Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Kafeta div 5 de març : Nosotros somos ustedes
03 mar 2004
Kafeta Ateneu Rosa de Foc divendres 5 de març a les 20h sobre chiapas Nopsotros somos ustedes: experiencies de resistencia i repressio a chiapas.
Kafeta Ateneu Rosa de Foc (C/ Verntallat 26, la porta verda) divendres 5 de març a les 20h sobre chiapas Nopsotros somos ustedes: experiencies de resistencia i repressio a chiapas.

A carrec de tres companyes de l'Ateneu que han estat currant per aquestes terres rebels de Mexic.


Tots els diners recaudats a la Kafeta seran per els rebels de Pohlo on hi ha resistint mes de 2500 desplaçats.

us esperem

Salut!

The Kuatre Kats.

Comentaris

Emergencia alimentaria en Polhó, advierte consejo
03 mar 2004
Saldrá de la zona la Cruz Roja Internacional.
Quedarán sin ayuda miles de desplazados de Chenalhó.

Municipio Autonomo de San Pedro Polho, Chis., 29 de enero. De la Cruz Roja Internacional, que alguna vez prestó atención médica, distribuyó medicamentos y alimentos, y actuó como un amortiguador en las condiciones de guerra que se suscitaron en Chiapas a partir de 1994, hoy sólo queda aquí una ambulancia estacionada, se supone que lista para trasladar en cualquier momento a pacientes que requieran hospitalización en San Cristóbal de las Casas. Este último servicio será suspendido en diciembre próximo.

"Yo pedí que se quedará (en) definitiva para los desplazados enfermos, y me dijeron que sólo hasta 2004", comunica a La Jornada Agustín Pérez Parcero, presidente del concejo municipal autónomo de Polhó.

Ahora que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha anunciado el fin de sus servicios en las comunidades indígenas de la zona de conflicto, su retiro afectará especialmente a miles de desplazados por los crímenes paramilitares en Chenalhó. De hecho, actualmente la presencia de la institución es ya casi simbólica.

Según el concejo autónomo, actualmente hay 5 mil 333 desplazados sólo en los seis campamentos de Polhó, sin contar los campamentos 8 (en el desvío a Yabteclum) y 7 (en Acteal). Además, existe un campamento "semirretornado" en Sak'mesan'toctic, cerca de Los Chorros, la comunidad sede permanente de los paramilitares priístas. Empujadas por la miseria, este último grupo familias se aproximó a sus tierras originales para trabajarlas, aunque aún no pueden recuperar sus casas en Los Chorros. Seis años después de la masacre de Acteal, los desplazados zapatistas siguen en peligro, despojados y amenazados por paramilitares que nadie se ha molestado en desarmar.

El CICR abandona la región profusamente militarizada, con paramilitares impunes y amenazantes en Los Chorros, Tzanembolom y Chimix, y un panorama de carencias profundas. "Hay patrullajes del Ejército federal y judiciales todos los días, pero los que más pasan son los de la policía del estado", dice Pérez Parcero.

"Tenemos muchas necesidades. El alimento no alcanza. Los desplazados están tristes ahorita", expresa el representante autónomo. "Nos informan que la Cruz Roja de Suiza dijo que la ayuda tiene que irse a Irak".

Esta semana, el delegado de la Cruz Roja, Cipriano Villegas Apodaca, confirmó el cierre de los puestos de atención en la zona de conflicto. Reconoció que en Polhó se cerraron los servicios médicos, y "sólo se dejó una ambulancia con una enfermera y un técnico en urgencias médicas".

El otro puesto importante del CICR, en la comunidad San Miguel (cerca del caracol zapatista de La Garrucha), cubría 80 comunidades de las cañadas. Hoy sólo quedan allí tres ambulancias, que serán retiradas en junio, y quedarán exclusivamente los servicios de vacunación, informó Villegas Apodaca, para opinar enseguida que "la Secretaría de Salud podría otorgar los servicios que viene ofreciendo ahora la Cruz Roja, el único inconveniente es que las comunidades lo acepten".

El presidente autónomo, acompañado por dos miembros más del concejo (los tres con pasamontañas), dice: "De la salud estamos mal. No hay medicinas, faltan médicos, se nos enferma mucha gente. Los de la Cruz Roja terminaron de trabajar en eso, y nos iban a dejar medicamentos, pero quisieron hacer un inventario y no se pusieron de acuerdo con los promotores de salud de la clínica autónoma, así que no dejaron nada".

La situación alimentaria de los desplazados, bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, es dramática, así pasen los años. "Comprábamos 28 toneladas de maíz mensualmente, pero ya no tenemos dinero", agrega el representante autónomo. "La Cruz Roja entregaba al principio 10 kilos a cada familia. Luego bajó a cinco. Ahora ya nada". Cabe señalar que estos miles de exilados llevan años sin poder trabajar sus milpas y cafetales, a pesar de encontrarse relativamente cerca de sus predios.

Si bien la presencia de Ejército federal se ha justificado como "labor social" y presunto freno a la "violencia intercomunitaria", todo indica que su efecto ha sido el contrario. Sí, después de Acteal en 1997 los paramilitares dejaron de asesinar zapatistas y Abejas; no obstante, la sobrepoblación militar y policiaca del territorio pedrano no ha traído la paz, no ha garantizado seguridad de los desplazados y, por lo visto, sí ha garantizado la permanencia de los paramilitares.

El presidente del concejo autónomo reconoce que algunos organismos independientes, como el Fideo (fideicomiso que brinda apoyo a las comunidades indígenas), aportan cierta cantidad de alimentos, "pero necesitamos más".

