Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : pobles i cultures vs poder i estats
Joan Rosell: «Estábamos acostumbrados a la estabilidad que Jordi Pujol dio a Cataluña y a España»
08 feb 2004
web_4.jpg
El presidente de la patronal catalana pide a los políticos estabilidad para poder «hablar de cosas serias» sin que la economía siga bajo el prisma de la politización que, según él, ahora lo invade todo. Sobre el caso Carod opina que «mejor que el terremoto haya sido al principio», y asegura que en economía no existen nacionalismos «sólo buenas empresas o malas empresas»

-Desde la cúpula del empresariado catalán, ¿cómo se contempla la convulsa situación política que vive Cataluña?

-Esperando que llege el 14 de marzo, que el pueblo vote y entonces empezaremos a hablar de cosas serias, de lo que nos interesa a los empresarios que es hablar de cosas económicas y no políticas. Creemos que hay demasiados asuntos políticos que salen todos los días y se apoderan de la información. Así, hay temas económicoos que se politizan y en cambio asuntos que verdaderamente nos preocupan pasan desapercibidos como las necesarias reformas que precisa la economía española y la europea. Estos son los asuntos que ahora deben estar encima de la mesa y esperamos que se aborden en profundidad.

-Las elecciones autonómicas del pasado mes de noviembre significaron el fin de la era Pujol. ¿Qué supuso para el empresariado catalán este hecho y el cambio de signo político que al final se produjo?

-Aquí estábamos acostumbrados durante muchísimos años al gobierno del señor Pujol que hay que valorar muy positivamente desde muchos ámbitos. Claro que ha habido errores en toda su etapa y eso es fácil decirlo ahora, pero han sido muchos más importantes los aciertos. Además, sobre Pujol hay un punto no del todo valorado desde fuera de Cataluña que es haber dado estabilidad a muchos gobiernos durante muchos años y eso desde el punto de vista económico hoy en día es de un valor incalculable. Los apoyos a la UCD, al PSOE y al PP han sido tremendamente decisivos para poder hacer reformas económicas abordadas durante las últimas décadas y que han puesto a España en la situación que actualmente ocupa.

-¿Cómo contemplaron los pactos que dieron lugar al nuevo Govern de la Generalitat presidido por Pasqual Maragall y formado por un tripartito de izquierdas?

-Este Govern se ha hecho como una de las posibles combinaciones de la aritmética que dieron los resultados de la elecciones del 16 de noviembre. Se podían hacer los que se podían y no otros. A los empresarios nos interesan gobiernos estables y sólidos, que miren en el medio y largo plazo, que se olviden del corto y que, sobre todo, den estabilidad durante mucho tiempo, pues la estabilidad política es la base de la económica. Esos son los gobiernos que nos gustan a nosotros los empresarios. ¿De qué color? Una cosa es lo que nosotros pensemos y otra lo que los votantes deciden, pero esto sucede en todos las autonomías, en todos los países. El gobierno presidido por Maragall es el gobierno que hay, es nuestro gobierno.

-Un Ejecutivo que en mes y medio de andadura vive en una constante crisis, cuyo último episodio ha sido la entrevista que mantuvo con ETA Carod-Rovira como conseller en cap y como President en funciones...

-Acostumbrados a tanta estabilidad ha habido un pequeño terremoto. Si el terremoto fuera constante durante cuatro años sería un desastre, si ha sido al inicio, mejor que al final. Si ya costó mucho hacer el puzzle al principio y se ha tenido que rehacer al siguiente mes, mejor que haya sido ahora que más tarde. Lo que tenemos clarísimo es que es nuestro gobierno, que lo vamos apoyar y que le vamos a decir todo lo que tenemos que decir en las áreas que nos corresponden.

-¿Cuáles son las exigencias que han hecho o van hacer los empresarios al Govern de Cataluña?

-Nosotros no exigimos nunca, simplemente recomendamos. Decimos lo que es bueno y lo que es malo, lo que se hace fuera, en otros países, en otras comunidades y a partir de ahí los que tienen que tomar decisiones, porque tienen la responsabilidad, son los políticos.

-En el aspecto económico, Cataluña está asistiendo en las últimas semanas a los inquietantes anuncios de deslocalizaciones de grandes empresas como Samsung y Philips, que tuvieron por parte del Ejecutivo catalán una contestación en forma de amenazas hacia esas empresas, lo que contribuyó a tensar aún más los ánimos.

-Esta claro que estas deslocalizaciones no son producto del gobierno que hay ahora ni que sea un problema que sólo nos afecte a nosotros. En los últimos dos meses en toda Europa ha habido unas treinta noticias de este tipo, y donde más no ha sido en Cataluña ni siquiera en España, si no en países como Francia y Alemania. Probablemente habrá más anuncios de deslocalizaciones en el futuro pues la industria manufacturera en la Europa occidental no va a tener futuro. No se van a implantar nuevas fábricas especialmente manufactureras habiendo mano de obra más barata en otro sitio. Ante esto, lo que sí hemos de saber es con lo que contamos, lo que tenemos y cómo lo conservamos de la mejor manera posible.

