Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : sanitat : altres temes : guerra : sense clasificar
Dr. Vernon Coleman: "El crédito social es un sistema concebido para permitir a los gobiernos controlar a sus ciudadanos
13 jul 2022
Transcripción y traducción del video "Nightmare on your Street" (Pesadilla en tu calle), de 35 minutos, del dr Vernon Coleman, en inglés.
http://www.verdadypaciencia.com/2022/06/dr.vernon-coleman-el-credito-soc
https://vernoncoleman.org/videos/nightmare-your-street
https://www.bitchute.com/video/npbfFbi0TvHH/
Dr. Vernon Coleman: "El crédito social es un sistema concebido para permitir a los gobiernos controlar a sus ciudadanos
28 Junio 2022, 17:08pm. 11 pgs
http://www.verdadypaciencia.com/2022/06/dr.vernon-coleman-el-credito-soc

Haga clic en el enlace para ver el video: https://www.bitchute.com/video/npbfFbi0TvHH/

Pesadilla en tu calle

Políticos, periodistas, sociólogos, masoquistas y comunistas hablan del crédito social como si fuera algo "bueno". "No sé por qué tanto alboroto", dijo uno de ellos. "No será tan malo. De hecho, si te comportas, será algo bueno". Un programa de televisión que promueve el crédito social en EE.UU. dice que el crédito social empuja a las personas a ser mejores ciudadanos. "No te van a castigar si no has hecho nada malo", dijeron, ignorando que es el gobierno el que decide la definición del mal.

Bueno, si eres un fanático del totalitarismo o del comunismo, supongo que el crédito social es algo bueno.

El crédito social es un esquema diseñado para permitir que los gobiernos controlen a sus ciudadanos. Cada nueva ley y regla se vincula con el sistema de crédito social, que ahora es claramente la forma en que el Gran Reinicio se convertirá en una realidad práctica. La política de los gobiernos de todo el mundo es agotar a sus ciudadanos con un bombardeo constante de nuevas normas y reglamentos (que están respaldados por la fuerza y, por tanto, tienen fuerza de ley).

El crédito social está aquí y crece minuto a minuto. Observe exactamente cómo funciona el crédito social en China.

El sistema de crédito social establecido en China se introdujo oficialmente en 2014, aunque se planeó muchos años antes y recibió la aprobación oficial a principios del siglo XXI cuando Shanghái introdujo un sistema de crédito diseñado para evaluar la elegibilidad para préstamos, de la misma manera. como se ha hecho en Occidente durante muchos años. Lo que ha estado sucediendo desde 2014 ha estado sucediendo muy rápidamente.

La idea del sistema es que las informaciones sobre cada persona se recojan de todas las fuentes posibles: escuelas, lugares de trabajo, bancos, consultas médicas, hospitales, policía, bibliotecas, supermercados, plataformas de Internet, agencias de viajes, cámaras de vídeovigilancia ( generalmente con software de reconocimiento facial), etc.

El software de reconocimiento puede identificar a las personas por su forma de caminar. Los contadores inteligentes instalados en casas particulares dirán a las autoridades a qué hora te levantas, a qué hora comes, qué comes, cuándo vas al baño y cuándo te acuestas. Si te ponen una multa por exceso de velocidad o una multa de aparcamiento, los detalles de esa infracción también quedarán registrados.

En la ciudad china de Rongcheng existe un sistema de calificación compelto que obtiene información de 142 departamentos gubernamentales diferentes, con cientos de factores positivos y negativos utilizados para crear una calificación final.

La información recogida se utiliza para compensar y recompensar a los que se consideran ciudadanos modelo y para castigar a los que se consideran transgresores. El sistema de crédito social está diseñado para permitir a las autoridades nombrar y avergonzar en función del comportamiento.

Hay varios sistemas en las distintas provincias chinas, pero la calificación del crédito social se mide con un sencillo sistema de puntos en el que, por ejemplo, todos los ciudadanos empiezan con 1.000 puntos y pierden puntos cada vez que se portan mal. La calificación de un ciudadano determinará si es premiado o castigado. El objetivo del sistema es proporcionar al gobierno una evaluación global de la fiabilidad de cada ciudadano.

