Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
Levantamiento en Kazajstán
09 gen 2022
Crimethinc. Traducido por alasbarricadas
http://alasbarricadas.org/noticias/node/47280
Ha estallado un levantamiento a gran escala en Kazajstán en respuesta al aumento del costo de vida y la violencia del gobierno autoritario. Los manifestantes se han apoderado de edificios gubernamentales en muchas partes del país, especialmente en Almaty, la ciudad más poblada, donde ocuparon temporalmente el aeropuerto, e incendiaron el edificio del parlamento. Mientras publicamos esto, la policía ha reconquistado el centro de Almaty, matando como mínimo decenas de personas en el proceso, mientras las tropas de Rusia y Bielorrusia llegan para unirse a la represión de las protestas. Le debemos a las personas que han recibido esta represión, el saber por qué se levantaron. En el siguiente informe, presentamos una entrevista con un expatriado kazajo que explora lo que llevó a la gente a rebelarse en Kazajstán y explora las implicaciones de este levantamiento para la región en su conjunto.
“Lo que está sucediendo ahora en Kazajstán nunca antes había sucedido aquí.
“Toda la noche hubo explosiones, violencia policial contra la gente y algunas personas quemaron coches de policía, incluidos algunos coches al azar. Ahora la gente marcha por las calles principales y algo está sucediendo cerca de Akimat (el edificio del parlamento) ".
-El último mensaje que recibimos de nuestra compañera en Kazajstán, una anarca-feminista en Almaty, poco antes de las 4 pm (hora de Kazajstán Oriental) el 5 de enero, antes de que perdiéramos el contacto.
https://twitter.com/HannaLiubakova/status/1478987772027416576
Debemos entender el levantamiento en Kazajstán en un contexto global. No es simplemente una reacción a un régimen autoritario. Los manifestantes en Kazajstán están respondiendo al mismo aumento del costo de vida por el que la gente ha estado protestando en todo el mundo durante años. Kazajstán no es el primer lugar donde un aumento en el costo del gas ha desencadenado una ola de protestas; exactamente lo mismo ha sucedido en Francia, Ecuador y en otras partes del mundo, bajo una amplia gama de administraciones y formas de gobierno.
Entonces, lo significativo de este levantamiento en particular no es que no tenga precedentes, sino que involucra a personas que enfrentan los mismos desafíos que nosotrxs también, dondequiera que vivamos.
La urgencia con la que Rusia se está moviendo para ayudar a reprimir el levantamiento también es significativa. La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza militar compuesta por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán, con Rusia al mando, se ha comprometido a enviar fuerzas a Kazajstán. Esta es la primera vez que la CSTO ha desplegado tropas para apoyar a una nación miembro; se negó a ayudar a Armenia en 2021, durante su conflicto con Azerbaiyán.
Es instructivo que la guerra entre Armenia y Azerbaiyán no justificara la intervención de la OTSC, pero sí un poderoso movimiento de protestas. Como en otros proyectos imperiales, la principal amenaza para la esfera de influencia rusa (la "rusosfera") no es la guerra, sino la revolución. Rusia se ha beneficiado considerablemente de la guerra civil en Siria y la invasión turca de Rojava, enfrentando a Siria y Turquía entre sí para afianzarse en la región. Una de las formas en que Vladimir Putin se ha aferrado al poder en Rusia ha sido reuniendo a los patriotas rusos para que lo apoyen en las guerras en Chechenia y Ucrania. La guerra, la guerra permanente, es parte integral del proyecto imperial ruso, al igual que la guerra ha servido al proyecto imperial estadounidense en Irak y Afganistán. La guerra es la salud del estado, como dijo Randolph Bourne.
Los levantamientos, por otro lado, deben ser reprimidos por todos los medios necesarios. Si los millones de personas en la rusosfera que languidecen bajo una combinación de cleptocracia y neoliberalismo vieran un levantamiento exitoso en cualquiera de esos países, se apresurarían a seguir su ejemplo. Al observar las olas de protestas en Bielorrusia en 2020 y en Rusia hace un año, podemos ver que muchas personas se inclinan a hacerlo incluso sin esperanzas de éxito.
