Printed from Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendar
«October»
Mo Tu We Th Fr Sa Su
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No events for today

add an event


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

View comments | Email this %sArticle
News :: antifascism : latin america : war
Petul
01 mai 2004
Asumimos esta propuesta hecha desde México para manifestar nuestra repulsa por el asesinato de Pável González y la envíamos como una primera respuesta para recoger firmas. Un abrazo y hasta pronto. Saludos y suerte.
Dentro de este mismo planteamiento, proponemos que las firmas, adhesiones, cartas (o aquellas maneras que les parezcan mejores) sean enviadas a los correos del frente (fzln ARROBA fzln.org.mx) –para así tener un respaldo concentrado de todos los que se envíen de tantos sitios como sea posible; de gobernación, al consulado o embajada; y al de Los Pinos (presidencia nacional).

En torno al asesinato de Pável González

Se solidarizan con parientes del estudiante y denuncian nuevas amenazas

La Red Zapatista por la Liberación Nacional, el Frente Zapatista de Liberación Nacional y la cooperativa Smaliyel nos manifestamos para solidarizarnos con la familia y los amigos del compañero Pável González, y exigimos a las autoridades federales y capitalinas que se haga justicia y una investigación clara que dé con las causas de la muerte del compañero. Basta ya de impunidad y de represión contra los luchadores sociales.

Asimismo, denunciamos ante a la opinión pública que, a raíz de este asesinato, ha llegado un correo electrónico a varios compañeros estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), varios de ellos compañeros de Pavel, en el cual se dice lo siguiente: En contra de esos pinches zapatistas. O se alejan o sigue Apocalipsis. Los del café, los de las ridículas caravanas (y el nombre de varios estudiantes). Sigan de pinches zapatistas y ya verán. Sin remitente, falta el video.

El correo trae como remitente una referencia al Yunque, grupo de ultraderecha que ha aumentado en fechas recientes sus actividades pro nazis en varias escuelas de la UNAM, con la complacencia de las autoridades de la institución. Ante esta cobarde amenaza, nos solidarizamos con todos los amenazados y hacemos responsables a los gobiernos federal y capitalino por cualquier daño físico o moral a los luchadores sociales.

¡Ante el avance de la ultraderecha y las amenazas del poder, la unidad y la acción por un nuevo México donde quepamos todos!

Red Zapatista por la Liberación Nacional, Frente Zapatista de Liberación Nacional y cooperativa Smaliyel
See also:
http://www.fzln.org.mx

This work is in the public domain

Comments

Que es el Yunque
01 mai 2004
Modified: 09:41:06
Tomado del periodico am de Leon, Gto. 15 de Septiembre
de 2003.


Gerardo Miguel García
Aarón Soto Martínez

Aarón Soto era un estudiante de la Prepa Oficial, católico, bien portado y popular, con un talento especial para jugar basquetbol. Así que la organización no tardó en detectarlo como un buen prospecto de soldado católico que buscara construir el reino de Dios en la tierra.
âTe invito a un curso de creatividadâ?, le dijo un buen día un maestro conocido como Toño, y Aarón asistió al
curso sin saber dónde se metía.
âAl principio era un curso donde hablaban de liderazgo y hacían dinámicas interesantes, y me pareció que me
serviríaâ?, recuerda.
Ahí conoció a un instructor elocuente y expresivo cuyo nombre era Pablo de la Cruz, un joven bajito que hablaba de la vida con un ánimo admirable, y que usaba historias y frases de filósofos para dar ejemplos de
sacrificio y éxito. Esas dinámicas emotivas lo engancharon. Al concluir el curso, Pablo de la Cruz le dio una buena noticia: tres de los muchachos del curso serían invitados a integrarse a un grupo de líderes llamado Blanco y Negro, y él era uno de los afortunados.

