Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
20 y 10
11 gen 2004
20 y 10
México D.F. Domingo 11 de enero de 2004
Marcos Roitman Rosenmann
La lucha zapatista: ¿conmemoración o celebración?
Diez años parecen ser una unidad de tiempo construida socialmente para hacer uso retrospectivo de la memoria. No son siete ni ocho: es una década. Su paso amerita realizar recordatorios para no olvidar y mantener viva la conciencia adormecida por la rutina. Sin embargo, son fechas dolientes, no suele haber demasiados motivos para mostrar algarabía. En ello consiste la diferencia entre conmemorar y celebrar. Se debe conmemorar un hecho para que no olvidemos sus consecuencias. Pero también se puede celebrar un acontecimiento como una ceremonia dotada de sentido positivo, de aclamación. Celebramos los cumpleaños y conmemoramos fechas ignominiosas. El descubrimiento o conquista de América, por ejemplo, hace ya más de 500 años, es buen ejemplo. Su llegada se reconoce en esta polémica. ¿Celebración o conmemoración? ¿Cuál es su significado, su sentido histórico? ¿Es acaso una lucha de los pueblos indios por sobrevivir al conquistador y, posteriormente, al colonialismo interno? O, por el contrario, ¿es un encuentro entre dos culturas, una católica, apostólica y romana, y otra pagana y hereje a la cual civilizar?
Para los pueblos indios la llegada de un 12 de octubre de cualquier año supone no olvidar su historia y recordar su resistencia a la política de etnocidio practicada día a día por la sociedad blanca mestiza. No tienen nada que celebrar y sí qué conmemorar. Por el contrario, para los conquistadores son fechas llenas de significado festivo, el momento en que Santiago mata moros se trasformó en Santiago mata indios. El instante sublime en el que la divina providencia los hizo dueños del mundo y hacedores del imperio. Occidente se inventa como cultura y orden colonial que en nombre del progreso justifica la esclavitud, la encomienda y la superioridad del hombre blanco. Es el inicio del racismo. Para la raza aria caucásica es la victoria total.
Han pasado 10 años desde la irrupción del EZLN en la vida política de México. Su comunicado ¡Ya basta! constituye un punto de inflexión en su historia contemporánea. Nada ha sido igual desde entonces. Su presencia en la vida política trastocó los planes diseñados en los despachos de gobierno, modificó la actuación de los partidos políticos y movilizó a la sociedad civil. Sin embargo, la estrategia del poder ha sido dilatar la solución a sus 11 demandas expresadas en la Primera declaración de la selva Lacandona. Trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz. Se trata de hacer olvidar las causas y las reivindicaciones que motivaron la insurrección. El tiempo corre en favor del poder. Con su control basta para disipar las fuerzas insurgentes y matar de aburrimiento a los insurrectos. El desánimo y la frustración harán presa de su comandancia general y terminarán por sucumbir. Además, siempre queda la estrategia de la traición. Se pueden acordar consensos y realizar pactos, pero también se pueden transgredir sin rubor. Hay que fomentar el olvido como táctica para vencer. No hay tiempo para el recuerdo. Recordar y olvidar son dos de las fuentes del poder para ejercer su despotismo.
Recordar supone revivir, traer a la memoria, despertar lo que está dormido. Olvidar supone desapego, perder el cariño, dejación. Por ello hay acontecimientos que deben ser traídos al presente para no cometer el descuido de olvidar y la fatiga de no querer recordar. Este es el significado de la conmemoración de los 10 años de insurrección. No debemos olvidar que son un ejército insurgente, una fuerza armada, un poder que disputa la acción a un Estado considerado corrupto. Hay que recordar, no olvidar sus orígenes, sus causas fundacionales, su evolución, sus aportes, sus éxitos y sus fracasos. Todo ello debe estar en la memoria colectiva y debe ser motivo de conmemoración. No olvidemos que han sido capaces de sobrevivir al exterminio físico y político. Su pervivencia es símbolo de fuerza, no de flaqueza. Han cambiado el rumbo de los acontecimientos. No lo olvidemos. Su lenguaje, sus palabras y sus silencios asustan al fundamentalista y también al militante partidario. Su praxis revolucionaria atrae y está llena de nuevas formas de pensar y de actuar. Sólo que están inmersas en su historia vital, aquélla de los pueblos tzotziles, tzeltales, choles, tojobales, mames, mestizos y zoques. Mandar obedeciendo les resulta cotidiano. Demandar el ejercicio del buen gobierno es recordar el principio de autoridad legítima. No es un modelo a seguir. Es un proceso a entender e integrar en la mejor tradición de las luchas por la democracia a escala mundial. La clausura de los Aguascalientes y el inicio de los caracoles es buen referente para quienes hacen de los procesos políticos y sociales recetarios de cocina. Basta leer el comunicado al respecto para entender el valor estratégico de la crítica.
Sin embargo, no debemos olvidar la contraparte. Es necesario recordar cuáles han sido los principios que han guiado la acción política desarrollada por los representantes institucionales del poder. Su práctica no está fundada en el respeto a la dignidad, en la integridad de carácter, en el valor del compromiso ético. Su acción se fundamenta en postulados pragmáticos de los cuales participan el PRD, el PRI y, desde luego, el PAN. Recordemos la ley indígena aprobada con los votos de todos ellos. Debemos tener presente este comportamiento. Para ellos, su acción política no está sometida a un juicio de valor ético. Así reza su vademécum. Comportamiento vergonzante recomendado como estrategia por asesores y consejeros donde todo es maleable y flexible. No hay nada que no pueda ser esgrimido como excusa para incumplir la palabra. En estas circunstancias la ignominia social mide el grado degenerativo con que acometen la acción política. La mentira y el engaño ya es parte consustancial de las estratagemas del poder corrupto e ilegítimo. Cuando ello se generaliza tenemos un comportamiento fundado en la moral de los traidores, quienes también poseen sus códigos de actuación. Normas de obligado cumplimiento cuya transgresión supone la expulsión deshonrosa del grupo. En otras palabras, entre corruptos la honradez resulta perniciosa, es mal vista y hay que acabar con ella. Por ello hablar del EZLN les crea aversión, los enerva hasta perder su compostura. El poder sólo puede transmitirse entre iguales, siendo el más miserable de entre los traidores quien lo consiga hasta que otro con peores artimañas lo destrone y tome el poder. Una espiral sin fin cuya dinámica institucionaliza una conducta fundada en el latrocinio y la moral corrupta. Considerar la traición un comportamiento habitual es propio de una sociedad enferma. Educar en la felonía conlleva practicar la deslealtad como principio. Han transcurrido 10 años desde el alzamiento zapatista y debemos recordar, no olvidar la traición de una elite política que decidió venderse, entregar la soberanía y perder su integridad, a cambio de vivir sin recordar y sin nada que conmemorar. Ojalá podamos celebrar su derrota, síntoma de que conmemoramos el triunfo de un proyecto vital signado en la justicia, la democracia y la paz con dignidad. Este es el verdadero reto.
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040111/014a1pol.php?origen=index.h

_________________________________________________

México D.F. Domingo 11 de enero de 2004
Fuego, Palabra, Resistencia y Dignidad serán presentados hoy en el Hemiciclo a Juárez
La música que ha motivado el EZLN, concentrada en cuatro discos compactos
ARTURO GARCIA HERNANDEZ
Toda movilización social que marque una época tiene su música de fondo: sus canciones, sus himnos, un soundtrack. Es decir, el sonido que capta su espíritu y lo evoca. La movilización -nacional e internacional- generada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) tiene el suyo y ha sido recogido en un álbum de cuatro discos conmemorativos del décimo aniversario del alzamiento indígena en Chiapas.
