Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme
Fascismo y antifascismo
02 jul 2022
Textos de Barcelona, Zaragoza y Valencia, del 2005, publicados por ekintza-zuzena
VDP2FFUA6VCDZIS26BA7UHRYWM.jpg
Cincuenta años después de la derrota de Adolf Hitler a manos de las mujeres y los hombres que lucharon en la resistencia y en las filas de los ejércitos aliados, las ideologías de corte fascista y nacionalsocialista dejan de nuevo correr su túfido aliento en gran parte del mundo.

La caída del muro de Berlín, la crisis de los sistemas democráticos y de la mal llamada «sociedad del bienestar» han sido y son comida, merienda y cena para el engorde de partidos, asociaciones, sindicatos, empresas,… que trabajan en pro de giros radicales a la derecha o bien apuestan por la renovación del clásico mensaje nacionalsocialista, ahora teñido de tintes europeístas.

La situación de crisis global en Europa ha propiciado a su vez el auge global de estas posturas, aliadas bajo un proyecto común. La colaboración y el trabajo a nivel internacional de los grupos más significativos ha tenido, a nivel estatal, sus frutos. Así, por ejemplo, la hasta el momento no conseguida unificación de la ultra derecha española ha sido posible gracias a la colaboración y el empeño de grupos como el Front National francés de Jean Marie Le Pen, remitente de gran parte de los fondos económicos de las organizaciones fascistas españolas. Nunca la ultraderecha española y los grupos de corte nacionalsocialista (nacionalsindicalistas, nacionalbolcheviques,…) habían gozado de tan buena salud.

Por otra parte, las fuentes de financiación de estos grupos se están consolidando gracias al patronato que ejercen sus militantes en un número significativo de empresas y a las ya mencionadas colaboraciones internacionales (Francia, Estados Unidos, Sudáfrica,…).

Su estrategia a nivel político es clara y posible de llevar a cabo (se dieron cuenta de que Franco no va a resucitar).Un vez lograda cierta cohesión interna y posicionarse en diferentes frentes (partidos democráticos, medios de comunicación, asociaciones, etc.) están pasando a trabajar el mensaje antisistema y de renovación. Su estrategia de ascenso al poder político pasa por las siguientes hipotéticas fases:

a) Caída del gobierno de González y entrada de los populares de Aznar (fase consumada).

b) Agudización de la crisis política, económica y social.

c) Caída del gobierno de Aznar y radicalización a la derecha.

d) Desaparición de la forma de estado para sustituirla, bien por una monarquía unida a un modelo de corte fascista (modelo italiano de Mussolini), o bien por un modelo enteramente fascista (modelo alemán de Hitler).

La estimación en el porcentaje de votos que barajan estos grupos en su primera presentación a unas elecciones generales ronda entre el 15% y 20% del electorado, lo que nos da una clara idea de las temibles pretensiones de las organizaciones fascistas y neonazis españolas. Ni el FN de Jean Marie Le Pen obtuvo tan óptimos resultados en las pasadas elecciones presidenciales en Francia.

El papel del movimiento skin-head (bone-head) dentro de este croquis es insignificante e intranscendente. Los bone-head no están incluidos en ninguno de los puntos programáticos de estas organizaciones, todo lo contrario. Las organizaciones fascistas y neonazis españolas detestan, en su gran mayoría, la presencia de estos grupos en el seno de sus ordenaciones, y los detestan por que éstos no son ni mucho menos paradigma de la seriedad y de la moralidad que sus organizaciones intentan divulgar. Por otra parte, son utilizados como la imagen más indigesta de la corriente anti-sistema que intentan pregonar.

