Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
LAS ILUSIONES DE UN RENACUAJO
20 des 2003
CUANDO YO ERA UN NIÃO, OÃ?A DECIR A LOS ADULTOS QUE âLOS CEPILLOS QUEDAN CALVOSâ? PERO NO ME IMAGINABA CUÃ?NTA LATITUD HABÃ?A EN EL PROVERBIO.
Thomas L. Friedman del New York Times es el columnista favorito de los asuntos exteriores del imperialismo norteamericano. Ben Shapiro lo ha catalogado como un âsucker,â? o como decimos en nuestros pueblos, un âchupadorâ? que âle gusta estar mamando la tetaâ? de sus amos. Y no es una exageración. Un tributo de ârenacuajoâ? tampoco le caería mal.

El pobre individuo ya no haya que inventar para poderse ganar el pan de cada día inoculando veneno ideológico en las pobres almas desorientadas que le veneran su rollo. En su reciente artículo sobre la captura de Saddam Hussein (âMoment of Truth,â? Dic.18), por ejemplo, nos arremete con tres falacias para demostrarnos su fidelidad a sus amos. Y no se necesita un gran ejercicio de lectura para saber dónde este hombre inocula su fanatismo. Lo que yo hago para desenmascarar la basura es ignorar lo que usualmente nos relata como âhechosâ? porque casi siempre son triviales, y le ofrezco toda mi atención a los juicios subjetivos con los que celebra lo que dice. Miremos cómo fluye su regocijo por la captura de ex-mandatario iraquí:

1: âEL LADO CORRECTO DE LA HISTORIA.â? El hombre usa la frase para criticar la política del gobierno francés por estar a última hora queriéndose montar âen el lado correcto de la historia,â? ya que según él la captura de Hussein âamerita celebración.â? A mi no me importa cuál sea la naturaleza de tal política. Lo que me importa es ¿A qué le llama âlado correctoâ? de la historia este hombre? ¿Y de qué concepto de âhistoriaâ? habla? Lo que yo entiendo por âhistoriaâ? no es sólamente la existencia objetiva de una realidad social, sino también la existencia tentativa y contingente de esa realidad precisamente porque los opresores siempre se han apropiado el concepto de historia a punta de discurso. Así que, el único âlado correcto de la historiaâ? que yo me puedo imaginar es aquel que han escogido los mejores hijos del pueblo iraquí para recuperar la soberanía nacional.

2: âLOS CHANCES PARA UN RESULTADO DECENTE EN IRAK.â? Otra vez la mula al trigo. ¿Sin una recuperación auténtica de la soberanía nacional iraquí, cómo puede este hombre esperar un âresultado decenteâ?? ¿Cuál es su noción de decencia? No hay otra. Tiene que ser la âdecenciaâ? de las compañías transnacionales del petróleo porque son ellas las únicas que pueden esperar del pillaje un âresultado decenteâ? [Perdón, los âsuckersâ? también]. Pero aún así, es iluso cantar victoria desde una âoperación policialâ? que no ha sido más que un ârespiro publicitario,â? como lo han sabiamente demostrado algunas fuentes. [Vean âLa detención de Saddam Hussein: Elementos para el análisis,â? por Reinaldo Bolívar, y allí mismo el texto del CSCA âSólo un respiro publicitario para las fuerzas de ocupación,â? en colombia.indymedia.org; Diciembre 14, 2003].

3: âEL REGALO DE LIBERTAD.â? Este es el punto más alto de la hipocresía âchupadora.â? George W. Bush y Tony Blair, según Friedman, arriesgaron sus carreras políticas para librarse del âterrible dictadorâ? y para darle a los iraquíes âel regalo de libertad.â? ¿Quién le dijo a este individuo que la libertad se regala? La libertad responde a ideales y motivos internos de autodeterminación y autocontrol que se oponen a invasiones y ocupaciones externas. Santa Claus debe estar muy triste porque un ârenacuajoâ? sin escrúpulos le confundió sus regalos. Pero no nos extrañemos. La âlibertadâ? ha vivido sus más trágicos abusos en la historia en manos de los opresores. âLIBERTADâ? era precisamente lo que los propagandistas de Hitler gritaban en sus pancartas en 1927 en Alemania para llevar el monstruo a la gloria.

¿Qué otras ilusiones les gustaría gritar a los ârenacuajosâ??

Cuando yo era un niño, oía decir a los adultos que âLOS CEPILLOS QUEDAN CALVOSâ? pero no me imaginaba cuánta latitud había en el proverbio.

--Wilfredo Gutiérrez, sociólogo, radicado en Estados Unidos.
Sindicat Terrassa