Se trata de 82 canciones que testimonian y celebran el levantamiento zapatista y su impacto social y político. La recopilación y selección fue hecha por Ignacio Pineda y remasterizada en el estudio del Foro Alicia, sede emblemática del zapatismo chilango. Cada disco del álbum tiene un título: Fuego, Palabra, Resistencia, Dignidad.
En Fuego -explica Pineda- "están los grupos internacionalistas extranjeros que han apoyado la causa zapatista: vascos, franceses, españoles, chilenos, argentinos, brasileños, venezolanos, chicanos, gringos". Hay nombres como Fermín Muguruza, Mano Negra, Sargento García, Manu Chao, Hechos Contra el Decoro, Aztlán Unideground, Kortátu...
Palabra acoge a autores y compositores mexicanos o extranjeros que -continúa el también promotor cultural- no necesariamente aluden al movimiento zapatista, pero sí reflejan el clima social en que surge y evoluciona el EZLN.
Pineda pone como ejemplo la rola Tiempos de híbridos, de Rockdrigo González. El músico tampiqueño no supo del EZ, pero su canción habla del malestar y reacomodo cultural que se daba en la época en que se fundó el Ejército Zapatista.
Otros autores o intérpretes presentes enPalabra son León Chávez Texeiro ("el gran olvidado de la canción de izquierda"), Arturo Meza, Gerardo Enciso, Café Tacuba, León Gieco, Rafael Catana, Pedro Guerra, Joaquín Sabina, Real de Catorce, Lila Downs, Nina Galindo.
Igancio Pineda hace notar que a todos ellos los identifica -de ahí el nombre- su preocupación por la palabra, por escribir bien.
El tercer disco, Resistencia, recoge a grupos caracterizados por combinar su quehacer musical con el compromiso social, a contracorriente de las modas que trata de imponer la gran industria de la música comercial: Salario Mínimo, Los Rastrillos, La Tremenda Korte, Tijuana No, Panteón Rococó, Salón Victoria, La Sonora Skandalera y Maldita Vecindad.
"Son discos de ska y de reggae mexicano, de gente que se ha estado partiendo la madre desde hace tiempo en rollos de izquierda y con el zapatismo."
Dignidad, título del cuarto disco, incluye a los músicos de las comunidades zapatistas en grabaciones de campo, mezcladas y remasterizadas. En ellas, los protagonistas de uno de los movimientos sociales más trascendentes de los recientes 10 años hacen la crónica musical de su propia lucha, sobre todo mediante cumbias y corridos.
El trabajo de recopilación permitió a Pineda constatar la amplia y variada cultura musical que se ha generado en torno al EZ. El alzamiento indígena aglutinó y motivó la expresión de músicos de todo el mundo con postulados e ideas de izquierda. Lamenta que, por falta de recursos, no haya sido posible dar cabida a todo el material de que se disponía.
El álbum también forma parte de la campaña 20/10 El fuego y la palabra, que conmemora el vigésimo aniversario de la fundación del EZLN y el décimo del inicio de su levantamiento armado. Será presentado este domingo a las 17 horas en el Hemiciclo a Juárez, con la participación de Nina Galindo, Betsy Pecanins y Son de Maíz, así como grupos y músicos comprometidos con la causa zapatista.
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040111/010n1pol.php?origen=politic


_________________________________________________


México D.F. Domingo 11 de enero de 2004
Diseñadores reflexionan sobre los 140 carteles de la exposición Memoria futura
Comunicación horizontal, aporte esencial de la gráfica surgida en torno al EZLN
Subrayan la actitud propositiva del mundo indígena reproducido plásticamente
ARTURO GARCIA HERNANDEZ
La gráfica generada en torno al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) tiene entre sus principales características heterogeneidad y diversidad. Continuadora de la tradición gráfica liagada a movimientos sociales, su principal aporte es que plantea una comunicación horizontal.
