Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: corrupció i poder
El filósofo necionalista
27 des 2003
Estimado filósofo, tu oficio no es el de pensar, eso ya lo hacen otros por ti. Lo tuyo es regurgitar la carnaza imperialista como pregonero ilustrado de la Corte. Y digo bien, el pregonero, que al bufón, siempre irónico con los vicios del Poder, le tengo en mucha más estima.
Javier Ramos - Jurista
El filósofo necionalista

Clama de nuevo Savater, en las calles de Donostia, de la mano de la Falange, contra el nacionalismo ­vasco, se entiende­, como aquella exacerbación de lo propio, que dijera Felipe González. Nación y nacionalismo, decía no hace mucho, son como apéndice y apendicitis. Y, en efecto, existe cierta idealización pequeñoburguesa, provinciana, «de tendero» que dijéramos, en ciertas cosmovisiones patrias, aquí y acullá, que traducen patria por patrioterismo y nación por folklore decadente.

Sin embargo, es perfectamente posible ­y plausible­ defender la identidad histórica, cultural y lingüística de un pueblo ­pongamos que el vasco­ sin ser por ello nacionalista. Veamos. ¿Es acaso Fidel Castro un prejuicioso nacionalista por oponerse a la esquilmación y sumisión cultural del pueblo cubano por parte de la gran potencia del norte? ¿Es por ello menos internacionalista? Proclamar, como hace, «patria o muerte» ¿lo convierte en un ególatra exacerbado, intolerante e insolidario?

Desde luego que no. La altura moral y la solidaridad de la revolución cubana es de sobra conocida en otros pueblos de la Tierra, entre ellos, el pueblo vasco. Angola o Sudáfrica, del mismo modo, conocen muy bien la solidaridad internacionalista de Cuba. Y el propio Nelson Mandela tuvo ocasión de reconocerlo públicamente.

«Aberria ala hil», se dice en Euskal Herria. Y el filósofo al servicio de la Corte española escupe su ira de «librepensador» contra el nacionalismo ­vasco, se entiende­. Para él, nacionalismo, incultura, atavismo y oscurantismo riman con autoritarismo. Y a buen seguro ­que no es lo mismo que a Buen, seguro­, de haber tenido la oportunidad de escribir en 1808 desde esa misma Corte española, hubiera sido un rabioso afrancesado, o sea, ilustrado pensador heredero de la revolución de 1789. En contra de la reaccionaria sociedad cuasimedieval y religiosa de su tiempo, él ha- bría abogado por el expansionismo libertador que, a sangre y fuego, ejercía Napoleón para rescatar a toda Europa de esa negra noche medieval.

El cura Merino, el Empecinado, Agustina de Aragón, absolutistas unos y liberales otros, más tarde exiliados o ejecutados, ¡bastardos terroristas!, que diría nuestro guía intelectual. ¿Qué maldito nacionalismo les podía unir para enfrentarse al glorioso ejército liberador francés? Y, total, para entronizar al absolutista Fernando VII. ¡Ah, qué placer no sentiría nuestro maestro libertario por ver aquellos fusilamientos del Dos de Mayo! ¿Por qué no podían en- tender aquellos necios incultos las ventajas de la versallesca lengua de Molière, el refinado Derecho Civil, la tolerancia y la ilustración del enciclopedismo, frente a la corrupción inagotable de la realeza?

Y, ante todo, ¿a qué venía utilizar la violencia, ese bajo instinto de quienes no pueden convencer por la razón? Sin embargo, como dijera quien fuera fiscal del Tribunal Supremo español, Jesús Vicente Chamorro, la historia de la humanidad no es sino la historia del crimen. Traidores glorificados por la victoria, asesinos exhibidos como héroes, ladrones propuestos como genios de la economía. Y el Poder, el mayor de los criminales, a la fuerza siempre quiere añadir la razón, porque el contrario es el enemigo, el vencido, el traidor. Y sobre el crimen del Poder pliegan sus alas algunos cultivadores del pensamiento y las artes. Los cuervos se transforman en jilgueros, los estruendos en melodías, en colores suaves la violencia estructural. Sólo el olor no puede ser adulterado.

El nacionalismo se cura viajando, dicen algunos. De ahí, seguramente, la enorme afición a viajar ­a las Américas, a Filipinas, a Flandes, a donde quiera que no les llamaran­ de los nacionalistas españoles. Lástima que algunos ignaros nacionalistas autóctonos no les recibieran como creían merecer. ¡Abajo las fronteras!, nos dicen estos librecambistas eurocéntricos ­qué casualidad, lo mismo que reclaman quienes vienen en pateras, pero para ellos se yergue la gran frontera europea­. ¡Pero qué autodeterminación ni qué nada, ahora que los pueblos tienden a unirse!, ¡es el signo de los tiempos!, braman coléricos.

