Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió
Represión en Alemania
27 oct 2003
Para que veamos cómo entodas partes se cuecen habas... y en algunas a calderadas.
El 21 de octubre comenzó el proceso contra Marco, Daniel y Carsten de Magdeburgo por âparticipación o eventual dirección de organización terroristaâ?. Se supone que habrían perpetrado daños materiales con motivación política en vehículos y limusinas funcionariales. Por ello se les encausa ahora con el artículo 129a, el artículo antiterrorista. Con el artículo antiterrorista en la mano pudo la policía pasar por alto derechos fundamentales (el equivalente a nuestros âderechos constitucionales: la RFA no tiene constitución sino âley fundamentalâ?) y emplear métodos en las diligencias que ya no tienen que ver con el Estado de Derecho.
Especialmente a la vista del día de acción a nivel federal contra la suspensión de los derechos fundamentales a través del artículo 129a en Magdeburgo se inició una campaña de acoso contra la escena de izquierdas (donde, para los alemanes, incluye también la autonomía y el anarquismo). En la mayor manifestación de aquel día (25 de octubre) participaron, según l@s organizador@s, casi 2500 personas. Previamente habían sido cercad@s en la estación central de Magdeburgo un@s 300 presunt@s manifestantes de Berlín y Sajonia. En la autopista se detuvieron autobuses.
Marco y Daniel llevan ya un año en prisión provisional. Se supone que han cometido daños materiales con motivación política: en la fachada del edificio de la brigada de investigación criminal de Magdeburgo; en un autobús del servicio de protección de fronteras (es el cuerpo policial encargado de las instalaciones federales: protegen edificios, hacen de antidisturbios, deportan personas...); en dos coches de la empresa Telecom y dos limusinas en un concesionario. Estas acusaciones les bastaron a los instructores para sacar la maza legislativa: el artículo 129a, que atañe, por ejemplo, a organizaciones que cometen asesinatos, crímenes de guerra o genocidio. Dado para aplicarle esta ley a una organización terrorista se requiere que esta se componga de un mínimo de tres personas, la policía se arrojó con celo sobre la escena de izquierdas de Sajonia-Anhalt: hubo registros domiciliarios ilícitos, docenas de personas son interrogadas e intimidadas. Finalmente detuvieron a Carsten, que era políticamente activo en un grupo totalmente abierto junto con Marco y Daniel. (Abierto significa de asamblea abierta, lo contrario de grupos clandestinos o semiclandestinos).
El artículo 129a como artículo de diligencias
Una escena de película mala: de seis a ocho encapuchados asaltan en plena calle a un joven y le reducen. Le cubren la cabeza con una bolsa, le esposan, le arrastran a un coche, las armas en la mano. Sólo en ese momento se le aclara al joven que sus perseguidores son agentes de policía. El motivo de todo el numerito: Habían âolvidadoâ? tomar sus huellas digitales la última vez que le tuvieron en comisaría. El delito del joven: ser izquierdista en Magdeburgo. Después de tomarle las huellas se le deja otra vez en libertad.
En el curso de la persecución del así llamado âcomando: libertad de tod@s l@s pres@s polític@sâ? o, eventualmente, âacción revolucionaria carlo giulianiâ?, que habían reivindicado los ataques incendiarios, fueron pasadas por alto una serie de derechos fundamentales y procesales. Se grabaron las conversaciones entre los acusados y sus abogados y se utilizaron las transcripciones como pruebas inculpatorias. Hubo registros de viviendas ilícitos y sin orden judicial. Se obtuvieron declaraciones mediante métodos de interrogatorio prohibidos. Por ejemplo, uno de los acusados fue amenazado, en el caso de negarse a declarar, con contarle a su familia que era homosexual. Las condiciones de internamiento de los acusados, de entre 22 y 24 años, son extremadamente duras.
El artículo 129a se emplea en la República Federal Alemana sobre todo contra la izquierda radical. Así, por ejemplo, los Antifa Autónomos (M) de Gotinga y antifascistas de Passau fueron acusados de terrorismo. Sólo en el plazo de 1996-2000 fueron iniciados unos 500 procesos contra la izquierda mediante el artículo 129a. Con todo, sólo 29 concluyeron en acusaciones, de las que la mayoría fracasaron. Con estas cotas podemos consolarnos llamándolo el âartículo de las diligenciasâ?. esto significa, que se trata menos de juzgar a delincuentes como de poder investigar salvajemente en el seno de la escena izquierdista sin tener que andarse con contemplaciones con molestos derechos (como la privacidad de los datos, inviolabilidad del domicilio, necesidad de buenos motivos para la prisión preventiva, etc.). La Alianza90/Los Verdes o el PDS (el antiguo partido único de la RDA, reciclado) sólo han exigido la retirada del artículo en cuestión asta que se vieron en alianzas de gobierno. Por cierto que el mismo Otto Schily ya sabía en los 70, como abogado de la RAF, que el artículo 129a contradice los principios procesales en un Estado de derecho. Lo calificó como un instrumento del Estado que sólo servía al propósito de acallar a l@s izquierdistas. Hoy es ministro del Interior y le encanta esgrimir la porra del 129a contra la oposición extraparlamentaria.

Traducido de indymedia.de
Alle frei!!

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more