En esto coincidieron ayer los diseñadores gráficos Leonel Sagahón, Renato Aranda y Andrés Ramírez durante la inauguración de la muestra Memoria futura, de carteles alusivos al movimiento zapatista y producidos en el transcurso de los 10 años que cumple el alzamiento indígena.
Sagahón señaló que los 140 carteles que conforman la exposición revelan que el movimiento zapatista "no tiene un discurso gráfico único, no hay una consigna central".
Son carteles "espontáneos, improvisados, democráticos, diversos y son inconsistentes, lo que podríamos considerar un defecto valioso, porque la propaganda de cualquier partido o gobierno suele ser centralizada, institucionalizada, vertical".
Por lo mismo, ponderó Sagahón, no ha sido un instrumento eficiente de comunicación y propaganda. En ese sentido lo han sido mucho más "la prensa, Internet y (la comunicación) de boca en boca".
La función que sí cumplen, además de testimoniar momentos o coyunturas importantes del movimiento, es "socializar un poco los códigos, los temas, la forma zapatista de entenderse. Están dirigidos básicamente al circuito de gente que ya está metida en esto".
La gráfica surgia del zapatismo -señalaron tanto Renato Aranda como Leonel Sagahón- se inscribe en la línea de lo que fue José Guadalupe Posada para la Revolución Mexicana; lo que fue el Taller de la Gáfica Popular para los movimientos magisteriales y ferrocarrileros de finales de los años 50 del siglo pasado, y de la gráfica desarrollada en torno al movimiento estudiantil de 1968.
En esta corriente de gráfica ligada movimientos sociales, Aranda mencionó que "los movimientos sociales son fuertes detonantes de expresiones artísticas y culturales. Una de ellas es la gráfica, obviamente".
Fuera de México, ejemplo claro de esto es "la (gráfica) creada a partir de las revoluciones cubana y nicaragüense".
De acuerdo con Renato Aranda, el rasgo que distingue a la gráfica zapatista de sus antencesoras es la incorporación y predominancia de la imagen indígena: "Aunque de origen minero, la gráfica de la Revolución Mexicana representa al campesino; la de la posrevolución incluye al obrero, a los ferrocarrileros, a los electricistas; en el 68 son los estudiantes.
La gráfica zapatista "representa al mundo indígena", pero no desde una perspectiva victimista, sino en una actitud "más activa, más propositiva, más digna".
Memoria futura forma parte de la campaña 20/10 El fuego y la palabra, organizada por la revista Rebeldía para conmemorar los 20 años de la fundación del EZLN y 10 de su irrupción en la vida pública. Integrada por 140 carteles, muchos de ellos ejemplares únicos, permanecerá abierta durante una semana en el vestíbulo del auditorio Quetzalcóatl, de la delegación Iztapalapa (calzada Ermita Iztapalapa, esquina Cuauhtémoc).
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040111/011n1pol.php?origen=politic


_________________________________________________


México D.F. Domingo 11 de enero de 2004
La revista Rebeldía anuncia varios actos en diversas partes del país
Intelectuales y artistas participan en los festejos por los 10 años del EZLN
Mañana, en la Alameda Central, artistas y venta de artículos conmemorativos
HERMANN BELLINGHAUSEN
La campaña para conmemorar los aniversarios 10 y 20 del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), "El fuego y la palabra", organizada por la revista Rebeldía, anuncia que el próximo lunes 12 se efectuará el encuentro El zapatismo y la sociedad civil, al cumplirse exactamente una década de la marcha que protagonizaron cientos de miles de personas para detener la guerra contra los indígenas y exigir al gobierno el diálogo con los insurrectos.
Participarán en el acto varios personajes como Carlos Montemayor, Carlos Monsiváis, Rosario Ibarra, Gilberto López y Rivas, Luis Hernández Navarro, Juan Bañuelos, Damián Bichir, Angélica Aragón, Ofelia Medina, el general Francisco Gallardo, Ricardo Robles, Horacio Labastida, John Holloway y Francisco López Bárcenas. Además, habrá mensajes de Lorenzo Meyer, Luis Villoro, Adolfo Gilly, Víctor Flores Olea y Pablo González Casanova.
Antes, este domingo, se celebrará una verbena popular y político-cultural en el Hemiciclo a Juárez de la Alameda Central en la ciudad de México. Se anuncian una muestra fotográfica y la venta de libros, carteles, discos compactos y material conmemorativo producido en el contexto de los 20 y 10 años del EZLN. Además se presentará la memoria musical zapatista recopilada en cuatro discos compactos de rock, reggae, corridos, ska y trova. A partir del mediodía actuarán Betsy Pecanins, Nina Galindo, Son de Maíz, los Leones de la sierra de Xichú y Roco (ex Maldita Vecindad).
La revista Rebeldía informa también sobre las mesas de discusión sobre zapatismo y cultura. "A 10 años de la insurrección del EZLN, sus acciones siguen siendo historia viva", señala.
En Guadalajara, la conmemoración empezó el 7 de enero, con una exposición plástica del notable Colectivo Callejero (Domi, Antonio Ramírez y demás tripulantes), para mostrar "la incidencia del zapatismo en el trabajo artístico". El día 8 se efectuó una acción pictórica en la explanada del Auditorio Silvano Barba. Participaron ocho pintores con trabajos de gran formato. Hubo actos musicales, de zancos y mojigangas, y de tamboreros con Natalia, Marisol y Stefani, bailarinas de danzas africanas.
En la discusión participaron Efraín Franco, Juan Arias (joven grafitero), Antonio Loredo Jabaz (fotógrafo y caricaturista). David Guerrero, locutor y comunicador en la radiodifusora de la Universidad en Lagos de Moreno, habló de la incidencia del zapatismo en las radios independientes "que se han reforzado gracias a ese empuje del zapatismo hacia la sociedad". Le siguieron el músico Héctor Aguilar y el pintor Antonio Ramírez. El poeta e historiador Rafael Torres Sánchez hizo un recuento y reflexionó sobre la influencia del zapatismo en la cultura, y Gloria Muñoz cerró con un informe sobre la campaña y las actividades a escala nacional e internacional.
La plaza cívica de Acatlán de Osorio (Puebla) albergó a un centenar de personas que se reunieron desde las cinco de la tarde hasta las 11 de la noche. Se instaló un templete con mantas alusivas al EZLN y el nombre de los ponentes: Citlalxochitzin, Gabriel Zainos, Héctor Betanzo López y Roberto Rincón Burguete. El profesor Betanzo, director de la preparatoria por cooperación de Acatlán, tuvo una participación muy importante desde 1997 con los mil 111 zapatistas. Citlalxochitzin, experto en asuntos indígenas, habló sobre el rescate de la cultura propia. Llegó gente de muchas comunidades de Puebla y Oaxaca.
En el acto se expresó que el zapatismo es una forma de resistencia frente al neoliberalismo, una nueva forma de vida para cambiar el país. Se acordó una reunión para el 31 de enero en la misma ciudad de Acatlán, "trayendo propuestas concretas para desarrollar un trabajo organizativo y dar seguimiento a los trabajos que pudieran realizarse con el proyecto de los zapatistas".
En la Peña del Son de ciudad Neza se reunieron trovadores, teatreros, integrantes de grupos musicales, poetas, artistas plásticos y titiriteros. En el capitalino Multiforo Alicia se relataron las experiencias de diferentes espacios culturales: la Biblioteca Social Reconstruir, el Centro Cultural La Pirámide, el Rincón Zapatista del FZLN y el Circo Volador. El Museo de la Ciudad de Querétaro fue desbordado por los asistentes; los del Foro Tarumba hablaron del "zapatismo civil", y el Foro Ciudadano presentó en imágenes 10 años del zapatismo civil en Querétaro.