En las democracias capitalistas como Estados Unidos, donde las elecciones pueden cambiar una banda de políticos egoístas por otra, la ilusión de la elección en sí misma sirve para distraer a la gente de tomar medidas para lograr un cambio real. En regímenes autoritarios como Rusia, Bielorrusia y Kazajstán, no existe tal ilusión; el orden reinante se impone únicamente por la desesperación y la fuerza bruta. En estas condiciones, cualquiera puede ver que la revolución ofrece el único camino a seguir. De hecho, los gobernantes de esos tres países deben su poder a la ola de revoluciones que tuvo lugar a partir de 1989 y provocó la caída del Bloque del Este. Difícilmente podemos culpar a sus súbditos por sospechar que solo una revolución podría provocar un cambio en sus circunstancias.
Revolución, pero ¿con qué propósito? No podemos compartir el optimismo de los liberales que imaginan que el cambio social en Kazajstán será tan simple como perseguir a los autócratas y celebrar elecciones. Sin cambios económicos y sociales profundos, cualquier cambio meramente político dejaría a la mayoría de la gente a merced del mismo capitalismo neoliberal que la empobrece hoy.
Y en cualquier caso, Putin no se rendirá tan fácilmente. El cambio social real, tanto en la rusosfera como en Occidente, requerirá una lucha prolongada. Derrocar al gobierno es necesario, pero no suficiente: para defenderse de las futuras imposiciones políticas y económicas, la gente común tendrá que desarrollar el poder colectivo sobre una base horizontal y descentralizada. Este no es el trabajo de un día o un año, sino de una generación.
Lo que lxs anarquistas tienen que aportar a este proceso es la propuesta de que las mismas estructuras y prácticas que desarrollamos en el transcurso de la lucha contra nuestros opresores también sirvan para ayudarnos a crear un mundo mejor. Los anarquistas ya han jugado un papel importante en el levantamiento en Bielorrusia, mostrando el valor de las redes horizontales y la acción directa. El sueño del liberalismo, de rehacer el mundo entero a la imagen de los Estados Unidos y Europa Occidental, ya ha resultado vacío: Estados Unidos y Europa Occidental están implicados en muchas de las razones por las que los esfuerzos para realizar este sueño han fracasado en Egipto. y Sudán y en otros lugares. El sueño del anarquismo queda por materializarse.
En respuesta a los eventos en Kazajstán, algunos supuestos "antiimperialistas" repiten una vez más el tema de conversación atemporal de los medios estatales rusos de que toda oposición a cualquier régimen aliado con la Rusia de Putin solo puede ser el resultado de la intervención occidental. Esto es particularmente atroz cuando las naciones en la esfera de influencia de Rusia han abandonado en gran medida cualquier pretensión de socialismo, entregándose al tipo de políticas neoliberales que desencadenaron la revuelta en Kazajstán. En una economía capitalista globalizada, en la que todxs estamos sujetxs al mismo lucro y precariedad, no debemos permitir que las potencias mundiales rivales nos enfrenten unxs a otrxs. Deberíamos ver a través de toda la farsa. Hagamos causa común en todos los continentes, intercambiando tácticas, inspiración y solidaridad para reinventar nuestras vidas.
La gente corriente de Kazajstán que se levantó esta semana demostró hasta dónde podemos llegar y cuánto tenemos que llegar juntos.
https://twitter.com/izvestia_ru/status/1479012845690011650
Fuerzas rusas partiendo hacia Kazajstán.
El trasfondo del levantamiento
A principios del 6 de enero (hora de Kazajstán Oriental), después de que los apagones de Internet hicieran imposible completar una entrevista con los participantes del movimiento en Almaty, realizamos la siguiente entrevista con un militante anarquista kazajo que vive en el extranjero.