Los "buenos" ciudadanos que hayan obedecido las instrucciones y se hayan comportado de forma impecable serán recompensados de muchas maneras, por ejemplo, permitiéndoles viajar, utilizar una biblioteca pública, alquilar bicicletas o pedir dinero prestado, y permitiéndoles enviar a sus hijos a mejores escuelas, obtener una atención sanitaria de mayor calidad o solicitar (y conseguir) mejores puestos de trabajo. La compra de verduras, ropa y pañales adecuados mejorará la calificación del ciudadano. Compre calzados de trabajo adecuados, con buena suela y potencial de larga duración, y tu nota subirá. Aquellos que alaben al gobierno verán mejorar su calificación. Los que denuncien a los ciudadanos que hayan criticado al gobierno, o a parte de él, serán recompensados por su lealtad al Estado. Si donas sangre, haces obras de caridad y alabas regularmente al gobierno en las redes sociales, serás recompensado.

Los ciudadanos "malos", que hayan mostrado ser rebeldes, engañosos o desobedientes de alguna manera, serán castigados nombrados y avergonzados en Internet y en otros lugares y se les negará el acceso a viajes, hoteles, restaurantes, buenas escuelas, buenos hospitales y buenos empleos. A los ciudadanos "malos" también se les puede prohibir el acceso a los centros comerciales o a las tiendas de comestibles y, por tanto, se les puede negar el acceso a los alimentos.

¿Qué te convierte en un "mal" ciudadano? Pues bien, comprar chocolates, alcohol o ropa frívola perjudicará tu puntuación, al igual que jugar en Internet. Si te compras unos zapatos de tacón alto o unas zapatillas deportivas inapropiadamente y caras, perderás puntos. Si tu vivienda no se considera compatible con la energía, se le penalizará.

Si los ciudadanos chinos escriben o dicen algo grosero sobre su gobierno, perderán puntos. Se castiga a los que no visitan a sus padres con regularidad, a los que pasean, a los que fuman en zonas de no fumadores y a los que pasean al perro sin ponerle la correa. Los empleados del gobierno retirarán a un perro si los restos de comida no se retiran. Y al antiguo dueño del perro se le prohibirá tener otra mascota durante cinco años. Las personas mayores pueden demandar a sus hijos si no los visitan regularmente. No clasificar correctamente sus residuos personales es un pecado, al igual que decir jurar en público. Espiar a tus amigos, familiares y vecinos será recompensado; por ejemplo, denunciar a amigos, familiares y vecinos por usar un lenguaje soez te hará ganar puntos.

Todos los datos de Internet (incluidas las búsquedas) se utilizan para elaborar las calificaciones de crédito social y los jugadores que hacen trampas en los videojuegos en línea son castigados con una reducción de su calificación de crédito social. Si difundes rumores en Internet, serás clasificado como una mala persona. Si tus disculpas por tus transgresiones se consideran poco sinceras, serás castigado. Si te haces las pruebas de PCR con regularidad, serás recompensado, pero si faltas a tus citas para las pruebas, perderás puntos. Si te vacunas como te dicen, serás recompensado.

Pero si decides no vacunarte en particular, perderás puntos. Aquellos que no paguen sus facturas a tiempo serán sancionados mediante el pago automático de impuestos y las facturas de servicios públicos se pagarán automáticamente, con las cantidades correspondientes simplemente deducidas de la cuenta del ciudadano. Si no hay suficiente dinero en la cuenta, el ciudadano perderá aún más puntos. Los que están endeudados por cualquier razón se encontrarán en una espiral descendente.

Hace aproximadamente diez años, escribí una columna en un periódico chino de gran difusión. Una semana escribí una columna criticando la vacunación. Unas horas después de la publicación de la columna, recibí una nota del director despidiéndome del periódico. Y unos días más tarde, recibí un correo electrónico de mi editor chino en el que me informaba de que ya no podía vender mis libros (varios de los cuales eran bestsellers desde hacía tiempo en China). También me dijeron que ni ellos ni ninguna otra editorial de China podrían publicar ninguno de mis libros.

En 2019, 23 millones de personas en China tenían prohibido viajar en tren o en avión por su baja calificación de crédito social. A muchos estudiantes se les impidió ir a la escuela o a la universidad porque sus padres tenían malas calificaciones o porque uno de ellos estaba en una lista de deudores. Los empresarios pueden consultar las listas negras antes de contratar a nuevos empleados o entregar nuestros contratos, y se les anima a hacerlo. Los contribuyentes con calificaciones altas tienen sus declaraciones de impuestos tramitadas más rápidamente. Las personas mal clasificadas tienen que pagar primas de seguro más altas. Una vez que una persona está en la lista negra en una parte del país, es probable que lo esté en otras provincias. Y una vez que una persona está en la lista negra, suele tardar entre dos y cinco años en ser eliminada. Los ciudadanos incluidos en la lista negra tienen que demostrar que han cambiado de actitudes erróneas.

En China, todo el mundo vive ahora en un juego informático que puntúa. Los ciudadanos que no adapten su estilo de vida a las exigencias del gobierno serán severamente castigados. Si un miembro de la familia o la pareja de un ciudadano chino tiene una puntuación baja, deberá evitarlos, ya que de lo contrario se reducirá su puntaje. Piense en eso: el sistema garantiza que los amigos y familiares de las personas que se comportan de una manera que el Estado considera inaceptable pierden puntos de su puntuación de crédito. En resumen, los que hacen lo que se les dice serán recompensados y los que desobedecen serán castigados. Y, recuerde, los considerados "malos" ciudadanos serán nombrados y avergonzados en carteles, en la televisión y, por supuesto, en Internet.

El objetivo de todo esto es que los ciudadanos sean alentados a comportarse de manera "aceptable" y que, por lo tanto, sean constantemente conscientes de su comportamiento: constantemente conscientes de que si cruzan una calle cuando no está permitido, o estacionan un vehículo donde no se les permite, perderán puntos en su calificación crediticia.

El sistema de crédito social chino (en el que se basan los sistemas de crédito social que se están introduciendo en el resto del mundo) se basa en una red de computadoras y requiere que los ciudadanos lleven consigo y usen teléfonos inteligentes que están equipados con aplicaciones que se conectan a una burocracia central. Los televisores inteligentes, las computadoras, los iPad, los teléfonos celulares, etc. recopilan datos al registrar conversaciones, movimientos y actividad del usuario. Los videojuegos utilizan software de reconocimiento facial.

Lo asombroso es que la gran mayoría de las clases bien educadas no pueden ver lo que está pasando. No todos son conspiradores, en la estafa, pero muchos han cerrado los ojos y los oídos a la verdad.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto conmigo?, bien podrías preguntar. Seguramente el sistema chino no afectará realmente al resto del mundo.

Bueno, en septiembre de 2020, cuando la mayoría de la población todavía se preguntaba si se atrevería a salir a la única tienda local abierta para comprar una lata de judías, y se preguntaba si sería legal comprar una barra de pan también, el Reino Unido El gobierno publicó algo llamado "Evidencia y escenarios para los sistemas de datos globales: el futuro de los sistemas de datos de los ciudadanos".

El Gobierno chino ya había estado usando su sistema de crédito social para priorizar su economía nacional y tomar el control de sus ciudadanos, y el Gobierno británico, no queriendo quedarse fuera, pero tampoco aterrorizando a una población que ya había sido sistemática y asustado deliberadamente hasta la muerte, prometió que "aprovecharía los datos para impulsar el crecimiento y la productividad, mejorar los servicios públicos e informar una nueva ola de investigación científica". Ese es el tipo de promesa que suena maravillosa hasta que la vuelves a leer y piensas lo que significa.

Sistemas similares al que he descrito en China ya están en acción en otros países del mundo entero.

Por ejemplo, los neozelandeses que van a Australia tienen derecho a vivir y trabajar allí de por vida a menos que no superen una prueba de "buen comportamiento", en cuyo caso serán deportados. La prueba de buen comportamiento se decide enteramente a discreción de los funcionarios. También hay un programa de bienestar 'ParentsNext' que proporciona pagos a madres solteras, pero para tener derecho al dinero, una madre soltera debe demostrar que ha realizado ciertas actividades con sus hijos, como visitar la biblioteca pública o acudir a clases de natación.

En Bolonia, Italia, las autoridades introdujeron una 'billetera de ciudadanos inteligentes'. Los portadores reciben puntos digitales para gastar o usar para obtener descuentos por comportamiento virtuoso (como un reciclaje entusiasta).

Mientras los gobiernos de Occidente declararon recientemente su apoyo entusiasta a Ucrania, Ucrania anunció discretamente que es el primer país en implementar el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial al establecer una aplicación de crédito social que combina el ingreso básico universal, la identificación digital y un pasaporte de vacunas en una sola aplicación.

