Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
Italia, covid, vacunacion, la frontera entre fascismo y anti - Fascismo ya no es tan claro y nítido como quisiéramos.
17 oct 2021
fiscales y criminales, que ven operar mecanismos de censura enmascarados de guerra en las noticias falsas, que ven o sufren en su piel alejamientos, suspensión, despidos y radiación de médicos con posiciones críticas, que ven pisoteados los derechos laborales en la base de un delito de opinión, en una deriva autoritaria en la gestión del poder sobre la que los ′′ antifascistas ′′ bien, así como los sindicatos, nunca tuvieron nada que exponer. https://youtu.be/Ue4zpuUVZr4?t=13
no green pasport.jpg
grenn incencidio pasport.jpg
grenn 3.jpg
En la plaza de Trieste, donde hay una presencia organizada de obreros, portuarios y sindicatos, los neofascistas no aparecen. Incluso en Milán y Turín, una presencia más fuerte que la izquierda, aunque predominantemente del componente anárquico, mantiene a distancia y margina los intentos de infiltración por parte de la extrema derecha. En Roma, la presencia de organizaciones a la izquierda es mucho más débil, no desde el pasado sábado, y no al azar nos enfrentamos a lo que pasó.
Ya esto debería darnos cuenta de lo importante que es que la izquierda gobierne las plazas, que haya para escuchar, para declinar en un marco de valores democráticos y universalistas y, por último, para representar en las plazas la ira montante en el país y sus razones. Y, por cierto, nos hace entender las trágicas consecuencias de la incapacidad que la izquierda y los sindicatos en Italia-a diferencia de otros países, pienso sobre todo en Francia, donde la CGT está al lado de los trabajadores contra el pase sanitaire-han demostrado en estos dos Años.
--
Ahora leo mucha sorpresa, extravío, incapacidad para entender, gente que se maravilla ′′ por qué la CGIL ". Habéis hecho como si nada durante meses. Lo sabías, o al menos tendrías todas las herramientas para saber que desde hace meses, cada fin de semana, decenas de miles de personas bajan a todas las plazas de Italia. Cuántas décadas ha pasado? Sin embargo, ustedes no protestaron por su obscuro mediático. En Roma el 15 de septiembre eran 100.000, pacíficos y ordenados, lindos y cariñosos. Al día siguiente, ni una línea en los periódicos mainstream. Y nadie dijo nada, porque les iba bien ignorar la protesta. Tanto solo son ignorantes individualistas no? Permitieron que la disidencia fuera ridiculizada, confundida con la ignorancia y el egoísmo. No protestaste cuando se llamaba a los disentientes que tenían que mantener encerrados en casa, amenazados con represalias en hospitales y venganzas de todo tipo. En este caso fingiste no ver a hate speech y discriminación en el acto, sin darte cuenta que de esta manera debilitabas todas tus (sacrosante) batallas contra hate speich y discriminación.
Se han olvidado por completo que la democracia vive del conflicto, no del consenso, y que si queremos una democracia vital y estable, hay que tener plena ciudadanía la disidencia. Aunque no compartamos las razones, hay que representar la disidencia, que entre en los debates institucionales y mediáticos, que represente un punto de vista para escuchar y para construir compromisos sobre la base de un terreno común más amplio, es decir, el de compartir los principios democráticos, que solo así se reafirma y mantiene vivo.
Se les ha olvidado que la democracia y el antifascismo son lo contrario al despotismo de la mayoría: su esencia está precisamente en el trato de las minorías. Sin embargo, todos callados, cuando la minoría disenciente (frastallada, heterogénea, no simplificable) era deshumanizada, estigmatizada, excluida, privada de derechos, vejata y chantajeada.
Y atención: si la minoría se tiene que garantizar, es también porque no es que la mayoría siempre tenga razón, lejos, y quien conoce la historia debería saberlo. Y en este caso la minoría, aún con todas las confusiones, declinaciones conspiratorias o lo que quieras, tiene el mérito de ser la única que lleva a la atención pública temas como los de rutas de fuerte medicalización, impulsados por un entramado opaco entre razones sanitarias y económico-políticas, sumados a la pervasividad de tecnologías de control social que carecen, culpablemente, de una temática política y que deberían estar en el centro del debate.
