Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : amèrica llatina
¿Gas para los Bolivianos?
19 abr 2004
"...Son ellas (las transnacionales) las que determinan la política nacional de los respectivos países en función de la maximización de sus ganancias y, en ningún caso, en función del interés de sus pueblos o sus Estados nacionalesâ?
El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), el Centro de Investigación para el Desarrollo Económico y Social del Post Grado (CIDES â UMSA) y el Foro Boliviano para el Medio Ambiente y el Desarrollo (FOBOMADE) invitan al foro debate â¿Gas para los bolivianos?â? que se realizará este miércoles 14 de abril en el Palacio de Telecomunicaciones, a partir de las 9 de la mañana.

En este momento cuando el país atraviesa momentos de incertidumbre sobre el destino de los hidrocarburos y ante la inminencia de la venta de gas a Argentina, las instituciones mencionadas plantean discutir las políticas públicas de aprovechamiento de los recursos de hidrocarburos a favor del desarrollo nacional.

A fin de ahondar la información existente en la problemática de los recursos de hidrocarburos, expondrán los investigadores Carlos Arze del Cedla, Carlos Villegas del Cides-UMSA, Juan Carlos Virreira ex delegado para la capitalización, Enrique Mariaca de Codepanal y Saúl Escalera de la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba. Para el debate se ha invitado a organizaciones sociales de La Paz y El Alto.

MANDAN LAS TRANSNACIONALES
Respecto a la venta de gas a Argentina, la cual concentra hoy la inquietud de amplios sectores nacionales, un informe del Cedla establece que el gobierno ha presentado esta opción como una oportunidad para obtener ingresos para cubrir el déficit del Estado.

Paralelamente, âfuentes de Repsol habrían anunciado en Argentina que dicha compañía junto a Petrobras serían quienes exporten ese volumen de gas natural: 3 millones Repsol y 1 millón Petrobras, proporciones similares a las de las acciones de la refinería Refinor que ambas poseen y que es dueña del gasoducto por el que se transportaría el hidrocarburoâ?.

Según el Cedla, resulta interesante â?que estas empresas sean las mismas que comandan las acciones de presión sobre el gobierno argentino en torno a la supuesta crisis energética en ese país. Según datos de la Secretaría de Energía del gobierno argentino, Repsol participa con más del 45% del total de gas producido en ese país, lo que determina su posición dominante en el sectorâ?.

De este modo, âla alternativa presentada a los argentinos, de importar gas natural boliviano a un precio tres veces mayor al que rige localmente, resulta favoreciendo a las empresas que manipulan la oferta de gas en Argentina y que poseen las principales reservas de gas en territorio bolivianoâ?.

En otras palabras, concluye el Cedla, âel negocio no será en beneficio de los bolivianos, pues el Estado sólo percibirá el 18% del valor de la exportación; y tampoco beneficiará a los argentinos que, al fin de cuentas, pagarán los precios que las petroleras perseguían desde que se instalaron en el negocio argentino. Así se comprueba la supremacía de los intereses de las transnacionales en el mercado de los hidrocarburos no sólo en el ámbito nacional, sino a nivel regional, pues son ellas las que determinan la política nacional de los respectivos países en función de la maximización de sus ganancias y, en ningún caso, en función del interés de sus pueblos o sus Estados nacionalesâ?.

La Paz, 14 de abril de 2004.

http://www.cedla.org/noticias-Debate_gas.html
Mira també:
http://bolivia.indymedia.org/es/2004/04/8358.shtml

This work is in the public domain

Comentaris

Bolivia: Ley de Hidrocarburos. Cambiar para que todo siga igual
19 abr 2004
ALAI-AMLATINA 19/04/2004, La Paz.- Después de más de dos meses de consultas con las transnacionales, para lograr un acuerdo que no pudo concretar, el gobierno de Carlos Mesa hizo circular, a través de la prensa nacional, el texto íntegro de su proyecto que modifica la Ley de Hidrocarburos.

Buscando los aspectos positivos del mismo, encontramos éste que resalta: la declaración inicial de que los hidrocarburos son de propiedad del Estado. Uno segundo es que, los contratistas, están obligados a entregar la totalidad de los hidrocarburos producidos a YPFB, la empresa estatal del petróleo. Eso es todo; y, además, hay vacíos que ponen en duda la efectividad de estas medidas.


Propiedad ilusoria

La Constitución Política del Estado establece, con absoluta claridad, que todo lo que se halle en el subsuelo es propiedad del Estado. Otro artículo de la misma determina que, "los yacimientos de hidrocarburos, cualquiera que sea el estado en que se encuentren o la forma en que se presenten, son del dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado".

