Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Encuentros y desencuentros entre PNV, EA y Aralar mirando más allá del 14-M
01 feb 2004
Nunca antes de unas elecciones las fuerzas abertzales se habían entrecruzado tantas y tan variadas propuestas de unión y coaliciones. En público se hablaba de la bondad del acuerdo, pero en privado ha habido propuestas inasumibles, zancadillas e interferencias que han convertido a Nafarroa Bai en una excepción.
imaiz.jpeg
Hay quien ha definido el escaparate público de las negociaciones que han desarrollado los partidos de cara a las próximas elecciones como un concurso de simpatía. Conscientes de que la base electoral de ideas abertzales demanda acuerdos, nadie quería aparecer como el que decía no o cerraba la puerta. Pero en las negociaciones cada cual defendía sus cuotas, sus espacios, sus propias aspiraciones. Los partidos que pueden presentarse a los comicios lo harán por separado en la CAV, con la salvedad del a-cuerdo firmado por Aralar con Zutik, que siempre ha prestado sus votos a otras candidaturas.

Al margen de la propuesta de Bergara, las po-sibilidades de unión pasaban en la CAV por repetir la coalición PNV-EA o crear una entre EA y Aralar. Ninguna ha cuajado.

El PNV inició su proceso de elección de candidatos al Congreso y al Senado paralelamente a la renovación del EBB. Fiel a su táctica negociadora, antes de abrirse a posibles coaliciones ya estaba fijando sus propias posiciones. Así que desde EA aseguran que cuando tocaron a la puerta del PNV en víspera de Navidades, les citaron para después de Reyes.

En todo este proceso, Eusko Alkartasuna ha tenido muy claro que no deseaba reeditar la fórmula de coalición con el PNV de los comicios autonómicos y de los forales y municipales. Así lo decidió de forma muy mayoritaria su Asamblea Nacional. Sus miradas se dirigían hacia Aralar, el tiempo que hablaban de conformar un bloque vasco.

Aralar puso cinco condiciones. Prioridad en la negociación entre ambos partidos, programa de izquierdas, paridad, que la coalición estuviera abierta a posibles incorporaciones y que las cabeza de lista fuera bilingües. Iñaki Irazabalbeitia, vicecoordinador general de Aralar, manifestó a GARA que «el obstáculo principal fue el perfil de los candidatos y el reparto de puestos».

Irazabalbeitia señala que deseaban que la paridad se diera en todos los aspectos: «en las apariciones públicas, a la hora de poner dinero y en la confección de listas». Aralar quería que esa paridad en las candidaturas quedara reflejada obteniendo la cabeza de lista de Bizkaia.

Rafael Larreina, secretario de organización de EA, responde que su partido estaba dispuesto a que las listas se confeccionaran alternando los puestos de cada partido, pero recuerda que ya le hicieron ver a Aralar que no era posible que teniendo un único concejal en Bizkaia, por los cien de EA, obtuvieran el primer puesto de la candidatura. El partido de Errazti reclamaba encabezar todas las listas y la candidata con más posibilidades de ser elegida, Begoña Lasagabaster, no cumplía los mínimos exigidos por Aralar.

En cuanto al programa, hubo un rápido acuerdo. Larreina recuerda «como anécdota» que entregaron un borrador a Aralar y que en la siguiente reunión éste lo aceptó, aunque demandaba la inclusión de seis puntos. Los seis estaban ya en el programa, por lo que parece que «no se lo habían leído», comenta el dirigente de EA.

Al final, la coalición no fue posible porque además de los problemas con los candidatos, Irazabalbeitia destaca que no veían en EA disposición a abrir la candidatura a otras formaciones. Nuestro objetivo ­señala­ era iniciar «una vía a la izquierda del PNV que pudiera suponer una refundación de la izquierda abertzale, en la que puedan tener sitio EA, Aralar, Batasuna y Zutik». Se queja de que EA ha hablado del bloque vasco en la prensa, pero que eso no se puso sobre la mesa. Y añade que «hemos sentido que querían dejar claro que eran más que nosotros y que tenían más representación y votos».

Rafael Larreina responde que las hemerotecas guardan declaraciones de Aralar sobre el bloque y su dificultad para llegar a acuerdos con el PNV por ser de derechas. «Si hablaban de eso mientras negociábamos, por algo sería», concluye.

Por contra, el secretario de organización de EA recuerda que que Aralar les mencionó que en Araba y Bizkaia veían posible el acuerdo, «pero que había un grupo en Gipuzkoa que no aceptaba ir con nosotros». Iñaki Irazabalbeitia reconoce que «en Gipuzkoa había un sector significativo que no veía con buenos ojos ir sólo con EA, porque creen que este partido no demuestra un poso de izquierda muy marcado».