Y hace un llamado: "Si algunos de México o de otros países tienen la voluntad de apoyar, lo vamos a recibir con gusto. Se tiene que hacer en coordinación con la junta de buen gobierno de Oventic".

Insiste: "Ya no tenemos dinero para alimento. Estamos en una emergencia. No hay de qué comer".

http://chiapas.mediosindependientes.org/display.php3?article_id=107157&k=
Emergencia alimentaria en Polhó
03 mar 2004
Saldrá de la zona la Cruz Roja Internacional.

Emergencia alimentaria en Polhó, advierte consejo.

Quedarán sin ayuda miles de desplazados de Chenalhó.

México D.F. Viernes 30 de enero de 2004



Municipio Autonomo de San Pedro Polho, Chis., 29 de enero. De la Cruz Roja Internacional, que alguna vez prestó atención médica, distribuyó medicamentos y alimentos, y actuó como un amortiguador en las condiciones de guerra que se suscitaron en Chiapas a partir de 1994, hoy sólo queda aquí una ambulancia estacionada, se supone que lista para trasladar en cualquier momento a pacientes que requieran hospitalización en San Cristóbal de las Casas. Este último servicio será suspendido en diciembre próximo.

"Yo pedí que se quedará (en) definitiva para los desplazados enfermos, y me dijeron que sólo hasta 2004", comunica a La Jornada Agustín Pérez Parcero, presidente del concejo municipal autónomo de Polhó.

Ahora que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha anunciado el fin de sus servicios en las comunidades indígenas de la zona de conflicto, su retiro afectará especialmente a miles de desplazados por los crímenes paramilitares en Chenalhó. De hecho, actualmente la presencia de la institución es ya casi simbólica.

Según el concejo autónomo, actualmente hay 5 mil 333 desplazados sólo en los seis campamentos de Polhó, sin contar los campamentos 8 (en el desvío a Yabteclum) y 7 (en Acteal). Además, existe un campamento "semirretornado" en Sak'mesan'toctic, cerca de Los Chorros, la comunidad sede permanente de los paramilitares priístas. Empujadas por la miseria, este último grupo familias se aproximó a sus tierras originales para trabajarlas, aunque aún no pueden recuperar sus casas en Los Chorros. Seis años después de la masacre de Acteal, los desplazados zapatistas siguen en peligro, despojados y amenazados por paramilitares que nadie se ha molestado en desarmar.

El CICR abandona la región profusamente militarizada, con paramilitares impunes y amenazantes en Los Chorros, Tzanembolom y Chimix, y un panorama de carencias profundas. "Hay patrullajes del Ejército federal y judiciales todos los días, pero los que más pasan son los de la policía del estado", dice Pérez Parcero.

"Tenemos muchas necesidades. El alimento no alcanza. Los desplazados están tristes ahorita", expresa el representante autónomo. "Nos informan que la Cruz Roja de Suiza dijo que la ayuda tiene que irse a Irak".

Esta semana, el delegado de la Cruz Roja, Cipriano Villegas Apodaca, confirmó el cierre de los puestos de atención en la zona de conflicto. Reconoció que en Polhó se cerraron los servicios médicos, y "sólo se dejó una ambulancia con una enfermera y un técnico en urgencias médicas".

El otro puesto importante del CICR, en la comunidad San Miguel (cerca del caracol zapatista de La Garrucha), cubría 80 comunidades de las cañadas. Hoy sólo quedan allí tres ambulancias, que serán retiradas en junio, y quedarán exclusivamente los servicios de vacunación, informó Villegas Apodaca, para opinar enseguida que "la Secretaría de Salud podría otorgar los servicios que viene ofreciendo ahora la Cruz Roja, el único inconveniente es que las comunidades lo acepten".

El presidente autónomo, acompañado por dos miembros más del concejo (los tres con pasamontañas), dice: "De la salud estamos mal. No hay medicinas, faltan médicos, se nos enferma mucha gente. Los de la Cruz Roja terminaron de trabajar en eso, y nos iban a dejar medicamentos, pero quisieron hacer un inventario y no se pusieron de acuerdo con los promotores de salud de la clínica autónoma, así que no dejaron nada".

La situación alimentaria de los desplazados, bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, es dramática, así pasen los años. "Comprábamos 28 toneladas de maíz mensualmente, pero ya no tenemos dinero", agrega el representante autónomo. "La Cruz Roja entregaba al principio 10 kilos a cada familia. Luego bajó a cinco. Ahora ya nada". Cabe señalar que estos miles de exilados llevan años sin poder trabajar sus milpas y cafetales, a pesar de encontrarse relativamente cerca de sus predios.

Si bien la presencia de Ejército federal se ha justificado como "labor social" y presunto freno a la "violencia intercomunitaria", todo indica que su efecto ha sido el contrario. Sí, después de Acteal en 1997 los paramilitares dejaron de asesinar zapatistas y Abejas; no obstante, la sobrepoblación militar y policiaca del territorio pedrano no ha traído la paz, no ha garantizado seguridad de los desplazados y, por lo visto, sí ha garantizado la permanencia de los paramilitares.

El presidente del concejo autónomo reconoce que algunos organismos independientes, como el Fideo (fideicomiso que brinda apoyo a las comunidades indígenas), aportan cierta cantidad de alimentos, "pero necesitamos más".

Y hace un llamado: "Si algunos de México o de otros países tienen la voluntad de apoyar, lo vamos a recibir con gusto. Se tiene que hacer en coordinación con la junta de buen gobierno de Oventic".

Insiste: "Ya no tenemos dinero para alimento. Estamos en una emergencia. No hay de qué comer".

http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040130/017n1pol.php?origen=politic
Sindicat