Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Si no tienes nada que esconder, ¿de qué temes?
13 mar 2004
LOS IMPERIALISTAS TIENEN UN CONCEPTO MUY EQUIVOCADO DE LA AUTORIDAD LEGÃ?TIMA; CREEN QUE CON NEGAR UN ASUNTO LA COSA YA ESTÃ? ARREGLADA.
Los abogados de Jean-Bertrand Aristide están documentando evidencia para llevar a cabo un procedimiento judicial en contra del gobierno de Estados Unidos, invocando la Convención Multilateral sobre la Prevención y Castigo de Crímenes contra Personas Protegidas Internacionalmente.

El proceso judicial podría ir ante la Corte Internacional de Justicia, en la que se llamaría a juicio a las personas que participaron en el âsecuestroâ? del presidente Aristide y su esposa Mildred Aristide. La lógica de la demanda y de dicha Convención, como ha reportado Democracy Now!, está basada en el hecho de un crímen reconocido internacionalmente como âparte de un golpe de estado organizado e implementado por oficiales del gobierno de los EEUU para remover y sustituir al presidente democráticamente elegido de Haití.â?

Los abogados plantean que tales âactos criminales parecen haber sido llevados a cabo por personal del gobierno de EEUU actuando bajo las órdenes de oficiales de alto rangoâ? en los que se incluye a Luis Moreno, Róger Noriega, Colin Powell, y Donald Rumsfeld. Los juristas están llamando también a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para iniciar una misión que investigue las âejecuciones instantáneasâ? y la violencia continua en Haití contra los apoyadores de Aristide.

Como todos sabemos, por supuesto, el Secretario de Estado norteamericano Colin Powell y otros oficiales del gobierno han negado los eventos: âÃl no fue secuestrado,â? dijo Powell, âNosotros no lo forzamos a él dentro del aeroplano. Ãl subió al avión voluntariamente, y ésa es la verdad.â? La âverdadâ? del imperio, por supuesto. La âverdadâ? de los que confunden el poder con la autoridad legítima porque asumen que todo el mundo debe creer sus palabras. La âverdadâ? de Aristide ante la âverdadâ? del imperio no vale nada.

A partir de allí, si ésa es âla verdad,â? como ha dicho Powell, entonces es lógico esperar que Powell y el presidente Bush âdeberían estar deseosos de hacer una investigación sobre el caso,â? como ha declarado Ira Kurzban, el abogado norteamericano de Aristide. âSI ELLOS NO TIENEN NADA QUE ESCONDER,â? dice Kurzban, âY Tà SABES QUE TODO FUE HECHO APROPIADAMENTE, PERMÃ?TELE AL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS QUE INVESTIGUE EL ASUNTO.â?

Si ellos no lo permiten, entonces el caso iría a la Corte Internacional. No basta con negar el asunto. Los agentes del imperio (norteamericano y francés) que participaron en el âsecuestroâ? de Aristide podrían por supuesto recurrir a la coartada clásica que alegaron los nazis en Nuremberg: âYo estaba siguiendo órdenes.â? Pero ese truquito ya está gastado, y si hay que aplicarle el peso de la ley a todos los involucrados, incluyendo a Moreno, Noriega, Powell y Rumsfeld, y hasta el presidente mismo, yo no veo la razón que debería impedirlo; y fíjense bien que me refiero a la ârazón,â? no al uso del âgarrote.â?

No hay ninguna razón para creer que estos individuos deberían estar por encima de la ley. La misma estructura de argumento debería ser válida para otras notables figuras como Kissinger, Norton, Pinochet, y otros tantos. Pero si hay alguien que cree que todas estas figuras son intocables ante la justicia, entonces, al menos, no seamos tan santurrones para escandalizarnos de la proliferación de actos âterroristasâ? en el mundo, aunque no podamos dejar de sentir nuestra compasión por las víctimas y sus familias. Tales actos son una de las consecuencias lógicas de vivir en un mundo sin ley.

--Wilfredo Gutiérrez, sociólogo, radicado en norteamérica.
----------/
Sindicat