Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: indymedia
Indymedia después del 11-S. Entrevista con DeeDee Halleck.
28 set 2003
Del libro MEDIACTIVISMO, publicado en Italia en 2002 y traducido en brillante trabajo por la Asamblea Popular Florida Este (www.sindominio.net/afe/mediactivismo)
Pregunta: ¿Cómo describirías la estrategia de Indymedia?

Respuesta: El sitio de Indymedia Seattle fue inaugurado en noviembre de 1999 como parte de un Independent Media Center general en el cual todos los medios de movimiento que se reunían en Seattle pudieran colaborar. Se asistía a una creciente toma de conciencia del hecho que los grupos que se ocupaban de radio, video, prensa y arte pudieran actuar conjuntamente en modo muy eficaz en instancias específicas. Antes de Seattle, parecía que la ejecución del periodista de radio Mumia Abu Jamal era inevitable. Aunque entonces no existía todavía un centro físico ni un sitio web coordinado, una asamblea de mediactivistas nacional se comprometió a colaborar en la campaña de apoyo de Mumia. En el arco de pocas semanas, muchos de nosotros trabajamos en la realización de una intervención mediática que repudiara la fecha de la ejecución establecida por el Estado de Pennsylvania: se produjeron programas radiofónicos, proyecciones de video, programas vía satélite, suplementos especiales de prensa, posters y hasta un cd rom, realizando por primera vez una colaboración real entre diversos medios. Por todo el país se emitieron continuos mensajes contra la pena de muerte y a favor de un nuevo proceso para Mumia. Por el momento funciona, y el Estado pospuso la fecha de ejecución (si bien Mumia está todavía en la cárcel y corre riesgo de ser ajusticiado). Con la convergencia de muchos grupos en Seattle en 1999, sabíamos que el mismo tipo de campaña emprendida para salvar a Mumia podría ser utilizada para enviar el mensaje del movimiento anti-corporation al público, y así fue que proyectamos una colaboración inter-mediática análoga. El sitio web no tenía que ser otra cosa que un lugar en el cual publicar nuestro trabajo. Creo que antes de Seattle, nadie imaginaba verdaderamente que un sitio web podía ser un instrumento popular y eficaz. Es verdad, muchos grupos tienen su propio sitio web, pero el dinamismo del sitio de Seattle era fenomenal. Esto se debía en gran parte a las extraordinarias potencialidades del software Active, que rendía fácil para cualquiera el envío no sólo de textos, sino también fotos, video y archivos de audio. Active (http://www.active.org.au/doc) fue ideado en Australia por Matthew Arnison y otros, para ser utilizado por los activistas australianos. Resulta que Matthew se encontraba en Boulder poco antes de Seattle, y allí enseñó a Manseur Jacobi y otros técnicos el código Active. La estrategia en sí misma era rendir dar la mayor accesibilidad posible al sitio, no sólo para el downloading [bajada de archivos], sino también para el uploading [carga de archivos]. Creo que solamente después de que el sitio fue preparado y ver su funcionamiento tan eficiente, nosotros comenzamos a darnos cuenta seriamente de lo potente que era ese instrumento.

P: ¿Indymedia tiene el objetivo de presionar a los medios corporativos para inducirlos a alterar sus modalidades de cobertura de los eventos? ¿O más bien siguen una idea de, si así podemos llamarla, "contrainformación"? Si es así, ¿reconocen el peligro de orientarse a un circuito restringido de gente que ya está alineada a la izquierda?

R: Hay un constante conflicto dentro de Indymedia respecto a cuál tendría que ser la mejor actitud respecto de los medios corporativos. Algunos piensan que Indymedia está orientada para presionar sobre la prensa institucional para que sea más honesta. Es verdad, hubo eventos a los cuales, nosotros en primer lugar, hemos dado visibilidad forzando a los corporativos a atenderlos y cubrirlos. Otros, en cambio, creen que tenemos que atraer la atención de la prensa y hacerles "cubrir" Indymedia "legitimándonos". No estoy de acuerdo, y creo que entro en el punto de vista que dice "¡a la mierda con los medios institucionales, hagámonos uno nuestro!".
En lo relacionado con el problema de "predicar al coro", bien, antes que nada, el coro tiene necesidad de información y de "escuchar el sermón", de otro modo, ¿cómo podríamos cantar todos juntos? En cualquier caso, las cifras que alcanza cotidianamente Indymedia demuestran que estamos sin dudas superando los confines del "círculo restringido". Se trata de una audiencia muy grande, y sobre todo, no es una audiencia pasiva: se contabilizan casi tantos mensajes (publicaciones) como visitantes.