Por contexto, ¿qué proyectos o movimientos anarquistas, feministas y ecológicos han existido en Kazajstán en el siglo XXI?
Al principio, hubo una oposición al primer ex presidente comunista, Nursultan Nazarbayev, quien terminó liderando el Kazajstán postsoviético. A partir de la década de 1990, comenzó a volverse más autoritario; por ejemplo, destituyó un parlamento más plural dos veces en 1993 para obtener miembros leales del parlamento, extendió su primer mandato presidencial y cambió la estructura de gobierno para adquirir poderes ejecutivos más fuertes a través de referéndums que se consideraron amañados en 1995. Esto le creó a Nazarbayev una oposición entre la élite política de un amplio espectro político que incluía a comunistas, socialdemócratas, centristas, liberales y nacionalistas que colaboraron entre sí para pedir una constitución más democrática con autoridad presidencial limitada y un legislatura pluripartidista.
En cuanto a los movimientos desde abajo, hubo anarquistas, que eran bien más un movimiento clandestino, y hubo un grupo socialista inusualmente ruidoso, cuyo líder Ainur Kurmanov terminó huyendo de Kazajstán al final. También había nacionalistas e islamistas radicales, pero de nuevo, no eran realmente tan prominentes y también vivían en una especie de clandestinidad.
En cuanto a los ecologistas, si tuvieron algo de atención pública a través de los medios de comunicación o la promoción, fue principalmente de los grupos de defensa del territorio o, como se les llama "asociaciones públicas" allí. En Kazajstán, el gobierno tiene registrados seis partidos políticos en este momento, y son los únicos autorizados legalmente a participar en las elecciones generales; los demás que han intentado formar partidos políticos acaban viendo sistemáticamente rechazados sus procesos de registro requeridos por el ministerio. Sin embargo, siempre que las autoridades kazajas proclaman en algunas circunstancias su pluralismo político al público, lo demuestran utilizando asociaciones públicas leales, especialmente durante las elecciones presidenciales.
¿Hay partidos de oposición en Kazajstán?
En cuanto a los partidos de oposición, básicamente no hay ninguno en Kazajstán que se considere legal. En la década de 1990 y principios de la de 2000, existían partidos políticos que funcionaban de manera independiente, pero todos fueron clausurados o prohibidos por el gobierno, junto con la prensa y los medios de comunicación independientes. Hoy, hay personas que dicen representar a la oposición, pero viven en el extranjero en países como Ucrania. No tienen ninguna conexión real con la calle.
También hay una especie de rivalidad entre ellos: los he escuchado acusándose unos a otros de colaborar con el gobierno o con la agencia de inteligencia. Una característica típica de la oposición controlada en Kazajstán es que las denominadas oposiciones declaradas intentan atraer ciudadanos insatisfechos para que hagan cosas que en realidad no representan una amenaza para el gobierno, cosas que dan la ilusión de hacer cambios, como decirle a la gente que entablar un diálogo pacífico con los funcionarios locales o participar en las elecciones estropeando deliberadamente la papeleta como una forma de “protesta”, cualquier táctica que dé la ilusión de luchar contra el gobierno, cuando en realidad es solo una pérdida de tiempo.
En los últimos años, este tipo de oposición también comenzó a aparecer dentro del país; De la nada, salían activistas al azar que formaron movimientos políticos y realizaron piquetes sin experimentar ningún tipo de persecución, mientras que la gente común que no tiene contactos siempre es detenida por la policía de inmediato cuando intentan protestar.
Un grupo de oposición inusual, no puedo decir si es una oposición controlada, se llama Elección Democrática de Kazajstán. Está dirigido por un ex empresario y político que vive en Francia llamado Mukhtar Ablyazov. Si buscas su nombre, verás artículos sobre supuestos casos y juicios de lavado de dinero. Fue ministro del gabinete en la década de 1990, hasta que rompió con el gobierno y era muy leal al presidente Nazarbayev. Fue encarcelado por el gobierno kazajo, pero finalmente quedó en libertad; terminó huyendo de Kazajstán y viviendo en el exilio como otros funcionarios desleales de Nazarbayev. Desde entonces, ha liderado la oposición política con mayor apoyo en las redes sociales. La mayoría de las personas asociadas con su movimiento han sido perseguidas y arrestadas. Esto ha estado sucediendo desde que restableció el movimiento nuevamente en 2017 en varias plataformas de redes sociales. Todas las protestas que ha organizado desde el exterior han sido reprimidas, con una presencia policial masiva en las zonas públicas. Ha habido casos en los que Internet estaba parcialmente restringido en todo el país.
En cualquier caso, lo que está sucediendo en Kazajstán ahora es completamente inesperado.
¿Qué tensiones en Kazajstán precedieron a estos acontecimientos? ¿Cuáles son las líneas divisorias de la sociedad kazaja?
Lo que realmente provocó los disturbios masivos tuvo lugar en la ciudad de Janaozen. Esta ciudad produce recursos petroleros, sin embargo, la gente se encuentra entre la más pobre del país. La localidad es conocida por los sangrientos hechos de diciembre de 2011, cuando hubo una huelga laboral y las autoridades ordenaron a la policía disparar contra los manifestantes. Aunque la tragedia fue silenciada, todavía permanecía en la mente de muchos kazajos, especialmente entre los residentes de la ciudad. Desde entonces, se han llevado a cabo huelgas más pequeñas en las industrias petroleras, aunque fueron pacíficas y no dieron lugar a un derramamiento de sangre. Desde 2019, las huelgas y protestas se han vuelto más comunes allí. Al mismo tiempo, debido a factores económicos, la gente se ha vuelto más activa en la política en todo el país a medida que los precios del petróleo se desplomaron en todo el mundo, lo que tuvo un impacto económico en Kazajstán. Como la moneda kazaja - el tenge— se debilitaba, la gente podía pagar cada vez menos.
También hay serios problemas en Kazajstán: falta de agua potable en las aldeas, problemas ambientales, personas que viven endeudadas, desconfianza pública, corrupción y nepotismo en un sistema en el que cualquier objeción se puede cerrar fácilmente. La mayoría de la gente se ha acostumbrado a vivir en estas condiciones, mientras que la economía ha servido a oligarcas multimillonarios que tienen vínculos con funcionarios del gobierno y otras personas prominentes. A principios de la década de 2000, la gente de Kazajstán tenía un atisbo de esperanza a medida que la economía crecía gracias a las reservas de gas natural; como consecuencia, el nivel de vida de muchas personas se elevó. Pero todo cambió en 2014, cuando los precios del petróleo cayeron en todo el mundo y la guerra en Ucrania provocó sanciones contra Rusia, que afectaron a Kazajstán, ya que depende de Rusia.
Hubo algunas pequeñas protestas de 2014 a 2016, pero fueron fácilmente reprimidas. De 2018 a 2019 crecieron más, gracias en parte al empresario de la oposición antes mencionado, Mukhtar Ablyazov, que usaba las redes sociales para ganar fuerza. Se organizaron protestas políticas y acciones bajo la bandera del partido Elección Democrática de Kazajstán. Esto llevó a la renuncia del antiguo presidente Nazarbayev después de gobernar durante casi tres décadas, pero su aliado de confianza durante mucho tiempo, el actual presidente Kassym-Jomart Tokayev, asumió su cargo. Tokayev apenas tenía la confianza de los ciudadanos kazajos; era visto como el títere político de Nazarbayev, ya que apenas dio pasos hacia reformas ampliamente demandadas y no tomó ninguna acción ejecutiva contra los funcionarios del gobierno que el público desprecia.
