Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
La tortura de soldados de EEUU a iraqíes "sistémica"
04 mai 2004
Investigadores militares estadunidenses han concluido que existen problemas âsistémicosâ? que llevaron al abuso, tortura y humillación de prisioneros iraquíes en la cárcel de Abu Gharib en Irak por parte de soldados estadunidenses, contratistas privados y agentes de la CIA quienes, según averiguación castrense secreta, âcometieron actos atroces y violaciones del derecho internacionalâ?.
Funcionarios del Pentágono y comandantes estadunidenses en Irak han reconocido que las fotos explícitas del abuso y humillación de prisioneros iraquíes por fuerzas estadunidenses han tenido un impacto âdevastadorâ? en Medio Oriente, pero insisten en que estos casos sólo ilustran el fracaso de âconducta individualâ? en incidentes aislados y no representan un fracaso institucional.

Pero esta justificación está plenamente descartada por el aún secreto informe de la investigación interna militar, copia de la cual fue obtenida por la revista The New Yorker y el diario Los Angeles Times. Ese informe de 56 cuartillas, según segmentos publicados hoy, declara tajantemente que la tortura fue resultado de una política deliberada de los interrogadores de la inteligencia militar estadunidense y de la CIA para âablandarâ? a los prisioneros y lograr mayor cooperación.

âEsto no es un caso aisladoâ?, argumentó Beth Ann Toupin, especialista para Irak de Amnistía Internacional-Estados Unidos (AI). En entrevista hoy con La Jornada, Toupin agregó: âdesde el inicio de la guerra ha habido un flujo continuo de informes sobre el maltrato y tortura realizado por (las fuerzas de) Estados Unidos y el Reino Unidoâ?.

Aunque Toupin subrayó que AI no está declarando que la tortura es parte de la política estadunidense en Irak, agregó que el fracaso en establecer salvaguardas para asegurar la prevención de este tipo de abuso representa una falla de la doctrina castrense.

El propio informe militar confidencial parece apoyar estos argumentos. âEntre octubre y diciembre de 2003, en la instalación de reclusión Abu Gharib, numerosos incidentes de abusos criminales sádicos, flagrantes y desenfrenados fueron asestados contra varios detenidosâ?, declaran los investigadores militares enviados a evaluar las condiciones en esa cárcel después de que un soldado decidió presentar quejas por el trato a los prisioneros.

âEste abuso sistémico e ilegal de los detenidos fue realizado intencionalmente por varios miembros de la fuerza de la guardia de la policía militar... Las acusaciones de abuso fueron sustentadas con declaraciones detalladas de testigos y el descubrimiento de pruebas fotográficas.â?

Gran parte del abuso fue de carácter sexual. Mujeres y hombres detenidos fueron forzados a desnudarse, mantener posiciones explícitamente sexuales, obligados a masturbarse mientras eran fotografiados o videograbados y algunas mujeres detenidas fueron violadas, confirman los investigadores militares. Los reos masculinos fueron golpeados, se les practicó sodomía con palos de escoba y fueron obligados a ponerse ropa íntima de mujeres durante días.

Los soldados responsables de algunos de estos actos provenían en gran parte de los batallones 320 y 372 de la policía militar, la mayoría de los cuales no había recibido capacitación sobre las reglas de la Convención de Ginebra relativas al tratamiento de prisioneros de guerra y otros detenidos. Además, el informe oficial declara que otros responsables eran algunos contratistas civiles estadunidenses de la Titan Corporation y la CACI Corporation que no eran supervisados por ninguna autoridad.

El informe confidencial también revela parte de la capa que cubre en secreto las operaciones de la CIA en Irak. En particular, señala que muchas de las instalaciones de detención en Irak, incluyendo Abu Gharib, también alojan de manera rutinaria a prisioneros para lo que se describe misteriosamente como âotras agencias gubernamentalesâ? o en clave: de la CIA.

Los soldados en Abu Gharib llamaban a estos âdetenidos fantasmasâ? e informaron a los investigadores militares que eran colocados en diversas partes de la instalación cuando llegaban equipos del Comité Internacional de la Cruz Roja para inspeccionar las cárceles. âEsta maniobra era engañosa, contraria a la doctrina del ejército y en violación al derecho internacionalâ?, concluyen los investigadores militares en su informe.

Pero la respuesta de los mandos militares estadunidenses a las primeras noticias sobre estos abusos ha sido hacer todo lo posible para evitar que sean conocidos públicamente. El general Richard Myers reconoció esta semana que intentó convencer a la cadena de televisión CBS de no transmitir las imágenes explícitas que han dado la vuelta al mundo, con el argumento de que llevaría a empeorar las tensiones en Irak. Y hoy, una vez más, uno de los comandantes estadunidenses en Irak, el ge-neral Mark Kimmit, insistió en que el enfoque debería ser sobre la âconducta individualâ? de quienes cometieron los abusos, y no sobre algún fracaso de las fuerzas militares en su conjunto ni unidades particulares.

En una carta enviada a la Casa Blanca esta noche, la organización Human Rights Watch dijo que los soldados estadunidenses en Irak podrían haber cometido âcrímenes de guerraâ?. El director ejecutivo de la organización Kenneth Roth agrega en la misiva que la forma descarada de las acciones de soldados en Abu Gharib, combinado con informes de otros abusos cometidos por militares estadunidenses en Afganistán âsugiere un problema mucho más amplio que debe ser abordadoâ?.

Los soldados británicos âperdieron totalmente el controlâ?, sostiene uno de los efectivos

Termina carrera militar de 6 oficiales del ejército de EU por abusos en Irak

Parlamentarios egipcios piden a la Liga Arabe presentar denuncia ante el TPI contra Bush

AFP, DPA Y THE INDEPENDENT

Washington, 3 de mayo. El ejército estadunidense anunció este lunes que amonestó por escrito a siete oficiales involucrados en torturas infligidas a prisioneros en Irak, al tiempo que el inspector general de la Agencia Central de Inteligencia estadunidense (CIA, por sus siglas en inglés) investiga los abusos cometidos en cárceles por las fuerzas de ocupación, e incluso la muerte de un detenido.

Seis oficiales acusados recibieron la amonestación escrita más grave, que significa el fin de su carrera militar, explicó una fuente militar consultada por Afp que pidió mantener el anonimato. Un séptimo oficial recibió una reprimenda escrita de menor grado.

El Pentágono inició en enero una investigación al respecto, y esta semana diferentes medios de comunicación difunden fragmentos del informe al respecto.

âEntre octubre y diciembre de 2003, en la prisión de Abu Gharib, se cometieron numerosos abusos sádicos, flagrantes y gratuitos contra varios detenidos. Esos maltratos sistemáticos e ilegales contra los detenidos fueron cometidos intencionadamente por varios miembros de la policía militarâ?, reconoció el general estadunidense Antonio Taguba en su informe, del cual publicó algunos fragmentos Los Angeles Times.

Respecto del papel de la inteligencia, se confirmó que también se investiga una muerte en la prisión de Abu Gharib. âEl inspector general de la CIA, en asociación con el Departamento de la Defensa, investiga los maltratos a prisioneros iraquíes, en especial el caso de un decesoâ?, aseguró un funcionario de inteligencia citado por Afp.

âTodo lo que puedo decir es que hay una investigación sobre este temaâ?, sostuvo el funcionario, y agregó que los agentes de la CIA participaron en los interrogatorios de prisioneros en Abu Gharib, a las afueras de Bagdad, aunque se negó a informar sobre su participación en las torturas.

En Londres, el diario británico The Daily Mirror defendió que las fotos publicadas el sábado en las que aparecen soldados británicos torturando a un iraquí son reales, y aseguró que existen âcientos de imágenesâ? parecidas.

âEs posible que los oficiales desconozcan lo que ocurre, pero el resto (de la tropa) sí lo sabe. He visto cientos de fotografíasâ?, dijo uno de los soldados que entregaron las fotos al tabloide. También afirmó que varios de sus compañeros desplegados en el sur de Irak âperdieron totalmente el controlâ?.

Piers Morgan, editor del periódico, aseguró que no existe razón alguna para considerar que las fotos fueron âmanipuladas de alguna manera, dado el poderoso testimonio que nos han dadoâ?.

El Ministerio de Defensa británico pidió a sus efectivos desplegados en Irak reportar a sus oficiales cualquier abuso a los derechos humanos cometido en Irak, y aseguró que puso en marcha una investigación sobre las fotografías publicadas el sábado.

Parlamentarios británicos opuestos a la guerra sostuvieron que la publicación de las fotografías tendrá un impacto âdesastrosoâ? en la imagen de Gran Bretaña en los países de población musulmana. Charles Kennedy, líder de los Demócrata Liberales, consideró que las fotografías âllevarán a los jóvenes a radicalizarse. Temo que esto ayudará a crear más atacantes suicidasâ?.

