Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: amèrica llatina
Grito continental de los excluidos/as (Panamá)
27 des 2003
Hartos de aguantar y de gritar, representantes de un conjunto de pueblos lanzan un grito unánime
Por trabajo, justicia y vida

Declaración de Panamá

Reunidos en la Ciudad de Panamá representantes de la Coordinación Continental de Grito de los Excluidos/as, provenientes de la República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Martinica, México, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil, para reflexionar sobre las condiciones de exclusión económica, social, política y cultural de la que son objeto millones de habitantes de nuestra América Latina y del Caribe, que demandan rumbos posibles para la resistencia y la construcción de alternativas de integración populares, así como para evaluar nuestro trabajo hasta el día de hoy y replantear nuestras perspectivas de acción comprometida con los más empobrecidos, señalamos que:

1. Somos parte del grito de sobrevivencia de nuestros pueblos: nuestros pueblos padecen el desempleo generalizado, el hambre, el no acceso a la tierra y a otros medios productivos, desalojos y el desplazamiento forzado de millones de personas del campo y la ciudad, así como de los países del sur hacia los países del norte, que se convierten de esta forma en migrantes en busca de medios de subsistencia; padecen la violencia en todas sus formas: violencia contra las mujeres, violencia por no acceso a servicios básicos de salud, educación, vivienda, agua potable y electricidad entre otros, violencia por razones raciales y religiosas, violencia armada ya sea en conflictos dentro como fuera de los territorios nacionales, formas todas de exclusión bajo las cuales, millones de personas pueden apenas alargar sus vidas en medio de un dolor innecesario.

2. Somos parte del grito de resistencia de nuestros pueblos: nuestros pueblos, en medio y a partir de sus múltiples dolores, resisten de manera valiente y creciente el avance de la dominación en todas sus formas: nos resistimos al pago de la deuda externa, nos resistimos al âlibreâ? comercio expresado en proyectos como el ALCA, los TLCâs, el Plan Puebla Panamá y en instituciones como la Organización Mundial del Comercio; resistimos ante los dictados de organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial; resistimos frente a la imposición de las privatizaciones de los servicios públicos como el agua, la salud, la educación, la electricidad y las telecomunicaciones, de las fuentes de energía y de la biodiversidad, entre otros; resistimos ante la creciente militarización de nuestro continente, la cual refleja el absoluto fracaso de un modelo económico que sus propulsores deben defender a sangre y fuego; resistimos al desarrollo de proyectos financiados y al servicio del gran capital como los embalses, hidroeléctricas, las megacarreteras, explotaciones mineras y madereras, la apropiación de nuestros conocimientos ancestrales, etc. Esta resistencia se expresa también a través de nuestro arte y nuestra cultura, que atraviesan las luchas del continente como el agua atraviesa nuestros ríos.

3. Somos parte del grito de nuestros pueblos por ocupar su lugar en la construcción de su propio futuro: nuestros pueblos, mediante formas creativas e innovadoras de resistencia, no solo reclaman por su lugar en su propia historia sino que lo construyen cotidianamente. Esto se expresa en gritos por una vida digna, por la justicia y la democracia participativa, por la integración de América Latina y del Caribe, por el respeto efectivo de los derechos humanos. Nuevos sujetos sociales, que aglutinan a las viejas y a las nuevas fuerzas sociales como campesinos, indígenas, afroamericanos, trabajadores, ecologistas, pastorales sociales, estudiantes, mujeres, jóvenes, entre muchas expresiones populares, enriquecen con sus luchas esta aspiración y esta realidad de hacer con nuestras propias manos un destino de esperanza común para América Latina y el Caribe.

Y porque formamos parte de los gritos de nuestros pueblos, que son un único Grito, llamamos a las organizaciones sociales y políticas de América Latina, del Caribe y del mundo entero a:

a) Acercarse y asumir la realidad de los millones de excluidos y excluidas de nuestro continente y de todo el mundo, a compartir sus dolores, sus carencias, sus necesidades. (...)

b) Mantener e incrementar, en todos los lugares, tiempos y de todas las formas posibles, la resistencia contra un modelo social y económico de carácter excluyente. (...)

c) Convertirnos en sujetos activos en la construcción de nuestro propio futuro, porque somos los pueblos los que hacemos nuestra propia historia. (...)

d) Articular sus luchas con las de otras organizaciones hermanas, en los ámbitos nacional, regional e internacional. (...)

e) Rescatar y revalorizar históricamente las luchas de nuestros pueblos como uno de los derechos por la interculturalidad (...)

Nos comprometemos a:

a) Dar continuidad al esfuerzo continental que en 22 países se ha expresado en los Gritos nacionales (...)
b) Hacer, en la vida cotidiana, que nuestra mística y formas de trabajo, no se conviertan en un discurso hueco sino en una práctica social viva (...)
c) Trabajar «con» y «desde» los excluidos y excluidas de América Latina y el Caribe.
d) Desarrollar acciones que consoliden la Coordinación Continental de Grito de los Excluidos (...)
e) Desarrollar talleres regionales preparatorios de las jornadas de Grito en el 2004.
f) A promover en nuestros respectivos países, una activa participación en las distintas actividades de carácter nacional y continental que se llevarán a cabo durante el año 2004 y el 2005 (...)

Firmamos Ciudad de Panamá, el día 12 de diciembre de 2003.
Representantes de:
República Dominicana, Haití, Martinica, Puerto Rico, México, Nicaragua,
Costa Rica, Panamá, Bolivia, Argentina y Brasil

Por trabajo, justicia y vida
¡Otra América es posible!
Sindicato Sindicat