Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió : guerra
Awni al-Kalamyi -Aliança Patriòtica Iraquí- : "La resistencia iraquí no es al-Qaeda"
04 abr 2004
"Estamos resistiendo al invasor. Nuestros dos objetivos principales son expulsar a la ocupación y crear un sistema democrático que permita la reconstrucción del país, rehacer la economía, asegurar los derechos individuales y colectivos, rehabilitar los derechos de las mujeres, crear un país independiente que no esté sujeto a la injerencia exterior; un país en definitiva democrático, libre y soberano", dijo Awni al-Kalamyi* dirigente de la Alianza Patriótica Iraquí, en entevista en árabe, traducida por Iñaki Gutiérrez de Terán.

Pregunta (P): ¿Cuál es la situación en Iraq un año después de la intervención militar de la coalición?

Respuesta (R): Lo que suelen dejar todas las ocupaciones es un desgaste y una gran falta de desarrollo para el país ocupado. Por eso es normal que veamos que un año después de la invasión sigue habiendo inseguridad y muchos problemas. Ello es normal también porque a la ocupación le interesa que haya una situación de tensión y de inestabilidad para justificar su presencia en el país.

Hay que tener en cuenta además que la ocupación estadounidense no deja de ser una nueva experiencia colonialista. Sin embargo, hay que establecer diferencias entre el colonialismo británico, francés o portugués, y [este nuevo] neocolonialismo estadounidense. El francés se caracterizó en algunas etapas por el intento de desarrollar la sociedad donde vivía, de crear infraestructuras; mientras que el colonialismo portugués lo que hizo fue arrasar lo que había, crear algo nuevo y dominar a partir de su presencia militar. En cambio, el colonialismo británico era una especie de mezcla entre los dos, un dominio político poderoso y un dominio militar igualmente poderoso que intentaba compaginar las dos vertientes.

Por el contrario, la ocupación estadounidense se basa ante todo en la fuerza, en la brutalidad y en el desprecio de las organizaciones internacionales. Este colonialismo es nuevo en el sentido de que desprecia todas las leyes que podrían encauzar su sistema de ocupación. Y además tiene una particularidad hasta ahora inédita, su vinculación con Israel. En realidad lo que desea Israel en este nuevo Iraq es evitar que resurja una nueva sociedad, un nuevo Estado, un país poderoso; a Israel le convendría que se destruyese totalmente Iraq, o por lo menos que no volviese a levantarse. Y en ese sentido es cierto lo que se está diciendo en muchos sitios, incluso en EEUU, acerca de que la ocupación de Iraq se ha llevado a cabo más con vistas a favorecer a Israel que a favorecer los intereses inmediatos de EEUU.

P: El caos general y la falta de control del Consejo Gubernativo (CG) iraquí y la Autoridad Provisional de la Coalición (APC) , ¿hasta qué punto se deben a sus propios errores o a un éxito de la resistencia?

R: El CG es un instrumento creado por las fuerzas de ocupación tres meses después de haber ocupado el país. Lo nuevo no son los individuos que lo componen -que son personas que ya colaboraban con EEUU desde hace años [1]- si no el instrumento [en sí].

Recordemos que cuando las fuerzas ocupantes entraron en Bagdad con muchos de estos integrantes del CG y de la oposición alentada por EEUU, EEUU les dijo "gracias, ya no os necesitamos más, marchaos a casa". La idea era utilizar esa oposición para justificar la invasión, para que les aportasen una plataforma dentro de Iraq y luego desprenderse de esa oposición y actuar ellos mismos. El problema es que cuando los estadounidenses entraron en Bagdad se dieron cuenta de que lo que pensaban iba a ser una recepción entusiasta por parte de la población fue frialdad e incluso resistencia firme. En ese momento se dieron cuenta de que necesitaban algo más que su propia presencia para mantenerse en el país y ahí nació la necesidad de volver a contar con esos representantes de la oposición y de crear un sistema de gobierno artificial. No hay nadie en Iraq que no sepa que este CG es un instrumento en manos de la ocupación estadounidense. Y lo que demuestra la verdadera función y el grado de dependencia de ese Consejo es que el máximo representante [de la ocupación] en Iraq, que es [Paul] Bremer, tiene el derecho de imponer el veto a cualquier decisión del CG que no sea de su agrado. Esto demuestra a las claras la verdadera dimensión de este sistema de gobierno.