Desde el movimiento antifascista caemos continuamente en el gazapo de estimar que el auge de los movimientos fascistas o neonazis pasa por la violencia de las organizaciones bone-heads. Indudablemente, no podemos abstraernos de la violencia de estos grupos, principalmente porque en ocasiones la padecemos y naturalmente porque son utensilios del fascismo y del capital, pero no podemos caer en el juego que desde el poder nos proponen y del cual las auténticas organizaciones fascistas y neonazis se aprovechan. Desde nuestro colectivo creemos que la lucha contra el fascismo no pasa exclusivamente por el «bone-head bueno, bone-head muerto», ni mucho menos, y hasta que no evaluemos la cuestión tal como es no avanzaremos en nuestra lucha. Creemos que la problemática del movimiento bone-head obedece más a una cuestión social que a movimiento organizado con pretensiones políticas de futuro con un potencial substancial, y es desde esta reflexión desde donde creemos que debe abordarse el problema. Es evidente que dentro de los círculos bone-head existen grupos bien organizados tanto en acción política como en lo concerniente a la acción violenta, pero su dimensión en el conjunto de todo el movimiento es mínima, lo que no quiere decir que no sea un reto de la lucha antifascista el combatir estos movimientos organizados.

Es la hora de pasar a la acción, no entendiéndose ésta como la «herramienta libertadora» de las noches de fin de semana, sino como una lucha conocedora e investigadora de los problemas y verdaderamente eficaz en las respuestas a dar.
Colectivo anti-fascista y anti-racista

«Al Enemigo Ni Agua» (Barcelona)

FAXISMOA ETA ONGIZATUAREN ESTATUA
Lübeck, Alemania, 96.ko urtarrilean, etorkinentzako babesetxe bat sua hartu zuen eta 10 lagun hil ziren (haien artean 4 ume). Zaragoza, estatu espainarra, 95.ko abenduaren 24an, 4 faxistak eskale bat ostikatu zuten «Los Sitios» plazan, «Hospital Provincial»ean sartu zen apurketa batzuekin.

Bi gertaera horiek elkarrrengandik urrunak espazioan eta neurrian badaukate bere parekotasuna, eta ez bakarrik egileen filiazio ideologikoan. Bai Alemanian, bai estatu espainarrean, bai Frantzian eta bai mendebalde mundua izeneko beste tokietan ere, faxismoak ezaugarri berdin bat dauka: betetzen duen zeregin soziala gaurko gizarte kapitalistaren harreman sistema konplexuaren barruan.

Artikulu hau oso hantuztekoa litzateke gaur egun faxismoak duen praktika bere osotasunean azaltzen saiatuko balitz. Baina gure helburua sinpleagoa, nola ekintza faxistek ekoizpideen jabeei on egiten dieten ulertzera hurbildu nahi dugu.

Eta ez da ikuspen konspiratzaile bat, non burgesiak «agintzen» die bere morroi faxistei ekintza bat edo beste bat egitea. Baizik eta Faxismoak jotzen duenean on egiten diola kapitalari egiaztatzea. Horrela, Alemanian, 92. eta 93. urteetan, etorkinentzako babesetxeetan sute ugari gertatu ziren. Horren ondorioz gobernu federalak bi neurri hartu zituen: Alde batetik talde faxisten desartikulazio eta atxiloketa batzu egin ziren, beheko intentsitateko errepresioa izan zen, ez bait zen egon haiekin amaitzeko borondaterik. Beste aldetik, asilo baldintzak gogortu ziren eta etorkinei zuzendutako laguntzak murriztu ziren. Horrela etorkinek, etorri baino lehen, gehiago pentsa dezaten lortu da; eta etorriko direnak egoera txarragoan bizi daitezen. Horrekin esplotakuntza baldintzak onuragarriagoak dira enpresarioarentzat. Eta, are gehiago, badaude nabarmen gutxiagoko ekintza faxistak, baina egunerokak izatean beldur handiagoa eragiten dutenak biktimetan, ekintza hauek bere leku baxuena piramide sozialean eta bere kanporatzea ongitasun estatutik gogorazten dizkiote etorkinari. Ongitasun estatua langile nazionalentzat edo Europa Batasunekoentzat gordetzen da, sindikatu sozialdemokratak ez bait dira gauza langile atzerritarrak edota langabetuak bere barnean sartzeko, ezin bait dute programa bat burutu gizartea aldatzeko, langile nazional eta atzerritarren arteko gatazka gainditzeko. Beren politika defentsiboak jarrera kantserbadoretara eta, askotan, atzerakoietara eraman ditu.
Estatu espainarraren kasuan egoera langile atzerritarrekin hain larria ez izatean arazoak beste bidea hartu duela uste dugu, onuragarria ere burgesiarentzat. «Los Sitios» plazan gertatutakoa adibide argia litzateke, faxistek leku horretan biziki aritzea ez bait da kasualitatea. Erasoek eskaleei gizartearen aurpegia garbitzen dute eta sistema ekonomiko honen kontraesanak izkutatzen dute, ugaritasunaren aldean marjinazioa eta pobrezia bizi direla ahaztaraziz. Beldurtze arrakastatsu hauekin langile arrotzei gogorazten zaien berbera ematen zaie aditzera eskaleei, are gehiago, esaten zaie ezemankorrak izatean ez direla ezer balio gizartearentzat eta, beraz, beren bizitzak ez direla ezer balio ere. Dakigunagatik, auzokoek ez dute gertatuagatik protesta egin, isiltasun esanguratsu bat gorde dute. Hurrengo urratsa ile luzekoak, homosexualak, yonkiak eta abar beldurtzea litzateke.

