Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Las Falacias de Uribe
11 feb 2004
La campaña diplomática del gobierno colombiano en Europa comenzó hace algunas semanas, con el envío de una avanzada encabezada por el vicepresidente Francisco Santos, miembro de la familia propietaria del principal diario del país, El Tiempo.

Visita de Uribe Vélez a Europa (I)

Las Falacias

 

 

Por Lázaro Fuentes Girardot

E-mail:

lazarofuentesgirardot@yahoo.es

 

 

En el marco de una planificada arremetida diplomática, que cuenta con el apoyo de los medios de comunicación de Colombia,  inició su visita a Europa el presidente ?lvaro Uribe Vélez (AUV), con el objetivo de maquillar su desgreñada imagen y pedir ayuda para la guerra contra el pueblo de su propio país. A pesar de la gigantesca campaña publicitaria para disfrazar los verdaderos propósitos de su viaje, las metas de la cruzada uribista por el viejo continente son claras, a saber: intentar limpiar la imagen de su gobierno frente a las violaciones de los derechos humanos engañando a sus interlocutores con cifras amañadas, justificar su negativa a establecer diálogos con la insurgencia - así sea sólo para llegar a un acuerdo humanitario por el que clama toda Colombia -, justificar la legalización de los grupos narcoparamilitares encargados de la guerra sucia, loar las supuestas bondades y eficacia de su política represiva (“seguridad democrática? y “estatuto antiterrorista?), recabar el apoyo de la comunidad europea (no sólo de la Unión) para su política autoritaria y justificar el proyecto militar de colonización estadoudinense: Plan Colombia, llamado ahora Iniciativa Regional Andina.

 

La campaña diplomática del gobierno colombiano en Europa comenzó hace algunas semanas, con el envío de una avanzada encabezada por el vicepresidente Francisco Santos, miembro de la familia propietaria del principal diario del país, El Tiempo. Refiriéndose a las violaciones de los derechos humanos, el vicepresidente presentó en Europa unas cifras que no corresponden a la realidad y que, como tales, fueron refutadas por distintas ONGs. Ahora le corresponde a Uribe seguir regando y ampliando las falacias del régimen colombiano en Europa.

 

Veamos algunos ejemplos

 

- El diario El Tiempo publicó recientemente la noticia del asesinato de “sólo 30 militantes de la Unión Patriótica durante el año 2003? (¡sic!). Lo que no especificó es que se trataba de supervivientes de un partido prácticamente aniquilado por el régimen (más de 5.000 militantes asesinados). Lo relevante, entonces, no es que se haya asesinado a “sólo 30 militantes de la Unión Patriótica durante el año 2003?, sino que el régimen siga ensañándose con los pocos supervivientes del asesinato, la desaparición forzada y el destierro de todo un partido político.

 

- Frente al desplazamiento forzado, el gobierno se felicita de la disminución de las cifras, pero en la realidad sucede todo lo contrario. No por nada el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se refirió el 4 de febrero a Colombia como el primer país en desplazamiento forzado del mundo después de la República Democrática del Congo y Sudán, ya que supera los  tres millones de desplazados internos, sin contar las 300.000 personas que han huido del país.

 

Las estadísticas gubernamentales son el producto de varias formas de manipulación directa e indirecta, entre las que podemos citar las siguientes:

 

1. La política de “seguridad democrática?, que equipara a todos los habitantes de las regiones en conflicto con “guerrilleros terroristas?, ha llevado a que los desplazados no registren sus casos.

2. Los desplazados por fumigaciones de cultivos “ilícitos? no son reconocidos como tales.

3. El número de desplazados que cruza las fronteras nacionales hacia países vecinos es cada vez mayor y éstos tampoco son registrados como desplazados.

4. No se contabilizan los desplazados inter e intraurbanos.

5. Las cifras de las ONGs tampoco pueden ser completas, ya que éstas no pueden llegar a todas las regiones.

 

- De igual manera, las cifras gubernamentales se ufanan de que “sólo? 72 sindicalistas fueron asesinados en 2003, en relación con los más de 200 asesinados en 2002. ¡Qué desfachatez! Como en el caso de la Unión Patriótica, ya no quedan muchos por asesinar, por lo que es apenas normal que la cifra empiece a decrecer. Por otra parte, ¿acaso puede justificarse el asesinato de un solo opositor?

 

- En cambio, esas cifras nada dicen del aumento de las amenazas, asesinatos y “desapariciones? de dirigentes populares en diferentes regiones del país. En 2003 fueron asesinados 13 defensores de Derechos Humanos, 29 líderes comunales y 23 líderes campesinos.

 

- Sin embargo, hay que reconocer que el gobierno también ha dicho algunas verdades, sólo que incompletas. Por ejemplo, que ha detenido a más de 15.000 personas acusadas de terrorismo. Lo que no dice es que se trata de verdaderas pescas milagrosas en las que más del 90% de los detenidos tienen que ser dejados en libertad posteriormente, ante la ausencia de pruebas, pues se trata de acciones de intimidación de la población y de una cacería de brujas dictada por la necesidad de mostrar “resultados? en la lucha contra las guerrillas revolucionarias que el gobierno llama terroristas.

 

Y más mentiras

 

Uribe dijo en el hemiciclo casi vacío del Parlamento europeo: “Colombia es una democracia social?. Acto seguido, trató de demostrarlo con algunas cifras, tan poco contundentes que terminó reconociendo que “tenemos muchos problemas sociales pero nos acompaña toda la decisión de superarlos?.

 

Surge entonces la pregunta: ¿existe una “democracia social? en un país cuyo presupuesto nacional está dedicado en un 37,8% al servicio de la deuda externa y cuya política social y económica ha sido condicionada a los parámetros impuestos por el Banco Mundial? Para responder, bástenos citar la reforma laboral, que amplió la jornada laboral a 16 horas, acabó con el pago de las horas extras dominicales y feriadas  y redujo la indemnización por trabajo nocturno; o la reforma del régimen de pensiones,  que elevó la edad de jubilación e incrementó el número de  semanas de cotización necesarias para hacerse acreedor a una magra mensualidad.

 

Esta “democracia social? es la misma que ha impulsado una política tributaria que se puede resumir al otorgamiento de nuevos privilegios a los grandes capitales y empresas con el argumento neoliberal de que “en Colombia la desigualdad no se debe a la empresa privada sino a la falta de empresa privada? (¡sic!, discurso de Uribe ante el Parlamento Europeo), así como a la imposición del IVA a todos los productos de la canasta familiar para financiar la  “seguridad democrática?, que consumió en 2003 más del 15% del presupuesto general de la nación.

 

El propio Banco Mundial, en su último informe, señala que el  75% de la población sufre de desnutrición. Organismos de control del mismo Estado colombiano han señalado que el 60% de la población vive por debajo del límite de pobreza, de los cuales 11 millones en la indigencia. Claro, no todos en Colombia somos pobres, también hay ricos y muy ricos, por ejemplo, aquel  0,07% de la población que posee el 68% del capital financiero o el 0,2 % que posee el 89% del capital accionario en las sociedades anónimas o incluso el 0,2% que posee el 50% de las tierras productivas del país.

 

A estos últimos representa Uribe Vélez y en función de ellos gobierna. Por eso miente y engaña cuando dice que “en Colombia se respetan los derechos humanos? o que “Colombia es una democracia social?.

 

 

 

Sindicat Terrassa