Por tanto, todo esto quiere decir que lo que hace el CG dando la impresión de que son pasos mal encaminados o errores, en realidad son el cumplimiento de órdenes dadas por las autoridades ocupantes. Uno de los ejemplos es el propio documento de constitución temporal aprobado hace unas semanas [2], en el que a la vista de las dificultades del Consejo tuvo que ser la propia intervención de Bremer la que impusiera su firma, amenazando incluso a algunos miembros con retirarles de las labores de gobierno.

Limitaciones y logros de la resistencia iraquí

P: ¿En qué situación está la resistencia? ¿se puede hablar de un ala política militar y otra más popular como ámbitos diferentes pero bajo un único mando?

R: No hay una única dirección ni un único mando, ya sea en el ámbito político, económico, militar o cultural, y éste e sin duda uno de los defectos de la resistencia actual. Ahora bien, esta falta de unidad entre los mandos -y no sólo de un mando unificado, ya que dentro de cada sector tampoco lo hay-, ¿es un defecto inherente a la resistencia [iraquí]? Para abordarlo hay que tener en cuenta una serie de circunstancias y que la resistencia hace frente actualmente en Iraq a momentos muy difíciles.

En primer lugar, es la primera vez en la Historia moderna que se conforma un movimiento de resistencia con tanta rapidez, nunca habíamos visto que en cuestión de semanas se hubiese organizado una resistencia que estaba haciendo frente al invasor. En segundo lugar, esta resistencia se está enfrentando a la mayor fuerza militar en la Historia de la Humanidad. Y además, para nuestra mala suerte, EEUU ha llegado a [adquirir] una fuerza militar, un desarrollo tecnológico y un dominio del mundo que no tenía en otros momentos en que tuvo que hacer frente a resistencias nacionales como en Vietnam. Una tercera razón es que ahora mismo, en contraste con Vietnam, no tenemos un equilibro internacional, bloques o fuerzas paralelas que puedan contrarrestar en el ámbito internacional el poder de EEUU. En concreto, la resistencia no tiene un Mundo ?rabe, una Nación ?rabe, una fuerza política árabe capaz de presentarse como potencia política internacional. Los tiempos del nacionalismo árabe, del poder de las masas árabes en la calle, han quedado atrás. Los países del entorno, desde Turquía hasta Arabia Saudí, desde Jordania hasta Irán, están prestando de una forma u otra apoyo a las fuerzas de la ocupación.

Y aún así, con todos estos inconvenientes, tenemos una resistencia que ha conseguido más logros en cuanto a hacer daño a las fuerzas de ocupación que la resistencia en Vietnam durante sus primeros años [3]. Como ejemplo, tomemos las cifras de muertos, heridos y suicidios por depresión entre los soldados estadounidenses; el propio mando militar ha tenido que reconocer que [las fuerzas de ocupación estadounidenses] sufren al día una media de 35 ataques por parte de la resistencia. Pero a pesar de todo hay que tener en cuenta los logros que se van alcanzando y entre ellos que poco a poco se van creando unidades en los ámbitos de la resistencia, que cada vez se avanza en el reagrupamiento de los diversos grupos de oposición y que esperamos que llegue un momento en que haya una unificación de todos los mandos de tal manera que haya una única resistencia bajo una única dirección.

Al-Qaeda no es resistencia iraquí

P: EEUU insiste en ver la mano de al-Qaeda detrás de la resistencia iraquí. ¿Qué tiene que decir ante eso? ¿Qué participación civil popular tiene la resistencia?

R: Es una presunción estúpida e interesada decir que [la resistencia iraquí] es al-Qaeda. Yo haría lo mismo si fuese [del gobierno] estadounidense: insistiría ahora en que al-Qaeda o un elemento externo está organizando la resistencia en el interior de Iraq, por una sencilla razón: los estadounidenses pensaban que cuando llegaran a Iraq serían recibidos con abrazos y flores, pero se han encontrado con una oposición terrible que ni ellos mismos podían esperar que fuese tan fuerte.

