Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center

Warning: error_log(/srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/private/log/dadaphp.log): failed to open stream: S’ha denegat el permís in /srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/public/imc_classes/imc_FunctionLibrary.inc on line 494

Warning: error_log(/srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/private/log/dadaphp.log): failed to open stream: S’ha denegat el permís in /srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/public/imc_classes/imc_FunctionLibrary.inc on line 494
Notícies :: guerra
Palestina: La antropología frente a la limpieza étnica
01 gen 2024
Palestina: La antropología frente a la limpieza étnica
___PAL GENOCIDIO GAZA_ _.jpg
Palestina: La antropología frente a la limpieza étnica

Por Stefano Portelli

Unos años antes de su muerte, en 2015, David Graeber visitó Cisjordania. Judío, criado en Nueva York en una familia “sumergida completamente en la propaganda sionista”, el antropólogo anarquista quedó impresionado no sólo por las flagrantes violaciones de los derechos humanos por parte del ejército israelí, sino también por cómo cada acción diaria era terriblemente difícil para los palestinos.

“Las provocaciones son cotidianas, feas y humillantes; pero también están diseñadas para permanecer por debajo del nivel de agresión flagrante e innegable – escribe –. Como el abusón de patio de colegio que continuamente empuja, empuja y patea a su víctima con la esperanza de provocar un estallido de ira inútil, que termine arrastrándola delante del director.” En Nablus no hay agua, siempre hay colas, ocho horas en coche para recorrer veinte kilómetros, los soldados agitan sus ametralladoras delante de tus narices gritando en un idioma que no entiendes, algo se rompe y no tienes permiso para repararlo, o no encuentras las piezas, no puedes hacer llamadas telefónicas, no puedes ir a la playa, si un chico intenta nadar en el mar corre el riesgo de que le disparen, en el control dejan podrirse los tomates que tenías que vender, detienen a tu hijo, ruegas a los militares que lo liberen y te detienen también a ti, para obligarlo a confesar que ha arrojado una piedra; hasta que te encuentras en una celda de cemento, sin cigarrillos y con el inodoro atascado. “Y te das cuenta de que vivirás así para siempre, que no hay ningún proceso de paz, que este terror y este absurdidad durarán toda tu vida”.

En Palestina, Graeber se identifica con el “otro lado” hasta el punto de comprender por qué la imagen de Israel, para casi todo el mundo, se ha transformado “de un grupo de idealistas sobrevivientes del Holocausto que querían hacer florecer el desierto, a una pandilla de fanáticos rabiosos que han convertido en ciencia las técnicas para brutalizar a niños de 12 años”. Son muchos los factores que pueden llevar al hijo de una familia sionista a identificarse con los oprimidos por Israel en los territorios ocupados, en la línea de esa corriente de pensamiento judío que aún se expresa en organizaciones como Breaking the Silence o Jewish Voices for Peace; sin duda contribuyeron sus contactos políticos con anarquistas, pero también la antropología – la ciencia de la empatía, de la comprensión y de la mimesis. En 1851, el antropólogo Lewis Henry Morgan, tratando de oponerse a la limpieza étnica de los iroqueses por parte de los colonos europeos, escribió: “No es un pequeño crimen contra la humanidad apoderarse de los hogares y de las propiedades de una comunidad entera, sin compensación alguna y contra su voluntad. y arrastrarlos empobrecidos y enfurecidos en una tierra salvaje e inhóspita”. Una tierra salvaje e inhóspita como el desierto que rodea Rafah, donde cientos de miles de palestinos han sido deportados en espera de su expulsión de Gaza. Los iroqueses también habían cometido “atrocidades” contra los Huron, y por supuesto contra los colonos blancos; pero esto no impidió que Morgan denunciara el “crimen contra la humanidad” de su limpieza étnica ejecutado por la comunidad a la que pertenecía.

Hoy reconocemos el genocidio de los nativos americanos de hace un siglo, pero es difícil reconocer el que está ocurriendo ahora. Los dos meses de masacres en Gaza estuvieron marcados por comunicados de prensa, recogidas de firmas y posiciones públicas adoptadas en todo el mundo, especialmente por la comunidad académica y en particular por los científicos sociales. Pero se encontraron con un muro: las instituciones universitarias se cierran como un erizo, traicionando descaradamente los fundamentos de su misión intelectual y de sus propias disciplinas. Apenas una semana después del ataque de Hamás, novecientos académicos de todo el mundo firmaron un texto advirtiendo del “genocidio potencial” que se estaba produciendo en Gaza; el antropólogo Didier Fassin expresó pocos días después en Le Monde su preocupación por el doble rasero de las autoridades francesas y los discursos deshumanizantes hacia los palestinos; siguió un “triste debate“. La Universidad de Gant en Bélgica ha recogido más de dos mil firmas contra la campaña israelí en Gaza desde el 10 de octubre, y en los días siguientes la Asociación de Estudios de Oriente Medio de América del Norte publicó una declaración contra el asesinato de civiles y por la libertad de expresión, así como la Asociación de Estudios Americanos y cientos de otras organizaciones de estudio y trabajo en todo el mundo. Entre ellos, algunos son judíos, como Voces Judías por la Paz o el Laboratorio Judío Antirracista en Italia.