Ustedes no la quisieron ver, pero lejos de sus ojos la ira montaba igual.
Y ahora te sorprendes? Claro, esa era una acción premeditada, claramente, por FN, que como siempre hace el perro guardián del poder, con una acción para desacreditar las razones de la protesta. Pero la plaza? En la plaza había muchos que, acostumbrados desde hace semanas de manifestaciones auto convocadas, ni siquiera sabían que en ese caso la convocatoria era de FN. Y en esas situaciones a menudo no se entiende bien lo que se dice desde el escenario, no es fácil reconocer personas y posiciones etc. Pero es obvio que hay más.
Y lo más es que ahora estáis ahí repitiendo a máquina que tenían que cazar a los fascistas, que no se puede bajar a la plaza con ellos etc. Y en eso estoy de acuerdo, pero no se puede dejar de entender que no solo la ira se ha vuelto tan fuerte que prevalece sobre otras consideraciones, sino que, aunque no nos guste, a los ojos de muchas personas la frontera entre fascismo y anti - Fascismo ya no es tan claro y nítido como quisiéramos.
Y antes de escandalizarnos y condenar, los antifascistas ′′ buenos ", tal vez deberíamos hacer un pequeño ejercicio de auto crítica. Porque todas aquellas personas que comparten un pensamiento crítico (sobre el manejo de la pandemia, los medios para contrarrestarla, el GP) son años (incluso más de dos, si partimos desde 2017 con el debate de Lorenzin...) que son tratadas injustamente como minus habens, evasores fiscales y criminales, que ven operar mecanismos de censura enmascarados de guerra en las noticias falsas, que ven o sufren en su piel alejamientos, suspensión, despidos y radiación de médicos con posiciones críticas, que ven pisoteados los derechos laborales en la base de un delito de opinión, en una deriva autoritaria en la gestión del poder sobre la que los ′′ antifascistas ′′ bien, así como los sindicatos, nunca tuvieron nada que exponer.
Y ahora realmente les pregunto: pero cómo piensan que para muchas de estas personas el del fascismo antifascismo es un discrimino tan claro y neto? Cómo pueden escandalizar siempre los efectos y nunca mirar las causas? Cómo pueden juzgar siempre-e-inmediatamente sin intentar entender primero?
Cómo no entiende que si tiene, si nos interesa el antifascismo lo debemos testificar todos los días, lanzándonos contra radiación y censura, contra el autoritarismo de la mayoría y del pensamiento único, exigiendo un debate transparente y pluralista y reivindicando plena ciudadanía a la disidencia ( aunque no compartamos, o no totalmente, las razones), porque solo así la democracia y el antifascismo se convierten en cosas vivas y reales en la vida de las personas y no tableros empolvados para sacar de los cajones dos veces al año?
′′ Todos dicen de la ira del río en pleno y ninguno de la violencia de los diques que lo obligan ", Bertolt Brecht.
--
Pero el problema de fondo, lo sabemos, es que hay dos italias, una mayoría y una minoría numéricamente significativa, que hablan dos idiomas diferentes. Que ya no se entienden. Porque faltan referencias comunes, porque las fuentes de información a las que recurren también son completamente diferentes.
La mayoría no entiende esa ira, hace palos, las protestas las vive como caprichos infundados de un componente privilegiado e individualista. Sigue construyendo castillos de palabras y de teorías que no llegan a ningún lado porque se basan en una premisa incorrecta, es decir, en la base de la disidencia, hay una reivindicación de una libertad individual contra el bienestar colectivo. No es así, pero ellos no lo saben, porque nunca se tomaron la molestia de escuchar las razones de los demás, y porque el debate se cerró antes incluso de haberlo comenzado: quien disiente es un burro rajante (cit. ). Y es cierto cierto también lo recíproco: la minoría ha encontrado refugio en otros medios donde se inician procesos de radicalización por lo que le cuesta tomar nota de otros puntos de vista.
Parece el resultado de un experimento de laboratorio, en el que tenemos la oportunidad de tocar con mano todas las consecuencias más nefastas y peligrosas de haber renunciado a un verdadero debate pluralista, transparente e inclusivo. Me pregunto si alguna vez aprenderemos algunas lecciones.
De Elisa Lello (https://youtu.be/qxzDzw4nJCY)

This work is in the public domain
Sindicat