Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: mitjans i manipulació
鈥淟a desinformaci贸n de El Pa铆s鈥?
01 mai 2004
Bajo la apariencia de información objetiva, constato a menudo falsedades y desinformación. Me gustaría escribir cada día como nos desinforman El País.
Artículos. â淓l contingente prepara una tropa iraquí de sustituciónâ? y â淟luvia de granadas en Diwaniyaâ?. 30 abril 2004

El periodista Juan Miguel Muñoz parece más bien el cronista de los norteamericanos y fuerzas ocupantes, que periodista de El País en Diwaniya, Irak. Nos cuenta la visión de los ocupantes españoles que conocemos de memoria y sólo da a la palabra a los militares españoles y a los colaboracionistas iraquíes, orgullosos de su trabajo de ocupación. Insisto en la palabra ocupación, porque este triste periodista todavía no se ha enterado de que hay una ocupación militar. Y si se ha enterado, es todavía peor, al no atreverse a llamar ocupantes a los militares que están ahí, según mi opinión, para matar y robar para el gobierno más rico del mundo, contra el deseo de la mayoría de los iraquíes según encuestas hechas por los mismos americanos (página 2).


â淓l comandante Pérez Recena destaca orgulloso que los reclutas iraquíes ya han causado bajas a la milicia del Mahdiâ?. (p.17)

¿Qué otras barbaridades habrá dicho este legionario, que entró en las fuerzas armadas en 1968, en pleno franquismo? A Aznar no se le ocurrió a nadie mejor para llevar al pueblo iraquí la paz y la democracia, que mandar a un legionario formado por Franco. Y a los periodistas de El País no se les ocurre nada más que elogios a este señor que dice que sus reclutas iraquíes no desertan, como otros en otras regiones y que ya matan a los suyos.

Uno prefiere cien mil veces a los soldados que desertan para defender la libertad y los derechos soberanos de su tierra, a los soldados que colaboran por cobrar una paga en dólares robada a su propio pueblo.

El periodista Mister Muñoz al cubrir la retirada se dedica a contarnos las imbecilidades del campamento, que parece un campamento de cowboy, lo que es patético, mientras están matando al lado a cientos de civiles, y todo por el ansia de riqueza y de poder de los gringos. Recordemos que los EE.UU. poseen el 60% de la riqueza del mundo y que son sólo el 6% de los ciudadanos.

Parece un periodista de la prensa del movimiento incapaz de abrir la boca, de contrastar una opinión. El comandante de la legión está orgulloso del trabajo sucio realizado, y de la instrucción que han dado a los reclutas iraquíes quienes ya matan a sus compatriotas.

El periodista Mister Muñoz no se atreve a llamar resistentes a los que luchan contra la invasión USA, cuando ya en la Razón y en la Vanguardia se está llamando a los ejércitos ocupantes por su nombre. Relata los hechos, según las instrucciones que dio el Pentágono a los periodistas de guerra: nada de dar la palabra a los enemigos de los EE.UU., nada de hablar de los civiles asesinados por las fuerzas ocupantes, y sobretodo resaltar las acciones terroristas de los enemigos de los EE.UU. Veamos un ejemplo: â淟luvia de granadas en Diwaniyaâ?. â淟os militares españoles soportan un hostigamiento permanente, aunque poco efectivoâ? Estos titulares son engañosos y mentirosos, a como nos tiene habituado El País, y no tienen que ver con la letra pequeña, es decir, con la supuesta realidad que ellos mismos nos cuentan. En la letra pequeña nos enteramos que lo sucedido es al revés a como cuentan en los titulares: por un lado, â渓os rebeldes lanzaron seis granadas que cayeron a las cercanías de la base militar española y estos ataques sólo pretendían amenendrarâ?; por otro lado leemos. â淣o obstante, las patrullas españolas partieron inmediatamente a bordo de blindados y durante más de dos horas lanzaron granadas y operaciones para localizar a los responsablesâ? en conclusión la lluvia de granadas no fue una acción de los resistentes, que los pobres apenas tienen municiones, sino de los rambos españoles que quisieron jugar a la guerra como despedida.

Parece que el periodista tiene miedo de llamar a los gringos ocupantes y a los resistentes, pues resistentes ¿Tiene miedo que le regañe Mister Polanco? ¿Tiene miedo de perder el empleo? ¿Está haciendo méritos para agradar a los amos del mundo?

Yo me pregunto:
¿Es que los periodistas sólo tienen capacidad para opinar y criticar cuando se trata de machacar a los malos instituidos por los EE.UU., estilo Sadam Husein, Bin Laden, Al Qaeda y terroristas vinculados?.

¿Es que las masacres, torturas y asesinatos de civiles, causados por las fuerzas ocupantes, no existen?

¿Por qué este periodista nos presenta una canallada del comandante de las tropas españolas, como si fuera un mérito?

Recordemos que Aznar dijo que se enviaban las tropas españolas en plan misionero, para pacificar y reconstruir y democratizar el país, para labores humanitarias. Y ahora resulta que el comandante se enorgullece de que los reclutas iraquíes, instruidos por los españoles, ya matan a sus propios conciudadanos y se felicita que en su región haya pocas deserciones.

Los socialistas deben limpiar a las instituciones de estos militares formados por los franquistas, que aún no se han enterado que hay democracia en España. Pero el problema no es de los militares educados por los franquistas, sino el miedo de los gobernantes socialistas a limpiar las instituciones del Estado de franquistas. El problema son los medios incapaces de abrir la boca y opinar contra tanto facha suelto.
El único dato interesante de Mister Muñoz nos lo cuenta sin darse cuenta, al citar su larga experiencia militar del héroe de la Legión en Irak: â渆l comandante José Pérez Recena lleva 36 años en las fuerzas armadas. Todos, menos tres en la Legión (...)â?. Los españoles en vez de explicar que lo peor que puede pasar a un pueblo es la guerra civil, hecho que conocemos por experiencia propia, por la experiencia de familiares, por experiencia directa, en vez de avisar que la peor tragedia y guerra, es la de los propios hermanos, debemos ver que el comandante enviado para pacificar el país (otra mentira criminal de Aznar/PP, que no se cree nadie) este energúmeno legionario se enorgullece que los iraquíes se maten entre ellos y además chulea diciendo que es gracias a la instrucción dada por ellos, los legionarios.

Si en esta monarquía hubiera libertad, y democracia, se sacarían a tan a tan esperpéntico comandante. Pero estamos en un país donde a los canallas se les condecora, y donde los periódicos se dedican a hacer las crónicas de los canallas, haciéndolos pasar por héroes, claro está.


La desinformación no es sólo el que nos explique las babosadas de un miserable comandante de la legión, y los delirios y justificaciones de la tropa española. Todo esto está bienvenido y es información, aunque se presente como la buena, como la de los nuestros. La desinformación está en no presentar la información de los otros, en no contrarrestar las opiniones, en silenciar a los iraquíes, quienes además no tiene medios para expresarse, y silenciarnos el drama que se está viviendo en Irak.

La desinformación esta en no preguntar por las bajas de que tanto se enorgullece el legionario, al menos preguntar cuantas bajas civiles han causado sus legionarios y los reclutas. Los aliados no matan, no asesinan, ellos causan bajas. En cambio los iraquíes como son terroristas y fanáticos cometen monstruosos crímenes. Y estos monstruos además matan con cuchillos y salvajemente en vez de armas automáticas y misiles como hacen los civilizados aliados.

Este periodista antes de llegar a Irak, debía preguntarse a qué vinieron los españoles aquí y ahora a la salida, en la crónica de despedida debía preguntarles a los soldados que han hecho para la paz, que han hecho como labor humanitaria, que han hecho para la democracia y para mejorar la situación de los ciudadanos, y preguntarse cuanto les va a costar la presencia de militares extranjeros al pueblo de Irak.

Y si ya sabe para que están los españoles en Irak, no se puede quedar indiferente cuando el comandante español se alegra de que los iraquíes se maten entre ellos. Todos los ejércitos de ocupación, y todas las potencias coloniales han utilizado a los ciudadanos del mismo país como policías para dominar y someter a los países ocupados. En los campos de concentración nazi, los alemanes utilizaban a los propios judíos como policía interna, quienes castigaban y mataban a los propios judíos.

Enorgullecerse de que los soldados iraquíes maten a los suyos, es una infamia. Y vanagloriarse que esto es debido a las instrucciones de los militares españoles, es hacer pública la colaboración con los crímenes de guerra, y por tanto delito de guerra, o como mínimo colaboración en crímenes de guerra y debería ser castigado y debería ser arrestado en su llegada en España. Me gustaría la opinión de entendidos en jurídica.


Los EE.UU. quieren la guerra civil entre iraquíes. Se han dado cuenta que si quieren mantenerse en Irak y quedarse con el botín del petróleo y con el país entero, llenándola de multinacionales americanas y endeudándola de por vida, es creando ahora una guerra civil. Asesores americanos, estilo Walteur Laqueur, llevan tiempo presentando esta estrategia, que por cierto es antigua â渄ivide y vencerásâ?. La guerra civil entre iraquíes es lo mejor que puede suceder a los americanos, para justificar ante la opinión publica mundial su presencia y control militar, con el fin humanitario y loable de que están ahí para que estos salvajes moros no se maten entre sí. Nosotros en España, sabemos que el fin de la República provino de la guerra civil dentro de la zona republicana, los hechos de mayo en Barcelona.

