Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: altres temes
EL MITO DE UN SUEÑO
11 nov 2003
El âSUEÃO AMERICANOâ? CONTINUARÃ? SIENDO UNA IDEOLOGÃ?A DE DOMINACIÃN PARA LOS MILLONES DE INMIGRANTES LATINOS MIENTRAS EL SOMNÃ?FERO NO NOS BAJE DE LA NUBE.
âPara tumbar al imperialismo yanqui hay que crear más conciencia de la realidad de Estados Unidos.â? (James Crockcroft, en Encuentro en Defensa de la Humanidad, Octubre 2003, Mexico).

âse abre ante nosotros la necesidad de contribuir a formar un âsentido común de la disidenciaâ, que nos permita a todos, con más claridad cada vez, disputar el significado de las palabras.â? (Raquel Gutiérrez Aguilar, en Encuentro en Defensa de la Humanidad, Octubre 2003, Mexico).

Hace algunos días leí el texto de Selene Salas donde ella muy acertadamente expresa su descontento con el âSUEÃO AMERICANO.â? [Ver âVale la pena conseguir el sueño americano?â? Octubre 31, 2003, en mexico.indymedia.org]. Como ella lo define, el sueño americano âes tener una casa, una familia y un buen trabajo.â? Y ciertamente no podemos negar el valor de esas metas.

Lo que me perturba de ése âsueñoâ? es el sufrimiento que ha causado a millones de inmigrantes latinos, sobretodo mejicanos, y la infortunada inocencia por la cual se da la contradicción de injusticia social. Como dice Selene, âAQUÃ? LA GENTE TRABAJA MATÃ?NDOSE PARA CONSEGUIR EL SUEÃO AMERICANO PERO ES ALGO MUY DIFÃ?CIL DE ALCANZAR.â? Yo comparto plenamente su preocupación y por eso me gustaría aportar algunas ideas.

De antemano, tengo que decir que yo percibo UNA MEZCLA DE IDEALISMO Y DE IDEOLOGÃ?A COMO EXPLICACIÃN DEL PROBLEMA.

Por el lado del IDEALISMO, me parece que el culpable del desastre social de los inmigrantes latinos es el PURITANISMO PROTESTANTE AMERICANO del Norte, el cual, en la tradición weberiana y hegeliana, ha servido para lavar los cerebros de la gente con los valores de âtrabajo duro,â? âmotivación por éxito,â? y âauto-interésâ? como los caminos a la gloria. El desastre social sería un producto de la mente, o un producto de esos ideales o valores. Ellos serían la causa por la cual la gente âtrabaja matándoseâ? en âlas únicas opciones de trabajoâ? que son âlimpiando pisos, hoteles,â? o siendo âcriados para los riquillos de este país,â? como dice Selene.

Por el lado de la IDEOLOGÃ?A, ésos ideales y valores serían las ilusiones de conciencia que sirven para ocultar las contradicciones reales del mundo. Los valores del puritanismo protestante estarían directamente ligado a las condiciones materiales de existencia como un reflejo de los intereses de la clases dominantes. Las metas puritanas del esfuerzo personal serían por tanto una ideología CUYA FUNCIÃN PRINCIPAL ES JUSTIFICAR Y PERPETUAR la desigualdad social y racial en la sociedad norteamericana. La gente âtrabaja matándoseâ? pero no simplemente como un producto de la mente idealizada, sino más bien como una consecuencia estructural de la dominación y explotación de clase. Y para colmo, a eso hay que agregarle el racismo institucionalizado de la sociedad norteamericana.

En este contexto, el âsueño americanoâ? es un mito y una realidad. Un MITO porque es una IDEOLOGÃ?A dominante que opera para ocultar las brutal desigualdad social y racial en que viven los inmigrantes. Y una REALIDAD porque, como toda ideología, el puritanismo protestante ha prendido en las cabezas de la gente como una fuerza material. Una fuerza material por la cual se ahogan, sufren y mueren miles de latinos en el borde fronterizo con Mexico, empujados por la utopía del âsueño.â?

El âSUEÃO,â? como una fuerza ideológica material, no sólamente los mata antes de llegar al âotro ladoâ? sino que también, una vez que los âafortunadosâ? han logrado llegar, los mata poco a poco con los trabajos en los que âtrabajan matándose.â? El discurso puritano hace que te tragues el cuento de âla tierra de oportunidad,â? y si tú no triunfas o no logras prosperidad es porque éres un flojo. Es tu propia culpa. Y lo más divertido es que el âsueñoâ? mismo se encarga de que tú aceptes tu propia culpa con devoción. Pero no sólo éso. El âsueñoâ? amortigua el hecho de que a ti no te importe que te pases toda la vida trabajando de generación en generación con tus seres queridos haciendo el trabajo sucio de la sociedad. Su magia es tan irresistible que vives tantos años en la âtierra de oportunidadâ? sin aprender el idioma adecuadamente, y no porque no quieras, sino porque después que âtrabajas matándoteâ? no llegas a tu casa con las energías para estudiarlo. El âsueñoâ? se te hace cada vez más utópico, pero tú sigues adelante.