P: Indymedia ha sido acusada frecuentemente de no ser una fuente confiable de información y de no hacer otra cosa que contra-propaganda de la propaganda gubernamental. ¿Cuál es tu respuesta a estas posiciones? ¿Cuáles son los próximos pasos necesarios para que Indymedia se convierta en una fuente de noticias completa según tu opinión? ¿Es útil que Indymedia comience a cubrir también los temas que generalmente están impulsados por los medios corporativos?

R: La gente tiene que comprender el formato de la mayoría de nuestros sitios: con los mensajes libres a la derecha y la columna central, editada, más "confiable". Pienso que este formato ya está sobreentendido. Quizás tendríamos que hacerlo más claro y comprensible. Obviamente la publicación abierta no tiene que ser tomada como la "verdad". De todos modos, me gusta el diálogo que alienta. Y probablemente haya más verdad en el diálogo que en un mensaje cualquiera, no importa si es de la columna central o de la derecha. Recuerdo una foto que reproducía el lanzamiento de botellas molotov sobre la policía en Praga; al momento de su publicación hubo centenares de comentarios. La discusión fue bastante importante: sobre el rol de la violencia, sobre el uso que le da la policía y también los manifestantes. Es evidente que las personas que trabajan dentro de los IMC están aprendiendo mucho sobre el mundo de la información y sobre la situación internacional. Por lo tanto, la información será cada vez más completa. Y esperemos también que sea más complicada. El mundo es complicado.

P: Uno de los interrogantes más relevantes para el progreso de Indymedia (y de los medios independientes en general) es el de comunicar eficazmente hacia personas externas al clásico "coro". Indymedia fue capaz de darse a conocer muy rápidamente a todas las comunidades alternativas, y de superar esta barrera ocupándose de la estricta actualidad; estoy pensando en el caso específico del 20 de julio de 2001, cuando italy.indymedia.org fue citada y linkeada directamente por Yahoo! News como fuente de información sobre los eventos de Génova. No obstante esto, todavía parece faltar una estrategia que la ayude a alcanzar una masa crítica de personas acostumbradas a informarse solamente a través de medios corporativos. Según tu opinión, ¿cuáles tendrían que ser las estrategias a emprender por Indymedia para superar este límite? ¿Cuál es el próximo paso hacia el compromiso de las periferias suburbanas?

R: Cada tipo de movilización solamente es eficaz si comprende a las personas directamente comprometidas por los problemas por los cuales se activa. Exactamente este es el motivo por el cual Indymedia fue capaz hasta el momento de alcanzar una audiencia más amplia cuando los eventos han impactado la vida de la gente. Por ejemplo, durante las manifestaciones de Seattle (es decir, cuando ha comenzado Indymedia) había un abismo total entre lo que estaba pasando en las calles y lo que se contaba en los telenoticieros. El documental Showdown in Seattle Parte 5 lo muestra claramente: la TV habla sobre cuanto aprecian todos el trabajo de la policía y les llevan galletas, mientras que las tomas de Indymedia muestran a la gente que le tira cualquier tipo de cosa a la policía, gritando de dolor mientras la policía los rocía con gas irritante en los ojos, etc. La gente común de Seattle (quizás no los de los barrios periféricos, pero muchos que viven y trabajan en el centro) eran conscientes de esta discontinuidad y buscaron fuentes alternativas de información: se tuvieron que dirigir a Indymedia para obtenerla.
La misma exigencia se manifiesta para la población argentina de estos tiempos. En Argentina, donde la prensa ignora y deforma lo que está sucediendo, literalmente millones de personas están eligiendo Indymedia para informarse y discutir. No tienen otra elección. Tienen necesidad de esa información para sobrevivir.
Por lo general, para las "masas" no involucradas directamente que fueron golpeadas por una situación, el tipo de información brindado por Indymedia resulta solamente preocupante y/o parece lejano y no importante para su vivir cotidiano. ¿Esto significa que el modelo de los IMC funciona solamente para emergencias? Bueno, no, aunque las emergencias puedan constituir la primera ocasión para muchas personas para conectarse a nuestros sitios. Muchos newyorkinos conocieron el Independent Media Center solamente después del ataque al WTC. Algunos llegaron entonces, y ahora vuelven al sitio frecuentemente. De cualquier modo, pienso que sea errado tanto para Indymedia como para los medios independientes en general, tener como objetivo convertirlos en "medios masivos". Lo bello de los IMC es que no se trata de masa. Los mensajes individuales son tan variados y complicados como la vida misma. Ya tuvimos mucha masificación. ¡Nunca más wallmart tv!

