Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Grupos conservadores, partidarios de una intervención estadunidense: Chávez
19 abr 2004
STELLA CALLONI

* Señala que no prosperará la ofensiva de senadores colombianos contra Venezuela

* De no haber hecho fraude, la oposición habría reunido firmas para un referéndum revocatorio
La iniciativa de los senadores ultraconservadores de Colombia que solicita la aplicación de la Carta Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) a Venezuela, festejada por la oposición de este país, se estrellaría con la evidencia de que en esta nación actúan las instituciones competentes y está en marcha un proceso electoral por las gubernaturas y municipios de varios estados, entre otros elementos.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, recordó en entrevista con La Jornada que después del golpe de 2002 Estados Unidos impulsó la idea de aplicar esa carta de la OEA, lo cual fue rechazado por la Comunidad de Naciones del Caribe. "La estrategia de la oposición -aunque muestra fisuras en este caso- es tratar de lograr una intervención externa, como antes también se pidió, para no enfrentar el proceso de nuevas elecciones, en las cuales, de acuerdo con todos los sondeos, esta vez podría lograr mucho más de 4 millones de votos."

El tema divide a la oposición, en la cual hay sectores que no quieren ir al reparo (rectificación) de firmas -876 mil 17 fueron impugnadas- y otros que aceptarían. Dado que un millón 832 mil 493 rúbricas fueron aceptadas, sólo se requeriría la revalidación de 500 mil para convocar al referéndum revocatorio del mandato de Chávez.

El presidente criticó también algunas declaraciones que mostraban la molestia por el "tecnicismo exagerado" con que trabaja el Consejo Nacional Electoral. "Es lamentable que se diga esto. Si uno va a cobrar un cheque de cinco pesos, tiene que mostrar sus papeles en regla. Entonces, exigir que estas firmas sean vistas rápidamente, sin confirmar su legalidad, es violentar el sistema institucional venezolano. Lamentablemente la oposición desvía el camino y queda enredada en su propio juego. No acepta ir al reparo y recurre a la sala electoral del Tribunal Supremo, el cual no tiene facultades en este caso.

"Lo lógico es que tanto ellos como nosotros debamos acudir a reparar en los casos en que haya dudas. La oposición recurre al Tribunal Supremo de Justicia, donde hay magistrados probos y honestos, no chavistas, que se apegan a la Constitución, pero donde en el momento del golpe de abril de 2002 los opositores lograron una mayoría circunstancial de 11 magistrados, lo cuales decidieron que no hubo golpe de Estado y, lo que es aún más impresionante, que yo no había sido secuestrado ni detenido, sino 'custodiado' en esos cuarteles", expuso.

También se refirió a la división de la oposición, cuya acción mediática continúa alentando golpes y acciones violentas o intervencionistas, después de sus repetidos fracasos en los golpes cívico-militar del 11 de abril de 2002 y el paro petrolero de diciembre 2002-enero 2003. "Esta oposición no es que ahora se haya inclinado por el camino democrático, sino que continúa siendo golpista. Creo que es bueno que estén divididos, no para mí, sino que estoy pensando pragmáticamente. Sería bueno para el país que surgiera una tendencia de oposición que de verdad asumiera el camino democrático. Ojalá de todo este proceso nazca un liderazgo de oposición democrática. Yo siento que no lograron recoger las firmas, a pesar de todos los intentos de fraudes. Firmaron miles de personas muertas, es decir, se levantaron de sus tumbas, fueron a signar y volvieron a acostarse en éstas. Rubricaron menores, algunas personas tenían su firma estampada cuatro veces en distintos lugares. Hay unas 90 mil planillas que se llenaron con la misma letra y caligrafía. Además, existen impresiones digitales que no se pueden comparar con las reales. Hay mucho más."