Lo que les interesa ahora es dar esa impresión de que hay alguien que desde fuera está organizándolo todo e impidiendo que la población acoja con optimismo la presencia estadounidense. Hay que tener en cuenta que al-Qaeda no ha sido la primera acusada; la primera argumentación [de los ocupantes] fue decir que la resistencia no era más que los flecos o los restos del régimen anterior del Ba'az. Pero cuando vieron que no había ni un solo iraquí que diera crédito a ese tipo de explicaciones empezaron a utilizar el argumento de al-Qaeda o el argumento de que había grupos extranjeros, gente infiltrada que se introducía en el país y provocaba esta situación. Y tras no haber podido convencer a nadie de que son grupos externos recurren ahora la idea de [que es] al-Qaeda, como si tuviese una especie de estructura interior que lo organiza todo dentro del propio Iraq. Finalmente, cuando vieron igualmente que muchas de estas explicaciones tampoco tenían éxito entre la población dijeron que lo que está pasando es que hay una resistencia religiosa que se concentra en un grupo religioso, los árabes sunníes, y que se concentra en "el triángulo sunní".

Pero todo ese tipo de explicaciones, lo de Sadam Husein, los grupos extranjeros, al-Qaeda, o la resistencia sunní, comenzó a caer por su propio peso cuando cayó Sadam Husein y se dieron cuenta de que no sólo había resistencia en el triángulo sunní, sino en muchas zonas de Iraq también. Es entonces cuando los estadounidenses empezaron a hablar de la necesidad de [recabar] apoyo internacional, de la implicación de Naciones Unidas [4] y de que los Estados del entorno se implicasen para poner coto a eso que llaman los estadounidenses terrorismo.

Y del mismo modo que hay que reconocer que la resistencia tiene algunos defectos, como la incapacidad para hallar un mando unificado, también hay que reconocer que es una resistencia iraquí al cien por cien, que está formada por elementos del interior del país, sobre todo elementos no confesionales; es ante todo laica. Y lógicamente, del mismo modo que los estadounidenses son incapaces de cerrar las fronteras y de impedir que entren algunos elementos árabes o algunos elementos islamistas, ¿cómo va a poder hacerlo la resistencia? La resistencia no es responsable de que entren algunos elementos del exterior y se dediquen a hacer su guerra particular, que no tiene nada que ver con la guerra de la resistencia, que representa un objetivo y una serie de organismos y formaciones laicas en primer lugar. Al-Qaeda no ha sido creada por la resistencia. Al-Qaeda y sus grupos de islamistas fueron creados por los estadounidenses cuando los llamaban muyahidines y decían que estaban ahí [en Afganistán] para combatir el peligro soviético. Por lo tanto, a nosotros que no nos metan en ese tipo de polémicas porque es un asunto que concierne a al-Qaeda y a los estadounidenses, y ellos sabrán qué relaciones han mantenido entre ellos y qué relaciones mantienen ahora.

La Resistencia y el "traspaso de poderes"

P: Paul Bremer ha reconocido que prevén un recrudecimiento de la resistencia a medida que se avanza en la transición. ¿Hasta dónde podrá llegar la resistencia?, ¿piensan bloquear el traspaso de poder en junio?

R: A nosotros nos interesa muy poco el tema del traspaso de poderes o cómo se vaya a hacer, y ello por una sencilla razón: porque el propio Bremer en conferencia de prensa dijo que no hay ninguna relación entre el traspaso definitivo de poderes y la marcha de las tropas estadounidenses, que se quedarán en el país independientemente del traspaso de poderes [5].

Todo el mundo sabe en Iraq que el CG es un objetivo de las fuerzas de la resistencia, en tanto que son agentes e instrumento de las fuerzas de ocupación. Por lo tanto, es un objetivo lícito de los resistentes. Independientemente de que [los ocupantes] cedan o no el poder, nosotros consideramos que cualquier medida que se adopte en tal sentido bajo la ocupación es ilegal. Lo que queremos es que la ocupación termine y que se tomen decisiones en un ámbito de libertad y transparencia.

P: ¿Por lo tanto se puede decir que la resistencia no se detendrá hasta que se expulse definitivamente a las fuerzas ocupantes?

R: Absolutamente.

Objetivos de la Resistencia armada

P: ¿Qué objetivos consideran ustedes objetivos legítimos de la resistencia?