âPablo me dijo que le gustaría que ingresara al grupo de liderazgo y me explicó que se reunían los viernes y
sábados con la única intención de prepararse. Las reuniones eran en un departamento localizado en Adolfo
López Mateos, muy cerca del parque Hidalgoâ?, platica.
Aarón Soto se presentó al grupo y los instructores comenzaron a hablarle de la necesidad de leer y estudiar para enfrentar las amenazas de la sociedad. Era agosto o septiembre de 1984. âNos dieron un libro que tenía el título âYo te saludo Maríaâ, comenzaron a darnos adoctrinamiento católico y nos decían con insistencia que el comunismo era una falaciaâ?, señala.
El joven Aarón se interesó por la reflexión y las lecturas, y estuvo asistiendo durante semanas, sin fallar. Le pidieron mejorar sus hábitos: âLevantarse temprano, no quedarse en la cama más de tres minutos, ser ordenado, aprovechar el tiempo, bendecir los alimentos, hacer una oración a las 12 del día y otra oración antes de dormirâ?.

En seis meses, su instructor Pablo de la Cruz le informó que debido a su buen desempeño podía seguir su
preparación en un nivel más avanzado. Dejaba la célula básica de organización conocida como âcentroâ? y le
tocaba ingresar a una âramaâ?. Así que su preparación sería desde entonces en el templo de San Francisco de
Sales.

Adoctrinamiento

Al templo de San Francisco âubicado en la calle Alvaro Obregón- todos iban uniformados con un pantalón negro, camisa blanca y corbata negra. Ahí se dio cuenta que el grupo era más grande de lo que creía, y comenzó a conocer a otros integrantes de la organización.
âAhí conocí a estudiantes de Medicina, de La Salle y del Hispano. Y escuché por primera vez los nombres de
Gerardo Mosqueda, Ramón Muñoz, Tomás López, Alfredo Ling, Elías Villegasâ?, dice. Aquellos líderes
religiosos aún no eran políticos, pero se preparaban para serlo.

Su capacitación era en lo intelectual y en lo físico.

âUnos días rezábamos el rosario y teníamos ceremonias solemnes, y otros días un instructor nos ponía en el
patio a hacer lagartijas, sentadillas y rutinas de esfuerzo físicoâ?, comenta Aarón. En ese tiempo, le pidieron asistir a unos cursos de karate en un salón del fraccionamiento Guadalupe. âMi instructor me dijo que el karate era para saber defendernos, y nos enseñaron a aplicar llaves, dar golpes certeros y a desarmar al enemigo con facilidadâ?, dice.
Aarón aún no entendía de qué se trataba. Pero las lecciones, la disciplina, las lecturas y la interacción con líderes adultos le hacían creer que era algo bueno para su preparación. âVeías hacia el futuro y sentías que estabas preparándote para ser un mejor profesionista y un mejor ser humanoâ?, platica.
Al cabo de ocho o nueve meses, el prospecto Aarón Soto fue iniciado en actividades secretas del grupo. Lo
invitaron a un campamento de sobrevivencia en Sierra de Lobos.
âHicimos un campamento en la sierra: cada quien hacía su comida, eran sólo huevos cocidos y papas, tomábamos agua del río, y hacíamos mucho ejercicio, tipo militarâ?, comenta. âEn las mañanas nos levantábamos muy temprano y marchábamos como un pequeño ejércitoâ?.

Allá, en la sierra, en medio de miles de robles, lejos de la ciudad, Aarón Soto escuchó una ponencia
motivacional que no puede olvidar. El instructor Pablo de la Cruz, rodeado por jóvenes, se subió a una enorme
piedra y dio su testimonio de vida: dijo que él tenía problemas en la columna y que había logrado superarlos
a base de esfuerzo, explicó que la vida lo había tratado mal pero seguía luchando.

Aarón recuerda muy bien la escena de Pablo, hablando sobre la piedra.

âNo me voy a rendir por mis problemas de columna. Voy a seguir luchando. Porque así debe ser el hombre de
lucha. Porque me preparo para resistir. Porque hago ejercicio para estar fuerte y resistir el dolor. Porque no puedo vencerme ante el dolorâ?, asegura Aarón que decía. âMi cuerpo debe ser resistente. Mi cuerpo debe resistir todos los golpes. Yo debo ser como el yunque al ser golpeado. Como el yunque del herrero que
no se vence. El yunque que resiste todos los golpes. El yunque que moldea los metales. Todos debemos ser
como el yunque al ser golpeado. Nos preparamos para ser como el yunque. ¡Somos como el yuuunque!â?.


