Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Crece escándalo sobre torturas de soldados de EU contra iraquíes
22 mai 2004
* Investiga el ejército estadunidense la muerte en Irak y Afganistán de 37 detenidos

* Difunde el Post nuevas imágenes aún más estremecedoras de abusos y vejaciones a presos

* Efectivos de Delta Force usan drogas en interrogatorios a reclusos y los sumergen en agua
El escándalo por las torturas que soldados estadunidenses han ejercido contra prisioneros iraquíes continúa creciendo.

El ejército investiga la muerte de 37 detenidos -incluyendo ocho posibles homicidios- bajo su custodia en Irak y Afganistán desde 2002, informaron fuentes del Pentágono, mientras una cadena televisiva estadunidense reveló que la fuerza de elite Delta Force es objeto de investigación por presuntos abusos durante interrogatorios de prisioneros en una instalación cercana al aeropuerto de Bagdad; en tanto, el diario The Washington Post difundió nuevas fotografías, videos y testimonios de presos iraquíes sometidos a abusos y vejaciones en la prisión de Abu Ghraib.

Las cifras ofrecidas por el Pentágono de fallecimientos en cautiverio representan un incremento en relación a las 25 muertes reportadas, a principios de mes, por altos oficiales del ejército, según fuentes que pidieron el anonimato.

De los restantes nueve casos, ocho involucran muertes calificadas por médicos de homicidio co-mo resultado de golpes, ya sea an-tes o durante los interrogatorios, dijeron los oficiales.

En el noveno caso, se cree que la muerte es resultado de causas naturales, refirieron las fuentes; seis de nueve casos ocurrieron en Irak, y tres en Afganistán. El Pentágono también emitió 23 certificados de muerte de detenidos ocurridas en Irak y Afganistán, incluyendo los nueve homicidios sospechosos.

Entre las causas de muerte se mencionan "heridas por balazos múltiples con complicaciones", "lesiones por uso de fuerza y asfixia", "heridas en la cabeza con contusión cerebral y hematomas", "asfixia debido a compresión del pecho", "estrangulación", "lesiones por uso de fuerza en las extremidades inferiores complicadas con daños de arterias coronarias" y "embolia pulmonar".

A todo esto, la fuerza de elite Delta Force es objeto de investigación por presuntos abusos durante interrogatorios a iraquíes en una instalación cerca del aeropuerto de Bagdad, informó la cadena NBC.

El lugar bajo escrutinio ha sido escenario de las más graves violaciones de las Convenciones de Gi-nebra (sobre la protección de los prisioneros de guerra) de las ocurridas en todas las cárceles iraquíes, indicaron dos fuentes del gobierno estadunidense citadas por NBC.

Los detenidos en la instalación penitenciaria "de alta seguridad", añadieron las fuentes, se encuentran recluidos en celdas muy pe-queñas y oscuras.

Los efectivos de Delta Force, suelen utilizar drogas de manera habitual durante sus interrogatorios, sumergen a los detenidos en agua hasta casi ahogarlos o a punto de colapso, según NBC.

Un portavoz del Pentágono en Irak dijo que no haría comentarios sobre la información de NBC.

En tanto, el escándalo de Abu Ghraib se agudizó este viernes con la difusión de un video, fotografías y testimonios de las torturas practicadas por militares estadunidenses contra prisioneros iraquíes.

La cinta de video, difundida exclusivamente en el sitio de internet del diario The Washington Post, señala que los nuevos testimonios suministran "la imagen más detallada hasta el momento sobre lo que ocurrió en el sector de celdas" de Abu Ghraib.

El video, de 50 segundos, co-mienza con tres militares que maltratan a un prisionero: lo colocan bruscamente contra una pared; lo abofetea uno de los soldados, de bigote, con boina negra y guantes.

Perdido el equilibrio por el gol-pe, el detenido apoya una rodilla en el suelo. A continuación se le obliga a quitarse la ropa.

