al prestigio militar estadunidense, este sábado se supo que algunos de los peores abusos ocurrieron al parecer en un centro de detención administrado por el escuadrón de elite conocido como Fuerza Delta, cerca del aeropuerto de Bagdad.

Altos oficiales estadunidenses aseguraron que algunas de las "más egregias violaciones" de la Convención de Ginebra ocurrieron en esa instalación, cerca de la ya tristemente célebre cárcel de Abu Ghraib.

Las más recientes revelaciones se producen al final de una semana desastrosa para Estados Unidos, después que más de 40 iraquíes que asistían a una boda, entre ellos mujeres y niños, fueron muertos en un ataque aéreo cerca de la frontera con Siria.

Jefes militares continuaron insistiendo en que el ataque estuvo justificado por "evidencia creíble", pese a que nuevas imágenes en video difundidas este sábado, hasta ahora inéditas, parecen mostrar una devastada fiesta de bodas.

En un nuevo golpe al Pentágono, un ex infante de marina revela este domingo en The Independent on Sunday que soldados de su unidad mataban civiles inocentes como acción de rutina, profanaban cadáveres y arrojaban a los heridos a la calle sin darles atención médica.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/may04/040523/023n2mun.php?origen=mundo.php&fly=1

This work is in the public domain

Comentaris

Cinco nuevos testigos revelan abusos de soldados británicos contra iraquíes
23 mai 2004
SEVERIN CARRELL

A los trabajadores iraquíes de un hotel les propusieron una alternativa muy simple: o revelaban el paradero de un supuesto insurgente iraquí, les dijo el oficial británico, o se les sometería a mayores maltratos violentos. Como ninguno de los cinco sabía dónde estaba el sospechoso, les volvieron a poner las capuchas y los llevaron a rastras para otra ronda de golpes propinados por miembros del Regimiento Lancashire de la Reina (QLR, por sus siglas en inglés).

Los gráficos relatos -hechos en detalladas declaraciones entregadas a The Independent on Sunday- contienen acusaciones de puñetazos, patadas, estrangulaciones, zambullidas en agua helada y golpes con barras de hierro durante tres días.

Estos señalamientos profundizarán la controversia que surgió este mes en torno al QLR a raíz de las fotografías trucadas aparecidas en el Daily Mirror, en las que supuestamente se mostraba a sus miembros torturando a prisioneros iraquíes.

Las actuales acusaciones son potencialmente más graves. Los testigos sostienen que los interrogatorios eran supervisados en el cuartel del ejército en Basora por un oficial cuyo nombre no se conoce, lo cual contradice aseveraciones de que la culpa fue de unos cuantos soldados indisciplinados.

Una de las cuatro víctimas, Bahaa' Hashim Mohammed, de 26 años de edad, dijo que el oficial lo "amenazó con graves tormentos si no hablaba".

Entre las lesiones que les infligieron están riñones dañados, costillas rotas, una hernia, problemas respiratorios prolongados y desgarramientos graves.

Los cinco se encontraban entre los hombres arrestados durante un notorio allanamiento realizado en septiembre por el QLR en el hotel Ibn Haytham, de Basora, después de que hubo versiones de que esa instalación era una base de insurgentes iraquíes.

Hasta seis soldados del QLR pueden ser sometidos a proceso por causar la muerte por tortura al recepcionista del hotel, Baha Mousa, hijo de un coronel iraquí, después del allanamiento.

El caso de Mousa, revelado por Robert Fisk en The Independent on Sunday, el pasado enero, se presenta como el más grave entre los 40 de presuntas muertes ilegales de civiles y prisioneros iraquíes por fuerzas británicas desde el comienzo de la invasión, en marzo del año anterior. Estos casos también involucran al regimiento de la Real Fuerza Aérea (RAF, por sus siglas en inglés), reconocieron ministros la semana pasada.

La policía de la RAF investiga la muerte de un prisionero de guerra iraquí, quien pereció en abril de 2003 cuando lo transportaban en un helicóptero de ese cuerpo.

En otro caso hasta ahora desconocido, soldados encaran un proceso penal por un expediente aceptado la semana pasada por el procurador general, lord Goldsmith.

La muerte de Mousa, de ataque al corazón y asfixia, ha estado en el centro de las protestas presentadas al gobierno por el Co-mité Internacional de la Cruz Roja y Amnistía Internacional respecto de presuntos abusos por fuerzas de la coalición.

Ahora ese caso será parte esencial de una audiencia que la Suprema Corte llevará a cabo en julio, con base en demandas de abogados y activistas de derechos humanos de que se realice una investigación independiente sobre la conducta de soldados británicos durante la ocupación de Irak.