En Francia, dos días después de su reelección, el presidente Macron introdujo una Garantía de Identidad Digital para que los ciudadanos de Francia pudieran tener una tarjeta de identificación digital conforme al paquete de Identidad Digital de la U.E. El pasaporte de la vacuna dio origen a la identificación digital y esto, unido a las monedas digitales producidas por los Bancos Centrales, les da a los conspiradores un control total.

En Canadá, el gobierno tiene un nuevo grupo asesor para hacer cumplir la censura y regular lo que consideran contenido dañino. El Gobierno se ha dado a sí mismo la autoridad exclusiva para decidir qué es desinformación y qué puede considerarse una teoría de la conspiración. En Quebec, se introdujo un impuesto especial para aquellos que fueron lo suficientemente prudentes como para no recibir la inyección covid-19. [N. del T. Este impuesto no se aplicó].

En Viena, Austria, donde los no inyectados fueron sujetos a bloqueos especiales y hubo un impulso hacia 'sin inyecciones, no hay trabajo', cada ciudadano se le ofrecerá una aplicación que recompensará el buen comportamiento con 'Vienna Tokens'. No ha habido ningún aviso oficial de lo que constituye un comportamiento 'bueno' y lo que constituye un comportamiento 'malo', pero la aplicación sin duda reconocerá el comportamiento de viaje de cada individuo, ya sea que viaje a pie, en bicicleta o en transporte público.

El esquema está financiado por el Consejo Europeo de Investigación (que tiene vínculos con el Foro Económico Mundial). El plan es convertir a Viena en una ciudad inteligente con datos que reemplacen al dinero como moneda de la ciudad. El objetivo es que en el futuro todas las decisiones sean tomadas por inteligencia artificial para que no haya necesidad de elecciones. En otras palabras, los datos de comportamiento reemplazarán a la democracia.

En Alemania, los ciudadanos tienen una puntuación SCHUFA que es necesaria para comprar o alquilar una casa o recibir bienes a crédito. El sistema SCHUFA rastrea todo el historial crediticio de cada ciudadano. Se ha señalado que alguien que vive en un barrio pobre o tiene vecinos de baja puntuación se encontrará con que su puntuación disminuye. Las puntuaciones también pueden reducirse si los familiares tienen puntuaciones bajas.

En Rusia, en 2018, el Moscow Times informó de que para 2025, cuatro de cada cinco rusos habrán recibido una "trayectoria de desarrollo personal: un archivo digital que contendrá todos los logros de la vida de una persona: los fracasos, los errores, los grandes proyectos". El objetivo es digitalizar la economía rusa y desplegar las tecnologías digitales en todo el país.

En Zimbabue, "las personas que difunden información considerada falsa por el gobierno se enfrentan hasta 20 años de prisión, una fuerte multa o ambas cosas".

En Tailandia, el Gobierno advirtió que "cualquiera que bromee sobre el virus podría enfrentar hasta cinco años de prisión".

En Holanda, un banco holandés relaciona los hábitos de gasto de los clientes con sus emisiones de CO2.

Dinamarca desarrolló un pasaporte digital covid-19 para que los ciudadanos daneses puedan viajar libremente por el mundo. El corolario es que los que no tienen pasaporte no pueden viajar libremente por el mundo.

En Irlanda, el Gobierno ha declarado que el Estado 'delimitará el derecho a la propiedad privada cuando sea necesario para garantizar el bien común'.

Irán ha introducido el racionamiento digital de alimentos basado en identificaciones biométricas.

En Gales, los ciudadanos seleccionados recibirán el salario medio nacional. Se les permitirá quedarse con el dinero (se cree que ronda las 20.000 libras esterlinas al año) además de todo lo que ganen. Pero si no quieren hacer ningún trabajo, no tienen que hacerlo. Esta es una versión absurdamente generosa de la Renta Básica Universal.

India tiene un programa conocido como 'Aadhaar', lo que significa que cada residente tiene un número de 12 dígitos.

Cada individuo tiene sus huellas dactilares y escaneos de iris almacenados. El sistema se introdujo para comprobar el derecho a los programas de asistencia social, pero se utiliza con fines de aplicación de la ley.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. ha declarado abiertamente que los llamados teóricos de la conspiración y cualquiera que cuestione lo que dice el Gobierno sobre el covid es un 'extremista'.

Y los investigadores del Fondo Monetario Internacional han pedido que el historial de búsqueda en Internet se vincule a los puntajes de crédito.

En el Reino Unido, el gobierno (que ha dado millones de libras del dinero de los contribuyentes a los medios de comunicación para difundir mentiras en su nombre) tiene una “unidad de empujones” (oficialmente conocida como el Equipo de psicólogos Behavioral Insights) que existe para crear miedo y avergonzar y promover el pensamiento grupal. Los asesores del gobierno presionaron regularmente por más terror y más miedo.

Los consejos ahora advierten a los propietarios de viviendas que “no registrarse (para votar) puede tener un impacto negativo en su puntaje de crédito”. El UK Digital Identity and Attitudes Trust Framework, que forma parte de la campaña nacional de identificación digital ha permitido a los ciudadanos probar su identificación utilizando métodos digitales en lugar de tener que depender de los documentos físicos tradicionales.

En agosto de 2021, el gobierno del Reino Unido anunció que una nueva aplicación vigilaría los hábitos de compra y fomentaría una alimentación saludable. Las compras en los supermercados serán evaluadas por un nuevo software y los ciudadanos serán recompensados si compran alimentos saludables y castigados si compran alimentos que se consideran malos para ellos. El Banco de Inglaterra está introduciendo una criptomoneda que se puede controlar para que no puedas comprar cosas "malas" con ella.

También en el Reino Unido, un gran banco llamado Santander hizo prácticamente imposible realizar operaciones bancarias en línea sin utilizar un teléfono móvil. Los que se quejaron, ya sea porque no tenían teléfono móvil o porque tenían mala señal, fueron invitados a ir a una sucursal. Pero, por supuesto, la mayoría de las sucursales habían sido cerradas. Los departamentos gubernamentales, incluido el HMRC, han introducido sistemas de verificación diabólicamente complicados que son imposibles de utilizar para muchos. Todo forma parte del plan para vincular a los ciudadanos a un sofisticado programa de identificación digital.

La vida de los “buenos ciudadano”' será como la vida en la URSS y China. Será como la vida en un Estado comunista. Será como la vida en un campo de prisioneros gigante. Los “buenos” ciudadanos que hagan lo que se les dice que hagan tendrán derecho a comprar comida barata, alquilar apartamentos baratos, tomar vacaciones baratas y conseguir trabajos con trabajo poco exigente. Tendrán derecho a educación gratuita para sus hijos y también a atención médica gratuita. A los “buenos” ciudadanos se les dará seguridad y cobijo a cambio de su libertad, su independencia y su libre albedrío.

En las ahora infames palabras asociadas con Klaus Schwab y el Foro Económico Mundial, los “buenos” ciudadanos no poseerán nada y serán felices.

Los planes para el Gran Reinicio están muy avanzados, y los principios del crédito social tocan todos los aspectos de nuestras vidas.

De momento dicen que todo esto es voluntario, claro. Te prometen que no serás castigado si no haces nada malo. El primer problema es que no hacer nada malo es difícil de definir.

El segundo problema es que algunas personas no consideran que estos planes sean totalmente voluntarios. Es a causa de la digitalización que se están cerrando sucursales bancarias y servicios de médicos de cabecera. ¿Qué necesidad hay de bancos o locales quirúrgicos cuando todo se puede hacer en línea, a través de un ordenador cualquiera vigilado en todo momento?

El problema básico del crédito social es que no se trata de una evaluación ordinaria de lo que está bien y lo que está mal. (la bondad sería buena y el asesinato o el robo serían malos). Estamos hablando de que los burócratas deciden arbitrariamente lo "bueno" y lo "malo" y, por ejemplo, argumentarán que las personas que clasifican su basura satisfactoriamente son "buenas", mientras que las personas cuyas habilidades de reciclaje no se consideran adecuadas son "malas".

El mundo del crédito social está presente en todas partes; es más intrusivo y más difícil de eliminar que la maleza. Si vives en una casa más grande de lo que necesitas, se te marcará el precio y te subirán los impuestos. Si tienes habitaciones libres, serás castigado. Si haces un trabajo útil y das dinero a la caridad, obtendrás puntos extra. Si criticas al gobierno, perderás puntos. Cuando no estés en casa, las autoridades sabrán, por supuesto, dónde estás en todo momento.

De hecho, si te portas mal, no podrás irte lejos de casa. Si no has obedecido todas las normas sanitarias, no podrás viajar en transporte público, volar a ningún lado ni viajar al extranjero.