A principios de noviembre, casi seiscientos investigadores y profesores de universidades irlandesas escribieron una petición pidiendo a todas las universidades de Irlanda que “cortaran inmediatamente cualquier asociación o afiliación institucional con universidades israelíes […] hasta que termine la ocupación del territorio palestino y hasta que se respeten los derechos de los palestinos a la igualdad, a la autodeterminación y al retorno de los refugiados”. Unas semanas más tarde, más de novecientos académicos de la Universidad de Aalborg y otras universidades nórdicas firmaron una carta dirigida a sus universidades pidiendo un alto el fuego y un boicot a las universidades israelíes. La Facultad de Estudios Étnicos de la Universidad Estatal de San Francisco hizo lo mismo; pero ninguna de las universidades contactadas respondió a estas llamadas. ¿De qué sirve una petición de dos mil estudiantes y profesores de la Universidad de Oxford, o la condena explícita de Israel por cuarenta filósofos de la misma universidad, cuando Oxford ha recibido diecisiete millones de libras de las empresas que producen armas para el ejército israelí? Según un informe reciente, Lockheed Martin y otras empresas de armas han donado más de cien millones de dólares a las universidades del Reino Unido, gran parte de ellos vinculados al secreto empresarial. Sin embargo, no es imposible obtener resultados: la Universidad de Johannesburgo ya había renunciado a colaborar con la Universidad Ben Gurion en 2011 debido a su implicación en la ocupación militar israelí en Gaza, y recientemente el Instituto Real de Tecnología de Melbourne declaró que pondría fin a la colaboración. con Elbit Systems, la principal manifactura de armas de Israel.

La antropología fue la primera disciplina que se opuso a las políticas de apartheid y exterminio del pueblo palestino, mucho antes de que quedara claro el objetivo del Estado de Israel de anexar Gaza y expulsar a millones de personas. Nacida como una ciencia colonial para mejorar y ampliar el dominio de las poblaciones conquistadas, siempre ha sido practicada también por quienes denunciaban la complicidad de sus ejércitos y universidades en la conquista y la colonización. En las últimas décadas muchos investigadores nativos de pueblos colonizados también han empezado a hacer antropología; hoy muchos antropólogos jóvenes la consideran una herramienta importante para comprender las desigualdades que afligen a sus comunidades. La tendencia a la crítica social, al posicionamiento público y al compromiso político es hoy el alma de la disciplina, como demuestra un seminario de 2008 sobre “antropología comprometida” o el trabajo, por ejemplo, de la Sociedad Italiana de Antropología Aplicada. Es obvio que la disciplina que desarrolló el uso actual del término “etnicidad” debe ser un bastión del pensamiento crítico contra cualquier intento de limpieza étnica.

Uno de los referentes de toda la antropología es la Asociación Antropológica Americana (AAA), que tiene doce mil miembros. La reunión anual de 2023 tuvo lugar en Toronto, después de que ya había comenzado la ofensiva israelí. A lo largo de la semana de la conferencia, un grupo de antropólogos designados por la AAA leyó en voz alta, uno por uno, todos los nombres de las miles de personas asesinadas en Gaza hasta ese momento, para mostrar el rechazo de toda la asociación a la masacre en curso. La AAA lucha activamente contra la militarización de la disciplina: en 2007 expulsó a los antropólogos que participaban en la operación militar Human Terrain en Afganistán, ofreciendo sus conocimientos de las lenguas y sociedades locales al ejército estadounidense.

La colaboración en el sector militar es incompatible con la ética de la disciplina, que exige el máximo respeto por las comunidades con las que se trabaja, el imperativo ético de no dañarlas y, por tanto, la más total distancia hacia quienes buscan destruirlas. Según el estatuto de la AAA, la finalidad de la antropología es “la promoción y protección del derecho de todas las personas y pueblos a la plena realización de su humanidad”. Después de casi diez años de debate, en julio de 2023 el setenta y uno por ciento aprobó una resolución para un boicot académico a las universidades israelíes.

