Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: mitjans i manipulació
EL DOLoR, DeSDe Mi UNIVeRSO
22 mar 2004
EL DOLOR, DESDE MI UNIVERSO
El Periódico, 20 de Marzo, 2004
LUIS SEPULVEDA
Cuenta cómo es tu aldea y contarás cómo es el universo", escribió alguna vez Antón Chejov. Contaré pues, mi universo: me tocó vivir el dolor desencadenado el 11-M, y también la indignación posterior, en Gijón, esa ciudad abierta de cara al Cantábrico. Primero silencio en las calles, rostros que se buscaban para encontrar una respuesta, manos que cubrían las bocas para ahogar la expresión de horror, El Grito de Munch reproducido en los bares, comercios, junto al taxi detenido con la radio encendida, a la salida de las escuelas. Silencio frente a los televisores, el paseo junto al mar detenido mientras la lluvia más triste caía sobre la ciudad.
La gente mayor de Gijón ha tenido una vida dura, y por eso, cada vez que les veo empuñar las manos y siento cómo hacen rechinar los dientes, sé que convocan al calor del abrazo tan necesario en los momentos duros, y que se preparan para afrontar la tristeza y el dolor, pero jamás a permitir que los derrote. Esta ciudad que ama la vida, calló y lloró por las víctimas.
Al día siguiente, Gijón se volcó, disciplinadamente, a participar del minuto de silencio frente al ayuntamiento. Gijón es una ciudad progresista, ser de izquierdas es parte del bagaje cultural de la mayoría, es decir que su gente es responsable y detesta la provocación. Al ayuntamiento se acudió sin otro símbolo que el dolor y el silencio como pancarta solidaria, pero no todos tuvieron la misma actitud. Cientos de personas vimos a una bella rubia, de Nuevas Generaciones, vestida con una camiseta bandera de España, repartiendo las consignas de rigor entre sus adeptos. Ya la prensa independiente empezaba a dudar de las declaraciones del Gobierno, pero aquella muchacha, una suerte de Ana Palacio de provincias, repartía la no verdad entre sus acólitos.
Por la tarde, en autocares, trenes, como fuera, Gijón acudió a la manifestación convocada en Oviedo por los gobiernos central y el del Principado. Ya las dudas herían aún más. Nadie comprendía por qué nos estaban mintiendo, nadie quería aceptar que aquella manipulación pudiera tener un motivo tan obtuso, bastardo, cruel y grotesco. Llovía en la capital de Asturias, y en silencio disciplinado las gentes callaron su inteligencia y cultura política, porque, consecuentes con esos valores, no querían que nada rompiese la imprescindible unidad de la manifestación. Pero no todos lo entendieron así; ahí estaban las voces que, con sus consignas, daban la no verdad gubernamental por única certeza.
El sábado ofreció un cielo sin nubes y un sol primaveral que iluminó aún más las legítimas dudas. Ese "nos están mintiendo" ganaba fuerza en los televisores, Acebes y Zaplana se encargaron de desnudar la no verdad, y las gentes de Gijón, con el dolor a cuestas, se limitaban a mover la cabeza. La máxima expresión de descontento verbal --esa manipulación de la que habla Pilar del Castillo--, la escuché en un supermercado: en la fila de la caja, donde había una radio encendida, una señora comentó: "Qué falta de vergüenza".
Con su exclamación, que escuchamos los cinco o seis que esperábamos nuestro turno, desató la mayor de las reflexiones, pues se reflexiona mediante un gran ejercicio de memoria. Al día siguiente se votó en consecuencia, y los resultados ciertamente que llenan de orgullo a España, un país responsable y de evidente cultura cívica.
Cualquier intento por deslegitimar el resultado electoral es una ofensa. Desde aquellas palabras escritas por fanáticos ultraderechistas que titulan "ganó Bin Laden", hasta las pronunciadas por una ministra cuyo único rencor debe ser dirigido a su modisto, son una ofensa a la madurez democrática de españolas y españoles, que sufren, se hacen preguntas, reflexionan y se saben capaces de enmendar un rumbo equivocado.
Así pasaron las cosas en Gijón, en mi universo.

Comentaris

Re: EL DOLoR, DeSDe Mi UNIVeRSO
22 mar 2004
sí, però no oblidem q, malgrat tot, al PP encara el van votar quasi 9.000.000 (nou milions) de persones (¿?)¡¡

cal esperar ...
Re: EL DOLoR, DeSDe Mi UNIVeRSO
22 mar 2004
A Catalunya al PP només el van votar uns 600.000. Si a Catalunya els haguessin votat com a la resta de l'estat, haurien guanyat les eleccions.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat