Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Zapatistas, aún sin agua en Zinacantán
26 abr 2004
Zapatistas, aún sin agua en Zinacantán
Zapatistas, aún sin agua en Zinacantán


Dirigido a Pablo Salazar Mendiguchía, gobernador del estado de Chiapas.

Acompañantes de la sociedad civil

Atestiguamos la falta de razón, de palabra y de vergüenza de las autoridades municipales de Zinacantán, que tal vez no lo enteraron de que, aunque lo habían prometido, las bases de apoyo zapatistas de las comunidades de Jech'vó, Elambó Alto y Elambó Bajo (que estuvieron 15 días desplazadas a la intemperie) no encontraron ni una gota de agua en los depósitos que les corresponden.

¿Será que la gasolina de los helicópteros y vehículos policiales, parapoliciales, de ¿inteligencia? etcétera, que nos siguieron es más barata o fácil de conseguir que la de la pipa que los surta del precioso líquido a que tienen derecho?

Tuvimos el privilegio de atestiguar también la dignidad rebelde y el dolor de la resistencia.

Acompañantes de la sociedad civil al retorno de los desplazados. Ofelia Medina, Concepción Villafuerte, Emma Cosío, Marisa Kramsky, Concepción Avendaño, Julieta Hernández
http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040426/correo.php?fly=1

El gobierno de Chiapas, ineficaz

Gaspar Morquecho

El gobierno de Chiapas, ineficaz para evitar la violencia.

Como sabemos, las bases de apoyo zapatistas desplazadas de Zinacantán organizaron su retorno en una coyuntura marcada por prácticas y discursos que parecían cosas del pasado en Los Altos de Chiapas, como las agresiones a la población con el argumento de la "defensa a la tradición" y a "los usos y costumbres", como hicieron los caciques priístas de San Juan Chamula a lo largo de más tres décadas.

En Zinacantán las autoridades municipales -ahora revestidas de perredistas- formaron parte de la organización Solidaridad Campesina Magisterial (Socama), de la que derivaron grupos paramilitares como Paz y Justicia en la zona norte y Máscara Roja en Los Altos de Chiapas. Perredistas que ya habían dado muestras de su beligerancia con el asesinato de priístas zinacantecos y que después, con el argumento de "defender la tradición" y los "usos y costumbres" (los suyos), agredieron a las bases de apoyo zapatistas.

Independientemente de las inserciones pagadas por el gobierno de Chiapas y firmadas por Pablo Salazar, su administración se mostró nuevamente ineficaz para prevenir la violencia -recordamos el hecho de Tres Cruces, Chamula- y neutralizar a los perredistas de Zinacantán que ya habían mostrado su intransigencia y autoritarismo al cortar el suministro de agua y con la arbitraria detención de tres periodistas en Jech'vó, entre los que se encontraba Elio Enríquez.

Como en el pasado, facciones dentro del gobierno de Chiapas instaladas en la Secretaría de Gobierno, cuyo titular es priísta, actuaron después de los actos de violencia y minimizaron los hechos.

Tenemos una versión actualizada de la ley mordaza de Patrocinio González, del hostigamiento a periodistas, y se levantan voces en contra de "los extranjeros perniciosos".

Estamos en plena coyuntura electoral. Se disputará el Congreso local y las presidencias municipales. Es evidente que el perredismo zinacanteco pretende repetir en el poder a toda costa y que para el PRD -como antes para el PRI- representaría una cuota de votos. Elección que será preámbulo de la disputa entre los partidos políticos y de los facciosos grupos de interés por el gobierno del estado y la Presidencia de la República.

En fin, una coyuntura donde las facciones políticas revestidas de cualquier partido están dispuestas a cualquier cosa en sus afanes de poder, por lo cual, ante el retorno de las bases de apoyo zapatistas a Zinacantán, se necesitará de la mayor cobertura posible.

http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040426/correo.php?fly=1
Mira també:
http://chiapas.mediosindependientes.org/display.php3?article_id=107980

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Bajo custodia civil y estatal regresan a sus casas 102 familias zapatistas desplazadas
26 abr 2004
México D.F. Lunes 26 de abril de 2004

Problemas y riesgos siguen sin resolverse en el municipio de Zinacantán, señalan.

Bajo custodia civil y estatal regresan a sus casas 102 familias zapatistas desplazadas.

El operativo de vigilancia incluyó un helicóptero, 500 policías y numerosas patrullas.

http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040426/011n1pol.php?origen=politic


Municipio de Zinacantan, Chis., 25 de abril. Las familias zapatistas desplazadas el pasado 10 de abril retornaron hoy a sus comunidades, escoltados por cerca de 200 indígenas encapuchados, bases de apoyo del EZLN de otros municipios autónomos de los Altos, y más de un centenar de acompañantes de la sociedad civil, tanto mexicanos como de otros países.