Adiestramiento

Al cabo de un año, Aarón Soto fue invitado a un campamento de adiestramiento en el Colegio Agustino,
en Santiago Tianquistenco, Estado de México. Uno de los primeros mensajes del instructor que los recibió
fue: âTenemos una misión: implementar el Gobierno del Señor en la Tierra. Si Gobernación se entera que
estamos aquí, nos matanâ?.

El entrenamiento inició con un baño a las 6:00 de la mañana.

âUn silbatazo nos despertó y un instructor gritaba: ¡tienen tres minutos para bañarse! ¡Corran, rápido,
todos formados!â?, narra. âTuvimos que bañarnos y vestirnos corriendo, y estar listos en el patio en
minutos, en una formación militar, todos uniformados. Los que no cumplieron fueron castigados: 50 golpes en
el estómago o 30 lagartijasâ?.

Los reclutas venían de todas partes: de Puebla, de Guanajuato, de Chihuahua, de México, de Centroamérica
y de Sudamérica. Todos con el mismo perfil: jóvenes de entre 17 y 24 años, educados y católicos.

Un instructor hizo algunas reflexiones que Aarón no recuerda con exactitud. âNos decía algo así como:
somos soldados de Dios, tenemos que luchar contra el socialismo, vamos a construir el reino de Dios en la
tierra, vamos a prepararnos para tomar el poderâ?.

La segunda actividad fue el desayuno que inició con la bendición de los alimentos. âUno de ellos dijo: âSeñor
dales pan a los que tienen hambre, y a los que tenemos pan, danos hambre y sed de justiciaââ?.

Al mediodía, el adiestramiento fue más pesado.

âNos hicieron recorrer 500 metros pecho tierra. Nos pusieron a correr grandes distancias y marchar con un
ritmo muy intensoâ?, señala. En la tarde tuvieron pláticas sobre liderazgo, religión y anticomunismo.
Y a las 7:00 de la noche rezaron un rosario de 15 misterios, todos de rodillas. Al concluir el primer día uno de los líderes les advirtió: âNo deben comentarle a nadie esto. Ni a sus padres, ni a sus hermanos. Nuestra preparación tiene que ser en secreto. Gobernación tiene infiltrados en todas partes. Nosotros tenemos una misión con el Señor. Si nos descubren, nos matanâ?.

Aarón recuerda que esa noche fue una de las peores de su vida.

âEstábamos dormidos y como a las 4:00 de la mañana nos despertó un ruido estruendoso. Eran balazos y sirenas por todas partes. Se oía cómo se quebraban los vidrios y caían al sueloâ?, platica. âYo me levanté corriendo y me refugié en una pared. Todos corrían en todas las direcciones, mientras los balazos se oían en la
calleâ?. Hasta que de un instante a otro todo quedó en silencio.

âNo se escuchaba nada y nadie se atrevía a moverse. Entonces alguien comenzó a gritarnos con un altavoz:
¿Qué les pasa, soldados?, ¡están dormidos!, ¡¿por qué no pusieron una guardia?, pudieron habernos matado,
¿no están atentos o qué?, no podemos distraernos, no podemos dormirnos, no podemos descuidarnos, tenemos
que estar siempre alertas, ¡tenemos una misión en la Tierra!â?.
Esa voz les ordenó hacer filas de inmediato, uniformados en calzoncillos, en la madrugada, con un frío terrible. En eso apareció un joven quejándose, con un brazo roto. âSe había arrojado del segundo piso durante la supuesta balacera, y los jefes lo premiaron por esa acción heroica y de gran valorâ?, platica Soto.

Al amanecer, Aarón Soto quiso escaparse.

âTodo aquello rompió con mi estructura mental: yo me dije âno creo que Dios quiera todo esto. No creo que
esta sea la forma de defender a Diosââ?, comenta. Pero finalmente se quedó hasta el final.