El esfuerzo personal, por supuesto, debo aclarar, es un valioso ingrediente en todo proyecto humano, pero cuando las estructuras de oportunidades o un sezgo sistémico como el de la sociedad norteamericana bloquean y discriminan las aspiraciones individuales, y nadie hace nada por remediar la situación, el âsueñoâ? no es más que un chiste cruel apantallando la injusticia social.

Lo que me causa suprema tristeza en este escenario, y que veo como colmo de desgracia, es que entre los mismos latinos, entre chicanos y residentes legales o residentes ciudadadanos, haya pugnas y conflictos por las migajas del âsueño.â? Peleándose los unos a los otros por los desperdicios del sistema y hasta llegando a âecharse tierraâ? con la âmigraâ? si es posible para imponer mezquinos intereses por encima de los intereses colectivos.

Si yo fuera un capitalista, perdonen el ejemplo, o un miembro de una corporación, o un típico político sin escrúpulos de la burguesía imperialista, ME REIRÃ?A A CARCAJADAS de ver los pleitos y los estúpidos conflictos entre los mismos latinos o entre latinos y negros. Me sentiría muy feliz que los así llamados âminoritiesâ? se mantengan peleando por PREJUICIOS raciales o éthnicos. Sus pleitos, prejuicios, envidias, y encanto por chismes y fiestas y sectarismo religiosos [muchas veces fomentados en burdos programas de televisión como Cristina y Don Francisco] me servirían a mí (y mi clase burguesa) para continuar explotándolos y pagándoles salarios miserables. Mientras más divididos y desorganizados y entretenidos los mantenga, será mejor para mí, puesto que así nunca van a despertar de su âsueñoâ? puritano para ser capaces de identificar sus intereses comunes y organizar acciones colectivas en contra de sus verdaderos opresores.

Y no nos engañemos. Aunque la discriminación racial y éthnica es real, es aún más real y profunda la discriminación que produce la explotación y opresión de clase. Tomemeos en cuenta que la gran mayoría de los pobres explotados en norteamérica no son negros o latinos, son blancos. Pero a los opresores les interesa más hacer aparecer el conflicto de dominación de clase como conflicto racial fundamental en la sociedad. Los pobres blancos explotados se creen el cuento de la âsuperioridadâ? racial y para mitigar la explotación que sufren ellos mismos alimentan sus cabezas de prejuicios raciales y vuelcan sus frustraciones en los latinos y los negros como chivos expiatorios â lo cual es también otro triunfo de los opresores [además del pleito entre latinos]. Pero prejuicio racial, en la forma de actitudes, no es la causa de discriminación y explotación, aunque es una consecuencia importante que no hay que subestimar. La causa esencial de la discriminación SOCIAL es la ORGANIZACIÃN INSTITUCIONAL RACIAL Y CLASISTA de la sociedad que causa la explotación y los mitos del âsueño.â?

No olvidemos tampoco que el âsueño americanoâ? del Norte no es el único âsueño.â? Hay también el âsueño mejicano,â? el âsueño guatemalteco,â? el âsueño nicaragüense,â? el âsueño cubano,â? el âsueño venezolano,â? el âsueño colombiano,â? el âsueño boliviano,â? el âsueño chiapenseâ? y otros tantos âsueñosâ? más. ¿Quién dice que yo no puedo âSOÃARâ? con una casa propia, con una familia y un buen trabajo en mi propia tierra? ¿Si el imperio me mantiene trabajándo hasta matarme, cuál es la diferencia? No digamos que nos gusta más una OPRESIÃN que la otra, o que una forma de INJUSTICIA es mejor que la otra --- éso sería una broma de mal gusto.

Pero de cualquier manera, si nuestro destino está condenado a âSOÃARâ? y no tenemos escapatoria, entonces, donde sea que nos encontremos, al menos nuestra tarea debería ser elevar la calidad moral y política de lo que soñamos. Deberíamos ponerle un freno a la miopía individualista puritana que nos esclaviza. De lo contrario, el âsueño americanoâ? continuará siendo una ideología de dominación para los millones de inmigrantes latinos mientras el somnífero no nos baje de la nube.

--Wilfredo Gutiérrez, sociólogo, radicado en Estados Unidos.

Comentaris

Re: EL MITO DE UN SUEÑO
28 nov 2003
Hace poco lei los comentarios de Wilfredo Gutierrez que hablo con mas detalle hacia mi escrito donde yo escribo de que es el "Sueno Americano" Wilfredo aserta que el sueno Americano es un "MITO". Yo estoy totalmente deacuerdo con esto. Aqui los mejicanos se pasan trabajando para poder sacar un mniserable sueldo para hapenas alcanzar a comer y para pagar renta. Muy triste pero es la realidad de aquel mejicano que no entiende el ingles y es immigrante.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more