Mediante un impresionante dispositivo de seguridad y observación fotográfica y de video, el gobierno del estado siguió la caravana hasta los cuatro rincones zinacantecos adonde retornaron las familias afectadas. Un helicóptero sobrevoló la movilización durante cuatro horas, constante y circular.

Esta noche volverán a dormir en sus casas las familias zapatistas de Jech'vó, Elambó Alto, Elambó Bajo y Apaz, que huyeron después de la emboscada ocurrida en Pasté hace dos semanas, la cual provocó más de 30 heridos, algunos de bala, y dejó impávida a la justicia, mientras el gobierno primero negaba el problema, luego minimizaba y finalmente ''normalizaba'' unilateralmente la situación, sin emprender ninguna acción penal contra los agresores, pese a encontrarse identificados plenamente.

''Hemos venido hasta aquí con el fin de acompañar a nuestros compañeros y compañeras que se encontraban desplazados desde el 10 de abril. Pero el día de hoy hemos venido a dejarlos en su comunidad de origen a estos compañeros y compañeras, y aquí van a estar, porque aquí es su casa, aquí es su pueblo y nadie tiene derecho a molestarlos ni expulsarlos de su propia comunidad; ellos son zapatistas y seguirán siendo zapatistas'', manifestaron los representantes de los municipios autónomos de los Altos, en un mensaje leído en Jech'vó y Apaz.

Hoy retornaron 35 familias a Jech'vó, 19 a Elambó Alto, 33 a Elambó Bajo y 15 a la comunidad de Apaz (de los cuales hasta ahora no existía información pública). Todas permanecieron ocultas dos semanas en un predio rural próximo a Zacualpa, en el municipio de San Cristóbal de las Casas.

''Queremos decirles otra vez a los hermanos que no son zapatistas, o los que pertenecen a diferentes partidos políticos: nosotros los zapatistas no queremos pelear contra nuestros hermanos indígenas del mismo paraje y del mismo municipio. Nosotros no molestamos a nadie, no ofendemos a nadie; los zapatistas respetamos a todos sin distinción de organización, de partido o de religión. Pero también queremos que nos respeten, que respeten nuestra lucha y nuestra resistencia'', agregaba el mensaje leído por los representantes autónomos y de la junta de buen gobierno de Oventic.

''Nuestra lucha no es en contra de nuestros hermanos pobres; nuestra lucha tiene su causa justa que se llama democracia, libertad y justicia para todos. ''Por eso nosotros, como bases de apoyo del EZLN, queremos invitar a todos los hermanos indígenas, los que todavía no entienden nuestra lucha, a que reflexionen; y esperamos que algún día entiendan y se unan a nosotros para luchar juntos como hermanos.''

Un retorno anunciado

Los niños, expectantes, asustados al principio, formados en la fila de hombres y mujeres (muchos de ellos descalzos y vestidos con las ropas tradicionales de Zinacantán) que los conducen de regreso a casa. Las mujeres con chal o bien rebozo, cargando las que no un bebé y algunas pertenencias.

Los niños, tan pequeños en estas circunstancias, suben al autobús donado a los pueblos zapatistas hace años por grupos solidarios de Estados Unidos. Un camioncito escolar pintado de amarillo. Otros desplazados abordan camiones de volteo o redilas.

Los pequeños y las mujeres reciben crisantemos, flor de nube y otras flores blancas que reparten las mujeres de la sociedad civil, que también les ofrecen cobijas y bolsas de granos; pero no sonríen hasta después, cuando se encuentran a las puertas, aún cerradas, de sus casas. En los patios desnudos, sin rastros de animales domésticos.

En Jech'vó y Elambó Alto las viviendas de los zapatistas son de por sí las más pobres, en muchos casos de madera, en un municipio rural donde el grado de urbanización y de viviendas de material es elevado. Donde ya hay verdaderas mansiones, al rural modo, propiedad de los comerciantes y caciques de Nachig y Navenchauc. Les quitaron el agua a la mala a principios de 2004. ¿Quién? Los seguidores perredistas del ayuntamiento presidido por Martín Sánchez Hernández. Estos mismos agredieron a la marcha zapatista hace 15 días.

El caso de Apaz es distinto. Quince familias zapatistas de esta comunidad, vecina del poderoso Navenchauc, fueron privadas de energía eléctrica el primero de marzo. A la agencia municipal perredista del caso se sumaron en la agresión las agencias municipales de los partidos Revolucionario Institucional y del Trabajo.

Participaron hoy en la caravana civil las organizaciones internacionales Médicos del Mundo y Sipaz, las ONG de la región (Red de Defensores Comunitarios, Ciepac, Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, Compich, Fideo, Capise y otras), grupos civiles como la Colonia 5 de Marzo o el comité civil de diálogo del FZLN de San Cristóbal, y organizaciones como Las Abejas, de Chenalhó, cuyos presidente y vicepresidente acompañaron hoy el retorno de los zapatistas.

