Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
Pinceladas sobre la realidad laboral que padecemos en Extremadura
11 gen 2004
Nota de Prensa del Sindicato de Oficios Varios de la CGT de Plasencia
Extremadura se encuentra 10 puntos por encima de la media nacional en desempleo, el paro y la precariedad laboral siguen siendo las señas de identidad de la región.

Extremadura, con un 19% de la población activa en paro, soporta un nivel de desempleo bastante alejado de las cifras de la media española.

El paro hace a quien lo sufre pensar que es el culpable de su situación, le hace considerarse inútil para él, para su familia y para la sociedad; el paro engendra violencia, alcoholismo, toxicomanías, exclusión social. El paro mata.

En Extremadura hay también mucho empleo precario, el coste medio por trabajador supone un 81,4% del registrado a nivel nacional. Quiere decir esto que un/a trabajador/a extremeño/a cobra en 20% menos de lo que cobra un/a trabajador/a en el resto del estado español.

El salario medio en Extremadura es de 600 euros, si exceptuamos obviamente a los/as trabajadores/as sometidos a los contratos basura, por ejemplo, los/as de ATENTO, los/as de CARREFOUR, los de la economía sumergida, etc...

En Extremadura el 96% de los contratos son temporales, los contratos indefinidos en Extremadura no llegan al 4%, y lo más grave es que, del total de los contratos temporales el 63% de ellos dura menos de 6 meses.

En Extremadura hay personas que son contratadas por horas, pero que luego, en la práctica, hacen una jornada laboral muy por encima de esas horas por las que se las contrata; pero, te dicen, o es así o se a la calle.

En Extremadura también se dan situaciones similares a las sentenciadas recientemente por esa "Justicia" burguesa y de clase que padecemos, como la de ese trabajador al que se le dice: o haces este trabajo o no te renovamos el contrato, y queda tetrapléjico y ahora se le dice por parte de un Juez que la responsabilidad por haber realizado ese trabajo es suya.

En Extremadura esa precariedad laboral y social que padecemos tiene muy graves consecuencias. Por un lado la siniestralidad laboral, motivada fundamentalmente por la subcontratación, hasta en las obras públicas, muy por encima de lo estipulado por ley: las largas jornadas laborales, los salarios de hambre y miseria están obligando al destajo de nuevo en la construcción.

El número de siniestros declarados el año pasado según la memoria del CES, ha sido de 28.961, es decir un 6,4% más que el año anterior. Por otra parte el mobbing o acoso laboral en el trabajo afecta al 15% de la población activa en Extremadura.

En Extremadura hay cada vez menos habitantes consecuencia de su alto índice de emigración, quienes emigran fundamentalmente son los jóvenes. Nuestra emigración es de dos tipos: a) Por una parte, la emigración temporera, de lunes a viernes. De muchos pueblos de Extremadura tienen que salir los lunes de madrugada, miles de trabajadores/as a otras regiones (solamente los del sector de la construcción se cifran en 18.000), para volver los viernes por la tarde; emigración que acabará siendo efectiva, y no temporera, cuando esas personas se acostumbren y vean que hay otro modo de vida fuera de Extremadura. B) Por otro lado, el capital que hay actualmente en Extremadura es el capital humano, es la inteligencia. Extremadura, una región pobre, gasta en formación de universitarios, pero luego ese capital humano no es aprovechado en Extremadura, se está exportando formación e inteligencia a otras regiones españolas. De la Universidad de Extremadura salen 5000 universitarios al año con su título, y emigran de Extremadura, para trabajar fuera de la región, 3000.

En Extremadura se comprometió su Presidente, Ibarra, a crear 50000 empleos durante la legislatura, 32000 públicos y el resto empleos dejados a la iniciativa privada e incentivados por la Junta de Extremadura. Los contratos de la iniciativa privada siempre son más de lo mismo, esto es, contratos temporales y, en algunos casos, despidiendo a algunos/as trabajadores/as de la plantilla para colocarlos en una filial de la empresa, con contratos aún más precarios de los que padecían y además subvencionados. Pero de los 32000 empleos públicos, 8000 empleos por año, nada se sabe; quedándose esta promesa en esos contratos precarios temporales que con cuentagotas y afán clientelar efectúan los/as alcaldes/as que estén bien avenidos con la Junta de Extremadura por decreto de alcaldía (a dedo) para adjudicarlos a sus conocidos, familiares y amigos.

* Javier Caso Iglesias es Secretario General SOV CGT Plasencia
Sindicat Terrassa