Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: corrupció i poder
Cómo desfacer el entuerto
17 abr 2004
El innombrable sacó a España de un rincón de la historia... para meterla en una ratonera.

¿Cómo deshacer ahora el entuerto del gran necio? La barbari­dad de la invasión de Irak, escudada en una sarta de menti­ras, la emprendieron Bush y Blair. Y el innombrable la se­cundó con maniobras, tapujos y embustes de la misma ur­dimbre pero también en fraude de la Constitución que exije la autorización del Parlamento y el refrendo del Rey para declarar la guerra. Pues bien, ni sometió la decisión al Parlamento con la treta de que el envío de tro­pas en misión humanitaria no implicaba entrar en guerra, ni escuchó al pueblo que clamo­rosamente repudiaba el envío como repu­diaba la invasión de Irak.

Así pues, el entuerto lo consumó enviando por su cuenta a esos 1.300 soldados en una misión simu­lada que encubre la real de reforzar a las tropas imperiales. De ese modo el innombrable comprometió gravemente, en asunto graví­simo como nunca hubo en la corta historia de nuestra democracia, al Estado español...

Ahora, con el nuevo partido en el gobierno, ha cambiado no el signo de la voluntad política de retirar las tropas que ya estaba en el programa electoral de aquél, sino la suerte de ese compromiso. Puesto que el poder político ha pasado por vía electoral a otras manos, es al nuevo gobierno a quien corresponde renovar o rescindir el pacto contraído por âterce­rosâ?...

Si Bush fuese demócrata no debería entorpecer el desig­nio de las tropas españolas que dependen ahora de un pre­sidente democrático nuevo que no coincide ni de lejos con su geopolítica. Un presidente y un partido que no aprueban, ni la decisión de llevar la guerra a Irak para ocu­parlo, ni las arteras razones que se han venido aduciendo para justificar la ocupación. Pero como Bush es cualquier cosa menos demócrata, todo aquél que se propone torcer su voluntad debe temer graves amenazas, represa­lias y asechanzas de él. Ya tuvimos ocasión de verlo cuando, primero ofreció parte del botín a quien le siguiese, y luego amenazó a la vieja Europa que se oponía a su plan criminal. Este es el asunto por donde a Shrek le pueden venir inescrutables difi­cultades. Shrek está aviado...

Pues Shrek se ve ahora en la grave tesitura de tener que rescatar el espíritu del quijote estrellado contra los moli­nos de viento en su atolondrada acometida. Así es que, si quiere sacar las tropas del casti­llo, deberá enfrentarse a muerte al feroz dragón que lo custodia. Veremos cómo se las arregla para salir del trance...

This work is in the public domain
Sindicat