Hauxe da istorioa, sistema hain ondo dabilenez ez du bultzadarik behar, hemen bakoitzak gizartean duen eginbeharra ezagutzen du eta dena primeran doa: faxismoak erasotzen du, poliziak beste aldera begiratzen du (ia senideak dira), burgesiak isilpean txalotzen du, prentsak desinformatzen du: «…hiriko tribuak dira» eta gehiengoak ez du ezer esaten, edo ez zaigu nahikoa entzuten, hain sartuta bait gaude borroka oker honetan, non konbergentzia zartada batek, eskaleekin batera, pastelaren banaketatik kanpoan utz gaitzake, faxistak eta «legea» gure atzetik joaten. Azken finean, zer axola! faxistek gure ametsgaizto kolektiboak deuseztatzen badituzte, etorkizunean gu ere izan gaitezken horrekin amaitzen badira: baztertuak, arrotzak, gizartetik kanporatuak.

Zaragozako Plataforma Antifascista

REFLEXIONES SOBRE EL ANTIFASCISMO
¿ES el anti-fascismo algo puramente defensivo, que pretende organizar la auto-defensa frente a las agresiones fascistas? ¿O se plantea como una faceta de un movimiento revolucionario que se opone al sistema capitalista y al autoritarismo en general? ¿Qué entendemos por el «peligro fascista»? Son muchas las dudas que surgen en el debate sobre el anti-fascismo, y a veces parece que reina la confusión, o simplemente no se profundiza mucho en el campo del anti-fascismo… (tampoco pretendemos tener la verdad única sobre estas cuestiones).

Primero nos encontramos con el problema de definir el fascismo, de identificar al enemigo que tenemos enfrente. El diccionario nos dirá que el fascismo es el régimen instaurado por Mussolini y sus «camisas negras» en Italia en 1922, basado en el partido único y el corporativismo…, pero también se suele incluir al régimen franquista y al nacionalsocialismo de Hitler dentro del saco fascista. Podríamos decir, ampliando la definición un poco más, que el fascismo es un sistema político totalitario, un estado policial, una sociedad militarizada cuyos valores centrales son la nación o la patria, la «raza», familia, disciplina, honor, Dios, Iglesia, autoridad… en definitiva, una variante del capitalismo.

El papel histórico del fascismo se puede entender como el de una retaguardia del sistema capitalista en tiempos de crisis y como un arma para combatir los movimientos revolucionarios que amenazaron con acabar con el capital en los años 20 y 30.

El actual sistema, el modelo de las «democracias» capitalistas liberales, no es estrictamente fascista. Sin embargo existen similitudes entre los dos sistemas, quizá muchas más similitudes que diferencias. Detrás de la máscara democrática se entrevé el talante autoritario de lo que se podría llamar la dictadura democrática. Esta fachada democrática es mantenida por el espectáculo de las elecciones cada 4 o 5 años y por una constitución que promete falsas libertades y derechos (la libertad de expresión, por ejemplo, o el derecho a la vivienda, etc.).