R: Antes de nada hay que decir que la resistencia iraquí es ante todo una resistencia legítima, no porque lo digamos nosotros, sino porque todos los documentos internacionales, el Derecho Internacional, el sentido común, incluso las leyes religiosas, lo que han hecho los hombres y lo que han hecho los dioses dan a entender que es lícito que un pueblo resista a la ocupación extranjera. Estamos resistiendo al invasor. Nuestros dos objetivos principales son expulsar a la ocupación y crear un sistema democrático que permita la reconstrucción del país, rehacer la economía, asegurar los derechos individuales y colectivos, rehabilitar los derechos de las mujeres, crear un país independiente que no esté sujeto a la injerencia exterior; un país en definitiva democrático, libre y soberano.

P: Cuando le preguntaba por objetivos me refería a objetivos militares. En ese sentido, ¿cuál es su límite?

R: Hay que tener en cuenta que en lo referente a los objetivos militares la resistencia ha llegado ya a un punto excepcional, el Pentágono reconoce decenas de ataques al día y miles de heridos y muertos [entre las tropas de ocupación]. La resistencia ha llegado a atacar al propio Bremer, a atacar incluso al [secretario de Estado estadounidense] Wolfowitz [en Bagdad], y todos estos datos son reconocidos oficialmente por los estadounidenses. La resistencia ha llegado ya a un nivel en que está en un combate de tú a tú con los estadounidenses, pero hay que tener en cuenta que no nos hallamos ante los estadounidenses que había en Somalia ni ante los que había en Vietnam; estamos ante una fuerza mucho más asentada y por tanto la resistencia necesita de mucho más tiempo y mucha más elaboración para seguir atacando y obligando a los estadounidenses a recular e ir abandonando poco a poco el país.

P: ¿Todos los medios son válidos para la resistencia? En un país donde los ocupantes están tan imbricados con la población civil, ¿cómo se evitan los daños a los propios civiles iraquíes?

R: La resistencia se centra en objetivos militares. Todos los atentados que ha habido contra civiles en los que han muerto personas inocentes, ya sea el atentado contra la Cruz Roja, los últimos de Karbala o Bagdad cuando las celebraciones shi'íes [6], o el de la sede de Naciones Unidas no han sido obra de la resistencia. Hay que ver [en ellos] la mano oculta de servicios de inteligencia extranjeros como la CIA o el Mossad. Esto es algo que ningún iraquí duda e incluso un dirigente de la importancia del [ayatollah] Ali as-Sistani lo reconoció y declaró que esos atentados [de Karbala y al-Kadimiya, en Bagdad] no tenían nada que ver con los iraquíes, que había sido obra de alguien del exterior. Y de hecho, después de aquellos atentados en Bagdad y Karbala vimos cómo la gente salía a la calle, shi'íes y sunníes hombro con hombro, profiriendo lemas en contra de la ocupación y diciendo que todos somos hermanos y que este país no está en venta.

La falsa división confesional y étnica

P: ¿Hasta qué punto la resistencia se está extendiendo del centro sunní al sur shi'í y hasta qué punto se están incorporando fuerzas shi'íes a ella?

R: Antes de nada, nosotros nos negamos a hablar de partidos, de formaciones o de facciones shi'íes y sunníes, puesto que para nosotros Iraq es una realidad que está al margen de la división religiosa. Tenemos partidos políticos, asociaciones, organizaciones... pero no sabemos qué es eso de organizaciones shi'íes o sunníes. Hay cosas curiosas que mucha gente no tiene en cuenta, como el hecho de que un partido, el Ba'az -que ha sido acusado siempre de favorecer a los sunníes-, antes de ascender al poder en 1963, en uno de sus congresos regionales nombrase a quince personas que habrían de dirigir el mando regional [7] del mismo y que los quince fueran todos shi'íes. Esto ilustra cómo en aquel momento nadie tenía en cuenta si se era shi'í o sunní, sino que simplemente se elegía las personas por otras consideraciones. Es una norma y una regla que intentamos aplicar ahora.

