Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: educació i societat : amèrica llatina
"No es fácil ser indígena, y menos si se es niño o niña"
30 abr 2004
En náhuatl o en español, los infantes de San Isidro Buensuceso, municipio de San Pablo del Monte, ven una sola realidad: "ser indígena no es fácil, y menos si se es niño o niña. En nuestro pueblo, sufre la gente; nuestros padres no tienen trabajo, y si lo tienen les pagan muy poco. Nuestras madres tienen que trabajar para ayudar a nuestro sostenimiento, para tener más dinero para podernos vestir, alimentar y mandarnos a la escuela".
Es la voz de Juan Cecilio Arce Flores la que habla por todos los niños indígenas de la entidad. Es la voz que, en vísperas del Día del Niño, se duele desde la más alta tribuna de la entidad: la sala de sesiones del Poder Legislativo, sede del primer Parlamento de los Niños y las Niñas de Tlaxcala.

De cuerpo frágil y voz tímida, Juan Cecilio es hoy el presidente de la mesa directiva del Poder Legislativo. Apenas cursa el sexto grado de primaria en la escuela bilingüe Xicohténcatl, en su natal San Isidro Buensuceso, pero ya sabe de las desigualdades entre los niños indígenas "y los normales".

Por eso hoy reprocha, en nombre de sus compañeros: "en la escuela nos piden que aprendamos todo lo que nos enseñan y yo les hago unas preguntas a todos ustedes: ¿cómo va a aprender un niño si no está bien alimentado?, ¿cómo aprender si tenemos que trabajar?"

Más ducho que muchos de los actuales diputados locales, echa mano de nuestra Carta Magna para apoyar su dicho: "El artículo 123 prohíbe que los menores de 14 años trabajen. Pero si dejamos de trabajar, ¿el gobierno nos apoyará más? ¡No, no, señores! La realidad es distinta, el gobierno no apoya a nuestro pueblo, ¡somos pobres y seguiremos siéndolo, mientras ustedes no se acuerden de nosotros!"

Y los que no se acuerdan de ellos tampoco hoy ponen mucha atención al discurso. Primero, porque el presidente de la mesa directiva diserta en su lengua nativa, y después porque apenas si puede hablar en español. ¡Si hasta los honorables diputados piensan que el niño habla en inglés!

Mientras Juan Cecilio habla, los diputados priístas Víctor López Hernández y Silvestre Velásquez Guevara se transforman y ahora hacen las veces de fotógrafos peseteros.

Aun así, Juan Cecilio no se arredra, y sigue: "A nosotros los niños nos toca la peor parte, pues mucha gente se burla de la manera como hablamos, como vestimos, como somos, sin ponerse a pensar que esa manera de ser y ese idioma existen desde antes de la llegada de los españoles, que es la lengua de nuestros antepasados y es la que nos da una identidad propia".

Y remata: "Da tristeza ver cómo nuestros hermanos indígenas son objeto de burla, vejación, maltratos, explotación y, sobre todo, si vamos a vivir a la ciudad somos vistos como los nacos que avergüenzan al país. Esa situación ¡es urgente cambiar!"

Otros 26 menores suben a tribuna. Y todos, todos, critican al sistema y a los políticos que no hacen nada por frenar el deterioro del ambiente, por evitar la desigualdad, los abusos de poder, y por fomentar los derechos de los niños.

Más de una decena de diputados observan con recelo cada una de las participaciones. ¡Tienen temor de que los menores les muestren que pueden hacer un mejor trabajo legislativo!

Y tienen razón. Ahí está Jonathan Sánchez Montes, de Huamantla, quien critica: "Nuestros gobernantes deben contribuir a la transformación de la sociedad mediante el cumplimiento de las disposiciones legales. Sin embargo, cuántas veces hemos visto el maltrato y la indiferencia de burócratas hacia nuestros familiares y vecinos en sus oficinas, donde se sienten con el derecho de humillar a quienes requieren de sus servicios.

"¿No le ha tocado hablar con alguien que mientras finge que los oye hace otras cosas, o han negociado con funcionarios que les gusta ser adulados como si fuesen faraones, pues por tener un poco de poder actúan como si fueran elegidos de Dios?"

¡Hasta el pequeño José Mendieta Fuentes muestra a su padre -el priísta Froylán Mendieta Cuapio- cómo ser diputado!

Entonces, critica algunas exigencias de los adultos y de las autoridades que demandan actitudes pacifistas de parte de los menores, cuando ellos actúan de manera contraria: "¿Cómo nos piden esto si ellos fomentan discusiones en la familia y confrontaciones entre los poderes?"

Las críticas de los pequeños parlamentarios también alcanzan a los reporteros. Arturo Covarrubias pide que "sean más veraces y profesionales, para que no digan únicamente lo que al gobierno del estado le conviene. De paso, sería conveniente reducir los salarios de los diputados".

A diferencia de los actuales integrantes de la 57 Legislatura, estos pequeños diputados sí llegan temprano a sesionar, incluso hasta dos horas antes de la cita. Y no sólo eso, hasta logran consensos sin pelea y sacan leyes por unanimidad, con recursos a veces olvidados por los "políticos profesionales".
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040430/053n2soc.php?origen=soc-jus.php&fly=1

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa