Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Un estudio sostiene que Noruega no fue imparcial en la negociación de Oslo
28 abr 2004
·Sus maniobras favorecieron a Israel, que quiso ocultar a EEUU la trascendencia del diálogo .
El estudio «Lograr la paz es un negocio redondo», escrito por la investigadora Hilde Henriksen Waage y financiado por el Ministerio noruego de Exteriores, fue completado hace diez meses pero hasta ahora no se había dado autorización para su publicación. Para su elaboración, la autora ha tenido acceso a archivos secretos del Ministerio.

Según recogía en su edición de ayer "Aftenposten", tanto Noruega como Israel engañaron intencionadamente a Estados Unidos sobre la naturaleza de las conversaciones, que durante mucho tiempo se mantuvieron en secreto. De acuerdo con Henriksen Waage, Israel no quería que Washington conociera la seriedad de las conversaciones ni que habían sido elevadas a un nivel que las convirtió, de hecho, en las primeras negociaciones entre Israel y su archienemigo, la OLP.

Durante este proceso, los negociadores noruegos apoyaron las tesis israelíes y su labor consistió básicamente en «suavizar» los puntos de vista del líder de la OLP, Yaser Arafat. Además, según el análisis del PRIO, los noruegos no hicieron mucho por tratar de hacer comprender a los israelíes la postura palestina o para revelar a estos últimos en qué puntos podrían conseguir más concesiones de Israel.

No obstante, el informe estima que, pese a que no hubo un balance equilibrado de fuerzas y la OLP estaba en una posición más débil que Israel, la postura defendida por Noruega «era el único modo de llegar a un acuerdo». Los negociadores noruegos, encabezados por el entonces ministro de Exteriores Johan Joergen Holst, querían ante todo que las negociaciones siguieran adelante, explica el centro de investigación. En este sentido, el PRIO considera que Noruega, dado su pequeño tamaño y su falta de aspiraciones mundiales, no puede ser acusada de tener una agenda secreta.

Waage presentó ayer en un seminario su informe. «No fue la amistad con Israel, sino el poder de este país lo que hizo que Noruega fuera la recadera de Israel. A inicios de los 90, Noruega ya no era un fiel aliado suyo, y cuando comenzaron realmente las negociaciones en mayo de 1993, cambió su papel de organizador por el de mediador activo», aseguró.

El actual emisario de la ONU para Oriente Medio y que también participó en el Proceso de Oslo, Terje Roed-Larsen, niega que él u otros de sus colegas favorecieran a Israel. En declaraciones a la cadena pública NRK, puso en duda el análisis y aseguró que Noruega actuó de forma neutral. Mona Juul, actual embajadora de Noruega en Israel y una de los tres mediadores noruegos en Oslo, mostró ayer su desacuerdo con los juicios de Waage en declaraciones a la agencia NTB, porque «si Noruega en algún momento hubiera actuado como recadera, los palestinos se habrían quejado, y eso no ocurrió».

http://www.gara.net/orriak/P27042004/art79984.htm

This work is in the public domain
Sindicat