¿Eso significa que no hay excepciones? sí, hay excepciones. Tenemos por ejemplo dos partidos, el Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Iraq (CSRII) y ad-Dawa, que son formaciones religiosas de orientación shi'í que están [representadas] en el CG. Pero las evidencias y los documentos nos dan a entender que estos dos partidos -que sí son eminentemente religiosos- fueron formados a raíz de la guerra irano-iraquí por voluntad expresa [del clero] de Irán. Incluso las formaciones militares de estos dos partidos, sus brigadas armadas, están integradas por ex prisioneros de guerra iraquíes que recibieron un trato especial por parte de sus captores [iraníes] y que se han ido integrando en estas milicias armadas que lo que hacen es defender la visión geoestratégica de Irán.

Incluso dentro de la gran comunidad shi'í hay cientos de miles de shi'íes que están en contra de la ocupación y que se agrupan en torno a la figura de Moqtada Sadr [8], que representa a ese grupo de dirigentes religiosos activos y que se expresan en contra de la ocupación. E incluso ese espectro de los shi'íes que pertenecen al grupo dirigente shi'í que nada dice en contra de la ocupación, representado parcialmente por as-Sistani, se ha manifestado en contra de la constitución temporal y ha dicho que es una burla histórica y un gran peligro para la integridad del país.

La API y el frente unificado de la resistencia iraquí

P: Ustedes estaban intentando formar un frente político unificado de la resistencia. ¿En qué punto está ese proceso y qué relación mantiene la resistencia política como la Alianza Patriótica Iraquí (API) con la resistencia más militar?

R: La postura de la API es clara: resistir y oponerse a la ocupación por todos los medios legítimos a nuestro alcance. En el ámbito político lo que intentamos es establecer un frente unido de todas las fuerzas que coinciden con nosotros en este punto, a fin de formar un grupo de resistencia política. Estamos avanzando bastante [en esta línea].

P: ¿De ese frente estarían excluidos los grupos como ad-Dawa o los grupos kurdos que han formado parte del CG?

R: Hay que tener en cuenta que nosotros diferenciamos entre grupos políticos y comunidades y también entre los grupos políticos, sus dirigentes y todos los cuadros inferiores que forman parte de él. Por ejemplo, en el caso del Partido Comunista Iraquí (PCI), una cosa es que estemos en contra de la dirección que ha participado en este CG y otra cosa es que no sepamos que hay una buena parte, la mayoría de las bases y los simpatizantes de este partido, que no están de acuerdo con la ocupación. Una cosa es que pensemos que los partidos kurdos de ahora están tomando una actitud equivocada y otra cosa es que no sepamos que el pueblo kurdo se merece sus derechos y tiene derecho a conseguir lo que desea, pero dentro de un sistema democrático no fomentado por la ocupación. Y lo mismo vale para los dos grandes grupos políticos shi'íes en el CG y a los que consideramos de formación iraní y que no representan a esos millones de árabes shi'íes que forman parte consustancial de Iraq y que no tienen por qué sentirse representados por dichos grupos.

Evidentemente, un Iraq democrático y libre no tendría que contar con este tipo de dirigentes que no representan verdaderamente a sus comunidades y que lo que han hecho es echarse en manos de los estadounidenses. Yo querría formular una pregunta a cerca de cómo se ve en Occidente el CG porque hace diez años, durante la ocupación de Kuwait, Sadam Husein nombró un gobierno títere [en Kuwait] y en aquel momento se dijo que era un gobierno títere. ¿Por qué ahora cuando los estadounidenses han llegado aun país, han formado su gobierno, ha impuesto su forma de dirigir el país y aquí nadie habla de que se trata de un gobierno títere? ¿por qué esa dicotomía a la hora de valorar una cosa y la otra?

Amenazas

P: ¿Hasta qué punto su vida cotidiana está condicionada por pertenecer a la API?, ¿está limitada?, ¿tiene que mantener condiciones de clandestinidad?

R: Resido en Dinamarca y tengo que decir que el gobierno me detuvo seis días antes de la caída de Bagdad; en plena guerra fui detenido por la policía danesa. En aquel momento, cuando la detención, una docena de agentes estuvieron trece horas registrando mi casa, desmontaron desde los muebles al equipo informático buscando pruebas que me implicasen en lo que la policía danesa decía que era "colaboración con el enemigo". Cuando les pregunté quién era el enemigo -estábamos en planea guerra- me dijeron que el enemigo era Iraq. Querían aplicarme una pena mayor que la que se aplica en Dinamarca en caso de asesinato precisamente por colaboración con el "enemigo". Yo les dije que iba a oponerme a la ocupación, a luchar contra la ocupación y que incluso que si había daneses allí implicados lucharía contra ellos. Al fin y al cabo, llevo 35 años amenazado, viviendo en el exilio, perseguido por el propio régimen [iraquí] y considero cada día más que sigo vivo como un regalo. No estoy ahora para este tipo de amenazas añadidas. Es un honor para mí y para toda mi familia luchar para defender nuestro país.