El sistema político de Kazajstán y el liderazgo del presidente Nazarbayev han definido a la sociedad kazaja durante toda la historia de su independencia. Mencioné antes cómo Nazarbayev básicamente se convirtió en un gobernante autoritario a través de varios medios que catalizaron la oposición en su contra. Bajo Nazarbayev, el gobierno kazajo nunca había permitido que ningún estadista de la oposición real lo desafiara en las elecciones presidenciales o parlamentarias del país. El resto de los políticos y partidos legales que fueron contendientes en las elecciones eran simplemente personas diferentes con rostros diferentes pero las mismas posturas progubernamentales, todo como una ilusión mal implementada para hacer que Kazajstán pareciera un país "democrático" en el que un hombre fuerte y su partido en el gobierno gana todas las elecciones de forma poco creible, incluso con una mayoría surrealista de votos, a pesar de los casos documentados de fraude electoral. Se parece a la situación en Rusia, Bielorrusia y otros países dictatoriales postsoviéticos. Con el paso del tiempo, las cosas se volvieron realmente espantosas cuando se creó un culto a la personalidad en torno a Nazarbayev. El gobierno gastó millones del presupuesto estatal para nombrar y erigir calles, parques, plazas, aeropuertos, universidades, estatuas y la ciudad capital de Astana en su honor. Todo esto irrita más al público, haciendo que Nazarbayev parezca un narcisista.
La situación en Kazajstán empeoró después de 2020, cuando golpeó la pandemia de COVID-19. La gente perdió el trabajo; algunos se quedaron sin forma de pagar los bienes, recibiendo muy poco apoyo del gobierno, mientras que las restricciones de salud hicieron que la gente se sintiera más frustrada y desconfiada del gobierno. Y luego subió el precio de los productos para los alimentos en especial; esto ha ocurrido en todo el mundo, pero para Kazajstán, tenía un impacto considerable.
Volviendo a la ciudad de Janaozen, que tiene un historial de derramamiento de sangre, el precio del gas licuado se disparó, en el mismo lugar donde se produce el combustible. Ese costo ha crecido de manera constante durante los últimos diez años, pero finalmente aumentó aún más cuando el gobierno dejó de subvencionarlo y dejó que el mercado decidiera.
Ya había habido pequeñas protestas sobre este tema en esa ciudad, pero el 1 de enero de 2022, el precio del gas licuado que se usa para impulsar los vehículos se duplicó inesperadamente. Esto enfureció a la gente. Protestaron masivamente en la plaza. Las fuerzas del orden parecían reacias a dispersar la protesta. Otras aldeas de la provincia se levantaron y comenzaron a bloquear carreteras en protesta. Luego, en unos días, las protestas se extendieron por todo el país.
Lo que comenzó con una protesta por el alza de los precios de la gasolina creció en gran parte debido a los otros problemas que mencioné anteriormente. Esto motivó a la gente a ir más a la huelga y a las calles.
Descríbenos las diferentes agendas de los diferentes grupos en ambos lados de esta lucha. ¿Hay facciones o corrientes identificables dentro de las manifestaciones?
Al principio, el gobierno ignoró los problemas del precio del gas al tratar de que la gente se acostumbrara, e incluso culpó a los consumidores por la alta demanda. Finalmente, bajaron el precio, pero esto no detuvo las protestas. Luego, el estado esencialmente negó que hubiera permitido que los precios de la gasolina se inflaran, pero a medida que se intensificaron las protestas, el gobierno comenzó a ceder más para tratar de calmar a la gente. Por ejemplo, se comprometieron a introducir algunas políticas para ofrecer asistencia económica a las personas, después de ignorarlas durante años.
Pero las protestas aún no se han detenido. Pocas personas confían en el gobierno o lo apoyan. Las personas que se manifiestan simplemente quieren una vida mejor, como imaginan que tienen las personas en los países europeos desarrollados. Por supuesto, hay diferentes demandas de diferentes personas: algunos buscan la renuncia de todo el gobierno, mientras que otros quieren una nueva forma de gobierno democrático, específicamente una forma parlamentaria sin un presidente ejecutivo, y otros quieren más empleo e industria y mejores condiciones sociales.
Algunos de los disturbios y saqueos más fuertes están teniendo lugar en la antigua capital soviética de Almaty, que ahora es la metrópolis financiera y la ciudad más grande de Kazajstán. La gente saquea tiendas e incendia cosas. Han incendiado el edificio administrativo de Almaty (o akimats, como se lo conoce en Kazajstán) frente a la plaza central, así como la sede de las fuerzas del orden.
En mi opinión, el gobierno ha contribuido a esta situación, porque no ha cumplido con la exigencia de renunciar pacíficamente y dejar que un gobierno interino dirigido por la oposición forme un nuevo sistema político democrático. El actual presidente de Kazajstán, que es un aliado cercano del expresidente, Nazarbayev, está echando leña al fuego al negarse a transferir su poder. Cuanto más tiempo se mantenga en su cargo, más violencia se producirá, ya que ni el gobierno ni los manifestantes pueden ceder. Mientras esto continúe, las personas que cometen actos violentos podrán seguir saliéndose con la suya. Hay anarquía en Almaty; parece que nadie está seguro de quién manda allí ahora, ya que la alcaldía fue incendiada y desapareció de la vista del público. Toda la ciudad está atrincherada con manifestantes armados caminando.
La ciudad está bajo toque de queda, en teoría, pero en la práctica, la policía está ausente o se ha unido a las protestas, por lo que la ciudad es como una comuna [es decir, como la Comuna de París] por lo que escuché. En este punto, considerando cómo se están desarrollando los eventos, no llamaría a la gente de allí manifestantes, sino revolucionarios, especialmente al ver a civiles armados allí.
En respuesta, el gobierno que preside la capital del país, Nur-Sultan (o Astana) ha enviado varias fuerzas de seguridad "antiterroristas" para tomar el control de la ciudad, convirtiendo una ciudad generalmente pacífica en una zona de guerra de pesadilla.
Preséntanos una cronología de los eventos de la semana pasada.
La protesta comenzó en la ciudad productora de petróleo de Janaozen el 2 de enero. A la mañana siguiente, otras ciudades y pueblos del oeste de Kazajstán habían comenzado a protestar en solidaridad.
Las protestas más masivas tuvieron lugar por la noche cuando los disturbios se extendieron a otras ciudades, incluida Almaty. A última hora de la noche del 4 de enero, la gente de Almaty marchó hacia la plaza principal frente al ayuntamiento. Allí se colocaron enormes fuerzas de policía. Estallaron enfrentamientos, pero los manifestantes tomaron la delantera.
Fueron dispersados ​​temprano en la mañana del 5 de enero, pero se reagruparon nuevamente alrededor de las 9 de la brumosa mañana. Algunos agentes de la ley incluso cambiaron de bando y se unieron a la protesta, como muestran los videos de las redes sociales. Finalmente, los manifestantes marcharon hacia la plaza nuevamente alrededor de las 10 am y lograron asaltar el ayuntamiento, prendiendo fuego al edificio. Los agentes de seguridad del gobierno huyeron de Almaty, dejando la ciudad bajo el control de los manifestantes.
Desde entonces, el presidente Tokayev volvió a enviar tropas allí en un intento de tomar el control mediante una operación de “limpieza terrorista”. No sé cómo se está desarrollando a cada minuto, pero he visto en las redes sociales que durante la noche del 5 de enero o temprano en la mañana del 6 de enero, las cosas en Almaty se volvieron caóticas cuando la gente comenzó a saquear y asaltar depósitos de armas y se reportaron disparos.
En otras ciudades, es más pacífico, con protestas masivas en las plazas centrales. Escuché información no verificada de que algunos manifestantes se han apoderado de los edificios del gobierno local en algunas otras ciudades, pero que yo sepa, son menos caóticos en comparación con Almaty.