A diferencia de la expulsión de antropólogos militares, pero también del boicot de 1958 contra Sudáfrica, el boicot académico a Israel no excluye ni expulsa a investigadores individuales, que pueden seguir participando en actividades internacionales. Se boicotea a sus instituciones, ya que colaboran activamente con el apartheid y las violaciones del derecho internacional. Lejos de presentarse como “espacios de diálogo”, en efecto, las universidades israelíes contribuyen al desarrollo de tecnologías y doctrinas militares que justifican la colonización de Palestina: recientemente, por ejemplo, la Universidad de Tel Aviv publicó un llamamiento a “unirse a su esfuerzo de guerra“. Está claro que el boicot afecta también a la libertad de los académicos individuales, que perderían proyectos internacionales y se encontrarían aislados; pero esto ya les sucede en forma mucho más grave los académicos palestinos, cuya libertad de investigación es casi imposible debido a la ocupación militar israelí (como también nos recuerda la asociación Jewish Voices for Peace).

El boicot también es promovido por académicos israelíes opuestos a la ocupación, que temen represalias y que a menudo se ven obligados a permanecer en el anonimato. El historiador israelí Ilan Pappé dijo en 2008 : “Vamos a explotar el apoyo de la sociedad civil para que Israel se convierta en un Estado ‘paria’ mientras persista esta política. Sólo en estas condiciones los que estamos aquí, que pertenecemos y queremos pertenecer a este país, podremos llevar adelante un diálogo constructivo y fértil, con la intención de crear una estructura política que nos absuelva de la necesidad de vivir en conflicto y nos permite construir un futuro mejor.”

En octubre, la asociación de antropología más grande de Europa, la Asociación Europea de Antropología Social (EASA), con alrededor de 1.300 miembros, también publicó una declaración sobre Gaza, pidiendo un alto el fuego inmediato y el respeto de los tratados internacionales. Son las mismas peticiones ya expresadas por la ONU, la OMS, Cruz Roja, Amnistía Internacional, Oxfam, Human Rights Watch, Médicos Sin Fronteras y innumerables otras organizaciones humanitarias; pero los antropólogos también responden a una carta de la Universidad Palestina Birzeit, que pide a los académicos de todo el mundo “buscar la verdad, manteniendo una distancia crítica hacia la propaganda estatal y exigiendo responsabilidades a los perpetradores del genocidio y sus cómplices”. El comunicado de la EASA condena “la formulación genocida de los palestinos como culpables, ‘animales humanos’ y merecedores de un castigo colectivo”, así como el apoyo de los gobiernos europeos a “crímenes de guerra contra el derecho internacional” y medidas represivas contra estudiantes palestinos o en solidaridad. con Palestina en las universidades. “Este silenciamiento totalitario de la disidencia hacia la violencia y la guerra es inaceptable – continúa el comunicado – y está en total desacuerdo con el objetivo educativo de promover el pensamiento crítico entre los estudiantes y el público”. El texto concluye con un llamado a la comunidad académica a cumplir con su deber de “decir la verdad al poder”.

Aunque el comunicado no menciona el boicot, la presidenta de EASA recibió varias cartas de protesta: “¿No tuvisteis ninguna información sobre las atrocidades cometidas el 7 de octubre en Israel? – escribe el presidente de la Asociación Antropológica de Israel – ¿Estas atrocidades son actos dignos de elogio? ¿Pueden describirse como actos de resistencia popular? ¿Tiene Israel derecho a proteger a sus ciudadanos? La Comunidad Académica BaShaar para la Sociedad Israelí enumera las atrocidades de Hamás : “Padres torturados delante de sus hijos, niños torturados y mutilados. Han sido asesinados, decapitados, quemados vivos, fetos brutalmente arrancados de sus madres embarazadas, mujeres violadas y luego asesinadas, familias quemadas y cadáveres exhibidos triunfalmente ante multitudes entusiastas”. Algunas de estas acusaciones ya se revelaron falsas; pero lo sorprendente es que los atentados del 7 de octubre se consideran “actos de terror indescriptibles que son pura maldad”. Es el lenguaje del presidente Joe Biden, que habla de acciones “puramente diabólicas”: pero la antropología nació para oponerse a la demonización del enemigo, y para afirmar la universalidad de lo humano incluso para quienes se encuentran en los márgenes extremos de los valores dominantes. Un antropólogo italiano también publicó un largo vídeo en el que interpreta los ataques de Hamás como un efecto de la crueldad radical y el odio a la vida que es intrínseco a la religión musulmana. Este uso instrumental de la religión se llama esencialismo cultural y es esencialmente lo opuesto a la antropología, como el creacionismo para los astrónomos. “La discriminación, la segregación y la marginación son hoy esencialmente ‘culturales’: donde antes hablábamos de ‘razas inferiores’, hoy hablamos de culturas ‘incompatibles con nuestros valores’”, afirma la declaración final de un congreso de antropología celebrado en Barcelona en 2002: “Los medios de comunicación utilizan continuamente la idea de cultura para trivializar y simplificar algunos conflictos sociales, insinuando que sus causas tienen que ver, de forma oscura, con las adherencias culturales de sus protagonistas.”