El día de la clausura llegaron líderes de todo el país. Esa mañana, desde la formación, Aarón conoció a
varios personajes que jamás había visto en su vida. âUno de ellos era un hombre maduro muy serio, y otro
era un hombre de barba y con escaso pelo. Los dos parecían ser importantes. Ahora sé que uno de ellos
era Elías Villegas -el mecenas del PAN en Guanajuato- y el otro era Luis Felipe Bravo Mena, el presidente
nacional del PANâ?, dice Aarón, muy seguro. âMe puedo equivocar, pero no lo creo, esos rostros se me
quedaron muy grabadosâ?.


Juramento

De regreso a casa, le llegó la hora del juramento.

La organización decide âjuramentarâ? a un aspirante cuando considera que ya está adoctrinado y comprometido como para conocer los secretos.
âUn día Pablo me dijo: âvamos a ir a una ceremonia muy especial y tienes que ir con ropa nuevaââ?, platica.
âEse día tomamos un taxi para ir a un departamento localizado en el bulevar Hidalgo, a la altura de la Floridaâ?, comenta. Reflexiona un instante. âAntes de entrar, Pablo me dijo: âEs una ceremonia muy bonita donde vamos a hacer nuestro juramento a la encomienda que nos tiene el Señorââ?.

Pablo de la Cruz abrió lentamente la puerta.
âTodo estaba oscuro; era un sala pequeña, había incienso y dos velas grandes al frente. Al fondo había una mesa, con un crucifijo y una Biblia. A mi derecha estaban tres hombres de negro y a la izquierda otros tres, no estoy seguro si estaban encapuchados, pero no recuerdo sus caras. Al frente estaban dos hombres,
esperándomeâ?, explica.

Aarón caminó despacio hasta pararse frente a la mesa.

âTodos comenzaron a rezar al unísono, casi gritando, y me quedé impresionado. Era una ceremonia para
aterrarse. Me pusieron un brazalete con un símbolo rojo y negro. Todos seguían rezando con intensidad en
la penumbra, hasta que un hombre que estaba adelante me dijo: estás aquí para jurar fidelidad a la Organización Nacional del Yunque. Hasta ese momento entendí en dónde estaba: el grupo se llamaba la
Organización Nacional del Yunqueâ?.

Aarón sujetó el crucifijo con una mano y puso la otra
sobre la Biblia.

âEl hombre que no vi me hizo jurar lealtad a la organización por encima de mi familia, de mi profesión y de mí mismo. Me bautizaron con el nombre de un santo, pero no recuerdo cuál es. Yo fui repitiendo lo que el hombre me decía. No recuerdo exactamente qué decía, porque yo estaba asombrado, pero fue un juramento que no asimilé. Desde ese momento me sacudió y me pareció que no era correctoâ?, platica.

La ceremonia secreta concluyó y Aarón se retiró sin verles la cara.

Nunca regresó a la organización y decidió olvidarse de ellos.

âMe iban a buscar y me decían âhiciste un juramentoâ. Pero yo me escondí, me negué y no volví a verlos. Yo
decidí que no era mi caminoâ?.
Años después, Aarón entró al PRI y vio a sus antiguos compañeros entrar al PAN. Y casi veinte años después
tomaron el poder: están en el Gobierno Municipal, en el Gobierno de Guanajuato y en el Gobierno Federal,
como lo tenían planeado: Gerardo Mosqueda llegó a ser el coordinador de Delegaciones de la Secretaría del
Trabajo del Gobierno Federal; Tomás López es el director de los Cecytegs de Guanajuato; Alfredo Ling llegó a ser diputado y senador del PAN; Luis Felipe Bravo es el jefe nacional del PAN; y Elías Villegas se mete en la designación de los gobernantes de Guanajuato. Basta decir que aquel oscuro departamento de la calle Hidalgo, donde Aarón Soto hizo su juramento, era propiedad de Ramón Muñoz, el hombre que le habla al oído al presidente Vicente Fox.
See also:
http://lists.indymedia.org/pipermail/imc-mexico/2003-September/000476.html
"El yunque", un libro revelador que causará revuelo
01 mai 2004
Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21


Ciudad de México. 7 de agosto de 2003. "El oportunismo es la cualidad periodística que cabe destacar en este libro de �lvaro Delgado, reportero de 'Proceso', donde existe un equilibrio entre la literatura y la música del lenguaje empleado", señaló Rafael Rodríguez Castañeda, director del prestigioso semanario, durante la presentación de 'El yunque. La ultraderecha en el poder', realizada esta noche en el Instituto Cultural Domecq ante cientos de personas que acudieron al evento.