Por su parte, el canciller español, Miguel Angel Moratinos, expresó su âmayor horror y frustraciónâ? por âuna serie de prácticas (de las fuerzas de la coalición) que se habían tratado de eliminar precisamente con el régimen de Saddam Husseinâ?.

En entrevista con el Canal 5 de televisión local, Moratinos consideró que las fotografías de los abusos en las prisiones iraquíes alimentarán âel imaginario colectivo en el mundo árabe que nos sigue considerando a los accidentales como ocupantes.

En Bagdad, el ex ministro iraquí de Derechos Humanos Abdel Bassat Turki aseguró que en noviembre de 2003 alertó a la administración civil estadunidense sobre la existencia de maltratos en los centros de detención. âEn noviembre, hablé con Paul Bremer (administrador civil estadunidense) de las violaciones de los derechos humanos en general, y en las prisiones en particular, cometidas por los soldados estadunidenses contra ciudadanos iraquíes. Me escuchó, pero no obtuve respuesta.

âEsto quiere decir que no prestó atención a las informaciones que le di... Tenía informes sobre violaciones de los derechos humanos antes (pero) nunca imaginé maltratos talesâ?, declaró Turki, cuya dimisión presentada el 8 de abril fue aceptada el domingo.

El ex ministró aseguró que solicitó varias veces autorización, en vano, para visitar a los âprisioneros de seguridadâ? sospechosos de haber participado en operaciones contra la coalición. âBremer decía que eran prisioneros de guerraâ?, señaló.

El canciller iraquí, Hoshyar Zebari, condenó los abusos cometidos por soldados y fuerzas de seguridad estadunidenses y británicas, y se pronunció por una investigación independiente.

En Nueva York, el relator especial de la Organización de Naciones Unidas para la Tortura, Theo van Boven, pidió castigo para los responsables de los abusos en las prisiones iraquíes así como indemnización para las víctimas.

Por su parte, el canciller iraní, Kamal Kharrazi, estimó que los abusos cometidos por británicos y estadunidenses en Irak âson hechos monstruososâ? que generan odio de los musulmanes hacia los invasores.

Arabia Saudita expresó âsu profunda irritación por el trato degradante e inhumanoâ? que las fuerzas de ocupación han cometido en Irak.

Parlamentarios egipcios pidieron a Liga Arabe que presente una denuncia ante el Tribunal Penal Internacional contra el presidente estadunidense, George W. Bush, y el primer ministro británico, Tony Blair, por los abusos cometidos contra prisioneros iraquíes. El ministro del Exterior egipcio, Ahmed Maher, pidió una investigación âseria y en profundidadâ? al respecto.

Abogados de un paquistaní y un egipcio presentan querella en una corte de NY

Dos musulmanes detenidos tras el 11-S acusan de maltrato a autoridades de EU

Fueron liberados tras varios meses de permanecer en prisión sin que les comprobaran cargos

AFP

Washington, 3 de mayo. Un ciudadano paquistaní y otro egipcio, detenidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, y posteriormente deportados a sus países, presentaron este lunes una denuncia en Nueva York contra las autoridades estadunidenses por malos tratos, informaron sus abogados.

Los defensores del paquistaní Javaid Iqbal, y el egipcio Ehab Elmagrahbi, se querellaron contra el secretario de Justicia, John Ashcroft, la entonces directora de prisiones, Kathleen Hawk Sawyer, y otros responsables en el momento de los hechos.

La denuncia fue presentada en la Corte Federal de Distrito del Este de Nueva York e incluye a Ashcroft porque se considera que su política de detenciones tuvo que ver con los malos tratos.

âSe trata de un caso de abusos sufridos por dos musulmanes detenidos por crímenes no terroristas en el Centro Metropolitano de Detención de Brooklyn (Nueva York)â?, explicó a Afp Alexander Reinert, abogado de la firma Koob & Magoolaghan, que representa a los demandantes junto con el Centro Urbano de Justicia.

Las acusaciones âincluyen palizas, amenazas, degradaciones y acusaciones contra los musulmanes de que eran terroristasâ?, añadió.

Los dos demandantes fueron detenidos tras los atentados en Washington Nueva York el 11 de septiembre de 2001, y aunque luego se demostró que no tenían que ver con los ataques, fueron deportados porque cada uno confesó un delito menor.

Iqbal estuvo en prisión del 5 de noviembre de 2001 a enero de 2003, y Elmagrahby de octubre de 2001 a agosto de 2002.

Según la demanda, durante este periodo fueron aislados, a veces en celdas con luz las 24 horas del día, expuestos a la lluvia y luego al aire acondicionado, golpeados y sometidos a registros humillantes.