P: ¿Cuándo se darán condiciones para que pueda volver a Iraq?

R: Hay dos cuestiones que hay que tener en cuenta. Una es técnica: necesito documentos para entrar en el país de forma legal y debido a las vicisitudes actuales la entrada al país se hace por los países del entorno con los cuales no mantengo una buena relación. Esto no quita para que no pueda entrar en el país de forma clandestina, como en los tiempos de Sadam Husein, sin que lo supiesen los servicios de seguridad. Y los servicios de seguridad estadounidenses no tienen por qué ser más efectivos de lo que eran los de Sadam Husein. Pero además hay una cuestión política añadida, que es que la API y los grupos políticos a los que pertenezco siguen considerando que hay una tarea que se debe cumplir en Europa antes de regresar a Iraq. Pero de todas formas en cualquier momento puedo dejar Dinamarca y trasladarme a Bagdad en cuanto haya una necesidad política.

Los atentados del 11-M

P: ¿Cómo ha interpretado Usted los atentados del 11 de marzo de Madrid?

R: El pueblo español es un pueblo consciente, que se opuso a la guerra, que tiene una conciencia y una actitud muy firme. Condenamos este atentado y no estamos en absoluto de acuerdo con él. Estoy seguro de que muchos de los que murieron en esos trenes tenían en sus carpetas alguna pegatina que decía "No a la guerra", o que sentían que la guerra de Iraq había sido injusta.

P: Sin embargo buena parte de los autores de atentados de sello islámico en Madrid y en otras partes del mundo consideran la causa iraquí como una causa internacional y reivindican los atentados en relación a la resistencia y la causa iraquí. ¿eso les perjudica?

R: Sospecho perfectamente quién está detrás de los atentados de Madrid, y no tienen nada que ver con quien los ha reivindicado. En un futuro próximo veremos cómo los atentados van a confirmar la tesis de que existe una mano extraña detrás de todo esto que no tiene nada que ver ni con la resistencia ni con la causa iraquí.

Notas de CSCAweb:

  1. Véase en CSCAweb: EEUU y Gran Bretaña vuelven a convocar en Londres a una enfrentada oposición iraquí para diseñar el futuro de Iraq tras la guerra y ocupación del país y enlaces relacionados.
  2. Véase en CSCAweb: Rubricada la Constitución provisional para Iraq: libertades formales, ocupación efectiva y Comunicado del CSCA: Detrás de los atentados sectarios de Karbala y al-Kadimiya, la lógica de los ocupantes
  3. Al-Kalamyi se refiere aquí al dato de que el número de bajas estadounidenses muertas en combate en Iraq por acciones de la resistencia igualó en los primeros meses de ocupación a las habidas en los primeros cuatro años de implicación militar de EEUU en Vietnam.
  4. Véase en CSCAweb: El Consejo Gubernativo suprime el Código Civil e impone la 'sharia': grave retroceso en los derechos de la mujer iraquí - Perpetuar la ocupación: las exigencias del clero shi'í y la decisión de Annan de 'internacionalizar' la crisis de Iraq
  5. Véase en CSCAweb: Un acuerdo secreto entre EEUU y el Consejo Gubernativo iraquí garantizaría la presencia militar indefinida anglo-estadounidense en Iraq
  6. Véase en CSCAweb: Comunicado del CSCA: Detrás de los atentados sectarios de Karbala y al-Kadimiya, la lógica de los ocupantes
  7. El denominado mando regional de los partidos nacionalistas baasistas y naseristas se refiere al de cada Estado árabe, en este caso, Iraq; el nacional corresponde al del conjunto del Mundo o Nación ?rabe.
  8. Clérigo shi'í que postula la no colaboración con los ocupantes, a diferencia de los dirigentes ad-Dawa y el Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Iraq (CSRII). Según el dirigente de la API, Yaber al-Kubaisy, as-Sader "Juega un papel ambiguo. Por un lado sus seguidores de las clases empobrecidas ejercen una presión considerable sobre él para que se una a la resistencia. [...]Por otro lado, existe una fuerte influencia iraní sobre él que opera en otra dirección. Hay que tener en cuenta que es un muchacho de 24 años. En una sociedad donde la antigüedad es un valor, él parece virtualmente dividido por las diferentes fuerzas que intentan arrastrarlo. [...] As-Sader proclama un día un contra-gobierno y la construcción de un ejército, y al día siguiente declara que los estadounidenses son amigos y que la resistencia solo puede utilizar medios pacíficos", en Entrevista con Abdel Yabar al-Kubaysi: "El Frente Político de la resistencia será proclamado pronto"