En la capital, Nur-Sultan, hay calma, pero la gente ha sido testigo de un gran número de policías antidisturbios rodeando el palacio presidencial de Aqorda. Básicamente, todo el lugar es ahora una fortaleza.
En resumen, todo Kazajstán es ahora como Los Juegos del Hambre. Si has visto la trilogía de Los juegos del hambre o si conoces un resumen básico de la trama, sabes de lo que estoy hablando. Los manifestantes intentan tomar el control de varias ciudades una por una en un intento de derrocar al gobierno. Una vez más, el actual presidente Tokayev no quiere entregar el poder. Si eso no sucede, espero que el caos continúe hasta que el gobierno sea derrocado o el levantamiento sea brutalmente reprimido, o en un escenario aún peor.
¿Crees que los participantes en estas protestas tienen algún punto de referencia para los movimientos de protesta que han estallado en Francia, Ecuador y otras partes del mundo en respuesta al aumento de los precios de los combustibles? ¿Qué tácticas están usando?
Creo que muchos de ellos están influenciados por las protestas que han tenido lugar en otros países postsoviéticos como Bielorrusia y Kirguistán. Me parece que en Almaty, los residentes siguieron el ejemplo del vecino Kirguistán, donde la gente también irrumpió en la zona gubernamental y quemó edificios, pero en comparación con Kirguistán, el gobierno fue derrocado más rápidamente. (En mi opinión, esto se debió en parte a que era un país más pequeño con una sola ciudad importante). Kirguistán ha experimentado tres revoluciones hasta ahora; considerando su proximidad y lazos culturales con Kazajstán, dado que ambos países hablan lenguas turcas, creo que su ejemplo ha jugado un papel importante en Kazajstán.
¿Qué puede ocurrir a continuación?
Desde mi punto de vista, puedo imaginar un par de escenarios. O el gobierno dimite, o es derrocado, y Kazajstán emprende el camino de la democratización, o el gobierno reprime el levantamiento con un tremendo uso de la fuerza, que incluya la participación de otros países. O un escenario aún peor: una guerra civil prolongada y destructiva entre el gobierno y los kazajos rebeldes.
El presidente de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokayev, está pidiendo a la CSTO [la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, una alianza militar compuesta por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán] que envíe soldados de "mantenimiento de la paz". En resumen, el presidente está invitando a tropas extranjeras a Kazajstán para reprimir las protestas. O los manifestantes armados repelen de alguna manera estas fuerzas y el gobierno cae, o los revolucionarios se rinden y son aplastados.
Kazajstán se enfrenta a un futuro oscuro. Es una guerra por la libertad o la derrota, y la derrota significaría una posible pérdida de más libertades y posiblemente de soberanía.
¿Qué puede hacer la gente fuera de Kazajstán para apoyar a los participantes en la lucha?
La única forma realista de apoyo para las personas fuera de Kazajstán es llamar más la atención sobre los sucesos y tal vez organizar algún tipo de ayuda.
Conclusión: una mirada desde Rusia
En el siguiente texto, un anarquista ruso reflexiona sobre las implicaciones del levantamiento en Kazajstán para la región. Puedes leer una perspectiva de los anarquistas bielorrusos aquí .
Después de décadas de represión, fracasos y derrotas, ¿por qué la esperanza aumenta una y otra vez, como vemos en Bielorrusia, Rusia, Kirguistán y ahora en Kazajstán? ¿Por qué, después de que nuestros familiares, amigos y vecinos caen asesinados a tiros por la policía o el ejército, la gente sigue luchando? ¿Cómo es posible que todavía tengamos estas oportunidades de experimentar el viento del cambio y la emoción, que nos da una idea de todo lo que podrían ser nuestras vidas?
Podemos sentir algunas respuestas en las líneas del músico kazajo Ermen Anti de una banda llamada Adaptation:
“No importa cuánto disparen, las balas no serán suficientes.

No importa cuánto aplasten, sin embargo las semillas

de la justa ira están brotando

hijos de Prometeo, llevando fuego a la gente helada”.