P: No obstante las notables posibilidades de acceso a Internet disponibles en los países industrializados, la televisión continúa a ser la fuente principal de información para la mayor parte de los núcleos familiares. ¿Hay chances para Indymedia para que "contamine" a los grandes medios con su misma tendencia? Según tu opinión ¿es fundamental y necesaria la batalla para que Indymedia salte fuera de la red e intente alcanzar a las comunidades y a las generaciones no aproximadas con Internet?

R: En muchas zonas, los IMC utilizan otros medios además de Internet para difundir la información. Por ejemplo, IMC Chiapas produce muchos programas radiofónicos, y también pequeños periódicos. En Argentina, los artistas y los activistas utilizaron el sitio para publicar imagenes, posters, fotos y textos que luego son impresos en otros lugares y colgados en las plazas, en jardines públicos con cuerdas para colgar ropa, de modo que todos los puedan ver. Muchos IMC realizaron transmisiones de radio piratas, que son muy fáciles de hacer y usar, especialmente cuando se puede preparar la red para contenidos en streaming, y difundirlos inmediatamente. Muchos IMC producen periódicos: sumando todas las copias impresas y distribuidas, se toma conciencia de que su difusión es absolutamente notable. Y obviamente, los videos producidos se difunden en pequeñas y grandes proyecciones en muchísimas ocasiones. Un aspecto interesante es que la red de los IMC favorece y anima esta forma de distribución/difusión. Muchos IMC utilizan las proyecciones de medios provenientes de otros IMC como actividad para autofinanciarse. Por ejemplo, en San Diego hay una proyección mensual de materiales provenientes de otros nodos de Indymedia, y por lo habitual concurren 50-70 personas. Pocos, es cierto, pero nada mal para un lugar como San Diego. Creo que hay muchas oportunidades para colaborar con grupos musicales: organizar eventos con artistas hip hop y otras cosas, proyectar videos alternativos combinándolos con conciertos, en lofts, en las universidades, en los parques y ¡en estadios! Es verdad que hay problemas clave, uno de los cuales es que la gran parte del material es el común video tomado durante las manifestaciones. De todos modos, también es verdad que hay casos interesantes, como por ejemplo, el video Crowd Bites Wolf sobre Praga. Pienso que el video realizado por el IMC de Nueva York sobre el 11 de septiembre es verdaderamente impactante. Además Breaking the Bank es ya un clásico, y va más allá de los habituales materiales de aficionado, se construye una narración que ayude a la comprensión general. Hay buenos ejemplos. ¡Por cierto que la creatividad y la experimentación tienen que ser alentadas! Hay mucho espacio para producciones de medios inteligentes que aprovechen verdaderamente las potencialidades del audio/video y de la gráfica. ¡Basta de comicios gritados desde palcos en las manifestaciones! ¡Más arte y menos retórica!

P: Recientemente Indymedia celebró su segundo aniversario. Mirando atrás y recorriendo las etapas de crecimiento del movimiento anti-globalización y la realización del medio independiente que se ubica dentro de este movimiento, según tu opinión ¿cuáles metas se lograron, y dónde, por el contrario, fracasaron? ¿Qué cambió?

R: Seguramente cambiamos la percepción del público respecto a las organizaciones del mercado global. Ahora nadie ve al WTO o al Banco Mundial como organismos caritativos: esto ya representa una inmensa victoria. Con relación a los fracasos, creo que los mayores problemas son los mismos que vemos alrededor nuestro en el mundo: el profundo abismo en el acceso a los recursos, problemas radicados como el racismo y el sexismo, y las omnipresentes tentaciones de la sociedad de consumo. Hay poquísimos IMC en el Sur. Las mujeres y la gente de color constituyen todavía una minoría dentro de los centros Indymedia, y muchos de los jóvenes creativos que aprendieron a trabajar en los medios con Indymedia fueron fagocitados por el universo corporativo para poder permitirse una tarjeta de crédito.

P: ¿Cómo cambió, estratégicamente, Indymedia en estos dos años? (Quizás podrías responder siguiendo un orden cronológico, partiendo de Seattle, pasando por Washington, Praga, Génova, etc.)

