Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
El ahorro familiar cae a los niveles de 1986
16 mar 2004
El índice de ahorro familiar descendió en el cuarto trimestre de 2003, manteniendo así la tendencia a la baja iniciada a principios de 2002 y llegando a registrar el nivel «más bajo» desde mediados de 1986.
Camps busca acomodo a Cotino y pactará con Zaplana la recolocación de sus colaboradores.

La sorprendente derrota en la urnas obliga al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, a reorientar su estrategia. Ahora, algunos de sus proyectos emblemáticos dependen del apoyo económico que quiera darle José Luis Rodríguez Zapatero.

Camps tiene un compromiso personal con el delegado de Gobierno, Juan Cotino, quien en un mes será desplazado de la plaza del Temple por alguien de la confianza de Zapatero. Dada la relación personal que Camps tiene con Cotino y el apoyo que este último le ha brindado, parece claro que el presidente le buscará acomodo en su Gobierno. También es previsible la recolocación en el segundo escalón de los colaboradores de Zaplana que tras el 14-M se han quedado en el paro.

Los grandes proyectos en los que Camps ha centrado su discurso dependen ahora del apoyo del PSOE. El Plan Hidrológico Nacional y, en concreto, el trasvase del Ebro, se quedan en el aire al cambiar el Gobierno.

El Consell y el ayuntamiento tendrán que ponerse de acuerdo con el Gobierno central para gestionar y coordinar la Copa América en circunstancias adversas. Al Consell de Camps le toca hacer oposición al Gobierno de Madrid. Las malas relaciones con la comunidad vecina de Cataluña no serán precisamente de ayuda en la nueva etapa.
Mira també:
http://original en: levante-emv

Comentaris

Re: El ahorro familiar cae a los niveles de 1986
16 mar 2004
El presidente regional del PP y portavoz del Gobierno en funciones, Eduardo Zaplana, medita retirarse de la primera línea de la política activa tras el descalabro sufrido por su partido en las elecciones del pasado domingo, según fuentes cercanas al propio Eduardo Zaplana.

Zaplana no ha tomado aún la decisión, que está a expensas de las medidas que la cúpula del PP adopte a escala nacional para afrontar la crisis que supone pasar a la oposición tras ocho años de gobierno y cuando nadie en el partido pensaba que podía producirse una derrota, y también está sujeta a las presiones que el propio Zaplana está recibiendo desde el mismo domingo por la noche de su equipo de colaboradores más fiel, que teme con razón que una retirada del líder popular arrastraría a la mayoría de ellos. «Zaplana no quiere ser el pim-pam-pum de nadie». De esta forma tan gráfica resumía ayer el estado de ánimo del todavía ministro en funciones una persona de su entorno. Zaplana está barajando la posibilidad de renunciar al escaño y también a los cargos orgánicos que tiene en el PP, y dedicarse, al menos por un tiempo, a los negocios privados, probablemente abriendo un despacho en Madrid.

Lo contrario, mantenerse en el puesto, significaría para Zaplana disputar a partir de ahora una batalla contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el sector del partido que se alinea en torno a él, de mucha mayor intensidad que la que vienen librando desde que el segundo llegó al Palau. Camps había tenido sobre su cabeza hasta aquí la espada de Damocles de un Zaplana, ministro estrella en Madrid, dispuesto a no ceder ni un ápice de su poder en la Comunidad Valenciana. Ahora, Zaplana ya no forma parte de un Gobierno, sino de un grupo parlamentario en la oposición y, sobre todo, Francisco Camps tiene un presupuesto de más de un billón y medio de las antiguas pesetas con el que maniobrar, mientras Zaplana, si quiere contar con secretaria, tendrá que pagársela él mismo o recurrir al partido.

Zaplana podría acogerse al estatuto de ex presidentes de la Generalitat, que le permitiría contar con una mínima infraestructura: coche oficial y chófer y dos asesores, además de despacho. El que por unos meses fué su suplente, José Luis Olivas, ya se acogió al citado vitalicio estatuto.
Sindicat