La presente guerra civil es una guerra anunciada, es una guerra provocada y es una guerra que está lejos de terminarse porque les conviene a los norteamericanos.

En este contexto, que parece desconocer el cronista proamericano, Mister Juan Miguel Muñoz, nos duele más los comentarios alegres del legionario español.

O sea, resumiendo la historia. Los americanos crean la guerra civil y el comandante español, un legionario, está orgullos de que sus reclutas iraquíes ya maten a otros iraquíes. Y el periodista del desinformativo nacional, â淓l Paísâ?, nos entretiene loando la confraternización de los reclutas iraquíes con los ocupantes españoles y a la telenovelesca crónica nos introduce un líder que deplora la despedida, un líder que se encontraba en el campamento recibiendo una donación de los ocupantes ¿qué puede decir? .

Según la lógica de guerra de los neoconservadores, la guerra civil iraquí debe intensificarse ahora antes de la entrega simbólica del poder (para no entregar ni el poder simbólico), para justificar que las tropas americanas se mantengan en Irak, y para justificar que no se entregue el poder a los iraquíes, y para salvaguardar el botín de guerra.

Sigamos: El periodista Mister Pérez, da la palabra al teniente coronel, un tal Saleh Almaliki, un colaboracionista de alto grado, quien â測a emplea los métodos de los legionariosâ?, y está â渄ispuesto a trabajar con el diablo para mejorar el paísâ? y nos destaca su amor a los españoles con el siguiente infantilismo: â渜uiero hablar con Zapatero para que se queden los españolesâ?. El periodista no se ha dado cuenta la contradicción del alto graduado iraquí y su poca formación democrática. Pide que las tropas extranjeras se queden cuando los iraquíes piden mayoritariamente que se vayan, cuando los españoles pedimos mayoritariamente que al menos los militares españoles salgan de esta maldita guerra. Dijeron y dicen que iban a llevar la democracia y designan como teniente coronel a un tipo que no sabe que es democracia, que quiere arreglar las cosas así por teléfono, como Aznar, como Powell, que llamó al reino de Qatar exigiendo que se censure a Al Jazira, y deje de informar las docenas de muertos civiles provocados por los americanos. Powell no tendrá que censurar a Mister Pérez, aquí hay periodistas que ven venir las llamadas de teléfono y se censuran solos, aquí tenemos periodistas tan miserables que se censuran preventivamente, sin que ni siquiera les llamen por teléfono.

Sigamos con la crónica: Luego da la palabra a otro sargento español que también dice más de lo mismo y suponemos que todos piensan igual, que el triste periodista no encontró a un recluta desmoralizado, ni inconforme con esta guerra, como la mayoría de los españoles. Debemos concluir que el periodista es muy malo entrevistando, o que hay que reformar a esta Legión y a las fuerzas armadas españoles.

El periodista Juan Miguel Muñoz da la palabra a un jeque tribal que se encontraba en la base española, quien según la crónica amarillista estuvo lamentando la partida de los soldados españoles â渓a mayoría de los líderes tribales aprecia los esfuerzos de las tropas españolas por mejorar en alguna medida sus condiciones de vidaâ? pero el periodista transciende la crónica amarillista y sentimentaloide de la despedida con una mentira de Estado, made in Pentágono: según el supuesto líder tribal â渓os insurgentes que atacan la base española son terroristas extranjerosâ?. Esta mentira entra en contradicción con la declaración del comandante legionario quien afirma que sus reclutas iraquíes ya han causado bajas a los propios iraquíes.

Eso de echar la culpa a los extranjeros es una vieja y conocida artimaña de los EE.UU., repetida hasta el aburrimiento por los periodistas más arrodillados a los dictámenes de Bush, repetida hasta el cansancio por Aznar, Blair y toda el coro de fachas. Y es una vieja táctica de periodismo barato, de hacer decir a los propios árabes la propaganda elaborada en el Pentágono.

Sabemos que estas mentiras provienen del Pentágono. Pero es más difícil detectarlas cuando estas mentiras vienen envueltos en periódicos que se presenta como independientes, de izquierdas, por un corresponsal de este periódico que suponemos quiere hacer buenos reportajes sobre la guerra en Irak.
Esta teoría de la conspiración extranjera no se la cree nadie, pero parece ser que la función de los periodistas es ir repitiendo las mentiras para que al final muchos se lo crean, y crean dudas en los más desconfiados, porque lo dice alguien que está en el terreno.

