Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
20/10 El fuego y la palabra
14 gen 2004
Intelectuales hacen un balance de 10 años de la rebelión.
Zapatismo, opción ante la "resignación silenciosa" mundial.
Otro planeta es posible, se dijo en el acto que ulminó la campaña 20/10 El fuego y la palabra.
Las enseñanzas del fuego y la palabra zapatista, a 10 años del levantamiento indígena, han dejado huella indeleble:

A los pueblos indios, que eran como pueblos muertos, los hizo renacer y les enseñó a perder el miedo. Al intelectual le mostró que tenía mucho que aprender. Al músico, al actor, al cantante les abrieron los ojos a la realidad. Al militar crítico lo hizo tomar conciencia. Al ciudadano en general le señaló el camino de la rebeldía, de la dignidad y de la solidaridad. Y al mundo le enseñó que otro mundo es posible.

Todo lo anterior se hizo patente en el acto culminante de la campaña 20 y 10: EZLN, el fuego y la palabra, organizada por la revista Rebeldía, iniciada hace dos meses para conmemorar los veinte años del nacimiento y diez de la insurrec-
ción del grupo rebelde. Anoche, en el Museo de la Ciudad de México, se dieron cita representantes de prácticamente todos los sectores de la sociedad civil, quienes hicieron en conjunto un balance de los logros zapatistas y de las lecciones que éstos han dado a México y a la comunidad internacional.

Pablo González Casanova, ex rector de la UNAM, comenzó su intervención con una anécdota. Contó la vez que se encontró con el subcomandante Marcos en Chiapas y éste le dijo: "tenemos un examen pendiente". González Casanova le respondió: "Sí, y no me vaya a reprobar".

El EZLN -expresó el científico social- planteó un "proyecto de organización social que atendía a la convivencia de las más distintas culturas, naciones y pueblos" e hizo mucho más para el camino de la humanidad: organizó el primer movimiento mundial de los pueblos indios por un mundo mejor "en que prive la democracia, la justicia y la libertad".

Otra aportación también de carácter internacional es la de los caracoles, por medio de la cual "esbozó la práctica de un gobierno que es potencialmente mucho más que regional, mucho más que nacional o continental".

El académico destacó: "Tanta grandeza nació de una civilización oprimida, la maya, que se hizo universal en diálogo con los hombres y mujeres venidos de las más distintas culturas y civilizaciones. Hoy celebramos el principio de una nueva historia, y en homenaje fraterno a sus mártires y sus héroes, repetiremos una y miles de veces que la lucha de los zapatistas es nuestra lucha".

Juan Bañuelos habló de dos silencios: el de los zapatistas, que ha sido "una respuesta a la estrategia de guerra", porque "quien se mantiene en silencio es ingobernable"; y el del gobierno foxista: "La verdadera ofensiva es una guerra contra los pueblos indígenas rebeldes y una guerra fría y de silencio contra la sociedad mexicana que intente defender a los indios y sus derechos humanos".

El poeta chiapaneco añadió que "después de los 15 minutos de Vicente Fox para solucionar el conflicto de Chiapas, así como de la contrarreforma vergonzosa de los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo impuesta a los acuerdos de San Andrés, el silencio indígena ha sido una de las respuestas a la estrategia de guerra del gobierno".

Advirtió que si crecen las tensiones en la región y a nivel internacional, no debe extrañar la influencia de militares estadunidenses en la acción del Ejército Mexicano: "No vaya a ser que los indígenas mayenses sean convertido en terroristas". Por eso exhortó a la sociedad civil a transformar su acción en luchas de liberación nacional combatiendo las acciones totalitarias de George W. Bush "y de sus limpiabotas" en América Latina.

El escritor Carlos Monsiváis afirmó que en 10 años el EZLN y el subcomandante Marcos "han contribuido vastamente a que se capte la vida indígena como algo siempre integrado a la nación y a que se considere a la nación como la entidad cerrada que sólo se abre a golpes de protesta, de sobrevivencia y de lucidez histórica, como la mostrada en la marcha de 2001".

Consideró que también en esta década "el EZLN ha podido y ha querido aprender de la sociedad civil, de las organizaciones, las personas, los grupos extranjeros y nacionales".