En el caso de Elmaghraby, la introducción de una linterna en el ano le produjo una hemorragia.

Esta demanda llega en plena polémica por la aparición de unas fotos que documentan las humillaciones sufridas por prisioneros iraquíes a manos de soldados estadunidenses.

Doce muertos, saldo de diversos enfrentamientos entre invasores y la resistencia

Gobierno impuesto por Estados Unidos en Irak cuestiona seguridad en Fallujah

Recomienda la ONU crear comisión que investigue la situación sanitaria en esa ciudad

AFP y DPA

Bagdad, 3 de mayo. Al continuar las acciones de la resistencia por lo menos 12 personas murieron este lunes, entre ellas dos soldados estadunidenses, en enfrentamientos con las fuerzas de ocupación en Mosul, Bagdad y Najaf, al tiempo que miembros del consejo de gobierno provisional de Irak pidieron que el general Yassin Mohamed Saleh no tenga bajo su mando la unidad militar encargada de controlar la seguridad en la ciudad de Fallujah.

Cinco civiles y un policía murieron y 20 personas resultaron heridas en tiroteos que se produjeron hoy tras el ataque más intenso de milicianos chiítas contra fuerzas estadunidenses en la ciudad chiíta de Najaf, al sur de Bagdad.

La base militar estadunidense en la destruida zona industrial de la ciudad de mayoría chiíta fue atacada con morteros durante tres horas. Cuando cesó el bombardeo hubo un tiroteo entre estadunidenses y seguidores del clérigo chiíta Moqtada al Sadr.

Un vocero de Sadr aseguró que sus milicianos derribaron un helicóptero estadunidense en la ciudad de Kufa y que los restos del aparato fueron trasladados a una mezquita de esa sureña ciudad de mayoría chiíta. Fuentes estadunidenses no comentaron la versión.

Dos estudiantes de la universidad de Hilla, unos 100 kilómetros al sur de Bagdad, fallecieron cuando policías iraquíes y soldados invasores intentaron detener al jeque Adnán Wanibi, colaborador cercano de Sadr.

âSoldados de la coalición y policías iraquíes entraron por la fuerza a una sala de la universidad, en la que se celebraba una reunión organizada por políticos de la región. Detuvieron al jeque Wanibi y dispararon contra los presentesâ?, manifestó el profesor Fares al Sharif.

En Bagdad, un soldado estadunidense murió y dos resultaron heridos durante un ataque de francotiradores contra militares que vigilaban un escondite de armas descubierto anoche. En la occidental provincia de Al Anbar, de mayoría sunita, un marine falleció durante una emboscada de la resistencia. En la norteña ciudad de Mosul, de mayoría kurda, soldados estadunidenses ultimaron a dos iraquíes que intentaban poner una bomba.

Miembros del consejo de gobierno provisional iraquí emitieron un comunicado en el cual criticaron la formación de una brigada militar que controle la ciudad de Fallujah. En el mensaje, difundido por la televisora Al Jazeera, el ex banquero corrupto Ahmed Chalabi, Mohamed Bahr al Ulum y Adel Mohamedawi afirmaron que âla brigada de Fallujah es una extensión del ejército de Saddam. La designación de ex miembros del partido Baaz es una amenaza para la seguridad de Irakâ?. Los tres integrantes hicieron referencia al general Yasim Mohamed Saleh, quien hoy fue relevado de la comandancia de la brigada por el general Mohamed Latif.

âSe trata de una fuerza temporal encargada de controlar la situación en Fallujahâ?, aseguró un oficial de los marines no identificado que fue consultado por la agencia Afp. Agregó que la brigada se disolverá una vez que se haya levantado el sitio a la ciudad sunita.

El relator especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la salud, Paul Hunt, formuló una âenérgica recomendación para establecer una comisión investigadora independiente de la situación sanitaria de la población civil de Fallujah, a la luz de la operación militar (estadunidense)â?. Hunt concluyó con la demanda de âmedidas para garantizar que esas graves faltas contra el derecho internacional no se vuelvan a producirâ?.

En Estados Unidos, el presidente George W. Bush insistió en que sus fuerzas âhacen lo correctoâ? en Irak, y reiteró que el próximo 30 de junio se transferirá la soberanía del país árabe. En relación con el aumento de bajas estadunidenses, reiteró: âno dejaremos que mueran en vano. Irak será libreâ?.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/032n2mun.php?origen=index.html&fly=2

This work is in the public domain
Sindicato Sindicat