Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
El Gobierno de Zapatero intentará «fortalecer» el pacto suscrito con el PP
13 abr 2004
·El PSOE reitera que ese acuerdo «ha sido positivo» y anuncia que no habrá marcha atrás en la política hacia Euskal Herria.
zp-ansar.jpg
Tras la reunión de su Ejecutiva, en la que se fijaron los ejes del discurso de investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, los dirigentes del PSOE reiteraron la «utilidad» del denominado Pacto por las Libertades, suscrito por este partido y el PP. El presidente del Senado español, Javier Rojo, situó la Ley de Partidos entre «las cosas positivas que ha traído ese pacto».

GARA

MADRID
Por si había alguna duda al respecto, el PSOE recalcó ayer, tras la reunión de la Ejecutiva federal que marcó las líneas maestras del discurso de investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, que mantendrá intacto el Pacto con el PP que ha posibilitado medidas como la ilegalización de Batasuna.

Tras el llamamiento en el que incidió Josu Jon Imaz, presidente del PNV, durante el Aberri Eguna jeltzale en Bilbo, José Blanco afirmó que «el pacto ha sido un instrumento útil, y por tanto lo vamos a mantener en sus términos y lo vamos a cumplir». Otra cosa es, matizó, que el PSOE tenga intención de «buscar la cooperación con todas las fuerzas para ser todavía más eficaces en la lucha antiterrorista, y eso lo haremos a través del diálogo», añadió.

Otros dirigentes del PSOE en Euskal Herria respondieron de la misma manera a esta cuestión. Así, el nuevo presidente del Senado, Javier Rojo, consideró en declaraciones a RTVE que «no se debe eliminar lo que ha funcionado, sino que hay que fortalecerlo, mejorarlo y adaptarlo a la realidad presente».

Para el dirigente alavés, «hoy nadie duda de que ese pacto ha traído muchas cosas positivas a este país». Entre ellas destacó la Ley de Partidos Políticos, de la que aseguró incluso que «ha dignificado y dado más calidad democrática a una situación que tenía el País Vasco y que conocía todo el mundo».

Así, Javier Rojo entiende que desde la ilegalización de Batasuna «hay más honestidad en la política, y sobre todo, hay más dignidad». Y se felicitó de que el Parlamento de Gasteiz, cuando se celebren las próximas elecciones previstas en principio para mayo de 2005, «tendrá esa lógica y esa normalidad que tienen los ayuntamientos o las juntas generales».

También para José Antonio Pastor, secretario general del PSE en Bizkaia, está fuera de toda duda que el pacto que impulsó Rodríguez Zapatero y que fue firmado también por el PP y el Gobierno español «sigue siendo fundamental».

«Parece un poco difícil que un pacto que se puso en marcha a iniciativa del propio José Luis Rodríguez Zapatero se vaya ahora mismo a dinamitar por una indicación del PNV», replicó Pastor en tono irónico ante el llamamiento dirigido en el Aberri Eguna celebrado por los jelkides en la Feria de Muestras de Bilbo.

Pastor matizó únicamente que acepta que «ha habido disfunciones en el funcionamiento de ese pacto», ya que considera que el PP «lo ha tratado de manipular y usar en su beneficio» en algunos momentos. Pero, ante ello, abogó únicamente por «modificar lo que haya que modificar» y, en su caso, «abrirlo a todas las fuerzas políticas, y también al PNV». Y resaltó, como conclusión, que «en ningún caso se nos puede pedir que rompamos un pacto que creo que sigue siendo fundamental mientras exista ETA».

Pastor fue más allá y atribuyó otras intenciones a los emplazamientos dirigidos por el PNV. En su opinión, sus líderes «están hablando pensando sólo en el rédito electoral de los votantes de HB».


Un compromiso explicitado en el programa electoral del PSOE

IRUÑEA
Pese a llamamientos como el del PNV, el PSOE en ningún momento ha puesto en cuestión el Pacto con el PP. De hecho, llevó el compromiso de mantenerlo al programa electoral con que compareció ante las urnas el 14-M.

