Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder
a por ellos
08 feb 2004
Bayer, Boeing y Merrill Lynch, entre las firmas con menor ética

Fraudes, conflicto de intereses y uso de humanos como conejillos de indias, algunas anomalías

Brighthouse, Clear Channel, Diebold, HealthSouth, Inamed y Safeway están en la misma lista
Bayer, Boeing y Merrill Lynch, entre las firmas con menor ética

Fraudes, conflicto de intereses y uso de humanos como conejillos de indias, algunas anomalías

Brighthouse, Clear Channel, Diebold, HealthSouth, Inamed y Safeway están en la misma lista

DAVID ZUÑIGA

Bayer, Boeing, Merrill Lynch y Halliburton aparecen en la lista de empresas de peor comportamiento ético en 2003, elaborada por la publicación Multinational Monitor. Esas firmas, señala, han perpetrado desde fraudes y conflicto de intereses hasta uso de humanos como conejillos de indias para estudiar la manera en que responden las personas a comerciales de televisión.

Para Robert Weisman y Rusell Mokhiber, que dan seguimiento a las actividades de las trasnacionales y elaboran este top ten corporativo, hacer la lista de 2003 no fue fácil debido a la variedad, el alcance y la complejidad de los fraudes, escándalos e ilícitos cometidos. El recuento se presenta en orden alfabético.

Bayer. 2003 podrá ser recordado como el año del dolor de cabeza para este gigante farmacéutico. En mayo pasado aceptó cargos que le hicieron y pagó más de 250 millones de dólares para resolver una demanda por haberse negado a aplicar los descuentos del programa Medicaid, que garantiza asistencia médica a los pobres en Estados Unidos. Además, la firma se vio envuelta en disputas legales por su fármaco Baycol, para combatir el colesterol alto. Bayer retiró esa medicina del mercado luego de que se le relacionó con problemas musculares que en algunos casos podían provocar la muerte y actualmente enfrenta demandas de pacientes que afirman haber sido afectados.

En junio, The New York Times reveló la existencia de memoranda interna que al parecer muestran que la compañía siguió promoviendo el Baycol a pesar de haber comprobado que era riesgoso.

Boeing. En una de las más grandes tretas corporativas de que se tenga memoria, Boeing diseñó un acuerdo por medio del cual arrendó al Pentágono aviones nodriza tipo 767 para abastecer de combustible a aviones de combate en el aire. Este programa, que costó 27 mil 600 millones de dólares, resultó mucho más caro que si el Pentágono hubiera comprado las aeronaves. El negocio quedó al descubierto porque en noviembre la compañía despidió a su jefa de finanzas, quien resultó ser una ex empleada del Pentágono y fue contratada poco después de que se hizo la transacción.

Brighthouse. Esta compañía, dedicada a la consultoría y la publicidad, maneja el Instituto de Neuroestrategia, que hace investigaciones sobre cómo responde el cerebro humano a los mensajes publicitarios. En un esfuerzo por llevar la mercadotecnia a niveles nunca vistos, el instituto utiliza aparatos de resonancia magnética para monitorear la actividad cerebral estimulada por los anuncios.

Clear Channel. El gigante de la radio Clear Channel se especializa en absorber o aplastar a radioemisoras locales, en imponer listas homogéneas de música en estaciones que alguna vez fueron interesantes y en ofrecer apoyo mediático a las aventuras imperiales del gobierno de Estados Unidos. También tiene un largo historial de violaciones a normas sobre publicidad engañosa y por transmitir conversaciones sin permiso de las personas involucradas. En los tres años anteriores lo ha hecho en 36 ocasiones.

Diebold. Esta compañía, con sede en North Canton, Ohio, es uno de los principales fabricantes de las controvertidas máquinas para votar en Estados Unidos. Su presidente ejecutivo fue uno de los principales recolectores de fondos para la campaña del presidente de ese país, George W. Bush. Diversos expertos en computación han revelado que la tecnología utilizada en el sistema electoral estadunidense presenta fallas graves, y organizaciones activistas han señalado en Internet el poco cuidado con que Diebold maneja la información confidencial, ante lo cual la compañía ha amenazado con demandarlos.

Halliburton. Durante el go-bierno de George Bush padre, esta compañía hizo planes para privatizar diversas áreas y actividades del ejército de Estados Unidos. En ese entonces el secretario de Defensa era el ahora vicepresidente Dick Cheney, quien, coincidentemente, fue presidente ejecutivo de Halliburton. En la actualidad la compañía obtiene ganancias multimillonarias como contratista en Irak, donde ofrece servicios que van desde abastecimiento de combustible a precios exorbitantes hasta suministro de alimentos a las tropas de ocupación.

HealthSouth. Quince de sus principales ejecutivos fueron declarados culpables de un fraude multimillonario por haber falseado información sobre los estados financieros de la empresa, en perjuicio de inversionistas, contribuyentes y autoridades de Estados Unidos. Richard Scushy, fundador y presidente de la empresa, quien maneja una red de clínicas de cirugía ambulatoria, diagnóstico y rehabilitación, sigue peleando en los juzgados. Podría ganar con la ayuda de Bob Bennett, abogado famoso por defender a implicados en crímenes de cuello blanco.

Inamed. Esta compañía, con sede en California, buscó que la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobara sus implantes de silicón a pesar de que no pudo demostrar que eran seguros a largo plazo. Esta fue precisamente la razón por la cual la FDA restringió la venta de implantes de silicón hace una década.

Debido a que aún se conoce muy poco sobre los efectos de los implantes de senos (endurecimiento, deformaciones y ruptura), en enero pasado la FDA negó a Inamed permiso para comercializar sus productos.

Merrill Lynch. Esta firma de correduría debió pagar una multa de 100 millones de dólares por el presunto manejo de información privilegiada sobre la compraventa de acciones, en perjuicio de los inversionistas. Además, tres de sus ex ejecutivos fueron acusados de tratos turbios con Enron, el gigante del sector energético quebrado de manera fraudulenta. No obstante, la compañía se las arregló para evitar sanciones, mediante un acuerdo de vigilancia sobre sus operaciones.

Safeway. Es una de las principales cadenas de tiendas de abarrotes de Estados Unidos y enfrenta demandas por maltrato a sus trabajadores en el sur de California. Junto con Albertsons and Ralphs (de la cadena Kroger's), las tiendas Vons and Pavilion, de Safeway, están pidiendo a sus trabajadores que paguen una mayor porción de su seguro social. Si las empresas se salen con la suya, los trabajadores y sus familias sufrirán una merma de entre 4 mil y 6 mil dólares anuales en sus ingresos.
Sindicat Terrassa