R: En realidad, no logro identificar verdaderos "cambios", solamente una especie de evolución y crecimiento que puede variar según el lugar y la gente involucrada. Un ejemplo de un grupo particularmente activo es D.C. IMC, que administra una estación de radio que transmite las 24 horas, un canal de tv que hace una reseña de todos los otros IMC y envía noticias en una especie de subtitulado rotativo. D.C. perfeccionó también el uso de los archivos IMC como contra-vigilancia: evidencia las imágenes en las cuales es posible reconocer provocadores infiltrados de la policía, registra los abusos de las fuerzas del orden (como por ejemplo, cuando se cubren el número de las placas de identificación con cinta adhesiva negra, abuso de violencia) y cualquier otro tipo de actividad de vigilancia. Génova fue increíble con relación a la producción de noticias en tiempo real. Fue un evento interactivo global.

P: Parece que Indymedia y los IMC hasta ahora fueron extremamente eficaces y eficientes en la cobertura de los eventos relacionados al movimiento en Seattle, Praga y Génova, es decir, eventos en los cuales la misma Indymedia tenía un fuerte rol organizativo. La estructura, todavía no parece estar preparada para cubrir eventos dramáticos y crisis en las cuales no cubra un rol directo (por ejemplo, el 11 de septiembre y sus consecuencias). ¿Estás de acuerdo con este análisis? ¿Se nota un cambio en el abordaje de Indymedia de los eventos no estrechamente ligados al activismo después del 11 de septiembre?

R: Creo que muchos IMC tienen un rol importante en la cobertura sistemática de cuestiones locales. Por ejemplo, los temas ligados al problema de la vivienda y a los sin techo son recurrentes en nyc.indymedia.org. Después, hay un buen ejemplo de cobertura continuada (en oposición a la atención dedicada solamente en los momentos de crisis) en el IMC de San Diego. El sitio fue un lugar importante para cubrir los temas ligados a la frontera mexicana. Hubo un caso en el cual alguien con una cámara de video (Benjamín Prado, uno de mis ex-alumnos) se encontraba en el tren que lleva a la frontera con Tijuana. Estaba intentando documentar los excesos de la policía que controla la frontera, y fue golpeado. Esta historia fue cubierta muy detalladamente en el sitio de Indy, e inició importantes discusiones sobre las amenazas a los usuarios del tren. No se trata de un evento excepcional, sino de una discusión que está abierta y de un lugar donde confrontar muchas de las cuestiones ligadas a la frontera México-Estados Unidos.

P: ¿Cómo repercutieron, en el trabajo de Indymedia, los ataques al WTC y al Pentágono del 11 de septiembre?

R: Es difícil de preveer cuáles serán los resultados finales del clima actual. Las imágenes del black bloc en las protestas anti-globalización parecen curiosamente descontextualizadas. Pero los IMC resultaron muy útiles para brindar una alternativa al chauvinismo de los medios institucionales. Indudablemente el IMC de Nueva York jugó un rol fundamental para unir las comunidades de mediactivistas y artistas en el área del WTC...

P: ¿Cuán importante es el rol de los IMC como puntos focales a través del cual muchos productores independientes pueden compartir sus propios trabajos y sus propias capacidades, alcanzando al mismo tiempo, audiencias más consistentes que aquellas que hubieran alcanzado en forma individual? ¿La actividad de los IMC tendría que estar estrechamente ligada a la agenda del movimiento, o por el contrario, consideras que tendría que tener una vida totalmente autónoma, sacando su inspiración y los temas de las comunidades locales de las cuales son su expresión?

R: Pienso que tendría que ser tarea de los colectivos locales definir cómo se relacionan los IMC respecto al movimiento (o a los movimientos). Evidentemente, cualquiera que utiliza los espacios de la publicación abierta no tiene que ser necesariamente un movimentista, ¡a veces sucede que es exactamente lo contrario! Pienso que es muy importante mantener un canal abierto y, al mismo tiempo, alentar una variedad de puntos de vista sobre la columna central de los diversos sitios, y más en general, en cada producción que sale de los IMC. ¡Que despunten miles de flores! Si no te gusta un video, ¡arma un grupo con gente que también lo piense y haz uno diferente! Obviamente, hay problemas para procurarse los recursos, etc., pero esperamos que siempre haya una variedad de producciones e intervenciones en los IMC.