Los terroristas extranjeros no son los resistentes iraquíes. Los terroristas extranjeros son los norteamericanos, los británicos, los españoles, los polacos, los dominicanos, los rumanos, los checoslovacos, los noruegos, los italianos, los mercenarios europeos y occidentales pagados millonariamente para asesinar, con el propio dinero de los propios iraquíes.

¿Es que este periodista no sale de la base militar española? ¿Es que todavía no se ha cruzado con un resistente? ¿Es que en la base militar española no hay un triste soldado, que esté contra la ocupación? ¿Es que sólo hay orgullo ocupante y patriotismo barato en las filas españolas?

Haría bien â渆l Paísâ? de contratar a otro periodista de Irak, quien al menos nos diera información de los resistentes, quienes pelean con las uñas contra el ejército más potente del mundo, y sin cobrar. Un periodista que sea capaz de hablar con unos y con otros, un periodista que sepa contrastar opiniones, que sepa qué está pasando y que entreviste a los diferentes actores en el conflicto.

Junto a las opiniones de los rambos hay que explicar lo que pasa, para que se vea que estos lunáticos están fuera de la realidad.

Desde Barcelona, con mucho cariño a los soldados que están contra esta guerra, y esperando que algún informativo les dé la palabra y los entreviste, con la misma empatía con que los periodistas del desinformativo El país entrevistan a los legionarios proamericanos.

Comentaris

Re: 鈥淟a desinformaci贸n de El Pa铆s鈥?
01 mai 2004
¿Y si boicoteáramos a El País?
Como ya hace mucho tiempo que hacemos en kaosenlared.net
Cyntia Marín (Cádiz Rebelde) [01.05.2004 14:12] - 9 lecturas - 3 comentarios



Dos hechos relacionados con este periódico han ocurrido en estas últimas semanas que merecen algo más que nuestra atención. La subvención millonaria otorgada por la Junta de Andalucía (PSOE) al grupo PRISA para que cada día hagan llegar a los centros educativos andaluces un ejemplar de El País, y la información, según la cual, el banquero de los banqueros, el acaudalado Emilio Botín, subscribe al mentado diario, gratuitamente y durante dos años, a cuanto universitario quiera darle sus datos, es algo demasiado importante como para dejarlo al margen.

La política del grupo PRISA de ganar afines entre docentes y estudiantes, con esa falsa y mal oliente cultura pseudoprogre, y de ir construyendo ideología, que, sobre todas las cosas, ponga a buen recaudo sus negocios, es la única razón de ser de este medio hegemónico en el progrerío hispano. Ya no se trata de que sus informaciones calumnien y difamen a la revolución cubana, a la bolivariana, o a cualquier movimiento de liberación; tampoco que se escondan en el prurito de diario independiente (y objetivo) de la mañana, para proteger y alentar a otra de sus empresas: el PSOE; ni siquiera que se sientan los padres propietarios de etiquetas y modernidades, según las cuales está "in" y es "guay" si ese venerado diario así lo confirma; ni siquiera que cada mañana miles compren El País, en nombre de lo menos malo o en recordatorio nostálgico con la historia que tiene detrás (no nos referimos a las tramas económicas).

Es lógico y natural que los abnegados afiliados al PSOE acudan al kiosco a ver qué línea y qué argumentos hay que defender ese día, y que los funcionarios y afines, agradecidos con razón al denostado felipismo, dejen su contribución diaria a Polanco, con un gesto reverencial, quizá, -¿por qué no?- con una foto incluida de ese tal Jesús en la cabecera de la cama, o quizá un DVD de regalo el domingo que viene, "la vida de su santidad Jesús (de Polanco)". Pero, ¿y los demás?

Se acabó. Ahora que vuelven al poder, -¿lo habían dejado alguna vez?-, y que comprar el dichoso El País ha pasado a convertirse en un ejercicio de apoyo al Gobierno y a su régimen de capitalismo con sonrisa, es hora de que miles de lectores, aunque sólo practiquen el acto en domingo, y que no coincidamos ideológicamente con la línea empresarial-ideológica del grupo PRISA, le demos la espalda, que no contribuyamos con nuestro modesto euro al crecimiento de su emporio, al que encima hay que aguantar como progresista. Que no nos asusten más conque los otros (El Mundo, ABC, La Razón) son peores, porque eso huele que apesta a voto-lectura útil. Es hora de plantearnos un boicot activo, porque ni sus tentaciones, ni sus viajes, ni sus reportajes semanales, ni sus columnistas progres que luego nos venden sesudos libros, son compatibles con una ideología de izquierda. Algún día nos tendremos que poner de acuerdo y decírselo a la cara, quedándonos sin su lectura. Es seguro que se puede sobrevivir ignorando qué dice cada día El País, incluso con buena salud.

www.kaosenlared.net
Sindicat Terrassa