-¿Y por dónde pasa el freno a estos abandonos?

-Con más formación, con más infraestructuras, con más I+D, con todas cosas que nos cansamos de decir y que entre lo público y lo privado hemos de tratar de aumentar nuestro mejor posicionamiento respecto a la competencia.

-En esta situación, ¿se puede decir que hay crisis industrial en Cataluña?

-La crisis industrial en cuanto a la implantacion de fábricas manufactureras no es en Catalua, es en toda Europa. Pero no es el momento de hablar de crisis cuando cada año se abren en España cien mil nuevas empresas. Me gustaría poder dar los nombres y apellidos de esas empresas que empiezan a funcionar en sectores menos maduros, pero eso ya no es tanta noticia. Quiero incidir en que el ambiente es positivo, ahora vemos todo lo negativo y nada de lo positivo y esa postura tampoco es justa.

-¿Se puede hablar de que el modelo de atomización de pequeñas y medianas empresas que tanto se ha valorado en Cataluña está obsoleto o sigue siendo válido?

-Es lo que hay y no solamente en Cataluaña. En toda Europa empresas grandes de más de mil trabajadores hay muy pocas, lo que hay son pymes.

-En este marco, ¿cómo se contempla la incorporación de nuevos países a la Unión Europea?

-Como un peligro y como algo bueno a la vez. Peligro porque en todo lo que es mano de obra intensiva los costes no nos benefician pues, por ejemplo, en Bulgaria hablamos de 1,5 euros/hora, en Alemania es de 27 y en España 15. Esas son las grandes diferencias a las que no podemos volver la cara. De igual forma es un hecho el que se van a abrir muchos nuevos mercados y hemos de preguntarnos si estamos posicionados. La respuesta es que no. Y no nos queda más remedio que ir hacia esos mercados igual que pasó cuando nuestra incorporación. La gran ventaja que entonces supuso para España ahora la van a tener esos países.

-¿Y los beneficios?

-Nosotros tenemos que cambiar hacia un tipo de empresas donde el I+D se haga aquí y la produccion se haga fuera. Eso es ir hacia otro tipo de economía ante la cual quizá no estemos mentalizados, pero es nuestro reto ineludible. Estados Unidos en estos momentos tiene casi el 80 por ciento de la economía de servicios y muchos de estos servicios son para la industria ya sea localizada en Estados Unidos o fuera, pues existen muchas empresas que ponen sus factorías en otros países pero mantienen allí sus centros de decisión, sus centros de I+D, de informática... Aquí hemos de aprovechar nuestras oportunidades, saber cuáles son nuestras ventajas comparativas y competitivas y hacer uso de ellas.

-El conseller de Economía en su reciente comparecencia ante el Parlament calificó el estado de salud de la economía catalana como bueno. ¿Está usted de acuerdo con ese diagnóstico?

-Sin duda alguna, nuestra economía esta creciendo como la española y eso es crecer más de un punto por encima que la media de la economía europea.

-En este sentido las previsiones de crecimiento económico que ha dado la Generalitat y la Cámara de Comercio coinciden en que será de un 3 por ciento.

-Así es y va en línea de la economía española. Las grandes tendencias de crecimiento han sido en los últimos años por vía de las exportaciones, por vía del turismo y por vía de la construcción, y, aparentemente, no hay signos de desaceleración en estos campos. En Cataluña, además, tenemos una tasa de actividad mayor, un índice de contratos indefinidos mayor que en España y la temporalidad del trabajo es diez puntos superior. Así que el diagnóstico no puede ser más que de una buena economía.

-En este contexto, ¿qué esperan los empresarios del nuevo Govern de la Generalitat?

-Insisto, estabilidad.

-¿Qué le recomiendan?

-Que sepan donde estamos, que Cataluña es muy pequeña en el conjunto de Europa que es precisamente nuestro principal mercado, en donde debemos movernos y en donde hemos de competir.

-¿Ha detectado una paralización de la Administración autonómica?

-Es que no ha empezado todavía funcionar. Nosotros sí hemos empezado a hablar con todas y cada una de las consellerías que nos competen con la ventaja de que les conocemos y tenemos muy buenas relaciones con quienes ocupan responsabilidades económcias en el Govern de Cataluña.

-¿Cómo le suena al empresario cuando los políticos hablan de nuevo estatuto, de nuevo modelo de financiación...?