Hace casi dos semanas, un ministro de la Suprema Corte señaló que había "bases para argumentar" que las fuerzas británicas estaban restringidas por la ley de derechos humanos y, por consiguiente, estos casos "podrían dar lugar a procedimientos penales".

Las nuevas declaraciones de testigos, que serán sometidas a la Suprema Corte como parte de la demanda del abogado de derechos humanos Phil Shiner, dan seguimiento a las acusaciones de un séptimo detenido en el hotel Kifah Taha, de que las golpizas eran sistemáticas.

Su testimonio sugiere que el allanamiento del QLR en el hotel degeneró en un caos. Uno de los principales sospechosos para los militares, el copropietario del hotel, Haitham Vaha, escapó por una puerta lateral.

Mientras los soldados cateaban el edificio, el personal del hotel vio que varios militares robaban 4.5 millones de dinares de la caja de seguridad. Uno de los testigos, Radif Tahir Muslim, trabajador de intendencia, re-lató que un oficial les dio de puñetazos y los obligó a entregar el dinero.

Hasta ahora se pensaba que los soldados participantes en el allanamiento habían maltratado a los prisioneros en venganza porque los pillaron robando o en represalia porque los insurgentes mataron semanas antes a un popular capitán del QLR, Dai Jones, con una bomba sembrada al lado del camino.

Sin embargo, los nuevos testigos ligan los maltratos con los intentos del QLR de encontrar a Haitham. En los cinco casos el primer día de golpizas culminó con el interrogatorio llevado a cabo por un oficial, quien les preguntó por el paradero de Haitham.

Muslim narró haber llevado a los soldados a la casa de Haitham, cercana al hotel, para encontrarlo. Aun así lo regresaron encapuchado al cuartel del ejército en Hakimia, lo golpearon con una barra de hierro, lo insultaron y pellizcaron "muy duro".

Según varios de los testigos, sus interrogatorios estuvieron acompañados por un peculiar ritual de los británicos. A medida que metían y sacaban de la celda a cada uno, los soldados hacían un saludo marcial al oficial que realizaba los interrogatorios.

Uno de los hombres detenidos y torturados, Ahmad Taha Mousa Mutairi, era hermano de Kifah Taha, hospitalizado por insuficiencia renal y copropietario del hotel.

El día del hecho lo llamaron al establecimiento para que entregara las llaves de la caja de seguridad, y al llegar lo detuvieron. Después de un día de golpes y patadas lo llevaron ante un oficial, quien le prometió soltarlo de inmediato si revelaba el paradero de Haitham. Mutairi no lo sabía.

Como fue incapaz de colaborar, "me pu-sieron de nuevo la capucha y me torturaron durante tres días, sin comer ni dormir. Me golpearon en los genitales, lo cual me provocó una hernia que aún padezco. También tengo costillas rotas y contusiones (sic) en el pecho, las piernas y en todo el cuerpo".

Bahaa' Hashim Mohammed, trabajador de limpieza, aseguró que "los soldados se turnaban para golpearnos sin parar con ma-nos y botas, así como con una barra de hierro". Cuando caía exhausto al suelo, lo "ahorcaban con las manos".

Como fue incapaz de revelar nada respecto del paradero de Haitham, lo encapucharon y lo agredieron. "Siguieron torturándome hasta que me desmayé. Cuando desperté, encontré una botella con un poco de agua, que bebí, y luego oriné en ella. Vino un soldado y me la vació en la boca."

Otro trabajador del hotel, Jawad Kadhim Chamil, de 45 años, dijo que el abuso empeoró después que un oficial lo interrogó: "Un soldado me dio un puñetazo en el ojo, que me afectó la vista. Me hacían que me sentara con las piernas cruzadas, y entonces cinco soldados se me sentaban encima. A causa de eso tengo un desgarramiento en el ano que aún me causa dolor. También me rompieron algunas costillas."

Como todos los demás testigos, la víctima de mayor edad, Satter Skukri Abdulla, de 51 años, refiere haber escuchado los golpes que le propinaban a Baha Mousa y los gritos que daba: "En el segundo día lo llevaron al baño. Yo lo oía gritar. Lo último que le oí decir fue: 'Me muero, sangre'. Me enteré de su muerte en el campo (de detención de) Qasar (...) Me soltaron 55 días después. Me rompieron algunas costillas durante la tortura y aún sufro de dolor en el pecho."

Se prevé que los seis hombres demandarán al Ministerio de la Defensa por daños a causa de lesiones que dicen haber sufrido.

http://www.jornada.unam.mx/2004/may04/040523/024n1mun.php?origen=mundo.p
Sindicat