P: Aquí en Europa y en los países del sur del mundo, los denominados "social forum" se revelaron como un instrumento importante para poner en comunicación a diferentes áreas de activismo político, voluntariado y manifestantes provenientes de experiencias muy diversas. Las relaciones entre Indymedia y los social forum, no obstante, no fueron muy productivas. Parece que Indymedia y los social forum son experiencias paralelas en muchos aspectos, pero que a menudo se ignoran mutuamente. ¿Esto puede depender de la ausencia en los EE.UU. de sujetos asimilables a los social forum? ¿Existe quizá un abismo entre el área tecnófila que hizo posible Indymedia y las diversas formas de activismo político expresadas por el movimiento fuera de los EE.UU.? ¿Esta discontinuidad tiene que ser salvada para permitir que Indymedia pueda cubrir y ser la voz de las diferentes áreas del movimiento en el mundo?

R: Es una pregunta interesante. Pienso que es más difícil encontrar y documentar pasos y objetivos positivos alcanzados, que ser críticos hacia los resultados expresados hasta ahora. Especialmente en los EE.UU. donde no tenemos una verdadera estructura política alternativa. Pienso que con el desarrollo de más social forum, cada vez más personas comprenden el valor y encontrarán formas para hacer que los IMC trabajen junto a este movimiento. Considero que el último de Porto Alegre fue muy importante para el IMC argentino, porque muchas personas que participaron en el encuentro de Brasil, luego fueron a ayudar al IMC local en Buenos Aires. Uno de los problemas es que los activistas norteamericanos creen que el movimiento anti-globalización comenzó en Seattle. Hay personas en India, Bolivia, Corea, etc., que combatieron contra el fondo monetario internacional y el banco mundial durante decenios. Pienso que en los EE.UU. tenemos que aprender mucho de estos activistas y los social forum pueden ser el lugar para este intercambio de experiencias globales.

P: ¿El IMC está sufriendo olas de disenso por su abierto rechazo de la "guerra contra el terrorismo" promovida y conducida en primera línea por el gobierno estadounidense?

R: Efectivamente se verificaron casos aislados de mediactivistas de Indymedia que fueron objeto de ataques, pero no se puede hablar todavía de verdadera represión. Diría más bien que el peligro real está en la intimidación: con la vigencia de las leyes draconianas de Ashcroft, nos preguntamos a menudo dónde va a caer la espada. Un aspecto interesante de la nueva legislación, consiste precisamente en el hecho de que quienquiera que ataque la propiedad o se declare culpable de amenazas a los negocios estadounidenses cae automáticamente en la misma categoría de los secuestradores de aviones. El proceso en curso, o mejor dicho, llevado a cabo con el cual el producto de los medios es institucionalizado al menos en lo que respecta a la guerra en Afganistán y su contraparte propagandística en los EE.UU. es decididamente aterrorizador.

P: ¿Qué tendría que hacerse para desarmar lo hegemónico, o si queremos ir más allá, el imperialístico punto de vista dominante del gobierno de los EE.UU. según tu opinión? ¿Qué rol tendrían que jugar los IMC en el movimiento contra la guerra?

