Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme : criminalització i repressió : mitjans i manipulació : altres temes : pobles i cultures vs poder i estats
Experiencia granadina
26 oct 2003
La verdad es que no hay nada como viajar para oxigenar tanto el cuerpo como el alma, pero hay que reconocer que no es una receta infalible, ya que ‘‘fuera’’ el aire puede estar tan viciado o más como el oxígeno de casa.

El pasado miércoles se celebraban en la Facultad de Derecho de Granada unas Jornadas Conmemorativas del XXV aniversario de la Constitución española. A ellas estaba invitado el lehendakari Ibarretxe. Movido por la curiosidad y las ganas de intercambiar ideas y sentimientos con las gentes de Granada me acerqué hasta la Universidad. Pero nada más llegar al Paraninfo, valoré seriamente comerme mis intenciones, ya que los jóvenes fascistas allí reunidos no tenían cara de muchos amigos; y menos, siendo vasco y de izquierdas.
Cuando llegó el lehendakari la tensión subió enteros y trataron de agredirle, pero no sólo a él, sino también a los y las jóvenes que pedían respeto. Y la policía nacional que estaba presenciando todo a pocos metros no intervino, apelando a la independencia universitaria... Se formaron entonces dos bloques físicamente opuestos, y qué curioso, Sr Iturgaiz, al lado de los violentos y sin desmarcarse de ellos, se encontraba un conocido alcalde granadino del Partido Popular.

Pero más allá de aterrarme, los folclóricos del nacionalsocialismo y el águila agorera, no me interesan demasiado; por lo que me perdí, cual intrépido antropólogo, entre los y las estudiantes que pacíficamente abarrotaban la entrada de la facultad. Y sus comentarios y reflexiones sí que me parecieron preocupantes: «mira mis manos, nosotros no matamos», (¿?), «que abra la puerta la policía, que le vamos a hostiar», «arriba España» (sustituyendo al «buenas (tardes»),
«asesinos», «¿ya ha salido ése?»... Es decir, entre las gentes de izquierdas y los fascistas, el grupo mayoritario había acudido a arremeter contra el lehendakari, identificándole claramente con ETA. Los futuros letrados y letradas lo tenían claro, el enemigo es el nacionalismo vasco y quienes les apoyan.

Y no me extraña, porque la manipulación informativa es tan radical, tan dura y tan obscena, que a modo de ejemplo, leyendo lo que aquí se publicó sobre el último pleno de las Juntas Generales de �lava, este humilde procurador que allí había estado no identificaba nada de lo allí vivido con lo que aquí se puede leer, ver o escuchar. Aunque tal vez seamos nosotros quienes nos equivocamos. Otra vez. ¡Vaya!

Y tratando de buscar un poco de aliento, me acerqué a la sede de Izquierda Unida en Granada, y el mensaje que me recibió escrito en las puertas era contundente «rojos fuera» y una enorme esvástica. ¡Ups! Parece que corren malos tiempos para la lírica, y el viento de la libertad sopla hiriente y gélido, también en otros rincones del Estado. Cuánta violencia vive agazapada y oculta bajo la sombra perversa de ETA. Qué hastío, y que ganas de que desaparezca.
Sindicat Terrassa