Si tu calificación de crédito social baja, no podrás pedir dinero prestado, comprar una casa o reservar una habitación decente en un hotel.

Si tu calificación baja demasiado, no se te permitirá ir al hospital y si ingresas por accidente, te colocarán un aviso de No resucitar alrededor de su cuello antes de que puedas decir “¿para qué sirve?”

Recibirás puntos de bonificación si vives en un departamento pequeño, moderno, mal construido, con paredes delgadas y sin privacidad, pero perderás esos puntos si tienes una mascota o si te quejas de cualquier cosa.

Si gastas demasiado en ropa o zapatos tu calificación bajará, y ahorrar dinero te señalará como culpable de algo y no podrás alquilar un coche, obtener un ascenso en el trabajo, usar un gimnasio o llevar a sus hijos a una escuela decente.

Si eres muy problemático y grosero con las autoridades, te encontrarás con que tu velocidad de Internet se ralentizará y si tienes tu propio negocio y contestas a los funcionarios del ayuntamiento no obtendrás ninguna ayuda con problemas de planificación ni podrás obtener ningún contrato oficial del gobierno.

Si no te vistes adecuadamente cuando sales a la calle, o si te ven cruzando la calle cuando los semáforos están en tu contra, te fotografiarán y tu imagen aparecerá en Internet. Si te peleas con un vecino, tus fotos se pondrán en una valla publicitaria cerca de tu casa y serás avergonzado. Si te retrasas en el pago de los impuestos, te marcarán para que te hagan auditorías periódicas, inspeccionarán tu negocio una vez a la semana y tu foto aparecerá en un tablón de la vergüenza en Internet. Y te resultará imposible obtener licencias, permisos y préstamos que puedas necesitar.

En los últimos años se ha hecho necesario que casi todo el mundo tenga una licencia antes de poder conseguir un trabajo. Los taxistas y los higienistas dentales necesitan licencias. En algunos países, incluso los peluqueros, peluqueros de perros y esteticistas necesitan una licencia. Los únicos que no están obligados a tener licencias (ni formación de ningún tipo) son los políticos. Y ellos son los únicos que realmente los necesitan. Exigir que los trabajadores compren una licencia los hace vulnerables. El Estado que otorga la licencia puede retirarla fácilmente si el titular de la misma tiene una baja calificación social. En los restaurantes, las cámaras estudiarán tus modales y tus hábitos alimenticios, así como la cantidad de comida que dejas en el plato, todo ello probablemente dañará tu calificación crediticia social.

Los soplones, furtivos, policías y empleados del gobierno demasiado obedientes te marcarán por cualquier pecado de comisión u omisión.

A estas alturas probablemente pienses que me lo estoy inventando y ojalá fuera así, pero no es así. No estamos hablando de un futuro lejano. Estamos hablando de cosas que están ocurriendo ahora, o que van a ocurrir en un futuro muy cercano.

No tener el número correcto de hijos, tener sobrepeso y poseer un terreno supondrá una pérdida de puntos de crédito social (a menos que se posea una gran cantidad de tierras). En el Reino Unido, la Oficina de Estadísticas Nacionales ya ha afirmado que las mujeres sin hijos serán una carga para el Estado porque no tendrán a nadie que las cuide. Así que también serán castigadas.

Las enfermedades crónicas, las enfermedades mentales, la edad y la discapacidad te harán perder puntos, al igual que ser arrestado (no importa si te declaran culpable o no).

Tener una huella de carbono demasiado grande, ser de clase media o hacer demasiadas preguntas supondrá una pérdida de puntos, al igual que ser demasiado protector con tu familia.

Perderás puntos de crédito social si causas algún "daño a la identidad", si dices algo que haga que alguien se sienta incómodo sobre quién es, de dónde viene o cómo es, o si no dices algo que le haga sentirse bien.

Si muestras alguna microagresión, exhibes el privilegio de los blancos o fomentas el odio, serás castigado. Si te comportas de forma amenazante o abusiva o insultante tendrás problemas, al igual que si comunicas material amenazante abusivo o insultante a otra persona o si otra persona teme que la amenaces o que no te guste. En el Reino Unido, ya es un delito sacar a pasear a un perro sin correa si alguien que te ve dice que se sintió incómodo con la presencia de tu perro o alarmado por su presencia. (Detalles en otra parte de este sitio web).