«Nada ha dado ni dará mejores frutos para la erradicación definitiva del terrorismo que la combinación de la acción policial decidida y constante, la eficaz cooperación internacional, la movilización de los ciudadanos y la unidad de los demócratas. Basándonos en estas convicciones, propusimos al Gobierno un Pacto de Estado por la Libertad y contra el Terrorismo», se recuerda en el programa.

Posteriormente, el texto establece que «nos comprometemos a su cumplimiento escrupuloso y estricto», así como «a mantenerlo vivo y en vigor hasta la derrota total de ETA o su disolución definitiva».


Rajoy exigirá a Zapatero compromiso hasta 2008

MADRID
Pese a que el PSOE no muestra dudas sobre su disposición a seguir unido al PP en esta materia, el derrotado en la pugna por La Moncloa, Mariano Rajoy, explicó ayer que incidirá en el proceso de investidura en subrayar que en el Gobierno español «no caben vaguedades e indefiniciones». Así lo aseguró ayer Angel Acebes, nuevo secretario general del PP, que avanzó que Rajoy defenderá que «mantener la letra y el espíritu» del pacto y «abrirlo a partidos como ERC» son cuestiones que el PP considera «incompatibles».

«Ha llegado la hora de la responsabilidad, y de que el señor Rodríguez Zapatero se comprometa y sea claro: ya no valen las buenas palabras y mensajes de buena voluntad, como cuando estaba en la oposición o en la campaña», afirmó Acebes. Para ello, reclamarán al PSOE que explique con claridad si va a mantener el Pacto «para toda la legislatura, con la letra y con el espíritu».


Fin de un modelo y el factor catalán
Iñaki IRIONDO Llama la atención que cuando los partidos hablan de «pactos antiterroristas» se sigan refiriendo exclusivamente a cuestiones relacionadas con ETA, como si el 11-M no hubiera existido y todo el mundo se sintiera más confortado manteniendo el debate en términos conocidos, que resultan más manejables que asomarse al abismo que se abrió con los atentados indiscriminados en trenes.

Aun ciñéndonos a tan estrecho guión, cabe afirmar que la fórmula del «Pacto Antiterrorista PP-PSOE», como modelo de relación entre los partidos ante una cuestión de Estado tan sensible, estaba acabada antes del 14 de marzo. La abusiva instrumentalización hecha por el Ejecutivo de Aznar soliviantó al partido de Rodríguez Zapatero en más de una ocasión. En junio de 2003, el secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, Javier Rojo, dirigió una carta a Javier Arenas denunciando la manipulación del pacto y la «miserable utilización del dolor». Al final, el malestar con la actitud del PP llegó incluso a las bases del PSOE. José Luis Rodríguez Zapatero le sirvió en bandeja a José María Aznar un instrumento de dominación, y mientras los latigazos fueron para otros todo fue viento en popa. Pero la conformación del tripartito catalán con la inclusión de ERC ­un partido abiertamente enfrentando con las tesis de ese pacto­ y las reacciones y movimientos políticos que siguieron al conocimiento de la entrevista de Carod-Rovira con ETA y al alto el fuego decretado por la organización armada en Catalunya acabaron por dar al traste con el modelo suscrito con toda solemnidad el 12 de diciembre de 2000 en el Salón de Tapices de La Moncloa, presidido por la bandera de España y la mirada severa de Aznar. Al inicio de la campaña electoral la necesidad de introducir cambios y abrir la puerta a otros partidos era asumida por la dirección del PSOE y, con muchísimos matices, también por el propio candidato del PP, Mariano Rajoy.

Pese a todo lo anterior, es natural que el PSOE insista en asegurar que el "Pacto por las libertades" se mantendrá «en todos sus términos». Cualquier otra declaración sería asumir un fracaso propio y abrir un flanco gratuito e innecesario a la furibunda reacción del PP y sus tentáculos mediáticos. Por otra parte, a este tipo de acuerdos ­como el Pacto de Madrid de noviembre de 1987 y el de Ajuria Enea de enero de 1988­ que se inician con pomposos alardes, nunca se les firma el acta de defunción. Son superados por la práctica y el tiempo.