¿Aceptarían, pues, de buen grado estos «internacionalistas» españoles una gran confederación hispano-magrebí, pues no son pocos los lazos históricos y culturales que les unen, con el loable propósito de engrandecer culturas y derribar fronteras nacionalistas? Claro que no, que la pobreza espanta y no anima a la adhesión.

Precisamente, otro ideólogo de la Corte, monseñor Rouco Varela, negaba recientemente toda veleidad unilateral de soberanía que afectase a una convivencia «pluricentenaria». Se refería, claro está, a los cinco siglos del invento. Curiosamente, el mismo argumento, aunque en un grado más pluricentenario, podría valer para aquella unidad hispano-magrebí apuntada más arriba. Puestos a presentar siglos de convivencia, bien parece que los ocho siglos musulmanes debieran prevalecer sobre cinco de unidad cristiana forjada desde la cruenta invasión del reino navarro.

Con todo, estos egregios personajes no se consideran para nada nacionalistas. Simplemente dan por hecha «su» nación, con «su» lengua, «sus» contornos, «su» historia y su propio folklore de rico y plural contenido: la «fiesta nacional», esa admirable conjunción de los más bajos instintos en pos del martirio de un indefenso animal, y «la hispanidad», evento de indeleble recuerdo para tantas naciones y pueblos sojuzgados y expoliados por la bota imperial hispana. ¡Qué delicia de no-na-cio-na-lis-mo!

Estimado filósofo, tu oficio no es el de pensar, eso ya lo hacen otros por ti. Lo tuyo es regurgitar la carnaza imperialista como pregonero ilustrado de la Corte. Y digo bien, el pregonero, que al bufón, siempre irónico con los vicios del Poder, le tengo en mucha más estima.

Comentaris

Re: El filósofo necionalista
27 des 2003
¡Qué rentable les resulta a algunos ir de víctimas !Ahí tenemos a todos los insultadores oficiales del nacionalismo vasco haciendo carrera...desde Juaristi (hasta hace poco un oscuro y desconocido profesor)hoy presidiendo un millonario Instituto Cervantes,pasando por los ubicuos y permanentes iconos mediáticos como Calleja,Jimenez Losantos, Ussía,Carlos Dávila (y sus entrevistas laudatorias y babosas)Cesar Vidal,Justino Sinova etc...todos han progresado en proporción al número de injurias,insultos e histéricos gritos patrióticos...¿será casualidad?
O ahora existe un nuevo oficio bien pagado :
Patriota español desmelenado.
Re: El filósofo necionalista
28 des 2003
Primero de todo mostrar mi rechazo a sus opiniones.Creo q Savater realiza una valiente defensa de las victimas del terrorismo a las cuales no hay que olvidar.Mi padre alla en el Ecuador me enseño que hay que respetar la vida humana que Dios nos ha concedido ante todo.Ninguna ideologia justifica la muerte.Por favor no sean salvajes y respeten la vida
Re: El filósofo necionalista
28 des 2003
en que quedem, Osvaldo? Ets equatorià o del Perú resident al Perú?
Si ets peruà, pregunta-li al teu pare on està l´assassi Fujimori.
si ets equatorià, fins el proper diumenge, ens veiem a la catedral,pel matí, per anar a missa.
Re: El filósofo necionalista
28 des 2003
Te confundes con otro compañero q esta en la red.Yo soy ecuatoriano y no me averguenzo d serlo como ustedes de ser españoles
Re: El filósofo necionalista
28 des 2003
MUY BIEN OSVALDO. ASI SE HABLA. Hay mucho intelectual aqui en indymedia pero tambien mucho tonto metido a intelectual que escribe mucho mucho y tambien mucho tonto gilipollas simplemente, como el que te critica sin ninguna base ni sin ningun discurso siquiera.
Re: El filósofo necionalista
28 des 2003
Que un latinoamericano ,con la que está cayendo en esa zona, hable así sólo puede obedecer a estas razones :
1)Que sea tonto
2)que esté en la inopia
3)Que sea de la Cia
4)Que sea las tres cosas anteriores
Re: El filósofo necionalista
28 des 2003
A Osvaldo,el buen latino,le ha salido un defensor...que pasaba por allí.Podiais quedar para el próximo autobús pagado con bocadillo y acudir juntos a las Manifestaciones (numerosísimas ...cuatro fachas y Savater)del Pasta Ya ! Seguro que os haceis "super-amiguitos"
Re: El filósofo necionalista
29 des 2003
Tu tienes de ecuatoriano lo que yo de finlandes. No se que buscas pero te dire lo que estas consiguiendo: el ridículo. ¿A quien pretendes liar? Al "alguien que pasa" quizas pero... ¡¡si eres tú mismo!! Que peña más txunga que corre por aquí... ¿no serás del Comando del toro?
Sindicat