Tu intención será irrelevante. El denunciante sólo tiene que decir que se sintió herido, alarmado o asustado.

Los escritores, los actores o los directores de cine o de teatro serán vulnerables si alguien considera ofensivo su material.

Probablemente pienses ahora que estoy bromeando. Pero la policía de algunas zonas define ahora un delito o incidente como "odioso" basándose en la percepción de la víctima (y no en la intención del delincuente). Y, naturalmente, la policía y los políticos han animado a los ciudadanos a denunciar a quienes infringen las leyes.

Puedes tener serios problemas por poner la música alta o tener árboles en tu jardín. Los árboles se consideran malos porque pueden interferir en las comunicaciones y no tienen ninguna finalidad práctica (aunque hace uno o dos años nos dijeron que eran esenciales para salvar a los osos polares). Puedes meterte en serios problemas por alimentar a los pájaros en tu propio jardín si alguien se opone.

Comer en el transporte público, faltar a una cita médica, estacionarse en el lugar equivocado, faltar a una entrevista de trabajo y cruzar la calle imprudentemente te hará perder puntos y le hará la vida más difícil.

Si crees que me he vuelto loco, debes saber que los expertos en ciberseguridad han descubierto que el 32% de los adultos entre 25 y 34 años en 21 países (un total de 10.000 personas) ya han tenido dificultades para obtener una hipoteca o un préstamo debido a su actividad en las redes sociales.

Una encuesta bastante aterradora encontró que dos tercios de las personas están dispuestas a compartir información sobre ellos mismos o sobre otros para obtener un descuento en las compras, mientras que la mitad está dispuesta a hacerlo si les ayuda a saltarse las colas en los aeropuertos. Una de cada dos personas dice que está feliz de que el Gobierno controle el comportamiento de todos en las redes sociales si eso significa mantener a salvo al público.

Por supuesto, será imposible saber cuál es tu puntuación de crédito social, averiguar exactamente cómo se componen las puntuaciones o corregir cualquier error. Y las puntuaciones se modificarán en tiempo real. Así que podrías unirte a una cola pensando que tienes derecho a alquilar un coche o a subir a un tren y descubrir, cuando llegues al principio de la cola, que tu puntuación ha cambiado y no puedes hacer ninguna de esas cosas.

Los gobiernos, las grandes empresas y las autoridades locales ya están recopilando información sobre usted a través de cámaras de reconocimiento facial, pruebas de ADN tomadas de los tests de PCR, estudios biométricos en los aeropuertos, drones, aviones de vigilancia y redes sociales. Este es el estado tecnocrático en pleno vuelo. Usar un nombre o avatar tonto en las redes sociales no te proporcionará absolutamente ninguna protección. Saben exactamente quién es realmente Stinkyfeet de Weymouth y conocen el nombre, la dirección y la medida de la pierna interior de Bumfluff de Colorado.

Puedes olvidarte de la privacidad, la libertad o los derechos.

Si una persona de una familia infringe la ley, toda la familia será castigada.

Tomar parte activa en una ceremonia religiosa tendrá como resultado un castigo. Por ejemplo, puedes ser enviado a un centro de educación y formación donde los reclusos estudian propaganda política.

Cada vez que das información en línea, almacenan información sobre ti, tus puntos de vista, tu personalidad, etc. Hasta el momento, alrededor de 4500 millones de personas en todo el mundo usan Internet y la mayoría tiene cuentas en las redes sociales.

Y, en verdad, hay muchas maneras en las que su puntaje de crédito social puede verse afectado negativamente.

Todo esto se conoce como ingeniería social. Es algo que los políticos han estado tratando de hacer durante muchos años ya que, cuando esto funciona, lo que es el caso, les da un control total sobre la población. Ya no hay necesidad de preocuparse por la oposición o las críticas.

En China, los ciudadanos que hacen cosas "buenas" para el Estado y su comunidad son recompensados con sus fotografías y nombres en un muro local. Esto es exactamente lo que recuerdo haber visto en la Alemania del Este en la década de 1970. Y entonces la gente competía entre sí para complacer al Estado y ganar un lugar en el muro.

Si quieres saber el tipo de sociedad en la que tú y tus hijos vais a vivir, mira a China ahora, donde lo que la gente hace, dice y piensa está constantemente vigilado.

Estamos avanzando rápidamente hacia una dictadura digital distópica.