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040111/013n1pol.php?origen=politic


_________________________________________________


México D.F. Domingo 11 de enero de 2004
En mitin y marcha, franceses, italianos y españoles
Celebran en París décimo aniversario del EZLN
DE LA CORRESPONSALIA
Paris, 9 de enero. Ahora que la actividad regresa a la ciudad se hace la cita para celebrar los 10 años del levantamiento zapatista. El Comité de Apoyo a los Pueblos de Chiapas en Lucha, de Francia, convoca a las 3 pm en la plaza de Trocadero. Quinientas personas, la mayoría hombres y mujeres jóvenes, franceses y mexicanos, italianos y españoles, con ropa de colores oscuros, se reúnen al pie del Museo del Hombre, creado en 1937 por Paul Rivet con el lema que fue grabado en piedra: "Cosas raras o cosas bellas, sabiamente reunidas aquí, instruyen al ojo para ver, como nunca las había visto, todas las cosas que existen en el mundo". Como si los zapatistas quisieran recordar que hay que educar al ojo para que los mexicanos aprendan a mirar al indígena como nunca antes.
Aunque de no ser porque desde hace meses está en obras la explanada vecina, la manifestación se habría realizado con igual o mayor atino sobre la plaza de los Derechos del Hombre, en cuyas losas centrales quedó inscrito: "El 17 de julio de 1987, defensores de los derechos del hombre y del ciudadano de todos los países se reunieron en esta explanada. Rindieron homenaje a las víctimas del hambre, de la ignominia y de la violencia. Afirmaron su convicción de que la miseria no es fatal, proclamaron su solidaridad con los que luchan a través del mundo para destruirla. Ahí donde los hombres están condenados a vivir en la miseria, los derechos del hombre son violados. Unirse para hacerlos respetar es un deber sagrado". Leyenda cubierta, en parte, por flores frescas que sustituyen todo el año a las ya secas y con nombres de quienes, si no conocemos, advinamos por qué murieron.
Hacia las 4 pm una camioneta con sonido encabeza y coordina las consignas lanzadas con fuerza camino a la plaza de México, seis cuadras hacia el poniente, donde el numeroso grupo ocupa y desborda la minúscula glorieta rodeada por la alta burguesía parisina. Tras el breve mitin, los manifestantes marchan hacia la embajada de México, distante unas 10 cuadras, y a su sonoro paso dejan huellas de volantes adhesivos en vitrinas y coches: "Contra todas las guerras, actuar, desobedecer" y "No hay capitalismo con rostro humano". Damas de buena conciencia y harto billete les arrojan agua por algunas ventanas y reciben las merecidas respuestas.
Las calles de acceso a la embajada están bloqueadas por los carros de la policía y los uniformados. Es sábado y las oficinas están vacías. El diplomático Claude Heller se encuentra en la ciudad de México, en la reunión anual de embajadores. La manifestación rodea el área protegida y se reconstituye en la acera de enfrente de la residencia oficial. Los postigos de las ventanas están cerrados, pero la bandera ondea muy alto. Frente y bajo este símbolo que el EZLN reivindica, como todos los demás mexicanos, dos discursos recuerdan la epopeya que no ha terminado y no concluirá si no se resuelve con los acuerdos de San Andrés. La música y las consignas no llegan a convertirse en la "fiesta" a la que convocaron los organizadores, pues una gran tristeza, como la tarde parisina, húmeda, gélida y gris, se solidariza con la tristeza de quienes llevan, tras 500, otros 10 años desde su ¡ya basta! con eco mundial, y aún no logran que la sociedad a la que pertenecen les reconozca sus derechos.
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040111/017n1pol.php?origen=politic
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/ene04/040111/politica.php?fly=1
Colera camping CNT