El autor de Entrada libre: crónicas de la sociedad que se organiza concluyó: "Lo ocurrido y lo vivido y lo pensado y lo aprendido en estos 10 años es demasiado para hacerlo caber en un saludo doble: al EZLN y a la sociedad civil nacional e internacional. Por eso mismo, en esta doble celebración me queda claro que asistimos al aniversario de un intercambio desigual pero solidario de pedagogías. Al finalizar recurro y modifico el apólogo clásico: a la pregunta, ¿qué te llevarías de una casa en llamas? toca responder ahora: el fuego y la palabra".

Por su parte, el general retirado Francisco Gallardo afirmó que los rifles de madera cargados con proyectiles de razón hirieron al sistema mexicano. Para que se diera el levantamiento zapatista, añadió, se conjuntaron la herencia de la guerrilla de los años 70 y la resistencia indígena chiapaneca que se mantiene desde el siglo XVI.

Por otro lado, reveló que 20 militares iban a ser condecorados en 1994 por haber muerto en combate en Chiapas, lo cual se haría en un acto presidido por el entonces presidente Carlos Salinas; sin embargo, después de análisis e investigaciones, Gallardo llegó a la conclusión de que los "soldados caídos" supuestamente en enfrentamiento con el EZLN en realidad habían muerto en un combate entre dos batallones de infantería. Esto, denunció, fue planeado y provocado.

En su turno, Carlos Montemayor señaló que a la negativa del Estado, los zapatistas respondieron con el establecimiento de las juntas de buen gobierno, que son un proyecto para siempre y una señal de fuerza y contundencia.

Dichas juntas, añadió el intelectual, "son el ejemplo didáctico para entender un mecanismo de organización social, política y económica".

El autor de Guerra en el paraíso destacó que la fortaleza del movimiento zapatista "queda contundentemente demostrada" mediante este ejercicio autónomo cotidiano. Por eso, acotó, el EZLN está "más vivo, más centrado e inteligente que nunca".

El obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz, consideró que a pesar de que el conflicto no está resuelto, el esfuerzo de los indígenas rebeldes por construir la paz, la justicia y la dignidad ha tenido avances y logros muy importantes. Puso como ejemplo el reto que aplicó a la sociedad política de buscar caminos nuevos; hizo más visibles las necesidades de transformación de las relaciones sociales y económicas; cuestionó a la Iglesia sobre su disposición en la búsqueda de justicia; denunció las consecuencias del sistema neoliberal.

Emotiva y entusiasta, Rosario Ibarra de Piedra dijo que ante el levantamiento del EZLN las madres de desaparecidos políticos vieron prolongarse en los zapatistas la acción de sus hijos: "Todos parecieran ser producto de la misma tierra". También les enseñó que es posible "internacionalizar la esperanza". Al final, con el puño en alto, sostuvo: "Los zapatistas han levantado el estandarte no sólo de los indios, sino de todos los pueblos pobres del mundo".

Nosotros -añadió- "quisiéramos muchos primeros de enero pero sin sangre... ¡Quiero luchar con optimismo como hacen los zapatistas que han sufrido muchísimo tiempo, mucho más que nosotros!"

José Carrillo de la Cruz, que llegó representando cuatro centros ceremoniales del pueblo huichol en la región norte de Jalisco, relató que antes de enero de 1994 los indios eran "pueblos muertos", que no se atrevían a salir de las comunidades por miedo. Pero "hoy hemos recuperado poco a poco nuestro territorio, nos han encendido una luz del sur hacia el norte. Nosotros -agregó-, que apenas estamos renaciendo, nos falta mucho por aprender pero aquí estamos, aún seguimos vivos después de 500 años de resistencia".

El filósofo Luis Villoro hizo llegar a la conmemoración un texto en el que señaló: "La clave que distingue al zapatismo de cualquier otro movimiento rebelde es el rechazo radical de todo afán de poder. Su mensaje más profundo es la negación del poder para sí". Al no quererlo "desgaja de cuajo la voluntad de dominación. El poder que postula es el de los hombres y mujeres en comunidades concretas; es el que reside en la sociedad real".

Luis Hernández Navarro, coordinador de opinión de este diario, contó una historia, Café con sabor a rebeldía, que ejemplifica la lucha zapatista: "Como se sabe, el café no sólo quita el sueño, sino que también lo estimula; sirve para no dormir, pero no necesariamente para dejar de soñar. Detrás de una humeante taza de aromático se pueden imaginar los más audaces planes, los más atrevidos sueños". Y los caficultores zapatistas, contra toda lógica del mercado, "han tenido victorias como la de crear su propia marca de café, gourmet y orgánico, que se vende no sólo en México, sino también en países de Europa y Estados Unidos. Es un grano nacido de la rebeldía".

Los actores Bruno Bichir y Angélica Aragón, así como el vocalista de La Maldita Vecindad, Roco, se unieron a la celebración. Bichir hizo notar que hace falta una participación mayor de la sociedad civil. La actriz dijo que el EZLN ha sido un movimiento de orientación, cohesión, de hermanamiento de la sociedad en momentos en que el mundo es víctima de un golpe aniquilador de las costumbres y las tradiciones de los pueblos.

También dejaron oír sus voces y su reconocimiento John Holloway, Horacio Labastida, Gilberto López y Rivas, Lorenzo Meyer, Juan Brom, Víctor Flores Olea, Paulina Fernández, Ricardo Robles y la especialista en el tema Magdalena Gómez.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040113/044n2con.php?origen=index.html&fly=1

Comentaris

Re: 20/10 El fuego y la palabra
14 gen 2004
Intelectuales hacen un balance de 10 años de la rebelión

Zapatismo, opción ante la "resignación silenciosa" mundial

Es una ''lección sostenida que no puede callarse'', expresan Saramago, Galeano y Mitterrand

A diez años del levantamiento indígena en Chiapas, en plena era de la "resignación silenciosa" y cuando algunos pretenden "reducirnos a la condición de siervos", los zapatistas "son un ejemplo de que la insurgencia es posible, de que no todo está perdido" y por ello representan una "lección sostenida que no puede acallarse".

Lo anterior fue expresado por el premio Nobel de Literatura, José Saramago, la periodista española Pilar del Río, el escritor Eduardo Galeano, la defensora de derechos humanos Danielle Miterrand y Manu Chao, en un texto enviado al acto culminante de la campaña 20/10 El fuego y la palabra que conmemora el nacimiento y la insurrección del EZLN

A continuación se reproduce el texto íntegro:

"La tierra se nos rompe por muchos sitios. A las terribles catástrofes naturales que asuelan regiones enteras hay que sumar las que causan algunos hombres ante el silencio pavoroso de tantos otros: éstas, las evitables, pretenden reducirnos a todos a la condición de siervos y a la más espectacular de las sumisiones. El poder ha comprendido que sembrando miedo controla hombres y pueblos, economías y beneficios. Nos quieren instalar en la era de la resignación silenciosa, del acatamiento de sus injustas leyes, en la decrepitud de un sistema que para persuadir tiene que utilizar el pánico y la amenaza sistemática ante la falta de otros argumentos. Sin embargo, no todos los hombres han bajado la cabeza ante las patrañas del poder: los zapatistas, que hace diez años nos mostraron que México y el continente americano eran mayores de lo que oficialmente se enseñaba y nos querían hacer creer, están ahí, y hoy, como hace años, son un ejemplo de que la insurgencia es posible, de que no todo está perdido. Los hombres y las mujeres que en Chiapas empezaron a hablar para asombro de quienes tenían planificado el decenio, hoy tienen existencia y voz ante el mundo, son ellos y por ellos, y está lección sostenida no puede acallarse. Porque la tierra se rompe cada día por muchos sitios, sí, pero en algunos se construye. Ojalá que el silencio que quieren imponernos no ahogue la voz de los indígenas zapatistas, de los pueblos que luchan. Ojalá que los demás, los que estamos fuera, no perdamos la capacidad de oír, entender, colaborar, agradecer. Como humildemente agradecemos diez años después."

KARINA AVILES Y ARTURO GARCIA HERNANDEZ

http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040113/044n1con.php?origen=index.h
Sindicat