Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: corrupció i poder : xarxa i llibertat : guerra
LIBERTAD VIGILADA
01 mar 2004
Rota, la estación espía

[Extraído del libro "Libertad Vigilada", de Nacho García Mostazo, con
permiso del autor. Más información en http://www.libertadvigilada.com ]

fuente :: Boletín ENIGMA 21
Boletín del Taller de Criptografía de Arturo Quirantes
http://www.ugr.es/~aquiran/cripto/cripto.htm

Número 21 1 Marzo 2004
Segunda parte, capítulo 4:

La estación aeronaval hispano-norteamericana de Rota cuenta con
instalaciones presuntamente dedicadas al espionaje, aunque no se puede
considerar a esta estación como una base "Echelon" en el sentido
estricto del término. Como hemos mencionado, los puestos de la red
"Echelon" se dedican exclusivamente al espionaje de las comunicaciones
vía satélite para el intercambio de inteligencia entre los países del
tratado UKUSA, mientras que en la base gaditana no hay grandes antenas
parabólicas para interceptar la señal de los satélites, al menos de
acuerdo con los documentos, fotografías y testimonios a los que
tuvimos acceso para llevar a cabo esta investigación. Pero de Rota, en
cambio, sí se puede decir que está integrada en el Sistema Sigint de
Estados Unidos (United States Sigint System, USSS). Como hemos
mencionado, bajo este sistema se unen todas las misiones de
inteligencia de señales que llevan a cabo el Ejército y las agencias
de espionaje norteamericanas, y Rota cumple un papel muy destacado en
el mismo.

Tras la firma del primer Convenio hispano-norteamericano de 1953 se
inició la construcción de las bases del Ejército estadounidense en
territorio español. Según la página oficial en Internet de la base de
Rota, "la construcción de la que entonces se llamó Estación Naval de
Comunicaciones de Estados Unidos (U.S. Naval Communications Station,
NCS), comenzó el 19 de diciembre de 1961" y "estuvo totalmente
operativa el 31 de mayo de 1963". Ubicada en la bahía de Cádiz, la
base aeronaval ocupa 2.400 hectáreas -las dos terceras partes del
término municipal de Rota- y desde su inauguración sirvió como
estacionamiento al 16º Escuadrón de Submarinos de la Flota, que
abandonó la posición en 1979 para instalarse en la base de King's Bay,
en Georgia (EEUU). Cuenta con tres muelles para el atraque de buques y
con un fondeadero exterior, así como con dos pistas aéreas de cuatro
kilómetros de longitud cada una. Su situación permite a la Marina
norteamericana controlar el tráfico en el estrecho de Gibraltar, de
ahí que los propios militares destinados a Rota tomaran el apelativo
de "Guardianes del Mediterráneo". Pero no ha de sorprender que la base
se denominara oficialmente "Estación Naval de Comunicaciones", porque
los estadounidenses nunca se dedicaron a patrullar el Estrecho con
buques de guerra, sino a vigilarlo por medios tecnológicos. [1]

De hecho, la base de Rota ha cambiado su denominación oficial varias
veces y siempre haciendo referencia a las nuevas tecnologías. Según su
página de Internet, el 7 de octubre de 1991 pasó a llamarse "Estación
Naval de Ordenadores y Telecomunicaciones de Estados Unidos (NCTS)"
para reflejar "el incremento del uso de los ordenadores y las
telecomunicaciones en el desempeño de nuestra misión". De acuerdo a la
misma fuente, el 1 de octubre de 1993, "como resultado de la
disminución de responsabilidades al concluir la Guerra Fría", pasó a
denominarse "Estación Naval Principal de Ordenadores y
Telecomunicaciones en el Departamento del Mediterráneo" (NCTAMS MED
DET). Finalmente, el 31 de octubre de 1997 se reorganizó el despliegue
militar norteamericano, por lo que Rota pasó a depender operativamente
de la base de Nápoles, en Italia, donde se encuentra el oficial al
mando del área de Europa Central. Desde esa fecha, la base gaditana se
llama "Estación Naval Principal de Ordenadores y Telecomunicaciones en
el Destacamento de Europa Central" (NCTAMS EURCENT). [2]

Como hemos mencionado, en la base de Rota hay una antena AN/FLR-13
instalada por la Marina estadounidense al inicio de la década de los
60. Esta antena sirve para interceptar señales de radio en alta
frecuencia. La "jaula de los elefantes" de Rota es una circunferencia
de 500 metros formada por barras y malla metálica y es similar a
muchas otras antenas de espionaje operativas en las bases
norteamericanas diseminadas por todo el mundo. Con algo menos de 200
metros de diámetro, la antena puede captar emisiones que se hayan
hecho a una distancia de más de 5.000 kilómetros. En el centro de la
"jaula de los elefantes" se encuentra el edificio número 533, que
alberga al Grupo de Seguridad Naval (NAVSECGRU), también estacionado
en Rota desde los años 60.

El NAVSECGRU es la división criptográfica de la Marina estadounidense
y, aunque la unidad forma parte de la Navy, su comandante tiene el
despacho en Fort George Meade, la sede central de la NSA. El
Parlamento Europeo afirma que un modo de saber si una base
norteamericana se dedica al espionaje consiste en comprobar si en ella
operan el NAVSECGRU, el Mando de Inteligencia y Seguridad del Ejército
de Estados Unidos (INSCOM)o la Agencia de Inteligencia Aérea (AIA), de
modo que se puede afirmar que, al menos de acuerdo con la Eurocámara,
Rota es una estación de espionaje de las comunicaciones, porque allí
se encuentra el Grupo de Seguridad Naval y cuenta con una "jaula de
los elefantes" perfectamente operativa hasta nuestros días. [3]

Para comprobar lo dicho, basta con visitar la pequeña ciudad gaditana
de Rota, situada al sureste de su término municipal, encajada entre la
base aeronaval y el mar. La única carretera por la que se puede llegar
al municipio obliga a rodear la mitad más occidental del perímetro de
la base, que queda aislada del exterior por un doble vallado metálico,
cámaras de detección de intrusos y un camino interior asfaltado por el
que patrullan los militares norteamericanos. Pese a las importantes
medidas de protección, es imposible esconder la antena AN/FLR-13, que
sobresale por encima de la vegetación de las vallas. Es perfectamente
visible desde fuera de la base, sobre todo desde un paso elevado que
une la carretera A-401 con una vía local que llega hasta el pueblo de
Rota. Por esta última carretera, y a unos quinientos metros al sureste
de la "jaula de los elefantes", un cartel que también se ve desde el
exterior indica que en esa zona se encuentra la "Comandancia del Grupo
de Seguridad Naval". [4]

En la base de Rota trabajan algo más de 1.200 civiles españoles, de
los que una mayoría viven en el propio pueblo. Estos empleados
confirman que los estadounidenses tienen más de un edificio dedicado a
las comunicaciones, aunque el personal civil de nacionalidad española
tiene el acceso restringido. Según las mismas fuentes, el edificio más
secreto es el número 533, al que sólo tienen acceso los militares del
Grupo de Seguridad Naval. Cuando un empleado tiene que entrar allí,
siempre va escoltado por un miembro del NAVSECGRU y sólo puede acceder
a las zonas comunes. Se trata de la construcción ubicada en el centro
de la antena AN/FLR-14, donde se encuentran las oficinas del
NAVSECGRU. [5]

Pese al secreto que rodea a las operaciones del Grupo de Seguridad
Naval en Rota, curiosamente también tiene su propia página oficial en
Internet. Se trata de una fuente muy valiosa para demostrar las
operaciones de espionaje que se llevan a cabo en la base. El NAVSECGRU
de Rota explica que su misión consiste en "proporcionar comunicaciones
seguras y rápidas para la defensa de Estados Unidos y de sus aliados"
y "analizar fenómenos electromagnéticos". En efecto, el Grupo de
Seguridad Naval se ocupa del área de criptografía de Rota, como ocurre
en todas las bases donde está asentado. De ellos depende que las
comunicaciones militares salgan cifradas para que, si son
interceptadas por otro país, no puedan ser descifrarse. Pero igual que
tienen la obligación de asegurar las comunicaciones salientes, también
criptoanalizan las entrantes, que en este caso son las comunicaciones
civiles, diplomáticas y militares interceptadas por la enorme antena
AN/FLR-13. [6]

En 2002, el oficial al mando del NAVSECGRU de Rota era Bob R.
Nicholson, comandante de la Marina de Estados Unidos.
Sorprendentemente, su curriculum también está publicado en la página
de Internet del Grupo de Seguridad Naval, donde se explican
detalladamente los pasos que siguió para subir en el escalafón hasta
llegar a la jefatura del departamento de espionaje de las
comunicaciones ubicado en Rota. Nacido en Salisbury, Maryland,
Nicholson se alistó en la Marina en mayo de 1975. Recibió la
instrucción militar básica en Orlando (Florida), para luego iniciar
sus estudios en la rama de la electricidad y la electrónica en la
Escuela Militar de los Grandes Lagos, situada en Illinois. Asignado en
1976 al Grupo de Seguridad Naval en la base de Norhwest, en Virginia,
trabajó como Técnico de Mantenimiento hasta que regresó en 1979 al
Centro Naval de Formación Técnica de Pensacola, en Florida, donde
mejoró su preparación durante un año. Al concluir sus estudios, fue
asignado al Grupo de Seguridad Naval en la base japonesa de Misawa,
una de las estaciones "Echelon", según el Parlamento Europeo.

En 1981 estudió en la Academia de Oficiales de Newport, en Rhode
Island, desde donde fue asignado como Oficial de Criptología a bordo
del USS Lexington. Tras pasar tres años embarcado, Nicholson se
trasladó en 1985 a la base aeronaval de Rota, donde trabajó en el
NAVSECGRU como Oficial de Mantenimiento Electrónico y Oficial de
Operaciones de Observación. Después de recalar apenas unos meses en el
Grupo de Seguridad Naval de la base de Key West, en Florida, volvió a
embarcarse como Asistente Criptológico de la III Flota, prestando
servicios en distintos buques de guerra y submarinos (Coronado,
Ranger, Nimitz, Shiloh y Abraham Lincoln). En julio de 1993 ascendió
al puesto de Jefe de Operaciones de la base de isla Terceira, en las
Azores, aunque pronto se le reclamó para que prestara sus servicios
como Asesor Naval en Fort George Meade, sede central de la Agencia de
Seguridad Nacional. Finalmente, fue nombrado Jefe de Operaciones del
Grupo de Seguridad Naval en Rota, donde, al menos hasta mediados de
2002, el Comandante Bob R. Nicholson era el oficial de mayor rango. Su
curriculum destaca también que es especialista en el control y manejo
de antenas tipo AN/FLR. [7]

Al inicio de la página de Internet del NAVSECGRU de Rota hay un largo
y detallado aviso de seguridad donde advierte al visitante de que ha
accedido a una página oficial del Departamento de Defensa (DoD)
norteamericano y que, como tal, sus sistemas informáticos "pueden ser
supervisados", aunque eso sí, "con propósitos totalmente legales".
Este mismo aviso se puede encontrar en todas las páginas del
Departamento de Defensa estadounidense y en muchas del propio
Gobierno. Eso podría llevarnos a pensar que las autoridades vigilan
habitualmente los ordenadores de los usuarios de Internet mientras
están visitando sus páginas. En el caso de la web del NAVSECGRU, toda
la información que intercambie el visitante con página "será
recopilada por seguridad" y para elaborar "estadísticas", según dice.
"La información podrá ser examinada, grabada, copiada y utilizada",
asegura.

La advertencia también alude a que, en cumplimiento de la legislación
norteamericana, el administrador se compromete a destruir los datos de
sus visitantes cada cierto tiempo, pero las leyes estadounidenses sólo
asisten a sus propios ciudadanos, así que, si el NAVSECGRU de Rota
quisiera guardar indefinidamente la información de los usuarios no
norteamericanos, podría hacerlo sin contravenir la ley. No obstante,
este aviso tampoco debe despertarnos demasiadas suspicacias, ya que
muchas páginas comerciales en Internet utilizan sistemas muy
similares, e incluso más entrometidos si cabe, y algunas ni siquiera
advierten de que lo están haciendo, pero resulta al menos llamativo
ver advertencias tan grandilocuentes nada más iniciar la visita a la
web del Grupo de Seguridad Naval de Rota. Cabe suponer, además, que el
NAVSECGRU teme la actuación de un pirata informático, pues dice
utilizar "programas para vigilar el tráfico a fin de identificar
ataques."

En Internet pueden hallarse docenas de documentos que relacionan a la
base gaditana con el espionaje de las comunicaciones, aunque, además
de los antes mencionados, posiblemente uno de los más destacados sea
el que contiene las transparencias de unas conferencias organizadas en
Rota por la Oficina de Apoyo Naval (Naval Support Activity) en la base
norteamericana de Nápoles (Italia), donde se centralizan las
operaciones tecnológicas de la Marina en el Departamento de Europa
Central, al que Rota pertenece. En Nápoles se encuentra el
Departamento de Sistemas de Información, que provee soporte
tecnológico al resto de bases de la región. Entre otras tareas, este
departamento se encarga de organizar cursos e instalar ordenadores y
programas para garantizar la seguridad de las comunicaciones en las
estaciones navales [8].

Las citadas conferencias se pronunciaron en Rota entre el 3 y 5 de
noviembre de 1998. Una de las charlas corrió a cargo de un funcionario
llamado Bryan Bottesini, miembro de la Oficina de Soporte Naval de
Nápoles, que habló del "Programa de Seguridad en la Información". Las
33 transparencias de que se compuso su presentación advierten de que
se trata de un documento "sólo para uso oficial" y lleva en su portada
las cuatro estrellas del comandante en jefe de las Fuerzas Navales
estadounidenses en Europa.

Bottesini explicó a los asistentes que todos los miembros de la Marina
tienen la obligación de implicarse en la seguridad de los datos que se
manejan en las bases norteamericanas. La primera transparencia donde
se hace una mención específica a Rota detalla las inversiones en
tecnología hechas en diversas estaciones norteamericanas en Europa. Se
refiere a la Actividad Naval en el Reino Unido, donde se gastaron 90
millones de dólares en el año 1998, y también menciona los casi 80
millones invertidos en Nápoles y los 35 gastados en Rota por la NSA.
Este dato es muy importante para el estudio que nos ocupa, porque por
primera vez un documento oficial norteamericano reconoce que la
Agencia de Seguridad Nacional opera en la base hispano-norteamericana.
Probablemente se refiere al trabajo del Grupo de Seguridad Naval, que
orgánicamente está adscrito a la Marina pero depende funcionalmente de
la NSA.

En la transparencia número 21 de la serie se describen las dos
misiones principales de la Agencia de Seguridad Nacional. En primer
lugar, el conferenciante dijo que su objetivo clave es la
"Inteligencia de Señales" y explicó que se trata de "encontrar aquello
que el resto del mundo está buscando". Su segundo objetivo es
garantizar la "seguridad de los sistemas de información", es decir,
"evitar que el resto del mundo encuentre lo que nosotros tenemos". La
siguiente página se preguntaba textualmente: "¿Hay alguien más
escuchando?" y respondía afirmativamente: "Aproximadamente 150
naciones tienen capacidad para obtener inteligencia de señales". A
continuación advertía de que el teléfono, los móviles y el fax son
"excelentes fuentes de información" para estos países, por eso
subrayaba que los militares estadounidenses han de proteger sus
comunicaciones siendo conscientes de "la sensibilidad de algunas
informaciones" que pudieran transmitir, aconsejándoles que se
comuniquen por circuitos seguros, y pidiéndoles que recuerden que
"alguien más puede estar escuchando" y que "nuestras fuerzas deben
comprometerse" con la seguridad porque "hay vidas en juego". En el
mismo acto, Bryan Bottesini explicó que se incrementaría el número de
oficiales en cada base para mejorar la seguridad de los sistemas de
información. Para ello, la NSA contaría con la incorporación de
reservistas.

También puede hallarse en Internet la Guía de la Fuerza Aérea Naval de
Reserva del año 2000 (editada en 2001), donde en efecto se menciona el
aumento del número de reservistas asignados a operaciones de seguridad
en las bases norteamericanas diseminadas por el mundo. El documento,
firmado por el comandante en jefe John P. McLaughlin, explica que la
misión de los reservistas es "dar soporte a la flota con unidades,
equipamiento y personal preparado y totalmente integrado a fin de
cubrir todo tipo de operaciones, de la paz a la guerra". Los
escuadrones de reserva se encuentran en Estados Unidos, pero prestan
servicios en todas aquellas bases que pidan la incorporación de
personal para llevar a cabo misiones concretas. En el caso de la base
de Rota, durante el año 2000 se enviaron dos unidades de reservistas.
La primera fue la llamada "Fuerza de Protección", compuesta por
"Unidades de Seguridad y Cuerpos Policiales". Cumple misiones de
refuerzo para incrementar la seguridad interna en cualquier
instalación norteamericana y permaneció en la base
hispano-norteamericana durante 147 días. La segunda unidad asignada a
Rota en 2000 fue la llamada "Fuerza Aérea de Reserva", que cumplió 142
días. [9]

En el citado documento hay tablas donde se especifica claramente la
misión de cada una de estas unidades. El Grupo de Seguridad Naval
también tiene su propio cuerpo de reservistas, repartido en 21
unidades por toda Norteamérica. La definición que aparece en este
informe sobre la misión del Grupo de Seguridad Naval de Reserva (Naval
Reserve Security Group, NAVRESECGRU) es seguramente la más explícita
en cuanto a sus funciones de todas las mencionadas hasta ahora:
"Explotar, defender y atacar la información y los sistemas de
información (ajenos a EE.UU.) como parte de las operaciones Navales,
Conjuntas y Combinadas y como miembros del Sistema Criptológico de
Estados Unidos". Este grupo de reservistas está preparado para dar
servicios de "recolección (de información), elaboración de informes,
análisis, traducción, mantenimiento y administración de los sistemas
de información" en cualquier unidad de espionaje de la Marina. El
informe destaca que cuenta con militares especialmente formados en el
"Soporte a Misiones de Alta Frecuencia" (las que se llevan a cabo con
las antenas AN/FLR-13) para "facilitar la búsqueda de señales y el
seguimiento de objetivos marcados por la Agencia de Seguridad
Nacional". Los reservistas también pueden desplazarse a cualquier base
para dar "asesoría y formación" sobre "seguridad en las
comunicaciones", particularmente en aquellas más vulnerables, como el
teléfono, el fax, los móviles y las redes informáticas.


[1]. Página oficial de la base de Rota en Internet. Disponible
en http://www.rota.navy.mil/nctams/bio/history.html

[2]. ?bid.

[3]. Gerhard Schmide (ponente). Op. cit.

[4]. Véase Anexo fotográfico [en el libro]. Imagen 3 (la antena
AN/FLR del Grupo de Seguridad Naval en Rota).

[5]. Entrevistas con empleados españoles de la base de Rota.
Fuentes reservadas. Mayo de 2002.

[6]. Información obtenida en la página de Internet del "Naval
Security Group Activity - Rota, Spain". Disponible en:
http://www.rota.navy.mil/nsga/

[7]. Información obtenida en la página de Internet de las
biografías de los oficiales del "Naval Security Group Activity - Rota,
Spain". Disponible en http://www.rota.navy.mil/nsga/biographies.htm

[8]. U.S. Naval Forces Europe. Information Systems Working
Group. NSA Rota, SP 3-5 November 1998. Disponible en Internet:
http://www.nsa.naples.navy.mil/iswg/cnesecurity.ppt

[9]. Commander Naval Air Reserve Force FY2001. Desktop Guide.
Disponible en: http://www.navres.navy.mil/navresfor/navair/playbook/desktop_guide.pdf



========================================================================

El boletín ENIGMA es una publicación gratuita del Taller de
Criptografía. Se permite su reproducción y difusión sin ánimo de lucro,
citando nombre y referencia.
Mira també:
http://www.ugr.es/~aquiran/cripto/cripto.htm

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more