Después tocó el turno al senador Felipe de Jesús Vicencio, quien hizo una remembranza de sus inicios en la política partidista y señaló que el libro refleja un trabajo periodístico riguroso y afanoso, a pesar de sus imprecisiones, y que el resultado general es confiable, además de que "se volverá una referencia indispensable para conocer a El yunque".

A continuación, el también senador Javier Corral aplaudió la aparición de un libro como este, que "es una investigación que otros reporteros habían dejado de lado, aunque ya algo habían adelantado al respecto 'Proceso' y 'Reforma', y a pesar de algunas imprecisiones, centralmente es cierto. El libro de �lvaro Delgado es lo más cercano que se ha escrito sobre esa organización que 'existió'". Esta última afirmación suscitó un debate al interior de la mesa de presentadores y entre el público asistente.

Por su parte, Miguel �ngel Granados Chapa aseguró que el prólogo de Julio Scherer García, fundador de 'Proceso', es un valor añadido del libro y que "El yunque" examina la historia y las vicisitudes de la extrema derecha en nuestro país. Agregó que el problema de la extrema derecha no es exclusivo de los partidos políticos, sino que corresponde a la sociedad entera. "Ahí está la importancia del libro de �lvaro Delgado: advertirnos de este riesgo presente", enfatizó el destacado columnista político y conductor del programa radiofónico 'Plaza pública', que se transmite por Radio UNAM.

A su vez, el autor del libro expresó su gratitud al público asistente -que soportó más de dos horas de pie- "a este acto de libertad. Me propuse este trabajo para que se diera la discusión. Además, para mí es una celebración triple: por ser mi primer libro, por la mesa y la asistencia envidiables, y por la tercera edición que está circulando y la extraordinaria recepción de este discutido tema en México, para contribuir a un proceso en el que todos estamos comprometidos. Muchas gracias".

Publicado por Random House Mondadori, bajo el sello Plaza & Janés, el libro nace del ansia de informar. Su punto de partida es la década de los setenta, para ir reconstruyendo hasta la actualidad el camino que llevó a miembros de dicha cofradía secreta -fundada en el Bajío- a participar en la toma de decisiones que repercuten en la vida del país.

En 'El yunque', asegura Julio Scherer García en el prólogo, "no hay juicios de valor. Hay reporterismo puro: personajes de carne y hueso, nombre y apellidos; relatos documentados de escenas y circunstancias reales, y una trama bien hilada".

El autor recopiló los datos que presenta en el libro de documentos que se encuentran en el Archivo General de la Nación (AGN) -abierto a la consulta pública por decisión de Vicente Fox desde junio de 2002-, de libros, revistas y periódicos que se han ocupado del tema a través de los años. Pero también parte importante de la información fue proporcionada al autor por miembros de "El yunque", quienes son mantenidos en el anonimato, protegidos por el secreto profesional del periodista.

�lvaro Delgado nació en Lagos de Moreno, Jalisco, en 1966. Estudió la licenciatura en periodismo en la ENEP Acatlán, de la UNAM. Ha ejercido su profesión en 'El Nacional', 'El Financiero', 'El Universal' y en el semanario 'Proceso', en el que ha sido jefe de información política y especialista en asuntos políticos.
See also:
http://azteca21.com/noticias/antes/buena090803-01.html
En torno al asesinato de Pável González
01 mai 2004
Ho sento per l'error,
al lloc del títol hi hauria d'anar, "En torno al asesinato de Pável González", si algun compa d'Indy ho pugués subsanar li agraïria.
Salut
Re: Petul
15 des 2004
soy periodista de Chihuahua Méxcio...podría ayudarme con el correo electronico de Alvaro delgado autor del libro el YUNKE

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more