R: Es fundamental que el Independent Media realice una dura crítica a los medios corporativos. Así como la lucha contra el WTO es global, la lucha contra la información al servicio del poder dominante también tendría que ser global en forma análoga: necesitamos una iniciativa global que preserve las ondas sonoras y bandas de transmisión que permitan la difusión del pensamiento libre y la expresión creativa. En el año 2003 va a haber un encuentro global en Ginebra, en la Unión de las Telecomunicaciones Internacionales (UTI). Esta será la "Seattle" de los medios: necesitamos demostrar la necesidad de promover iniciativas locales y salvar espacios satelitales para la comunicación desde abajo. La pregunta es si se puede cultivar el uso de la tecnología de la información desde abajo en la amplia "tierra desvastada" de la hegemonía global comercial (y militar) de los recursos tecnológicos. Quizás es tiempo de mirar a la UTI y reinsertar lo público en su programa. La UTI nació antes que las Naciones Unidas como agencia global para asignar frecuencias de radio y prevenir interferencias entre las naciones. Tiene la función de designar tanto el espectro global como los canales satelitales. Ambos recursos son infraestructuras esenciales para cualquier proyecto de comunicación; actualmente, gran parte de estos recursos globales fueron asignados a entes comerciales y militares. Con la caída del bloque soviético, la muerte del movimiento de no-alineados y la privatización de las agencias nacionales de telecomunicaciones, no hay una verdadera resistencia organizada contra la comercialización de las infraestructuras en las telecomunicaciones mundiales. Es por esto que los Murdoch y las diversas MTV en el mundo tienen libre acceso a sus públicos de mercado: todos estamos en la mira. Un ejemplo de cómo las comunidades pueden imponerse a las corporaciones para reconfigurar la infraestructura de las comunicaciones, está representado por el movimiento para el acceso público en los EE.UU. A inicios de los años 70, algunos colectivos y también algunos visionarios de las administraciones comunales, lograron obtener de las sociedades, algunos procedimientos que aseguraran el acceso público a los canales vía cable y a los equipos. Si bien este movimiento fue ampliamente ridiculizado en la prensa popular estadounidense (una prensa poseída en gran parte de los casos ¡por las mismas sociedades de telecomunicaciones!), floreció en muchas ciudades y todavía hoy brinda un modelo para el resto del mundo sobre cómo las ganancias excesivas pueden ser comprometidas en "acciones afirmativas" para una información democrática. Los modelos locales y regionales de colaboración y participación como el movimiento para el acceso público y los diversos IMC pueden constituir las bases para un sistema global de recursos informativos que vea a la humanidad no como un mercado a explotar, sino como ciudadanía participativa y protagonista de esta información. ¿Por qué no pensar un estándar global de comunicación participativa, que afirme la naturaleza pública de los recursos a la información global, como las órbitas terrestres y el espectro? El IMC muestra cómo hacerlo.
El IMC debutó como proyecto estrictamente ligado al movimiento anti-globalización. Edward Said visitó recientemente Viena, y en una entrevista, manifestó sus dudas respecto a la posibilidad de que el movimiento puede transformarse en un nuevo "movimiento pacifista". ¿Cómo responder? Si no sabemos qué decir, estamos en problemas. La Patriot Act de los EE.UU., emanado del Congreso el mes pasado, establece que cualquier acto potencialmente definible como peligroso para la vida humana, o responsable de un cambio forzado de las políticas de gobierno puede ser considerado como terrorismo interno. Según Micheal Ratner, del Centro para los derechos Constitucionales, no resulta forzado predecir que todo esto será usado contra todas las futuras protestas anti-globalización, o por lo menos, contra sus líderes. Esta ley transforma lo que en pasado era la desobediencia civil en terrorismo interno, volviendo mucho más serios los actos sobre los cuales antes regían determinados límites en las sentencias. Bajo esta ley, ciertas acciones, pueden ser definidas como actos terroristas, convirtiéndolos en plausibles de hasta veinte años de reclusión, aún por haber lanzado una piedra contra la ventana de un Starbucks [cadena de cafeterías norteamericanas]. Si se probara que rompiendo un vidrio, se hubiera podido causar daño a la vida humana, se podría iniciar una acción legal en virtud de este acto. Una parte también se refiere al bloqueo del tránsito, de modo tal que los manifestantes comprometidos en un bloqueo de tráfico o de la ocupación de vías ferroviarias, pueden ser arrestados como terroristas. Esto está dirigido explícitamente para reprimir acciones de Reclaim the Streets y Critical Mass. Esta ley interpreta como crimen lo que antes no era considerado como tal, y lo convierte en punible como terrorismo interno. Finalmente, hay una creciente reacción contra la idea del tribunal militar, pero la realidad se está precipitando, y la resistencia de hecho proviene tanto de fuerzas de derecha como de izquierda. Veremos qué es lo que sucederá en los próximos meses. Aquí en Europa no se sabe casi nada sobre el movimiento norteamericano por la paz. ¿Por qué? Quizás porque los medios europeos toman las informaciones de los despachos estadounidenses que reproducen lo que difunde la CNN. Claramente la CNN no reconoce al movimiento por la paz de ningún modo. En los EE.UU. y en Europa, las autoridades están presionando para realizar una vigilancia extensiva sobre sus ciudadanos. La única solución que nos queda es resistir. Esta cosa es muy costosa: mientras que la recesión se profundiza, y cada vez será más difícil para el gobierno imponerse a todo este nuevo equipamiento.

P: ¿Cómo hace el nuevo movimiento por la paz para enviar mensajes con relación a este tema?

R: Lo hace interviniendo en todos los frentes, con vigilias, acciones, teatro, arte y noticias colocadas en los IMC. Yo misma no hago otra cosa que trabajar en un programa cotidiano de noticias con la periodista Amy Goodman. Durante dos horas por día, trabajamos en noticieros satelitales, televisión pública, radio e Internet.
Mira també:
http://www.sindominio.net/afe/mediactivismo
http://argentina.indymedia.org/news/2003/09/137244.php
Sindicat