Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: immigració : mitjans i manipulació
El país de las maravillas
14 mai 2004
Recibido vía email de Papeles para todos
Ya lo siento ser un poco aguafiestas pero me acaba de llegar este correo y
me parece obligado contar por qué la cosa no es tan bonita. Me parece
obligado porque esta noticia se suma al reportaje aparecido en El País, el
pasado 26 de abril, en su edición nacional, que iba todavía más lejos a la
hora de pintar las maravillas del Gobierno Vasco hacia la inmigración sin
papeles. En dicho reportaje, a toda página, titulaba: "Euskadi abre sus
puertas a los 'sin papeles'. El Gobierno vasco les ofrece alojamiento,
sueldo y formación, y tramita su regularización ante el Ejecutivo central".
Qué bonito ¿no? Pues, lo siento, pero así dicho es mentira. Claro que, como
tantas cosas, hay una parte pequeña de verdad sobre la que se construye un
edificio que, considerado en su conjunto no se ajusta a la realidad.
El Gobierno vasco, desde la Dirección de Inmigración, tiene un discurso
ideológico respecto a la inmigración, de mucho interés, en el que destaca la
consideración de ciudadanía hacia las personas residentes, al margen de su
nacionalidad y al margen de que dispongan o no de permiso de residencia, que
les hace merecedora de derechos y, a su vez, está impulsando diversas
políticas positivas de cara a las personas inmigrantes. Ahora bien, el
Gobierno Vasco se mueve dentro de los límites de la actual legislación de
extranjería y de las competencias de gobierno que les corresponde. Y de ahí
sale que todo lo relacionado con la extranjería (concesión de visados de
entrada, de permisos de residencia, de permisos de trabajo, etc...) es
competencia exclusiva del Gobierno español. El Gobierno vasco, aun en el
supuesto de que lo quisiera hacer, no puede documentar por su cuenta a
ninguna persona. Quien no tenga papeles sólo podrá recibirlos de la
administración central.
Donde sí tiene competencias el Gobierno Vasco es en aquellos servicios que
son de su competencia (educación, sanidad, servicios sociales...). Ahí,
ciertamente, hay un elemento positivo a destacar y es el hecho de que para
que una persona pueda tener acceso a los mismos no se exige que tenga el
permiso de residencia; es suficiente que esté empadronada y lleve el tiempo
fijado en cada caso. Esto dicho de manera muy general, ya que cabría añadir
no pocos matices, pero sirve para entender lo quiero decir, si no, sería
interminable y no es el sitio ni el momento para ello.
Bien, el hecho de que no se niegue a alguien el acceso a unas determinadas
prestaciones por el hecho de no ser residente (por ser "sin papeles"), es
muy positivo, porque acerca la posibilidad de disfrutar de esa prestación y
supone una denuncia hacia la legislación de extranjería que hace de esa
persona un ciudadano de segunda. Pero esto, sólo significa, que aunque no
tengas papeles podrás acercarte a la ventanilla correspondiente. Lo que pase
de ahí en adelante es otro cantar.
Para que se entienda, cuando dice Narcis, citando a TV3, que el Gobierno
Vasco ofrece un sueldo de 436 euros/mes a los "sin papeles", o cuando la
crónica citada de El País dice que "a los seis meses comienza a percibir una
ayuda mensual de emergencia social de 220 euros ... que a partir del año de
residencia se transforma en una renta, también mensual, de 435,17 euros", es
sólo una verdad a medias. Lo que es cierto es que el o la inmigante que no
tiene papeles puede solicitar es ayuda. Pero para poder acceder a ella tiene
que cumplir, al igual que los nacionales, una serie de requisitos, buena
parte de los cuales resulta complicado que los cumplan. No es el sitio aquí
para describir en qué consisten los requisitos, pero basta con ver los
datos que da el mismo periodista: segun él hay 28.000 imigrantes
regularizados y 11.000 más sin papeles. Y dice también que son 2.000 los
inmigrantes (con y sin papeles) que reciben la ayuda de emergencia de 220
euros (no dice cuántos perciben la renta básica de 436, que se supone serán
muchos menos). ¿Qué pasa con los demás? ¿Por qué los 9 ó 10.000 sin papeles
restantes no ven un duro? O sea, que mucho más cierto que lo que dice la
noticia sería afirmar que "la gran mayoría de sin papeles no recibe ni
siquiera la ayuda de emergencia social" No digo que yo haría ese titular,
por muy diversas razones, pero ¿se entiende por dónde voy?
O cuando dice que el Gobierno Vasco da trabajo sin necesidad de papeles.
Bien, ya he comentado, que el Gobierno Vasco no puede dar ningun permiso de
trabajo ni a los que no tienen papeles ni a los que los tienen. Eso depende
del visto bueno del INEM y de los cupos que fija el gobierno español que,
por ejemplo, para Bizkaia el pasado año era de cero puestos.
O el alojamiento: segun El País 'sin papeles? que llega a Euskadi, 'sin
papeles' que es alojado por el ayuntamiento en un albergue, o si no en una
pensión, en la que le mantendrá "hasta que el asistente social le encuentre
plaza en uno de los numerosos pisos de acogida gestionados por los propios
ayuntamientos o por ONG". Qúe bonito. Para que se vea el contraste con la
realidad, diré que aquí, en Donostia, con una población inmigrante
extracomunitaria empadronada de 4.636 personas (con y sin papeles), y una
política municipal en este terreno bastante progresista, tenemos unas 200
personas que pernoctan habitualmente en la calle (la mayoría de ellas,
inmigrantes). No parece que esto cuadra mucho con lo que dice el periodista
¿no?
O sobre la política de vivienda que dice el periodista... pero bueno, lo
dejo que esto se eterniza.
Me parecía importante poner un contrapunto a este tipo de informaciones por
varias razones:
en primer lugar para no aumentar la confusión que al respecto se ha creado,
fuera del país vasco (las anécdotas sobre las consultas que llegan desde
los servicios sociales y ongs del resto del Estado, al respecto, son
esclarecedoras)
En segundo lugar porque me parece muy grave que se juegue con las personas
que están en situaciones muy difíciles y a las que se crean unas
expectativas que, al no corresponderse con la realidad, acaban chocando con
ellas y sufriendo una nueva y terrible decepción.
En tercer lugar porque esa política sólo contribuye al descrédito de las
Ongs, o incluso los servicios sociales de las instituciones, que al tener
que informar a los inmigrantes que se acercan a ellas al calor de esas
noticias, de que nada de eso se corresponde con la realidad y de que su
situación concreta sigue siendo igual de complicada, son vistos con
desconfianza por esas personas al creer que se les está engañando.
Bueno, espero que sirva para algo
Peio Aierbe
Centro de Estudios y Documentación sobre racismo y xenofobia
Revista Mugak
Mira també:
http://www.quesevayantodos.net

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El país de las maravillas
14 mai 2004
Muchas gracias por la información. Es muy clarificadora de la situación actual.
Sindicat Terrassa