* Awni al-Kalamyi nació en Bagdad en 1941. Cursó la carrera militar tras graduarse en 1959. Desde 1962 es miembro del Buró Político del Movimiento Socialista ?rabe (organización histórica iraquí y árabe nacionalista, laica y progresista). Huyó de Iraq a Siria tras participar en un golpe de Estado contra el presidente Sadam Husein. En Siria se convirtió en uno de los dirigentes del Frente Patriótico Democrático, establecido con el objetivo de derrocar al gobierno de Sadam Husein. Abandonó Siria a finales de 1988 debido a la diferencia de posiciones sobre la guerra irano-iraquí: Siria apoyó a Irán y los opositores al régimen iraquí allí albergados (socialistas árabes, nacionalistas, baasistas disidentes, kurdos y sectores del PCI desvinculados de su dirección) se distanciaron de la posición oficial de Damasco. Al-Kalamyi se estableció en Dinamarca, obteniendo de las autoridades de este país el estatuto de refugiado político. Tras la guerra contra Iraq de 1991 (Guerra del Golfo) participó junto con otros dirigentes iraquíes de diversas corrientes políticas en la formación de la una Alianza Patriótica de la oposición que, establecida en junio de 1992, le elegiría como uno de sus portavoces. Esta Alianza integró a diferentes grupos políticos de la oposición histórica de Iraq al régimen de Sadam Husein, pero contrarios a la estrategia estadounidense y británica de sanciones y guerra contra su país. La Alianza Patriótica Iraquí API llamó decididamente a resistir la invasión del país. Tras la invasión y ocupación de Iraq, la API forma parte del frente político de la resistencia. «La resistencia iraquí no tiene nada que ver con lo que hace Al Qaeda u otros grupos», señala, para recordar que estas organizaciones tienen «otros objetivos. Quieren instaurar gobiernos islámicos en el mundo cuando el pueblo iraquí nunca ha sido gobernado por un partido religioso. Siempre ha sido laico». «La API aspira a la construcción de una sociedad pluralista y democrática, en cuyo sistema participan todos los pueblos iraquís y tienen la posibilidad de una participación política y social». Al-Kalamyi sostiene que «el pueblo español es hermano del pueblo iraquí y ­añade­ nunca olvidamos que más del 90% de los españoles se opuso y salió a la calle contra la guerra».

Esta entrevista se celebró el pasado 21 de marzo coincidiendo con la presencia en Madrid de Awni al-Kalamyi en el marco de su gira política en calidad de portavoz de la Alianza Patriótica Iraquí (API) organizada entre el 15 y 22 de marzo por la CELSI bajo el lema "La ocupación es ilegal. Resistir es un derecho".

La entrevista se realizó en árabe siendo su traductor Iñaki Gutiérrez de Terán, arabista, profesor de la UAM y miembro del Consejo Editorial de la revista 'Nación ?rabe'.

La revista 'Cambio 16' ha publicado (en su edición 1.687, de 5 de abril) parte del contenido del encuentro con al-Kalamyi, aquí reproducido en su totalidad por gentileza de Ana Zarzuela con CSCAweb.

Otra entrevista en castellano con Awni al-Kalamyi

Entrevistas en castellano con Abdel Yabar al-Kubaysi presidente de la Alianza Patriótica Iraquí: [I] + [II]

Mira també:
http://colombia.indymedia.org/news/2004/04/11774.php

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa