Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: mitjans i manipulació
Vacunación: la ilusoria protesta liberal del autoritarismo
28 des 2021
El establecimiento de una campaña de vacunación, luego la introducción del "pase de salud" dio lugar a grandes polarizaciones ideológicas, particularmente en el tema de la vacunación. Estos son indicativos de ciertas dificultades a las que se enfrenta la izquierda revolucionaria y, en particular, en lo que respecta a su relación con el poder y la libertad.
La rápida propagación de la epidemia durante el invierno de 2020 puso de relieve el efecto perjudicial del capitalismo en la salud humana, sobre todo debido a la explotación letal de los recursos naturales y la destrucción de los ecosistemas. Pero aún más esta epidemia reveló la increíble negligencia del Estado ante un riesgo tan imprevisible. En Francia, de un cambio a otro (sobre la peligrosidad y la realidad de la epidemia, sobre la utilidad de las máscaras, sobre la necesidad de una vacuna, etc.), apareció la incapacidad de los gobiernos para plantar cara a la epidemia.

De la desorganización al control policial
Es un eufemismo decir que la legitimidad del capitalismo y sus variaciones estatales sufrieron una aceleración, ya iniciada, de su declive durante esta pandemia. La idea de que el capitalismo es una amenaza para la humanidad y que los poderes fácticos son sus cómplices es ahora evidente para la gran mayoría de la gente. Y, con tanta frecuencia, el uso de la fuerza constituye el principal recurso de los poderes frente a esta pérdida de legitimidad.


La confusión radica en el hecho de que si el gobierno utiliza la vacunación con fines económicos y de vigilancia, también tiene una justificación sanitaria.

Primero en el discurso, con el recurso permanente a fórmulas marciales, escenificando la fuerza donde reside la desorganización ("estamos en guerra"), y luego en los actos, para constreñir donde hay legítima desconfianza. La implementación del pase de salud obedece así a una doble lógica: obligar a la vacunación para reactivar la economía y reafirmar el poder del Estado donde se había debilitado considerablemente.

Una medida policial al servicio de una medida sanitaria, o al revés, esto no es nuevo. Toda la historia de la salud pública está atravesada por esta articulación. Esta crítica de izquierda a las políticas de salud pública encuentra su origen en particular en las tesis desarrolladas por el filósofo Michel Foucault. Desde el XVIII° siglo, la vida y el cuerpo de las personas se convierten en objetos del poder. De hecho, el desarrollo del capitalismo industrial va de la mano del nacimiento de políticas de salud pública que, al enfocarse en la salud de las poblaciones, se orientan a sostener la productividad de los cuerpos.

Biopoder y capitalismo
Estas políticas están estrechamente ligadas a las medidas de vigilancia, pues al buscar intervenir en los cuerpos de las personas, requieren operaciones de medición, evaluación, censo, registro, etc. Es una forma de ejercicio del poder que Foucault llamó biopoder (o biopolítica): poder sobre la vida. Esto está intrínsecamente ligado al desarrollo del capitalismo y la atención prestada al cuerpo productivo. Como tal, hoy la biopolítica se ha desarrollado y renovado considerablemente, basada tanto en la acción de las instituciones estatales como en la de los individuos, con el desarrollo sin precedentes de lógicas de autocontrol (a través de herramientas tecnológicas y digitales) que reflejan la integración individual de la lógica de el cuerpo que realiza y por lo tanto productivo.

La oposición de la izquierda al pase de la salud forma parte de esta crítica al biopoder, sobre todo porque esta medida, obviamente, pretende empoderarse de las razones que justificaron su creación y constituir una medida que pueda extenderse a otros aspectos de la salud o vida. Pero detrás del rechazo al pase de salud, también hay una oposición a la vacuna que retoma esta crítica al biopoder: vacunarse sería someterse al poder.

La vacuna y sus oposiciones: un liberalismo oculto
Esta oposición es diferente de la oposición más general a la vacuna, que se debe a un declive bastante preocupante de la cultura científica dentro de la izquierda revolucionaria. Esta oposición, en nombre de la libertad de vacunarse, sugiere que, en lo que respecta al biopoder, lo que está en juego consiste en afirmar la propia libertad individual (entendida como estar libre de cualquier coacción, de cualquier norma distinta a la de la elección).

Sin embargo, la confusión radica en el hecho de que, si el gobierno utiliza la vacunación con fines económicos y de vigilancia, también tiene una justificación sanitaria. Este es el único medio actualmente reconocido para frenar la epidemia y prevenir muchas muertes y garantizar la protección colectiva frente a un peligro real. Como tal, los estallidos libertarianos[1] presentes incluso en las filas de la izquierda revolucionaria traducen una confusión política sobre la relación con el poder y la libertad. Pero esta confusión es un signo de la debilidad de los revolucionarios de hoy.

Porque si algunas personas solo encuentran la ilusión de su libertad individual para oponerse a las políticas de salud pública que lleva a cabo el Estado, es indudable que las alternativas colectivas están poco o nada plasmadas. La oposición liberal al biopoder es la expresión de un biopoder individual, una expresión en el mejor de los casos puramente ficticia, en el peor de los casos perfectamente en las uñas de la lógica del autocontrol, de la responsabilidad individual por los riesgos para la salud (que paradójicamente son las formas más contemporáneas y exitosas del biopoder estatal).

Evitando las trampas del confusionismo
En realidad, una oposición revolucionaria al poder no puede residir en la afirmación de la libertad individual; debe ser parte de la afirmación de otro poder. Esto es lo que falta hoy para evitar las trampas del confusionismo y el aventurerismo ideológico. La afirmación de un poder colectivo y popular que podría haber llevado su propia campaña de vacunación, por fuerzas sindicales, asociativas, una "biopolítica" al servicio de la población y sin caer bajo las horquillas caudinas del Estado burgués.

Tristán (UCL Toulouse)

[1]"¿Libertariano o libertario?» , Alternative libertaire , septiembre de 2021.
Mira també:
https://www.unioncommunistelibertaire.org/?Vaccination-l-illusoire-contestation-liberale-de-l-autoritarisme

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Vacunación: la ilusoria protesta liberal del autoritarismo
28 des 2021
La Unión Comunista Libertaria no tiene nada de Comunista ni de Libertaria, bajo esta tapadera pseudoanarquista se camufla la Unión Socialdemócrata Leninista, de ahora en adelante la USdL.

Este escrito y su actuación en las protestas contra la dictadura sanitaria en Francia lo dejan bien claro dónde se posiciona la USdL, su objetivo y enfermedad es el poder y el "equilibrio de poder", o poder dual, doble poder teorizado por Lenin. Encaminado no a la revolución social, sino a la revolución política, a la toma del poder y a establecer una/su dictadura del "proletariado".

‌La USdL como todas las organizaciones de izquierda no pueden apoyar unas protestas que están fuera de su agenda y no controlan, pues sería como dispararse en un pie, o directamente a la cabeza. Silencio total y aquí no ocurre nada, y cuando esto no es suficiente, como ahora, difamación, calumnia y confusionismo maquillado de análisis. Si estás protestas avanzan, arrastrados por la fuerza de los hechos les veremos mudar de piel rápidamente. Los amos del confusionismo y la traición, la socialdemocracia (bajo su disfraz libertario) hablándonos de confusionismo. Para mear y no echar ni gota!

Tras los hechos del pasado 1 de mayo en Paris, donde el servicio de orden de la CGT fue atacado y varios de sus camiones destrozados, (se les pinto en un camión "collabos", colaboradores) la USdL saco un comunicado apoyando a dicho sindicato, tachando la acción de "ataque fascista a la clase trabajadora" y mintiendo descaradamente cuando decían que "se atacó una manifestación de trabajadores". Mintiendo, si, porque no se atacó la manifestación en si, a las gentes ignorantes que forman las bases de la CGT, sino a su servicio de orden, que en resumidas cuentas es una policía de paisano encubierta que acuden a las manifestaciones con cascos, porras extensibles y botes de gas pimienta. La labor verdadera de este servicio de orden no es impedir ataques a su bloque, su trabajo (como el de todas las policías) es impedir cualquier muestra de insurrección en las protestas.

Por qué se atacó el servicio de orden de la CGT? Pues porque sencillamente no dejaron mucha más opción, y mucha gente está más que harta y asqueada con este tipo de canallas.

La CGT, como sindicato de orden que es y por lo tanto reaccionario tiene un largo historial de traiciones a la clase que dicen pertenecer, se remontan mucho más atrás pero por recordar algunas; su papel en los estallidos de 2005 en las banlieues, ataques racistas a los colectivos de los "sin papeles", y en el caso que estamos recordando ahora del 1 de mayo reciente, bloquearon el paso del bloque autónomo mientras las líneas policiales cargaban duramente con granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos desde atrás. Esta encerrona no fue ninguna casualidad como ellos insinuaron después, sino una acción premeditada y coordinada con las fuerzas policiales. Para quien no lo sepa, tanto en todas las manifestaciones, como antes y después de estas, la CGT (y otros de izquierda y derecha) mantienen canales abiertos de comunicación/coordinación tanto con el Prefecto como con los mandos policiales para que la cosa no se desmadre y todo vaya "como tiene que ir". (Y no solo en Francia, en todos lugares incluido claro esta el Estado español)

Fuerza a todxs lxs que luchan!

Aplastar toda reacción, sea está de derechas o de izquierdas!

Por la extensión de las revueltas! Hacia la emancipación social!

Marchamos! Marchamos! Luchar es libertad! Luchar es libertad!
Re: Vacunación: la ilusoria protesta liberal del autoritarismo
30 des 2021
Aqui seguimos querido compañero de EH... Muy buena tu cronica (como siempre); y a tomar por saco, con lxs "anarquistas de postal". QUE TODO ARDA (((A))) PD: en Malos Aires, en Atenas y en Santiago ya nos enfrentamos con esas mierdas estalinistas; y vamos a seguir haciendolo las veces que haga falta @:-D.

¡ESTAMOS ATACANDO POR TODAS PARTES!
¡¡QUE MEDRE SIEMPRE LA BELLA ANARQUÍA!!
¡¡¡Y LARGA VIDA A LA INTERNACIONAL NEGRA!!!

https://lapeste.org/2021/12/buenos-aires-accion-en-solidaridad-con-lof-q/
Sindicat Terrassa