Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: ecologia
Greenpeace: "la UE podría romper la moratoria de transgénicos"
17 feb 2004
La UE podría romper la moratoria de transgénicos
El Gobierno Español aprueba hoy 9 nuevas variedades de maíz transgénico sin respetar la opinión de la mayoría de los ciudadanos

lun 16 febrero 2004

La Unión Europea podría poner punto final a la moratoria de facto de transgénicos, a partir del próximo miércoles 18, autorizando las importaciones y la introducción en la cadena alimentaria del maíz NK 603, comercializado por la compañía multinacional Monsanto, con genes de tolerancia al herbicida Roundup de la misma empresa. Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, CECU, COAG, Plataforma Rural y SEAE temen que el Gobierno Español pida a su representante permanente en el Comité Regulador que vote a favor de la aprobación del maíz en vista de que, como ha vuelto a demostrar hoy mismo, el Ejecutivo es un ferviente defensor de los OMG.


El Gobierno español ha dado hoy luz verde al cultivo de otras 9 variedades transgénicas que se suman a aquéllas cuyo cultivo está tolerando unilateralmente en terrirorio español desde 1998. Las organizaciones firmantes han pedido anteriormente la suspensión de las variedades modificadas genéticamente aprobadas en España porque no se cumplen los requisitos técnicos y legales de coexistencia entre agricultura transgénica y no transgénica (incluida la ecológica).

Con respecto al NK 603, será el Comité de la Cadena Alimentaria, compuesto por representantes permanentes de los Estados Miembros, quien examinará la solicitud de la empresa multinacional. Esta aprobación reanudaría las autorizaciones para importar nuevos transgénicos a Europa, paralizadas desde octubre de 1998 por la inseguridad científica y legislativa que caracteriza a estos productos.

Las organizaciones firmantes de este comunicado creen que, de aprobarse, sería una decisión desafortunada y peligrosa, ya que no se puede demostrar la inocuidad de este tipo de maíz. La UE no reúne todavía las condiciones para garantizar que la liberación al medio ambiente y la posterior introducción en la cadena alimentaria de Organismos Modificados Genéticamente (OMG) no tenga graves consecuencias ambientales y sanitarias.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, CECU, COAG, Plataforma Rural y SEAE afirman también que dar el visto bueno a este maíz supondría negar la libertad de elección de agricultores (con especial incidencia en los prodiuctores ecológicos, un sector en auge) y consumidores. Además será un ataque a la salud pública por varias razones, de entre las cuales destacan:

-El proceso Europeo de aprobación del maíz NK 603 concluyó antes de la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Alimentos y Piensos modificados genéticamente. Es decir, el visto bueno para introducirlo en los alimentos de todos los europeos se hizo con arreglo al Reglamento anterior, una legislación obsoleta y permisiva que ya no está en vigor.

-El análisis de riesgo presentado por Monsanto y el dictamen de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria dejan sin respuesta muchas dudas sobre la seguridad de este maíz. Por ejemplo, no se han estudiado los efectos tóxico-acumulativos, los efectos sobre generaciones futuras o sobre la salud de consumidores especialmente sensibles, tal y como exige la ley europea. Tampoco se describen los posibles efectos de las secuencias inesperadas e indeseadas de ARN que se han encontrado en los genes de este maíz: se ha demostrado científicamente que estas secuencias podrían bloquear genes vecinos. Así mismo, las investigaciones presentadas por Monsanto sobre alergenicidad del NK 603 son demasiado escasas y no cumplen las solicitudes de científicos de la UE para que se analice con más detalle el potencial alergénico de esta variedad.

-La Unión Europea no está preparada para introducir transgénicos a gran escala en la alimentación. Por ejemplo, la nueva legislación de etiquetado de alimentos y piensos modificados genéticamente no entra en vigor hasta el próximo 18 de abril. En el caso de España, la Administración ni siquiera está preparada para garantizar la trazabilidad (seguimiento desde el campo hasta el plato) de los alimentos, con lo cual no existen garantías de que el etiquetado de los alimentos sea seguro. Antes de dar cualquier paso para favorecer la introducción de nuevos transgénicos es imprescindible que el marco legal garantice información, derecho a elegir y protección de los ciudadanos y del medio ambiente.

Este intento de la Comisión Europea de reanudar las aprobaciones de transgénicos se enmarca en una política más amplia de fomento de los OMG y de su introducción masiva en el territorio europeo. Los planes de la Comisión incluyen la aprobación de numerosos transgénicos, la legalización de la contaminación de semillas no transgénicas por semillas que han sido modificadas genéticamente, la inclusión de variedades transgénicas en el Registro Europeo de Semillas y la apertura de expedientes contra aquellos países que declaren en su territorio zonas libres de transgénicos. Sin lugar a dudas, esta actitud responde a las presiones que EEUU está ejerciendo sobre la Unión Europea, particularmente a través de la Organización Mundial del Comercio, así como a los poderosos grupos de presión transnacionales (lobbies).

Es lamentable constatar que la Comisión Europea está priorizando los intereses económicos de determinados Estados y compañías frente a consideraciones sociales, ambientales y económicas, haciendo caso omiso de una opinión pública que sigue oponiendose a los OMG.

En el caso de España, el Gobierno ni siquiera ha respetado la normativa europea, permitiendo, por ejemplo, que se incumplan los Registros de campos sembrados con transgénicos. Al mismo tiempo ha demostrado su incapacidad para realizar controles y tomar las medidas pertinentes que eviten los efectos negativos de los transgénicos (están ampliamente demostrados los daños del maíz transgénico cuyo cultivo está tolerando el Ejecutivo español).
Sindicat