Así que las llamadas «democracias» y las dictaduras fascistas son meras formas del mismo poder; en unas la represión es más abierta, en otras más sutil, pero todas son sistemas donde el estado lo controla todo, donde la propiedad privada y el capital condicionan las vidas de la población, con toda la explotación y desigualdades sociales que esto conlleva.

Si a estas conclusiones llegamos, ya no tiene sentido una lucha exclusivamente antifascista. El problema fundamental no son los 4 (ó 40, ó 400) rapados nazis como nos dice la prensa burguesa, aunque sí representan una amenaza física real a combatir, como han demostrado con sus agresiones, asesinatos, ataques con coktel molotov a centros sociales, locales alternativos etc. Detrás de estos nazis están los fascistas de traje (como Ynestrillas, Juan Peligro etc., etc.); estos a su vez tienen sus relaciones con las estructuras de poder (cuerpos represivos, ejército etc.). Los grupos fascistas cumplen un papel muy claro para el poder: el de hacer el trabajo sucio (limpieza de barrio-palizas a inmigrantes, prostitutas, okupas, etc., etc.) y así permiten que el sistema mantenga la fachada democrática. Quedarían mal demasiadas palizas, asesinatos, etc. por la policía, aunque los medios de comunicación y el sistema educativo, que están al servicio del poder, silenciasen casi por completo estas cosas (como es el caso por ejemplo de las torturas y asesinatos en las cárceles y comisarías).

Después, para completar la imagen democrática de Estado de Derecho, el Estado se puede permitir detener y encarcelar a algunos agentes suyos, fascistas y mercenarios como cabezas de turco.

A otro nivel los grupos fascistas cumplen el papel, como hemos observado antes, de combatir a los grupos subversivos que se oponen al Estado o representen un peligro para sus intereses (comunistas, anarquistas, independentistas etc.). Este es el papel fundamental que han ejercido grupos como los GAL, GANE, BVE, Bases Autónomas etc. Concretamente en Valencia la trama fascista ha sido compuesta por grupos de diversas tendencias como: Acción Radical (neo-nazi), Democrácia Nacional (electoralista), GAV y Vinatea (blaveros-regionalistas), sin olvidar la trama que dirige José Luis Roberto Navarro (director de Levantina Seguridad, de la Central Obrera Nacional-Sindicalista, de un colegio militar,…)

La lucha contra estos grupos puede llegar a absorber muchas de las energías del movimiento autónomo/libertario, sobre todo si el nivel de agresiones y enfrentamientos es muy alto, y se puede perder de vista el objetivo principal de atacar al sistema en sí. Al mismo tiempo le resulta muy fácil al Estado, mediante sus medios de comunicación, presentar enfrentamientos entre nazis y anti-fascistas o bien como «los dos extremos que se tocan», o bien como peleas entre tribus urbanas, punkis y rapados…

Son trampas que nos tienden. Para evitar caer en ellas, se tendría que entender la lucha anti-fascista, al igual que la lucha anti-represiva cuando el Estado nos encarcela, como una parte defensiva de una lucha más global, para atacar al sistema y acabar con el capitalismo y las jerarquías (y aquí diríamos que ojo con los grupos anti-fascistas autoritarios.)
!Y que siga el debate!

Assemblea Anti-feixista
(València)
Mira també:
https://www.nodo50.org/ekintza/2005/fascismo-y-antifascismo/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Fascismo y antifascismo
04 jul 2022
y dale que dale con el "corta y pega" el oficio de ya sabemos quien, que regresa para advertirnos que el fascismo "nos pisa los talones" con un material mas caduco que la mierda... todo vale para que nos decidamos a ¡votar a la izquierda! aliss: eres mas previsible que las liebres de marzo. Que te den!!! NI FASCISTAS NI ANTIFASCISTAS, ANARQUISTAS.
Re: Fascismo y antifascismo
09 jul 2022
Si te das cuenta ya tiene acaparados todos los comentarios y parte de las noticias. Como se le ha descubierto su juego se dedica a meter mierda en todas partes. Es como un niño malcriado, si no juego yo rinpo la pelota. Lo dicho, un niño mentecato.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more