Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Marchan opositores venezolanos; exigen que se acepten firmas para referéndum
20 abr 2004
STELLA CALLONI

* Sin proyecto, grupos conservadores sólo buscan derrocar a Chávez: vicepresidente

* Lamenta Vicente Rangel el aumento de la presión política, rumbo a próximos comicios
En coincidencia con la reciente maniobra del Senado colombiano, el cual demandó la aplicación de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA) a Venezuela, un grupo de opositores se movilizó hoy hacia el Fuerte Tiuna, la mayor base militar de Caracas, en un intento por presionar para que se reconozcan las firmas que reunieron a finales de 2003 para convocar a un referéndum revocatorio del mandato del presidente Hugo Chávez.

El gobernante fue quien introdujo esta norma en la Constitución Bolivariana, aprobada plebiscitariamente en 1999, debido a que los gobernantes abandonaban sus compromisos de campaña y violaban la voluntad de los electores. Así, se dispuso que a la mitad del mandato podría optarse por reunir firmas para convocar a un referéndum revocatorio.

De las rúbricas recolectadas, el Consejo Nacional Electoral (CNE) confirmó la validez de más de un millón 800 mil y determinó que 143 mil 930 eran falsas. Rechazó 573 (de personas fallecidas, menores de edad o repetidas en diversos lugares) y mandó a reparo (rectificación) 879 mil, presentadas en las llamadas planillas planas, las cuales presentaban una caligrafía igual.

Hay sectores de la opositora Coordinadora Democrática dispuestos a negociar con el CNE y otros que quieren confrontarse con el gobierno, ahora que se conoce que han recibido ayuda considerable de Washington para ese fin. Los opositores recurrieron a la sala electoral del Tribunal Supremo, el cual, legalmente, no puede tomar decisiones sobre el tema, y dispuso validar todas las firmas, lo que fue rechazado por la sala constitucional del mismo tribunal. Esto puede llevar a un callejón sin salida y se teme que se intente poner en marcha otro tipo de acciones, como las llevadas a cabo por la oposición entre el 27 de febrero y el 4 de marzo pasado en Caracas y otros lugares del país, que dejaron nueve muertos y más de 100 heridos.

El gobierno denunció entonces el plan Guarimba de la oposición, destinado a crear violencia y caos, en el contexto de una reunión del Grupo de los 15 y la visita de algunos presidentes a Venezuela.

La oposición necesita validar unas 600 mil firmas objetadas para sumar 2.4 millones para el referendo contra el mandato de Chávez. Pero el problema es que nadie asegura a los opositores que puedan derrotar a Chávez, quien tiene buen apoyo popular, estimado entre 60 y 70 por ciento. La oposición, que muestra divisiones, ha comenzado otra nueva acción, convalidada por el "frente externo", la ultraderecha colombiana, a la que se sumaron el subsecretario del Departamento de Estado estadunidense, Roger Noriega, y el senador demócrata por Florida, Hill Nelson, quien acaba de acusar al gobierno venezolano de "inamistoso y hostil" con Estados Unidos. Sostuvo además que la administración de Chávez bloquea los intentos de la oposición local para activar un referéndum revocatorio.

El gobierno de George W. Bush reconoció que ha apoyado los "intentos democratizadores" de la oposición venezolana canalizando más de 10 millones de dólares para apuntalar estas acciones, que incluyeron el golpe de Estado de abril de 2002 y el "golpe petrolero" de finales de 2002 y principios de 2003. Por su parte, el vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, señaló a La Jornada que Venezuela hace todos los esfuerzos para mantener relaciones serias con Washington, pero no puede quedarse callada ante las "constantes irresponsabilidades" de algunos funcionarios que complican la situación.

Rangel sostuvo también que "realmente cualquiera puede comprobar lo que sucede con las firmas. No han reunido las suficientes y la legislación prevé el reparo de las no validadas, pero lamentablemente la oposición no tiene interés de respetar a la autoridad competente, que es el CNE. Trata de buscar subterfugios en el Tribunal Supremo. Además, si estas rúbricas son válidas, ¿por qué la negativa a la verificación? Si esto no se lleva a cabo, no sería legal ni constitucional. El mayor problema de la oposición es que hay fuertes disputas internas y que no tiene proyecto. Su único objetivo es derrocar a Chávez".

Desde su punto de vista, la oposición no quiere esperar más tiempo porque el desarrollo de todos los proyectos en marcha está mostrando a la población "que es posible un cambio, que hay futuro".

Rangel se refiere al apoyo popular que han logrado el proyecto Barrio Adentro (médicos cubanos que han atendido a millones de venezolanos pobres), el programa Robinson (de alfabetización), las misiones Ribas y Sucre (que incorporan a la educación secundaria, media superior y universitaria a miles de jóvenes pobres, por primera vez en la historia venezolana), y la misión Vuelvan caras (emprendimientos y cooperativas de generación de empleo).

Todo esto significa "pasos de consolidación" a los que se ha referido Chávez. "Esto desespera a una oposición que no se da tregua", ni siquiera de cara a la contienda electoral, en la cual se disputarán gubernaturas y alcaldías en agosto próximo, después de siete procesos electorales que ganó el presidente entre 1998 y 2001 y de una constante golpista que se expresó en diversas oportunidades.

La desesperada carrera por las cuotas de poder ha provocado en la oposición una pequeña "guerra de escorpiones". Hay un nuevo récord nacional: 673 candidatos disputan 24 gubernaturas y 5 mil 165 van por 336 alcaldías.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040420/031n1mun.php?origen=mundo.php&fly=2

This work is in the public domain
Sindicat