El buen comportamiento será recompensado y el mal comportamiento castigado. ¿Pero quién define lo que es bueno y lo que es malo?

La geolocalización es ahora la nueva normalidad. Tus registros financieros se combinan con tus antecedentes penales, tu historial académico, tu historial médico y tus patrones de compra. Vigilan el tipo de amigos que tienes, los vídeos que ves, las personas con las que sales, te casas o conoces.

Esto es el Gran Hermano en velocidad.

En el Brave New World, los que tengan una puntuación baja no podrán moverse ni un centímetro.

Las personas que denuncien la corrupción o que cuestionen la propaganda serán castigadas. Si se les multa, la multa será mayor porque se les considera malas personas.

Y todo esto ya está ocurriendo.

Los juegos de ordenador nos están entrenando para nuestro futuro.

Recuerde que estoy completamente prohibido en China porque escribí una columna para un periódico chino que contenía información objetivamente correcta sobre la vacunación. La columna se consideró inaceptable. Mis libros en chino fueron retirados al instante de la venta.

Les dejo con el siguiente hecho.

En China hay baños públicos que no te dejan entrar sin antes comprobar tu cara e identificarte. Sólo cuando estés aprobado, la máquina dispensará la pequeña cantidad de papel higiénico que se te permite.

Dos hojas si eres buena persona. Una si no lo eres.

Usted puede estar sonriendo ahora.

Pero a ver si dentro de doce meses sigues sonriendo.

Estamos luchando en la mayor guerra de la historia. Si quieres saber más sobre lo que está sucediendo, qué significa exactamente el crédito social para ti, cómo cambiará tu vida y qué puedes hacer, entonces por favor, mira mi nuevo libro llamado “Social Credit: Nightmare on Your Street”(Crédito Social: Pesadilla en tu calle). Está todo ahí y sólo he podido darte un resumen en este vídeo. Hay un enlace al libro en el recuadro de abajo.

Hay mucho que todos podemos hacer.

Hay que decir a todos los que conozcáis lo que está ocurriendo. Comparte este vídeo. Boicotea al enemigo. Prepárate para más escasez. No descargues Apps. Pagad siempre en efectivo. Y comparte este vídeo hasta que se agote el botón de enviar.

Hay esperanza: nunca subestimes el poder de un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos para cambiar el mundo. De hecho, es lo único que lo ha hecho.

Gracias por ver "Un viejo en una silla".

Por favor, suscríbete a mi canal en Brand New Tube y difunde mis vídeos en otras plataformas como Bitchute. Gracias, como siempre, a Muhammad Butt y a BNT.

Mi agradecimiento a todos los que comparten mis vídeos. Este canal no ha sido monetizado - ninguno de mis vídeos lo ha sido nunca porque no quiero anuncios en mis vídeos. No hay anuncios, no hay patrocinadores y no hay solicitudes de fondos en los videos o sitios web.

No te olvides de ver los increíbles vídeos de mi amigo el Dr. Colin Barron, que son siempre pertinentes y siempre entretenidos.

Visite mis propios sitios web www.vernoncoleman.org y www.vernoncoleman.com. Hay artículos gratuitos y se añaden cosas nuevas casi todos los días. Recordad también que estoy vetado en todas las redes sociales por decir la verdad y atreverme a tener razón. Todo lo que veas con mi nombre en Facebook, Telegram, Linked-In, Twitter o cualquier otro sitio es falso y debe ser denunciado.

Por último, aunque a veces lo parezca, recuerde que no estás solo. Cada vez más gente se está despertando y una vez que se despierta no vuelve a dormirse. Ya somos una fuerza mucho mayor de lo que los conspiradores quieren hacer creer. Más de un tercio de la población de EE.UU. y del Reino Unido no se ha vacunado contra los virus.

Si queremos ganar esta guerra, tenemos que luchar con determinación y pasión y con la verdad.

Desconfía del gobierno, evita los medios de comunicación y lucha contra las mentiras.

Y, recuerden, tenemos a Dios de nuestro lado.

Gracias por ver a un anciano en una silla.

El libro de Vernon Coleman Social Credit: Nightmare on Your Street está disponible en edición de bolsillo.

https://vernoncoleman.org/videos/nightmare-your-street
Mira també:
http://www.verdadypaciencia.com/search/vernon%20coleman/
https://vernoncoleman.org/videos/nightmare-your-street

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more