Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Descubren "lista de técnicas" para interrogar aprobadas por el Pentágono
12 mai 2004
JIM CASON Y DAVID BROOKS:

* En algunos casos Rumsfeld tenía que autorizar su aplicación, sostiene un abogado

* El Washington Post acusa a Bush de mentir, pues en 2003 declaró que no se recurriría a la tortura para obtener confesiones

* El abuso comienza desde la detención, sostiene la Cruz Roja
El general Antonio M. Taguba insistió hoy en que las imágenes de tortura y abuso de detenidos iraquíes fueron resultado de las acciones de "unos cuantos soldados y civiles", pero un alto funcionario del Pentágono admitió que hay una lista de técnicas de interrogatorio autorizadas en la que figuran la interrupción de sueño, los ataques a la percepción sensorial y la exposición de los detenidos a calor y frío extremos, entre otras prácticas que organizaciones de derechos humanos consideran tortura.

Los interrogadores estadunidenses, explicó un legislador que había sido informado por el Pentágono, no necesariamente iban a "apegarse a las convenciones de Ginebra" en Irak. Human Rights Watch, entre otras organizaciones de derechos humanos, ha censurado estos métodos, señalando que violan tanto la ley estadunidense como el derecho internacional.

El general Taguba, autor del ahora famoso informe que detalla el abuso y tortura en la prisión Abu Gharib, quien ha responsabilizando a los superiores inmediatos de los soldados que ahora son acusados de ese maltrato, intentó hoy, en sus declaraciones ante el Comité de los Servicios Armados del Senado, minimizar la responsabilidad de los altos niveles del Pentágono.

Al resumir sus conclusiones, Taguba declaró ante el Congreso que los abusos en la prisión de Abu Ghraib fueron resultado de una "falla en el liderazgo, desde la comandante de brigada hasta abajo; falta de disciplina, cero capacitación y falta de supervisión".

Pero según reportajes en Newsweek y el Washington Post, funcionarios de alto nivel del Pentágono y del Departamento de Justicia aprobaron en 2003 varias técnicas de interrogación que violan la Convención de Ginebra y la ley estadunidense. Abogados del Pentágono y del Departamento de Justicia, respondiendo a una solicitud de los interrogadores en la base militar de Guantánamo, aprobaron esa lista de técnicas que podrían ser empleadas contra detenidos de "alto valor".

La lista secreta de técnicas -el Washington Post indicó que se trata de 20 procedimientos distintos, pero otros oficiales estadunidenses dicen que son hasta 50 técnicas- fue aprobada en abril de 2003. Los prisioneros podrían ser desnudados, privados del sueño, sujetos a frío o calor extremo y ser expuestos a música a alto volumen o luces intensas, según versiones de la lista que se han filtrado en los medios esta semana.

El subsecretario de Defensa, Stephen Cambone, confirmó hoy la existencia de tal lista al responder a legisladores, pero no la hizo pública. "Existen esas técnicas en la doctrina del ejército", dijo cuando se le mostró la lista publicada por el Washington Post. Cambone indicó que él no era el encargado de aprobarla, pero no objetó la descripción de algunas técnicas incluidas en el anexo del informe de Taguba, entre ellas "manejo de sueño, privación sensorial, aislamiento mayor de 30 días, y perros". Cuando se le preguntó qué era eso de "perros", Cambone no respondió.

"Deseábamos encontrar una manera legal de elevar la presión", dijo al Washington Post un abogado que ayudó a preparar la lista de técnicas aprobadas. Funcionarios del Pentágono señalaron que los reglamentos especifican que debe haber un "monitoreo médico" apropiado de los prisioneros sujetos a estas técnicas y que su uso en algunos casos debe ser aprobado por el propio secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

Hoy y durante los últimos días, funcionarios del Pentágono han intentado trazar una diferencia entre las técnicas aprobadas de interrogatorio y el abuso grabado en las ahora famosos fotos de Abu Gharib. El Washington Post, en su principal editorial de este martes, declara: "hay pruebas considerables de que los guardias de la prisión de Abu Gharib abusaron de los prisioneros por instrucción de los interrogadores. Los abusos que cometieron fueron, en cierto grado, una versión extrema e indisciplinada de las prácticas que el Pentágono toleró oficialmente".

El rotativo capitalino, que de manera consistente había expresado apoyo a la ocupación de Irak en sus editoriales, acusó al presidente George W. Bush de mentir cuando declaró en junio de 2003 que Estados Unidos no emplearía la tortura contra los detenidos. "Esas afirmaciones fueron falsas", declaró el Post. Dos meses antes de que Bush hiciera tal declaración, añadió el diario en su editorial, el Pentágono había aprobado técnicas de interrogatorio "prohibidas por la Constitución" y que "violan la Convención de Ginebra".

El Post publicó además un mapa detallado de las instalaciones de detención administradas por el Pentágono y la CIA en Medio Oriente, la mayoría de las cuales no permiten que los detenidos tengan acceso a tribunales, abogados ni visitas de familiares. Estas prácticas de detención, insisten funcionarios del gobierno de Bush, son cuidadosamente revisadas por abogados del Pentágono, del Departamento de Justicia y en algunos casos hasta de la Casa Blanca para asegurarse de que cumplan con el derecho internacional.

Surgen cuestionamientos

Pero muchos abogados independientes ponen en duda esa aseveración, entre ellos los de la Cruz Roja. En su muy critico informe confidencial, divulgado ayer por el Wall Street Journal, la Cruz Roja declara que el abuso contra los detenidos en Irak comienza en el momento en que son detenidos. "El maltrato durante la captura era frecuente", escribieron los investigadores de la Cruz Roja, y a menudo consistía en "empujones, insultos, apuntar a las personas con rifles, golpearlas, patearlas y pegarles con las armas".

El Post reportó hoy que la autoridad de ocupación de Estados Unidos ha establecido un tribunal especial para enjuiciar en secreto a algunos de los detenidos. "Esto es igual a los tiempos de Saddam", dijo al diario un iraquí que intentó entrar al tribunal. "Los estadunidenses han establecido un tribunal secreto."
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/may04/040512/025n1mun.php?origen=mundo.php&fly=1

This work is in the public domain
Sindicat