El Pacto PP-PSOE tenía un fondo muy político, dirigido contra las bases del Acuerdo de Lizarra-Garazi ­extensible también a principios del nacionalismo catalán­ y una forma muy estricta y excluyente, a imagen y semejanza de Aznar. Queda por ver cuál es el modelo que ahora propondrá Rodríguez Zapatero. En las formas, parece asemejarse más al Pacto de Madrid del 87, muy centrado en el Congreso de los Diputados. El fondo, todavía, es una incógnita.

El PSOE lanza ofertas de cooperación, pero habrá de contar también con los partidos que se la pueden prestar, algunos muy críticos con el modelo anterior. Haría bien el nuevo Gobierno en atender a las voces que le lleguen desde Catalunya. Desde allí, incluso en los momentos más duros, se ha mantenido la necesidad de dialogar y buscar un acuerdo con la izquierda abertzale. Lo ha dicho Artur Mas, lo ha dicho Josep-Lluís Carod-Rovira y también un tal Pasqual Maragall, a quien tanto debe Zapatero y que tanto le puede ayudar. -
Mira també:
http://www.gara.net

This work is in the public domain

Comentaris

El PSOE fa el segon 'lleig' a Maragall en 48 hores
13 abr 2004
El secretari d'organització del PSOE, José Blanco, va deixar clar ahir que no ampliarien el Pacte Antiterrorista a altres formacions polítiques a més del PP tal com va demanar Pasqual Maragall en el ple del Parlament del passat dia 24. Maragall, després d'una intervenció d'Artur Mas, va considerar que arran de l'11-M el pacte firmat per PSOE i PP resultava "insuficient" i va instar José Luis Rodríguez Zapatero, a impulsar un nou acord de totes les forces democràtiques "en el termini més breu possible". El rebuf de Blano es produeix l'endemà que la secretària de política internacional del PSOE, Trinidad Jiménez, afirmés respecte a les peticions de més autogovern a Zapatero que "ningú li indica com ha de governar".
Re: El Gobierno de Zapatero intentará «fortalecer» el pacto suscrito con el PP
13 abr 2004
Si mal no recordo, el pacte per al govern de la Generalitat entre Psc-ErC-ICv inclou una clàusula prou clara on els signants es comprometen a no mantenir cap pacte amb el PP. S'exclouran doncs d'aquest pacte "todo-vale-por-la-unidaz-d-españa-con-la-excusa-de-ETA" amb el PP, els sociates catalans? I si no ho fan, com es previsible, denunciaran els republicans o els iniciatius l'incumpliment del pacte sobre el que es fonamenta el govern tripartit? Renunciaran a tirar de mamella per aquesta nova aixecada de camisa? (Bracons, CCRTV...)

En Carod va treure els resultats coneguts amb un missatge d'esperança sobre el "canvi de règim" i la defensa de la via del diàleg per solucionar els conflictes, pensant molt especialment, a ningú se li escapa, en els conflictes de caire nacional que genera la imposició de l'estat español als pobles que no el volen. Doncs bé, encara no governen els sociolistos i ja els estan donant pel sac. Ells, com diuen, ja tenen un pacte "entre las dos principales fuerzas políticas nacionales" -Viva el glorioso ejército nacional!- i la resta si vol que s'hi afegeixi de comparsa. El mateix discurs que el Pp. Tanta història per no moure'ns d'allà on erem. I pel que fa a les actuacions imperialistes al pròxim orient, tres quarts del mateix. Són els mateixos gossos (españoles por la gracia de dios y con el beneplácito del tio Sam) amb diferents collars.

Espero que si més no, els d'ErC i els d'ICv tinguin la dignitat de no votar a favor de la investidura del nou Gonzalez del s XXI. Amb aquesta colla de Tamayos y Roldanes, Bonos y Barrionuevos no anem enlloc.

Si la dreta catalana va caure en el parany "possibilista-pragmàtic" de pactar amb la dreta española, ara, les esquerres institucionals nostrades tornen a fer el mateix paper subaltern i llepaculs. Frustrant o desesperant? Quan de temps haurem d'aguantar aquest estat "memocrático de zarzuela barata"?
Re: El Gobierno de Zapatero intentará «fortalecer» el pacto suscrito con el PP
13 abr 2004
Votants i votantes d'erc repetiu amb mi:
Gi-li-po-lles
Sindicat