El soldado de bigote sujeta lue-go por el brazo a otro detenido que yace en el suelo, y lo arrastra a un rincón. Obliga después a un tercer detenido, desnudo y con la cabeza cubierta, a ponerse en cuclillas. La imagen se detiene.

En otra fotografía se ve a un soldado que mira a un hombre completamente desnudo cubierto por algo que al parecer es excremento.

El Post estima que estas nuevas imágenes "muestran una variedad de técnicas violentas jamás vistas" por el público, y precisó que esas imágenes fueron "seleccionadas de una serie de videos digitales", que no indicó cómo obtuvo.

Los testimonios de los 13 detenidos iraquíes que figuran en informes elaborados por investigadores del ejército citados por el Post son aún más estremecedores.

En 65 páginas relatan que fueron manoseados por mujeres soldados, obligados a comer alimentos extraídos de los retretes y haber sido tratados como animales.

"Nos obligaron a andar en cuatro patas, como perros", contó Hiadar Sabar Abed Miktub al Abudi, prisionero número 13 mil 077.

Mehaddi Hilas, prisionero nú-mero 15 mil 1108, relató que fue testigo cuando un traductor estadunidense violó a un joven iraquí de entre 15 y 18 años, y afirmó que una soldado tomó fotografías.

Hilas señaló que sábanas fueron colocadas para evitar que los de-más prisioneros vieran, pero declaró que escuchó cómo el joven mu-sulmán gritaba de dolor.

Otro preso refirió cómo los soldados sodomizaban a un detenido con una linterna. A otro le hicieron lo mismo con una matraca después de haberle obligado a reptar con la cabeza oculta por un pasamontañas, mientras era golpeado y le es-cupían durante cuatro horas.

Para escarnio de su religión, los detenidos dicen haber sido obligados a comer cerdo y beber alcohol, prácticas prohibidas por el Islam.

"Debido a que comenzaron a golpear mi pierna fracturada, tuve que decir que renunciaba a mi religión, y me ordenaron que diera las gracias a Jesucristo de que estuviera vivo", señaló Ameen Saeed al Sheikh, detenido 15 mil 136.

El Pentágono se lava las manos

El jefe del estado mayor conjunto, Richard Myers, insistió hoy en que nadie autorizó oficialmente en Irak métodos de interrogatorio inhumanos o contradictorios con la Convención de Ginebra.

Por lo pronto, el ejército estadunidense anunció hoy que ordenó una investigación previa al juicio por abusos de prisioneros contra la soldado Lynndie England.

El llamado artículo 32 sobre investigaciones, equivalente militar del gran jurado, establecerá si hay suficientes pruebas para celebrar una corte marcial contra ella.

Asimismo, el sargento Samuel Provance, quien fue testigo de torturas y abusos a prisioneros y afirmó que existía una "voluntad de enterrar el caso", fue despojado de su pase y podría ser enjuiciado, al considerar sus superiores que sus declaraciones no sirven "al interés nacional", señaló la cadena ABC.

A todo esto, las fuerzas de ocupación liberaron a 454 reos de la prisión de Abu Ghraib y anunciaron que pondrá en libertad a finales de este mes a otros 400, informó el general Mark Kimmit, subjefe de operaciones militares.

Mientras, Camilo Mejía, sargento centroamericano que se negó a regresar a Irak, quien formaba parte de las tropas estadunidenses, fue declarado hoy culpable de de-serción por el jurado militar de una corte marcial en Atlanta.

Condenado a un año de prisión y excluido del ejército por mala conducta, Mejía alegó en su defensa el carácter "ilegal" de la guerra y haber presenciado maltratos contra prisioneros iraquíes.

El cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy, padre de Camilo, señaló tras ser dado a conocer el veredicto de su hijo que al gobierno de Estados Unidos "le interesa que los estadunidenses e hispanos sigan siendo carne de cañón para sus intereses".
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/may04/040522/024n1mun.php?origen=index.html&fly=1

This work is in the public domain
Sindicat