Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: especulació i okupació
Herramientas de Construcción Masiva. El progreso urbano ¿es humano?
28 mar 2004
Pica que pica... es imposible dormir en Ciutat vella
Son las 7 de la mañana, las coberturas invernales comienzan a resultar demasiadas y las piernas buscan la atmósfera, que ya resulta algo primaveral. La primera evidencia de que lo que hay alrededor pertenece al mundo de la vigilia es la luz verdosa digital del despertador que siempre convulsiona, que prostituye a los sueños. El hedor de la pescadería de al lado se hace presente sin demora, y los oídos (y todo el proceso neuronal que implica la recepción de decibelios histéricos) son atacados por el progreso primer mundista; reflejado en la ansiosa construcción, en la refacción y el reciclaje inmobiliario. Un martillo hidráulico en la esquina del café (de la esquina), un equipo electrógeno llega desde más lejos, pero igualmente corroe, y como novedad estacional, en la tercera planta rehacen un departamento, que seguramente, en un futuro más o menos inmediato, será condecorado con utensilios IKEA. La almohada hace a las veces de escudo protector pero su eficacia no dura, rápidamente es reducida ante la insistencia del perno, que parece querer derrumbar los muros de la propiedad privada (no se entusiasmen nostálgicos bolcheviques, poco tiene que ver esto con el advenimiento de la dictadura proletaria). La derrota se consuma, se abandona la trinchera: a preparar el café.

Diariamente la atmósfera de la ciutat vella esta inundada, no sólo de curiosos turistas intentando orientarse en sus callecitas, sino que el sonido ambiente es el de diferentes artefactos relacionados con el mundo de la construcción y las calles de por si estrechas, se ven disminuidas a senderos gracias a las plataformas instaladas en fachadas más o menos valiosas (en el sentido de testimoniales). En principio, es destacable el empeño con que el ayuntamiento (y diferentes interesados privados) lleva a cabo la restauración y conservación del patrimonio edilicio del distrito, financiando y facilitando estos emprendimientos. La conservación de estos testimonios históricos es fundamental para el progreso social y económico de la ciudad. A juzgar por los estilos contemporizadores que se utilizan, esta política pone mucho más cerca el sueño de la capital mundial del diseño (por si hace falta aclararlo, estoy siendo sarcástico).

Si tomamos en cuenta estas observaciones pensaremos rápidamente que, más allá de lo bochornoso del precio de la vivienda y de las prácticas de dudosa legalidad de las empresas del sector, esto es sinónimo de ocupación. En consecuencia se incrementa (o al menos se mantiene) el consumo. Las tiendas venden, los clientes gastan y los tendederos gastan a su vez en otros sitios donde trabajan quienes son, al mismo tiempo, sus clientes. Así, gracias al boom de reformas urbanas, la economía va de mil maravillas. Señores presidentes del mundo, ante los problemas económicos domésticos: Construya, recicle, pique, mezcle y pinte. Incluso es muy barato, y en caso de que no le resulte así, emplee âsin papelesâ?, que se lo sacan todo muy bien, rapidito, y a precios que no tienen competencia.

Ahora bien, y sin prestar consejo a los ejecutivos pasados, presentes y futuros. ¿Existe un plan racional y sustentable (términos tan en boga en estos tiempos y ciudades) para llevar adelante tan magnánima obra? Evidentemente la respuesta ha de ser afirmativa. Y en caso que así sea, incurro en un nuevo interrogante ¿Es racional y sustentable que en un radio escasísimo ante el alcance de las anteriormente citadas herramientas de construcción masiva, se lleven adelante tres cuatro y porque no cinco obras al mismo tiempo? Podría entenderse la prisa por transformar a la Ciutat Vella como esencial. Así, quienes la visitan transmitirán al mundo sus maravillas, dejando a nuestra querida ciudad en el selecto club de las ciudades más bellas del mundo. Oh! The gotic, it´s wonderfull!

Pero detrás de los rostros maravillados de nuestros queridos turistas, internos y externos, hay vecinos. âGent de tota la vidaâ?, inmigrantes más o menos integrados (con más o menos papeles), niños que van a la escuela, abuelos que se asolean y trabajadores de los tres turnos. Gente que vive. Que debe dormir, higienizarse, comer y hacer el amor, dentro de los límites de la muralla heredada de los primos romanos. Son muchos los trabajadores gastronómicos, por ejemplificar, que terminan su turno a medianoche, que mientras todos cenan, trabajan. Digamos que, entre una cosa y otra, a eso de la una y media de la madrugada, se acomodan en su lecho, ven los últimos alaridos de los Marcianos (perdón vida, si es que la hay allíâ¦) y se duermen lidiando con juerguistas de entre semana. Así noche tras noche: bares que no insonorizan sus paredes adecuadamente, camiones recolectores en horas completamente descabelladas, cantaores embadurnados etílicamente interpretando no sé bien que géneros, y claro: anglosajones enturbiados por cerveza buena, bonita y barata, ofrecida como atractivo de fin de semana, con sus himnos de voces que recuerdan a vikingos y conquistadores. Perdón, lo digo en voz baja; es que son un motor de la economía, y mientras escribo esto, ellos duermen.

Concluyendo, es que tengo sueño y aprovecharé que ahora es tiempo del sueño de los justos. Excelente ambiente el de la Ciutat Vella, propuestas para todos, bares, museos, restaurantes, galerías, teatros, etc. Pero es vital para (el) Ser Humano, conciliar un sueño estable, continuo y, esencialmente, silencioso. Ante esto, señores que bajan a estos lados a ocupar escritorios cerca de Sant Jaume, les pido que intenten programas, políticas y, fundamentalmente, acciones que promuevan una Ciutat vella, socialista, republicana y ecologista de debò. En su defecto, les haré llegar la factura de mi psicoanalista, ya que con los días me he ido transformando en una persona inestable, irascible, que sólo logra dormir bien algunos ZZZZZZZ

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa