Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina : guerra
En Chiapas, militares trasladan a un cuartel seis cañones de largo alcance
10 feb 2004
Noveno aniversario de la ocupación castrense de las comunidades indígenas.

En Chiapas, militares trasladan a un cuartel seis cañones de largo alcance.

Intensa actividad en los retenes de las zonas fronterizas.
San Cristobal de Las Casas, Chis., 9 de febrero. Esta mañana, al cumplirse nueve años de la ocupación militar de las comunidades indígenas en las montañas de Chiapas, parsimoniosos y como queriendo pasar desapercibidos, subieron de Tuxtla Gutiérrez hacia Rancho Nuevo, donde se encuentra el cuartel general de la 31 zona militar, seis cañones de largo alcance, cada uno en su vehículo y encamisados en lona verde olivo. El convoy se entremezclaba con los carros particulares que transitaban ese tramo de la carretera Panamericana.

Más allá de que se trata de un trasiego de artillería completamente inusual, la puntualidad onomástica de éste y otros despliegues castrenses ocurridos en las últimas 48 horas, resulta un mensaje inquietante en fecha tan señalada. Como se recordará, el 9 de febrero de 1995 el ex presidente Ernesto Zedillo se ganó el puesto de tahúr en la historia contemporánea, al pretender que ofrecía negociaciones a los rebeldes del EZLN mientras se sacaba de la manga una partida escondida y reactivaba la guerra en Chiapas.

A lo largo de su sexenio, Zedillo jugó sin cesar a la guerra. Es el periodo de máxima actividad paramilitar, concertada y agresiva en Chenalhó (Acteal y antes) y la zona norte. Más de 10 mil desplazados, más de 100 muertes, decenas de presos zapatistas y simpatizantes. Simultáneamente, el Ejército establecía el teatro de operaciones de guerra que actualmente se encuentra en su apogeo, según estudios recientes.

Hoy hace nueve años la población entera de Guadalupe Tepeyac, Prado Pacayal, San Antonio el Brillante, San José del Río y muchas comunidades más huyeron a las montañas, sólo con la ropa que llevaban puesta. Mujeres, ancianos, niños. Era tiempo de "nortes". Hasta en la selva hacía frío. La mayoría retornaron días después, sólo para encontrar sus tierras y cotidianidades ocupadas por las tropas federales. Millares de soldados, por cielo y tierra, se posesionaron de los días y las noches de los pueblos.

Los habitantes de Guadalupe Tepeyac permanecerían en las montañas, exilados, durante más de seis años. Los niños que nacieron en la intemperie de la huída los días posteriores al masivo ataque militar, ya estudian primaria. Y la guerra sigue, en aparente sordina.

En diciembre de 2000, el presidente Vicente Fox ordenó el retiro de todos los puestos de revisión en los caminos y carreteras de la zona de conflicto. Esto sirvió para propalar la ficción de que el Ejército había "salido" de Chiapas. Actualmente opera buen número de aquellos retenes, y el pasado domingo estuvieron excepcionalmente activos en el norte de la selva Lacandona, donde a este enviado le tocó descender del vehículo cuatro veces entre Frontera Corozal y Chancalá (unos 100 kilómetros), para que los soldados revisaran equipaje, guantera y bajo los asientos. Como en los viejos tiempos.

Del mismo modo, en los 75 kilómetros que separan Comitán y San Cristóbal de la Casas, cuatro controles distintos modulan el libre tránsito: además de soldados, participan la Policía Federal Preventiva, judiciales y agentes de Migración. Entre Maravillas Tenejapa y Amparo Aguatinta se colocan retenes móviles todos los días, además de que en este último lugar opera un puesto de control permanente. Por lo demás, en la cañada de Las Margaritas hacia La Realidad han reaparecido los soldados al pie del camino, vestidos de civil, en Rancho Momón y Vicente Guerrero; "conviven" con la población y toman registro de los vehículos que transitan.

Luego de la ofensiva de 1995 se establecieron cerca de un centenar de bases de operaciones, campamentos y cuarteles militares que ocupan hasta el presente amplios predios en los Altos, la zona norte, la selva y la región fronteriza. En un proceso de continua expansión, durante el tiempo transcurrido desde entonces, se retiraron sólo siete posiciones, por demanda del EZLN al nuevo gobierno de Vicente Fox. Si bien se han instalado varias más.

"No tenemos la culpa de ser tan guapos"

El ejido Emiliano Zapata, en el municipio de Tila, protagoniza estos días una lucha singular: una población mayoritariamente oficialista y/o priísta exige el retiro de la base de operaciones del Ejército instalada dentro de su comunidad. Las autoridades ejidales acusan a los soldados de hostigamiento sexual y violaciones a las y los hijos de las familias choles del lugar, el consumo de drogas y alcohol, la prostitución y, ante todo, la división de la comunidad.

La Secretaría de la Defensa Nacional ya declaró, a través de la séptima región militar, que la base no saldrá de Emiliano Zapata, no obstante que el predio que ocupa es propiedad ejidal. Después de dos movilizaciones, el 8 y el 22 de enero, los ejidatarios insisten en su demanda. El gobierno del estado ha ofrecido su mediación, acercándose a los indígenas y al Ejército. En relación con las acusaciones de hostigamiento sexual, durante una reunión con operadores gubernamentales, los militares explicaron que lo que pasa es que "las mujeres se impresionan cuando nos ven, fuertes, atléticos y altos. No tenemos la culpa de ser tan guapos".

En este ambiente, hoy se registró un tránsito de buena parte de oficialidad hacia la zona norte y los Altos, mientras una batería de artillería pesada se sumaba a los parapetos del cuartel general de la 31 zona militar en Rancho Nuevo, sede también del Centro de Adiestramiento Regional (CAR) 20, el 13 batallón de infantería, el campo militar 31-A y la guarnición del aeropuerto Corazón de María.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/012n1pol.php?origen=politica.php&fly=1

Comentaris

Re: En Chiapas, militares trasladan a un cuartel seis cañones de largo alcance
03 des 2005
mejustaria saber mas de los militares q estan en bases militares en chancala
Sindicat