Chávez cree "sinceramente que si hubieran trabajado seriamente podrían haber logrado las firmas, sin necesidad de hacer un fraude, ya que de hecho votaron contra mí unos 2 millones 600 mil, pero no pudieron abandonar el viejo esquema del fraude. Ojalá que la oposición vaya al reparo. Se debe revisar firma por firma. No puede quedar ninguna duda. Si ellos logran reparar medio millón de rúbricas, aquí habrá referéndum. Yo digo que si en vez de dedicarse a organizar a su gente, a explicarles seriamente, ellos hubieran recogido lo necesario, al menos lo justo; pero recurrieron al fraude, para supuestamente asegurarse y enredaron el proceso".

En estos momentos aún no sale humo blanco, pero se supone que para finales de este mes podrían estar ya acordados los lugares donde se podrán revalidar las firmas. Incluso nunca se ha puesto en duda un tema base: si hubiera habido seriedad de los observadores de la Organización de Estados Americanos y de otros oficiales, el firmazo debía ser suspendido definitivamente, porque la oposición, en especial los grandes empresarios y los gobernadores de algunos estados, obligaron a los trabajadores a presentar una tarjeta sellada en las mesas receptoras de firmas.

Diversos analistas estiman que la oposición infló deliberadamente el número de firmas ilegales para sembrar dudas, para a partir de esto aumentar la escalada desestabilizadora y golpista, tendiente a "crear condiciones" para una intervención armada de Estados Unidos.

Los sucesos en Haití pusieron en alerta al gobierno venezolano, pues esto supone que la zona caribeña ha entrado en un desequilibrio político. El pasado 29 de febrero el representante demócrata estadunidense, Charles Rangel, denunció que el gobierno del presidente estadunidense, George W. Bush, estaba detrás del golpe que derrocó a Jean Bertrand Aristide, y señaló como responsables directos a Roger Noriega, subsecretario para Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, y al asesor "especial" Otto Reich, uno de los hombres clave de la Agencia Central de Inteligencia.

Ahora el debate en torno al referéndum revocatorio puede llevar -como indican las fuertes declaraciones de algunos líderes opositores- a pensar no sólo en que la OEA intente inmiscuirse, sino a imaginar un tipo de intervención armada. Estados Unidos tiene tropas en Colombia, Haití, República Dominicana, Ecuador y otros sitios estratégicos que podrían ser utilizados como pinza sobre Venezuela. En ese contexto se ubicarían todos los movimientos opositores de los últimos meses, desde los más violentos hasta los aparentemente políticos.

El escenario democrático e institucional está abierto, pero hay que ver qué camino señala Estados Unidos, país que financia abiertamente a la opositora Coordinadora Democrática.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/abr04/040419/032n1mun.php?origen=mundo.php&fly=1

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Grupos conservadores, partidarios de una intervención estadunidense: Chávez
19 abr 2004
Joderrr!! Como intervenga EEUU en Sudamerica se arma la gorda!!

Entonces Zapatero si que tendria que utilizar a las tropas españolas para ayudar al pueblo Colombiano!!!
Re: Grupos conservadores, partidarios de una intervención estadunidense: Chávez
20 abr 2004
Estats Units, endeutats fins el coll, no podrien sostenir simultàneament un gran número de guerres amb molta pèrdua de vides a diferents llocs del món.

Si en algun país existeixen condicions per a una revolució, no és el moment de pensar-s'ho i rumiar-s'ho, sino de fer-la ja. Ara l'Imperi hauria de dividir les seves tropes, forces aeronavals, logistica, etc. per tot el món, incrementant els costos en l'aspecte financer i debilitantse en el pla operatiu a cada punt d'intervenció.

A més, la necessitat de reclutar centenars de milers de joves americans, junt amb l'impacte que tindria la multiplicació de les victimes americanes i l'increment de la pobresa produida per una economia de guerra neoliberal (durant la segona guerra mundial l'economia de guerra americana, totalment planificada, va incrementar i molt el nivell de vida dels treballadors) acabaria desetabilitzant el gegant capitalista amb peus de fang.
Sindicat