Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: mitjans i manipulació
La información, instrumento de guerra
22 mai 2004
Bombardeados por la metralla de la información, los ciudadanos vascos asistimos desde hace ya demasiado tiempo, consciente e inconscientemente, a una guerra desatada y cruel en la que la expresión, la palabra y la imagen son las balas que atraviesan el pensamiento, las ideas, la ilusión y las esperanzas. Asistimos a una guerra cuyos cuarteles se asientan en las redacciones de los medios de comunicación, pues al fin y al cabo éstos, los medios, han sido históricamente utilizados corno «instrumentos de conquista y dominio al servicio de la propaganda y la guerra psico1ógica, aun en tiempos de paz», si aceptamos la definición de Clausewitz, y si recordamos que fue un lingüista, Antonio de Nebrija, autor de la primera gramática española, quien intuyó que el lenguaje, el código comunicativo para transmitir ideas, era esencial para conquistar imperios.

Es importante entender que la producción mediática, tal y como señala el catedrático de Ciencias de la Información Francisco Sierra, ha sido siempre un dispositivo autoritario de «conquista de las almas y los corazones». Y es precisamente este carácter de «conquista» el que condujo, conduce y conducirá a los medios de comunicación a encuadrarse dentro de un permanente proceso de militarización, pues su función social, si alguna vez la cumplieron, se ha difuminado hasta desaparecer casi por completo y caer en una concepción belicista de la cultura de la información al servicio de los intereses de la ideología dominante, la del Poder.
La construcción de la realidad

Si tuviéramos en cuenta las teorías aportadas por la sociofenomenología, una disciplina creada por el austríaco Alfred Schutz entre 1940-1950 en EEUU, estaríamos de acuerdo en que la «noticia» es el factor nuclear para llevar a cabo la «construcción social de la realidad» en tanto que la información es un mecanismo que se pone en marcha de modo cotidiano que sirve, fundamentalmente, para relacionar a los colectivos, a la sociedad. Dicho de otra manera, según estas teorías, la actividad informativa ha de ser considerada como una acción orientada a la construcción de la «realidad social». Cabe destacar en este sentido que las teorías de la información más aceptadas apuntan a que el proceso informativo contribuye a descontextualizar un acontecimiento, a apartarlo del contexto en el que se ha producido, para poder recontextualizarlo en las formas informativas, pues es precisamente este doble proceso de descontextualización y recontextualización lo que supone la «construcción social» que toma expresión en los medios de comunicación.

Los medios de comunicación, bajo las tesis imperantes, son entendidos como «aparatos sociales institucionalizados, legitimados para la producción del entendimiento cotidiano sobre la realidad», lo que deja abierto el debate sobre el reconocimiento y la legitimidad de la empresa que sustenta económicamente la estructura que posibilita la producción informativa y también, cómo no, abre el debate sobre la figura del transmisor (periodista) y el modelo de relación que se establece entre éste, el transmisor, y la sociedad.

En definitiva, la información actúa, según los parámetros actuales, como el soporte básico de la acción de los media, sobre el sistema político. Los medios de comunicación, mediante su acción, han sustituido a la familia y a la escuela a la hora de orientar, educar e influir en componentes sociales y políticos de los adolescentes. Influyen en la valoración del público sobre el hecho político, y en el grado de compromiso público y de consenso.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La información, instrumento de guerra
22 mai 2004
http://www.prodigyweb.net.mx/laboetie/lainformacion_guerra.htm
Re: La información, instrumento de guerra
23 mai 2004
En aquest context on uns quants grups organitzats van controlant els canals, els mitjans i els recursos humans i de capital per exercir de forma permanent el poder de control de l'agenda i del discurs públics, la pregunta fonamental és sobre qui i en quines condicions pot parlar en públic.

En realitat, l'exercici de les llibertats d'informació i d'opinió és un camp minat, només transitable amb certa seguretat pels agents dels governs i pels amos dels mitjans. Tots sabem que l'exercici d'aquestes llibertats és un privilegi i un luxe d'uns quants.

El repte és com fer extensible el dret a la paraula al major nombre de grups i ciutadans a través dels mèdia. En aquest sentit, cal començar pel grau zero: la transparència de les regles de joc en qüestions clau com l'accés a les llicències d'emissió.

www.okupemlesones.org
Sindicat