Sin embargo, en el proceso de capitalización (modalidad que, en Bolivia, tuvo la privatización), a través de un decreto, se entregó esa propiedad a las transnacionales que se apropiaron de la explotación, manipulación y comercialización de éstos.

A principios de este año, el presidente Mesa derogó el decreto en cuestión, aunque sin modificar la situación real, por lo
que las transnacionales siguieron actuando del mismo modo y, el gobierno, también. Tan es así que, recientemente, un
ministro dijo que, la venta de gas a la Argentina, en definitiva, era un negocio que debía concretarse entre
empresas privadas.

El proyecto de ley que ha hecho circular el gobierno, aparte de la declaración inicial de propiedad, no incluye ninguna
disposición que haga efectiva esa medida. Es más: se declara expresamente, en ese proyecto, que el Estado respeta los contratos con las transnacionales en todas y cada una de sus
cláusulas.


Palabras que fortalecen

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) –que quedó reducido a una oficina burocrática sin función específica–, será fortalecido, dice el proyecto de ley. Para esto, se le otorga tareas de acopiador y revendedor de hidrocarburos; es decir, será algo así como un agente de ventas de las transnacionales, con lo que se consolida la propiedad de los hidrocarburos en beneficio de éstas.

En un extenso capítulo, se señala a YPFB como entidad del Estado a través de la cual se celebrarán los contratos con las empresas que, en definitiva, harán el negocio de los hidrocarburos. En ninguno de los artículos se establece que
YPFB realice estas operaciones por cuenta propia.

Al no otorgarle, a YPFB, labores de exploración, explotación, industrialización y otras de la cadena productiva, la
declaración de fortalecimiento de la empresa estatal se reduce a una simple expresión de buenas intenciones, sin
consecuencias.


La médula del proyecto

La parte significativa de este proyecto, es la creación del Impuesto Complementario a los Hidrocarburos (ICH). Los
complicados cálculos que se hacen el proyecto determinan una escala de impuestos muy bajos en los actuales volúmenes de explotación y, si estos aumentasen eventualmente, en los próximos 5 años. Sólo después de ese tiempo, siempre que se produzca en grandes cantidades, el impuesto comenzaría a tener alguna incidencia.

Las acciones de los pobladores, en octubre pasado, demandaron la elevación de las regalías que, las petroleras, pagan al Estado. Actualmente, esas regalías son del 18 % sobre el volumen del producto que sale del pozo. La ley actual
establece un impuesto a las ganancias de exportación, mediante un cálculo complicado que ha dado por resultado que las empresas nunca hayan pagado tal impuesto.

La propuesta del gobierno es que se cree otro impuesto, cuyo cálculo parece que también está hecho con el propósito de burlar su aplicación. Veamos algunas alternativas: mientras la empresa produzca hasta 20 mil millones de BTU diarios, sólo pagará 2%, hasta 40 mil, el impuesto será del 5%. De ahí en adelante los impuestos serán del 10% y, a partir de 2007, se irá elevando la imposición hasta llegar a 32% en 2012. En la forma engañosa que las empresas actúan en Bolivia, es muy probable que, cuando necesiten producir más, encontrarán la forma de dividir las empresas, para que cada una produzca el tope de 5%, cuando no del nivel inferior.


Enroques y retrocesos

La publicación del proyecto estuvo precedida por cambios en el gabinete ministerial, que incluyeron la separación del
anterior Ministro de Hidrocarburos y su sustitución por el jefe del gabinete económico, Xavier Nogales, quien fungió
primero como Ministro de Desarrollo Económico y ahora está en el Ministerio de Minas e Hidrocarburos.

Personaje controvertido, por sus conflictivas declaraciones, está muy vinculado a las empresas petroleras con las cuales ha sido el negociador del gobierno, sin haber obtenido ningún resultado.

Precisamente la publicación del proyecto se hizo tras el anuncio oficial de que tales negociaciones no avanzaban y se
desistía de continuarlas. El proyecto se presentaba públicamente, a fin de que la sociedad, a través de sus
instituciones, diera a conocer su criterio.

Sin embargo, el ministro Nogales, este fin de semana, hace otro anuncio: el tope final de 32% que se señala en el ICH, se reduciría a 22% a fin de lograr un acuerdo con las petroleras.

En fin. El gobierno sigue maniatado por las duras presiones empresariales, pero también por su propio convencimiento de que son éstas las que, en definitiva, decidirán el futuro del país. El neoliberalismo sigue siendo la línea de conducta gubernamental en Bolivia.
Mira també:
http://www.aporrea.org
Sindicat