-Eso es política y esperemos que la política no llegue a entorpecer todo lo relacionado con la economía y la empresa. Estamos esperando que se acabe un año de elecciones, que el 14 de marzo el gobierno elegido se empiece a poner las pilas y abordemos una nueva etapa en la que los objetivos son tan claros como que se comiencen a acometer las reformas estructurales pendientes de la economía española, pasando por la reforma de la legislación laboral, qué hemos de hacer de común acuerdo con un imprescindible consenso con los agentes sociales. Somos todos mayorcitos, todos sabemos qué es lo que podemos dar, que es lo que podemos pedir, pero hay un referente que es la competividad. Vemos lo que hacen Alemania y Francia, dos países distintos y tremendamente complejos que han llegado a la conclusión de abordar un profundo cambio del sistema laboral en el caso de Alemania; y en Francia, un país estatalizado al máximo, que no tiene otra necesidad que revisarlo. En España, que vamos adelantados, que no hemos llegado aún a esas cotas del estado de bienestar, hemos de asegurarnos el no ir en dirección contraria; y hemos de aprovechar la ventaja competitiva e intentar gestionar la situación de nuestra economía que es mucho mejor que en estos países.

-¿Se está refiriendo a la flexibilidad laboral?

-No sólo en el ámbito laboral. Economía hoy en día es flexibilidad, en todos ámbitos; en los mercados, en la gestión de las fábricas, en el lanzamiento de nuevos productos, en los cambios de catálogos... Todas las empresas tienen que estar alerta en sus mercados y eso es lo que tienen que entender los gobiernos estatales y autonómicos. Que si no son muy rápidos y flexibles podemos perder el tren.

-Esto quiere decir que un entramado industrial tradicional como el catalán puede tener problemas para afrontar el futuro.

-De tradicional empieza a haber poco, ya que el que no se adapta a la nueva situación, a los nuevos tiempos, ya no queda. La gran oportunidad de la empresa catalala es su apuesta al exterior y quizá lo que nos hace falta es crecer en tamaño. La gran apuesta de las empresas, no sólo de las catalanas es pasar de pequeñas a medianas y las medianas a grandes. Para eso hace falta financiación, olvidarse del pasado; las empresas han de ser menos familiares y con más proyeccion internacional.

-Entonces, para las empresas no existe el nacionalismo.

-No, en el mundo empresarial existen buenas empresas y malas empresdas. El debate nacionalista es político. Los empresarios ni entramos ni salimos, queremos empresas buenas, productos buenos y planteamientos de cara a medio y largo plazo.

-¿Cuáles son los puntos fuertes de la economía catalana?

-La preparacion de la gente, las generaciones de gente joven preparada. Esto nos lleva a la vez a un punto menos fuerte que es la formación profesional donde hemos dado grandes pasos, pero en donde si no nos comprometemos todos, empezando por la administración, corremos el riesgo de una involución. Es un verdadero punto negro ya que los empresarios a través de la Seguridad Social pagamos unas cantidades muy importantes para formación profesional. Entre todos tenemos la obligación de avanzar y es una afirmación que comprobamos cuando vemos que Francia invierte en formacion profesional tres veces mas que España.

-Y en I+D...

-De igual forma. Nos deberíamos plantear cuatro o cinco campos para avanzar e invertir. Lo que no se puede hacer es riego por aspersión porque podemos llegar a la conclusión de que estamos desperdiciando el dinero. Si apostamos por cinco subsectores e invertimos durante cinco o diez años veríamos los resultados. Ese sería el camino más positivo, la elección de los campos en los que trabajar.

-Antes incidía en la necesidad de adaptarse a un mercado exterior. Aquí la gestión de las exportaciones, las ayudas, el tratamiento administrativo debe ser capital.

-Respecto a la exportación se puede decir lo mismo, ya que es otro pilar económico de futuro. En este sentido no es comprensible que las administraciones estatales y autonómicas empiecen a abrir oficinas por todo el mundo cuando una empresa, para exportar a Francia o Alemania ha de hacerlo por sus propios medios, ahí no valen ayudas estatales. Lo que sí que valdría es crear un gran centro de exportación en la India o en la China, por decirlo de una manera escueta. Eso sí que es bueno. Lo que no puede ser es crear cincuenta o sesenta oficinas y delegaciones de exportación de las autonomías porque esos sesenta puntos no tienen suficiente capacidad económica.

-Hablaba de formación, ¿y la Universidad?

-Se ha de intentar que el mundo de la universidad y el mundo de la economía práctica, el de las empresas, estén ligados de una vez por todas. No puede ser que estemos pagando para crear más de un millón y medio de universitarios y que después haya cientos de miles de universitarios que no se coloquen porque han hecho una carrera que no tiene mercado para contratarles. Hay que se pragmáticos, incentivar a que los universitarios se formen en lo que necesita el mercado. Al final habrá que concluir en que lo que necesita el mercado esté subvencionado y lo que no necesite, no.

-En materia de infraestructuras, ¿cómo valoran la situación los empresarios?

-Lo estamos deciendo siempre, los países para ser competivios han de tener unas infraestrucutreas absolutamente acordes con las necesidades del país. Cataluña está geográficamente en un punto por donde pasan los productos de exportación españoles. Ojalá que pasasen por más sitios, pero lo están haciendo por Cataluña y por tanto hemos de tener unas infraestururras para el envío de estos productos lo más suficientes posibles. No puede ser que un coche fabricado en España cueste ponerlo en el mercado europeo cincuenta mil pesetas, porque al final es más barato llevarlo de otro lugar. En este contexto hay que entender que la inversión puede hacerse en Cataluña, pero en definitiva se hace para toda España. E igual podríamos hablar de aeropuertos o de los puertos de mar. Tengamos una visión de las necesidades en el tiempo y trabajemos en ese sentido. Amplitud de miras, hemos de ver las cosas con más perspectiva. Es bueno que exista competencia entre comunidades, pero es necesario que no perdamos el norte de que al final vamos a ser necesarios todos.

-¿Se mantiene el atractivo inversor de Cataluña?

-No es que se mantega, es que existe, es real. A veces se desfiguran los datos. Hay que explicar que la inversión extranjera en España y Cataluña empieza hace muchas décadas, y ahora esa inversión que siguen haciendo en sus empresas ya no se llama inversión extranjera, en nacional.

Comentaris

flipant
08 feb 2004
Se ha de intentar que el mundo de la universidad y el mundo de la economía práctica, el de las empresas, estén ligados de una vez por todas. No puede ser que estemos pagando para crear más de un millón y medio de universitarios y que después haya cientos de miles de universitarios que no se coloquen porque han hecho una carrera que no tiene mercado para contratarles. Hay que se pragmáticos, incentivar a que los universitarios se formen en lo que necesita el mercado. Al final habrá que concluir en que lo que necesita el mercado esté subvencionado y lo que no necesite, no.
Re: Joan Rosell: «Estábamos acostumbrados a la estabilidad que Jordi Pujol dio a Cataluña y a España»
08 feb 2004
¿Pretendes que todos nos arrodillemos ante tu dios mercado? ¿Esperas que tu dios mercado sea el que decida sobre nuestras vidas? Puede que tú mismo no le sirvas de mucho al mercado. ¿Será entonces que, sólo por eso, no vales una mierda como persona? Reducir todo al mercado, al que te refieres como si fuera una entidad con vida propia, es enfermizo. A veure si t'assabentes.
Re: Joan Rosell: «Estábamos acostumbrados a la estabilidad que Jordi Pujol dio a Cataluña y a España»
08 feb 2004
Sacrifiquemos nuestras vidas en el altar del dios Economía.

¡Basta de realidades! ¡Queremos promesas!
Re: Joan Rosell: «Estábamos acostumbrados a la estabilidad que Jordi Pujol dio a Cataluña y a España»
08 feb 2004
Acostumbrados a qué?. A la paz de los cemeterios pujolista, un cuarto se siglo en el cargo como reaccion a los treinta y pico años de Franco. Que se presenten estos 'lideres' de la patronal por un tiempo limitado en los cargos. Cuantos años lleva en el cargo el presidente de la patronal española Cuevas?. Ni se sabe. Del Cuevas este ni se sabe si alguna vez arriesgo su dinero en algo, auntentico funcionario del empresariado. Son rancios y cutres como ellos solos pueden ser, y encima se presentan muchas veces como benefactores de la patria ( de su bolsillo en un gran numero de casos). Si los politicos deben presentarse al cargo un maximo como dos legistaturas y no repetir en el mismo puesto, estos señores de la patronal que hagan lo idem. El señor Rossell seguramente ganaria mas credibilidad si así se lo recordase al presidente de la española, no vaya a hacer lo mismo que hace semejante individuo. Así nos va economicamente hablando aquí, nuestra patronal acaban pareciendo unos emulos de dictadorcillos y no los vemos imbuidos de ninguna manera de un sano y deseable espiritu democratico, con lo bonito que es el libremercado y la rotacion en los cargos también .
Re: Joan Rosell: «Estábamos acostumbrados a la estabilidad que Jordi Pujol dio a Cataluña y a España»
09 feb 2004
a la merda la economia!
a la merda la estabilitat!
a la merda Exppaña!
a la merda els empressaris!
a la merda EEUU!
tOtS a la MeRdA!!!
=la independencia és forçosament anticapitalista,
09 feb 2004
o no?
Re: Joan Rosell: «Estábamos acostumbrados a la estabilidad que Jordi Pujol dio a Cataluña y a España»
09 feb 2004
Pregunta-li al Joan Rosell.
Sindicat Terrassa