Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center

Warning: error_log(/srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/private/log/dadaphp.log): failed to open stream: S’ha denegat el permís in /srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/public/imc_classes/imc_FunctionLibrary.inc on line 494

Warning: error_log(/srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/private/log/dadaphp.log): failed to open stream: S’ha denegat el permís in /srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/public/imc_classes/imc_FunctionLibrary.inc on line 494
Anàlisi :: guerra
El trabajo asalariado y el trabajo fantasma nacieron juntos, el primer objeto de envidia no es el pene es la paga.
31 mar 2024
El trabajo asalariado y el trabajo fantasma nacieron juntos. Los dos son paralelamente alinientes, pero de manera extremadamete diferentes. El principal motor de la servidumbre al trabajo fantasma fue el acoplamiento economico de los sexos. La familia burguesa del siglo XIX, compuesta por el asalariado y las personas a su cargo, reemplazo al hogar centrado en la subsistencia.
.
ivan ilich escuela intocable.jpg
ivan illich escuela.jpg
Ivan+Illich escuela 2.jpg
ilich.jpg
La mascara que colocan sobre el trabajo fantasma la mayoria de las feministas que se inclinan sobre las tareas domesticas. Saben que dichas tareas son un trabajo pesado y fulminan que porque no se renemunera. De manera inversa a la mayoria de los economistas, ellas consideran que el salario perdido, lejos de ser insignificante, es considerable. Ademas, algunas de ellas creen que el trabajo de las mujeres, aunque no sea "productivo" es, sin embargo, la principal fuente del "misterio de la acumulacion primitiva" -contradiccion que el mismo Marx se habia empecinado-. Ellas montan vidrios ahumados feministas en los anteojos marxistas. En su optica, el ama de casa esta casada con un patriarca asalariado cuya paga, y no el pene, es el primer objeto de envidia. Parecen no darse cuenta que la redefinicion de la naturaleza de la mujer, despues e la revolucion francesa, va a la par de la del hombre. De esa manera estan doblemente ciegas frente a la conspiracion de los enemigo de clase del siglo XIX al servicio del crecimiento y de su reactivizacion mediante un genero inedito de guerra entre los sexos en el seno del hogar.

This work is in the public domain
Sindicato Sindicat