Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
LA HISTORIA DE EL RUBI
15 mar 2004
Un amigo me contó una historia que la había oído de otro y así llegó a mi. Esta es la historia de un rebelde social que abrazó el ideal anarquista. LA HISTORIA DE EL RUBI.
spic18.jpg
"EL RUBI", un rebelde que tenía que ser juzgado sabiéndose consciente de que tenía que purgar su pena tras los muros de una cárcel y que se había visto forzado por la miseria (que el estado consecuente rechaza aceptar su existencia pero la conoce porque la produce) a robar para subsistir y no sólo eso lo hacía para minar los pilares del capital, "los bancos", ladrones con título y patente de corso, al servicio del capital burgués al que él odiaba, era anarquista*!!!. Conducido al palacio de "injusticia" por una cohorte de policías preocupados de que el rebelde pudiera fugarse, ¡le temían!. Fue introducido en la sala y a la pregunta del juez "¿tiene algo que alegar...?", entonces el Rubi se agachó, se inclinó en el suelo de la encerada sala y comenzó a buscar, mirando a uno y otro lado... dejando a la sala sorprendida y al mismo tribunal por lo que el juez le preguntó, "¿...qué hace usted?" y El Rubi el rebelde social que se convirtió al anarquismo, respondiendo a todo el tribunal, expresó lo siguiente:
"...estoy buscando una cerilla para encenderla e iluminar esta sala porque estoy buscando la justicia y no la encuentro por ninguna parte, ni en este ni en ningún otro tribunal, porque como usted puede comprobar, en las cárceles se tortura, se maltrata incluso se mata exterminándonos uno a uno a todos los que como yo, nos atreveemos a enfrentarnos a la sociedad burguesa que como usted sabe, se reserva los privilegios excluyendo a personas como yo mediante la farsa en que se traduce este juicio y por lo tanto, todos los tribunales son dirigidos por el poder político burgués... Por eso trato de que alguien encienda, sino una cerilla, si la luz que demuestre en la oscuridad que nosotros los rebeldes, los pobres, los excluídos, tenemos que sobrevivir, en ocasiones, en mitad de escombros. Sí, en las cárceles se extermina con total impunidad por parte de los carceleros, con el beneplácito de la administración penitenciaria y bajo la autoridad coercitiva de los juzgados de vigilancia penitenciaria, cuando la justicia que busco debería garantizar la autoregulación del desarrollo democrático al servicio del pueblo para proteger además nuestras funciones naturales, constituyéndose en virtuosa la espada de la justicia; espada que ustedes usan con dos filos, uno para decapitar a todx aquel/la que se enfrenta a sus intereses y el otro sin afilar para cuidar de no herir al aplicarla dejandola caer sobre cabezas burguesas, sus propios intereses de mutuo acuerdo. Por eso, nosotros los rebeldes machacamos a golpes de mango de espada vuestras corrompidas leyes y cabezas que las dirigen. Pero se necesitan millones de velas para que los presos sean conscientes de la situación en la que viven y vivirán si no ven esa luz. Por último quisiera decir mi última palabra, todo el tribunal puede meterse por el culo un cirio detrás de su falsa y virtuosa espada y que la hemorragia les dure el tiempo de mi condena.
Un insurrecto "El Rubi".

* Lo sigue siendo, por lo menos lo intenta
Sindicat