Cuando el pasado sábado, 24 de enero, la asamblea de Aralar desechó el acuerdo con EA, Rafael Larreina mostró públicamente una cierta sorpresa por esta decisión. Iñaki Irazabalbeitia, sin embargo, desvela que «las conversaciones estaban cortadas diez días antes y entre tanto hablamos con Zutik. En esos diez días hubo conversaciones telefónicas y dos días antes de la asamblea nos mandaron una propuesta por fax, pero no había muchas diferencias con la propuesta anterior».

Fuentes de EA consultadas por GARA sospechan que en sus conversaciones con Aralar se ha producido la interferencia del PNV. Señalan que en un momento el acuerdo estuvo tan cerca que Radio Euskadi llegó a anunciar que la firma era inminente. Desde EA se asegura que la filtración tuvo que ser de Aralar: «Nosotros no dijimos ni pío». A su entender, la noticia puso nervioso al PNV.

En ese contexto sitúan que el lehendakari recibiera a Aralar el 14 de enero, cuando la entrevista estaba solicitada desde octubre sin que Ibarretxe les hubiera dado respuesta. Estas fuentes de EA añaden también que Aralar ha mantenido otros contactos con el PNV. A partir de la reunión en Lehendakaritza, observan que Patxi Zabaleta comienza a hablar de que «lo normal es que EA vaya a las elecciones con el PNV».

El PNV se pone en contacto con el partido de Errazti coincidiendo con las conversaciones entre EA y Aralar, o nervioso por éstas, según las sospechas antes descritas. Proponía, según ha sabido este diario, la ruptura de las conversaciones entre EA y Aralar y la apertura de una línea de diálogo para renovar la coalición PNV-EA.

Inicialmente EA responde que antes de iniciar nuevas conversaciones quiere ver en qué acaban abiertas con Aralar. Sin embargo, según fuentes jelkides, antes del pronunciamiento definitivo de la formación de Patxi Zabaleta se produjeron dos encuentros entre PNV y EA, los días 8 y 12 de enero.

En todo caso, la reunión decisiva entre delegaciones de PNV y EA tuvo lugar el 26 de enero. Iñigo Urkullu, presidente del BBB, señaló que por parte de EA «ni siquiera hubo una disposición a explorar la coalición en solitario con el PNV». Rafael Larreina matiza que EA comunicó la decisión de su Asamblea General de presentarse en solitario a las elecciones al no haber sido posible conformar el bloque vasco. Pero añade que se le preguntó al PNV si tenía alguna oferta concreta que pudiera dar lugar a una reconsideración. «Dijeron que no. No debían tener mucho interés». Fuentes de EA señalan que el PNV sólo habló de acuerdo «mientras creyeron que podíamos ir con Aralar».

Tras un repaso de cómo se han producido estas negociaciones, bien podría decirse que los partidos no han estado tanto mirando al 14-M, como pensando en medir ahora sus respectivas fuerzas en las urnas de cara a futuras negociaciones para otras elecciones. -


El arriesgado órdago electoral de EA

Iñaki IRIONDO Después de cuatro años, EA volverá a concurrir en solitario a unas elecciones. De hecho, da la impresión de que ése ha sido su deseo en todo momento. En su reciente Congreso evidenció que sentía la necesidad de remarcar su propia personalidad y su acento socialdemócrata. Por ello, de cara al 14-M tenía claro que no podía repetir fórmula con el PNV. EA necesita contarse para saber cuál es su peso real. Y el PNV, al que no le hubiera venido mal seguir con la coalición para perpetuarla, se siente cómodo porque espera que su socio sufra un retroceso que los jeltzales aprovecharán para reducir la cuota de EA en futuras coaliciones. En cuanto a Aralar, EA no estaba convencida de que la suma sirviera para aumentar su representación actual en el Congreso. Por tanto, se impuso la idea de que si había acuerdo, bienvenido fuera, pero sin hacer sacrificios para lograrlo. Hay quien sostiene gráficamente que EA ha tratado a Aralar como el PNV le trata a ella. El riesgo del órdago de EA ­que ha podido estar anímicamente influenciado por el éxito de ERC­ es que si 6.000 de sus 45.226 votantes de Gipuzkoa se ven atraídos por otra candidatura que en el 2000 no se presentó, se queda sin la única diputada que tiene. -
Mira també:
http://www.gara.net

Comentaris

Re: Encuentros y desencuentros entre PNV, EA y Aralar mirando más allá del 14-M
01 feb 2004
vasquitis aguda, vota idiota
Colera camping CNT