Doscientos antropólogos de toda Europa han escrito una carta de apoyo a EASA , pidiéndole que se cree un grupo de trabajo para monitorear las “crecientes restricciones a la libertad académica” para quienes critican las políticas de Israel. Un importante antropólogo iraní, Shahram Khosravi , cuando publicó esta carta en una red social, vio que le censuraran la publicación, luego la restauraron después de señalarlo; pero lo mismo ocurrió con otros firmantes del comunicado. Mientras tanto, la asociación griega de antropología, la vasca (Ankulegi), la catalana (el Institut Català d’Antropologia ) y la de las Islas Baleares (IAI) han publicado declaraciones contra el genocidio en Palestina, y el departamento de antropología de la Universidad de Barcelona pidió al rector que pusiera fin a toda colaboración con universidades israelíes, por supuesto sin éxito. En Italia, cuatro mil quinientos miembros de comunidades académicas y centros de investigación escribieron un llamamiento por el alto el fuego y por el respeto del derecho internacional en Palestina, enviado al ministro de Asuntos Exteriores, de Investigación y a los rectores; Más recientemente, algunos profesores de la Universidad de Milán escribieron al rector para pedirle que se uniera a los llamamientos a un alto el fuego, sin éxito. Las tres principales asociaciones de antropología italianas – SIAC, ANPIA y la junta directiva de SIAA – firmaron una carta colectiva, junto con cuarenta antropólogos: “Nos sentimos obligados – escriben – a tomar una posición frente a una crisis que ha surgido y se ha desarrollado a lo largo de décadas de injusticias, ocupaciones ilegales, grave discriminación, detenciones arbitrarias y segregación espacial. Como antropólogos italianos, nos reconocemos herederos de uno de los padres fundadores de la disciplina, Ernesto De Martino, quien, siguiendo a Antonio Gramsci, afirmó que los intelectuales debían tomar una posición.”

Hoy el boicot académico es una de las herramientas no violentas más practicadas, ante el increíble desequilibrio de poder entre el pueblo palestino y la ocupación israelí, apoyada por uno de los ejércitos más poderosos del mundo, pero por una legitimidad internacional menguante. Las estructuras académicas, sin embargo, parecen completamente inmunes a la urgencia global de detener el genocidio y la limpieza étnica, ligadas como están a la industria militar y los lobbys que promueven la guerra. En un libro sobre el boicot, el investigador australiano Nick Riemer sostiene que si bien ha habido numerosas victorias, “en las políticas y la cultura de la educación universitaria casi todo intenta impedir que los académicos boicoteen a Israel”, por ejemplo, haciéndoles perder sus empleos, o la presidencia para quienes apoyan los derechos de los palestinos. Como también muestra un informe de la Universidad de Oxford, el gobierno israelí se ve obligado a publicar manuales y organizar talleres en línea sobre cómo enmarcar el conflicto para ganar amigos y confianza en sus políticas, y el Ministerio de Asuntos Exteriores utiliza “tropas cibernéticas” para influir en el medios de comunicación, intentando aislar a quienes se oponen a sus campañas militares, a quienes organizan manifestaciones o eventos por Palestina, a quienes promueven peticiones o acciones para detener el genocidio.

Pero estos gestos extraordinarios siguen multiplicándose, a pesar de que se intenten presentar como antisemitismo o “defensa del terrorismo”. Es fundamental que quienes trabajan en la investigación y en la producción de conocimiento sigan haciéndolos crecer, porque ceder al miedo y al aislamiento significaría renunciar a la esencia misma del trabajo intelectual. Al final del artículo sobre su viaje a Cisjordania, David Graeber reconoce la importancia de la hospitalidad para los palestinos, e imagina lo devastador que debía haber sido para ellos ver a los primeros sionistas que llegaron en Palestina apoderarse de sus tierras, destruir sus aldeas y masacrar a su gente. “En tal situación, ¿qué se puede hacer? – escribe -. ¿Dejar de ser generosos? Pero entonces estás total y existencialmente derrotado. Se ha privado sistemáticamente a la gente de los medios físicos, económicos y políticos para ser generosos. Y ser privado de los medios para hacer ese tipo de gestos extraordinarios es una especie de muerte en la vida”.

Original italià en Monitor: https://www.monitor-italia.it/lantropologia-davanti-alla-pulizia-etnica/

https://observatoriconflicteurba.org/la-antropologia-frente-a-la-limpiez/
_____PAL_bombardeos-gaza.jpg
Mira també:
https://publicar.argentina.indymedia.org/?p=15369
https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2024/01/01/palestina-la-antropologia-frente-a-la-limpieza-etnica/

This work is in the public domain
Sindicato Sindicat