Cuando miramos los eventos de las últimas décadas en Kazajstán, Bielorrusia, Rusia y Kirguistán, debemos preguntarnos qué podría lograr la cooperación entre iniciativas y movimientos que luchan por la liberación a nivel internacional. Tales conexiones podrían permitirnos intercambiar experiencias políticas y culturales, para fortalecer la causa común que los pueblos de estos países deben compartir. Sin embargo, en contraste con lo interconectadas e interdependientes que están las economías y las realidades políticas de estos países, los movimientos anarquistas están desconectados.
Kazajstán puede ser un ejemplo de lo que puede suceder mañana en Rusia, Bielorrusia y otros países de esta parte del mundo. Hoy en día, la gente en Rusia teme por su vida cuando piensa en expresar cualquier forma de disensión. Pero mañana, podemos ver esas Zhanaozen y esas Almaty en las ciudades de Rusia y Bielorrusia (¡de nuevo!) Y otros países. Podemos olvidarnos de las garantías de que “eso aquí no puede suceder”; lo que puede y no puede suceder depende ante todo de lo que podamos imaginar y desear.
Cuando se desarrollan situaciones como las que vemos hoy en Kazajstán, podemos ver lo importante que es estar conectado con otros en nuestra sociedad. Hoy en día, nos toma por sorpresa: a menudo ni siquiera estemos con la gente en las calles, luchando y defendiéndonos hombro con hombro, o haciendo otro trabajo importante para apoyar el levantamiento. Para estar preparados y conectados, debemos ser capaces de enfrentar las contradicciones dentro de nuestras comunidades y dentro de nuestra sociedad en su conjunto. Necesitamos poder comunicar nuestras ideas y llevar propuestas a las personas que nos rodean en situaciones como estas. Los conflictos, los desacuerdos y el aislamiento asfixian a los compañeros que de otra manera podrían dedicar su vida a la lucha. Cuando me pregunto qué se necesita para que nos veamos en las calles y en las casas de la gente, caminando juntos, cuidándonos y luchando juntos. Me imagino acercándonos el uno al otro de manera diferente, haciendo posible que cada uno luche, nos desarrollemos y sobrevivamos.
Podemos preguntarnos: qué necesitamos cambiar de cómo nos acercamos a los demás y a las demás personas, cómo abordamos la lucha y nuestros movimientos, para hacer de ellos una fuente de vida e inspiración que pueda ofrecer a las personas formas de pensar, luchar y vivir?
Por ejemplo, recordemos el movimiento feminista en Kazajstán, que fue el centro de la atención y el discurso público durante algunos años en la década de 2010, que publicó una revista feminista y planteó ese tema en Kazajstán de una manera que nadie antes lo había hecho, conectando muchos grupos y comunidades sobre la violencia doméstica y el patriarcado. Este es un ejemplo de cómo podemos posicionarnos para abordar problemas que nos conectarán con una amplia gama de personas en nuestra sociedad.
Nosotrxs, en las ex repúblicas soviéticas, tenemos una impresionante herencia de resistencia y levantamientos en los que basarnos. Necesitamos conectarnos entre nosotrxs para poder acceder a esta herencia.
Solidaridad y fuerza para todos los que luchan en Kazajstán y en todos los países postsoviéticos. Como dice la gente, los perros pueden ladrar pero la caravana pasará. Hoy pueden pisarnos el cuello, pero la lucha no cesará y los que cayeron en las calles de Almaty no serán olvidados.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Levantamiento en Kazajstán
10 gen 2022
Que insurres se vuelven los "anarco" bolcheviques del poder popular cuando las insurrecciones son a miles de kilometros de casa. Mientras aquí el pueblo sale a la calle ellos desvían la atención hablándonos del "maidan antivacunas" y dejando campo abierto y la iniciativa la ultra derecha.

Sinvergüenzas! Más pronto que tarde vais a tener que rendir cuentas.
Colera camping CNT