También asistió un considerable número de observadores civiles procedentes del Distrito Federal, Jalisco, Coahuila y Morelos, así como de Estados Unidos, Cataluña, País Vasco y Estado español, Francia, Italia, Suiza, Argentina, Uruguay, Alemania, Canadá y Suecia.

Al respecto, fue evidente el interés camarográfico de los enviados gubernamentales (federales, estatales y municipales), quienes llevaban la obvia indicación de registrar a todos los extranjeros asistentes. Interesante, ¿no? Sobre todo porque, como quizá ya pocos recuerdan, la primera ''explicación'' del gobierno chiapaneco sobre la emboscada de Pasté fue que ''personas ajenas al zapatismo'' habrían ''desviado'' la marcha del día 10 de abril. Acusaciones así claman por algún chivo expiatorio.

El dispositivo gubernamental contó a su vez con la participación de numerosas patrullas de la Policía de Caminos y la Agencia Estatal de Investigaciones, los titulares de Seguridad Pública y Secretaría de Pueblos Indios, agentes del Cisen y la Policía Federal Preventiva, y otros que no fue posible identificar. Desde Nachig colaboró en la conducción del operativo Juan González Esponda, coordinador de la oficina gubernamental para la reconciliación comunitaria.

Juan, no mayor de 10 años, recuerda bajo el diminuto quiosco de Jech'vó las noches de hambre, frío y miedo, en particular la madrugada del 11 de abril, cuando corrió a la montaña con su familia al verse rodeados por perredistas armados del vecino pueblo de Pasté. ''No quiero que vuelva a pasar'', dice.

A escasos metros del lugar, a bordo de un camión de la policía sectorial se encuentran 20 agentes bajo las órdenes de un alto mando de la agencia estatal de investigaciones.

En Elambó Bajo, el grupo más numeroso de zapatistas retornados aguarda en un patio a que se retire la caravana que los ha acompañado.

Conmovedoramente asidos los ramos de flores que alguien les puso en las manos, no se mueven. Y durante un rato se da una extraña contemplación mutua de los indígenas y la sociedad civil urbana que los llevó hasta allí. Hasta que alguien del segundo grupo dice ''vámonos'', los pobladores de Elambó Bajo agitan sus manos en señal de despedida e inician la recuperación de sus hogares.

En Apaz se repite la escena, sólo que en esta ocasión rodeados por pobladores del lugar, más curiosos que hostiles. En los cuatro parajes permanecerán campamentistas y observadores internacionales, atentos a la seguridad de los retornados. Colaborarán en la reinstalación de los servicios de agua y electricidad, y ofrecerán un acompañamiento mientras las familias recuperan su cotidianeidad.

Finalmente, los desplazados zapatistas dejaron de serlo. Sus problemas y riesgos, no obstante, siguen sin resolverse. Sin justicia ni reconciliación verdadera, esto fue sólo un retorno, y no en las mejores condiciones.
Avanzan investigaciones de la agresión a zapatistas: secretario de Gobierno
26 abr 2004
México D.F. Lunes 26 de abril de 2004

El funcionario encabezó el dispositivo de seguridad para el retorno de desplazados.

Avanzan investigaciones de la agresión a zapatistas: secretario de Gobierno.

Se castigará a los responsables, asegura; esta semana, el procurador Herrán entregará un informe.

http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040426/013n1pol.php?origen=politic

Nachig, Chis, 25 de abril. El secretario de Gobierno de Chiapas, Rubén Velázquez López, encabezó un operativo especial de seguridad -en el que participaron cerca de 500 policías estatales- para garantizar el retorno de 102 familias bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que hoy regresaron a las comunidades de Jech'vó, Elambó Alto y Elambó Bajo.

En entrevista, el funcionario estatal dijo que ''van avanzadas'' las investigaciones para castigar a los presuntos responsables del ataque a la caravana zapatista que el 10 de abril llegó a Jech'vó para entregar miles de litros de agua a familias a las que los militantes perredistas les suspendieron el suministro desde diciembre pasado.

Añadió que esta semana el procurador de Justicia del estado, Mariano Herrán Salvatti, entregará un informe acerca del avance de las investigaciones en torno a los hechos del 10 de abril.

Al ser interrogado por varios reporteros, el secretario de Gobierno dijo que hasta las 14 horas no se habían reportado incidentes en el retorno de los desplazados. ''La comisión que el gobernador nos dio es que el retorno sea en paz y tranquilidad'', comentó, y recordó que las autoridades municipales se han comprometido a garantizar la seguridad de las familias.

-¿Cómo van las investigaciones?

-Van a avanzando, y esta semana esperamos un informe del procurador.

-¿Esta semana se podría ejercitar acción penal en contra de los presuntos responsables del ataque a la caravana?

-No puedo pronosticarlo, pero esto está en función del avance de la averiguación; el último reporte que le dieron al gobernador es que va avanzada.
Sindicat