Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
LA TRAGEDIA DE LOS T?TERES
27 abr 2004
LOS SERES INANIMADOS TIENEN TODA LA RAZÓN PARA PROTESTAR POR EL HONOR DE SU NATURALEZA
Al asociar un muñeco con âtragedia,â? la frase les puede parecer un insulto o una redundancia, puesto que la palabra misma de âtítereâ? de golpe nos debería indicar un ser inanimado dominado por una persona para propósitos de diversión pública. Pero si lo vemos con más cuidado, sobretodo cuando aplicado a ciertos líderes de gobierno de nuestros tiempos, los objetos podrían salir ofendidos.

Los objetos, aunque no sienten, podrían sentirse ofendidos porque ellos podrían alegar que ésa es su naturaleza: destinados a funcionar como títeres porque son objetos inanimados, no tienen vida. Pero cuando el títere es un ser vivo que siente y que piensa, digamos, el presidente de El Salvador [el anterior o el actual], el presidente anterior de España, el presidente de Polonia, de Italia, de Japón, de Chile, o cualquier otro âlíderâ? político que se ufana de su nación como âPAÃ?S SOBERANOâ? pero que responde muy obedientito a los llamados de su amo yanqui, entonces los seres inanimados tienen toda la razón para protestar por el honor de su naturaleza.

Así que, por respeto a esos objetos tan queridos de los niños/as, debemos hacer el intento de no confundir la naturaleza de los seres inanimados con los seres vivos que sienten y que piensan, y que sobretodo tienen altas responsabilidades políticas y morales con sus pueblos.

Sabemos por ejemplo que España, Honduras, y la República Dominicana han decidido retirar en el menor tiempo posible sus tropas extranjeras respectivas de Irak. Sabemos también que El Salvador, Polonia, Noruega y los Países Bajos lo harán a fines de Junio. Pero el representante del imperialismo yanqui, George W. Bush, ni siquiera les ha dado las âgraciasâ? a esas naciones que han decidido retirar sus tropas. Más bien, como respuesta, Bush dijo: âYO NUNCA PERMITIRà QUE LOS LÃ?DERES DE OTRAS NACIONES DETERMINEN LOS ASUNTOS DE SEGURIDAD NACIONAL DE AMÃRICA.â? Más claro no canta un gallo.

Segúramente Bush no puede darle las gracias a esos pobres seres vivos pensantes que prestaron âla carne de cañónâ? porque el imperio no ha terminado todavía su proyecto de genocidio y robo en Irak. Ni se sabe si lo van a terminar, porque quizá se van a quedar allí estancados, o estacados, âhasta la consumación de los siglos.â?

Pero bueno, yo puedo asegurarles que Bush no es un santo de mi devoción. Pero pese a éso. ¡Señores! No soy tan injusto para no ver el sentido de NACIONALISMO Y AUTODETERMINACIÃN que hay en las palabras de ese pobre hombre tan primitivo, aunque por supuesto sea un nacionalismo de mala levadura y tan nefasto y perverso para el destino de la humanidad. Pero hay por supuesto otras calidades de nacionalismos y autodeterminación con contenidos de decencia, dignidad, y promesa para el mundo como lo podríamos observar desde líderes como Chávez, Castro, Zapatero, y algunos pocos más.

Pero hay una pregunta que no podemos ocultar: ¿Podríamos observar un mínimo de sentido de dignidad nacional y autodeterminación en un Antonio Saca de El Salvador que dice âVamos a seguir con nuestras tropasâ? en Irak? ¿O en un Francisco Flores, en un Ricardo Lagos, en un José María Aznar, en un Ricardo Maduro, en un Jorge Batlle, en un Abel Pacheco, en un Ã?lvaro Uribe, u otros tantos más? ¿Podrían estos seres vivos pensantes, ante las órdenes inmorales del imperio, responder algún día: âYO NUNCA PERMITIRà QUE LOS LÃ?DERES DE OTRAS NACIONES DETERMINEN LOS ASUNTOS DE MI PAÃ?Sâ?? Tenemos que estar soñando para entretenernos con la idea. Y es por éso precisamente que ciertos seres vivos pensantes pueden burlarse con impunidad de sus pueblos, a un grado tal que hasta los objetos inanimados tengan que salir insultados.

Por razones de moralidad política, entonces, no podemos comparar el placer y la sana diversión que los objetos inanimados causan en los niños/as con la diversión pública de mal gusto que causan ciertos líderes políticos con sus conductas. Y ésa es precisamente su tragedia como títeres.

--Wilfredo Gutiérrez.
-------------/

This work is in the public domain
Sindicat